Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Turqua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2017

Turqua
Un pas sumido en el crculo vicioso de los atentados y la represin

Nicolas Cheviron
Mediapart, edicin en espaol

La represin indiscriminada sucede a los atentados con bomba: Turqua se halla sumida en una espiral de venganza que debilita a los defensores del no a la guerra, como solucin al conflicto kurdo, y asla un poco ms al pas en el plano internacional.


De nuestro corresponsal en Estambul (Turqua).- A mediados de diciembre, dos atentados en ocho das bastaron para enturbiar un poco ms el clima poltico de por s convulso de Turqua. El sbado 10 de diciembre, la explosin de un coche bomba colocado junto a un autobs lleno de agentes antidisturbios, en las inmediaciones del estadio del Besiktas de Estambul y despus la accin de un kamikaze en la misma zona provocaron la muerte de 44 personas, 37 de ellos policas, e hirieron a otras 155. El atentado fue reivindicado por el grupo de los Halcones de la Libertad del Kurdistn (TAK), a quien las autoridades turcas consideran prximo al Partido de los Trabajadores del Kurdistn (PKK) y al que los rebeldes han recurrido para cometer atentados en el oeste del pas.

El sbado siguiente, en Kayseri (Anatolia central), otro coche cargado de explosivos fue detonado junto a un autobs urbano que iba atestado de militares de permiso, pertenecientes a una brigada de comandos; murieron 14 soldados y otros 56 resultaron heridos. El lunes al medio da, esta segunda accin terrorista todava no haba sido reivindicada, pero los medios de comunicacin turcos dieron cumplida cuenta de las filtraciones policiales que identificaban a los dos kamikazes como miembros del PKK.

En ambos casos, no se puede descartar que el PKK o el grupo TAK fueron los autores materiales. La rebelin kurda ha reivindicado ya operaciones con coches bombas, especialmente sangrientos, dirigidos contra las fuerzas de seguridad, pero que tambin han provocado la muerte de civiles, sobre todo en Ankara en febrero y en marzo de 2016 (29 y 37 muertos). En estos momentos tambin se teme que los ataques sean la nica forma que tiene de influir en la poltica turca una organizacin debilitada en el plano miliar y cuyas opciones polticas estn bloqueadas. [En la madrugada de este domingo, un terrorista que ha logrado huir ha asesinado a 39 personas que asistan a la celebracin del Ao Nuevo en una discoteca de Estambul 3].

El fracaso de la campaa de guerrilla urbana, que ha causado ms de 2.000 muertos entre el otoo de 2015 y la primavera de 2016 en el Kurdistn turco, parece haber debilitado notablemente al PKK, cuyo brazo militar, tambin implicado en la defensa de los cantones kurdos sirios, parece incapaz de llevar a cabo acciones de envergadura desde sus trincheras, en las montaas turcas.

.Paralelamente, las medidas de excepcin adoptadas por el Gobierno turco, despus de la intentona golpista del 15 de julio de 2016, han hecho de la va poltica algo prcticamente inviable para el movimiento kurdo. Ankara, que pas por alto los resultados de las municipales de marzo de 2014, ha censado este ao (y, la mayora de las veces, ha encarcelado) a los representantes electos de los partidos prokurdos en casi la mitad de las 110 alcaldas en las que haban ganado. Unos 8.000 miembros del Partido Democrtico de los Pueblos (HDP, integrado por militantes kurdos y turcos de izquierdas) han sido detenidos, ms de 2.300 de los cuales han ingresado en prisin provisional en los ltimos 16 meses, segn estadsticas del partido. Varias decenas de asociaciones kurdas y una treintena de medios de comunicacin que se han interesado por el sudeste de Anatolia han acabado entre rejas. Y casi 11.000 docentes sospechosos de simpatizar con el PKK han sido suspendidos.

Estos atentados sumen a Turqua, un poco ms, en una espiral de violencia y de represin, de venganza y de auge de los antagonismos. Tan slo un da despus del primer atentado, el ministro del Interior, Sleyman Soylu, deca: La prioridad de las fuerzas de seguridad de la Repblica Turca es vengarse de los responsables de esto []. Vamos a pedirles cuentas a cada uno de esos bandidos . Por su parte, el presidente Recep Tayyip Erdogan anunciaba el da 14 una movilizacin nacional contra el terrorismo. Y, das despus, precisaba en qu consista la medida: Con el permiso de Al, vamos a resolver el problema []. Para ello, basta con que no los dejis infiltrarse entre vosotros []. Informad de inmediato, a nuestros servicios de seguridad, quin hace qu.

Esta movilizacin se ha saldado con varios cientos de nuevas detenciones en el HDP, entre ellas las de dos diputadas que han acabado en prisin como diez de sus compaeros de filas, pese a que el partido haba condenado, sin ambigedades, los dos atentados. Una docena de locales de la misma formacin tambin han sido objeto de ataques vandlicos, incendiados o tiroteados por ciudadanos enfadados. Las declaraciones del presidente [], en lugar de apelar a la solidaridad nacional, han contribuido a sealar objetivos. As interpret el agresor la movilizacin nacional; cogi el fusil y trat de cumplir con su misin , coment el portavoz del partido, Ayhan Bilgen, despus del ataque con escopeta perpetrado el jueves en la sede nacional.

Ahora bien, el HDP, sea considere brazo poltico del PKK o partido independiente, es un elemento esencial en cualquier proceso de resolucin pacfica del conflicto kurdo, responsable de la muerte de ms de 40.000 personas desde sus comienzos, en 1984. Gracias a la intermediacin de diputados, actualmente miembros del HDP, fueron posibles las negociaciones de paz entre Ankara y el PKK, llevadas a cabo entre 2013 y junio de 2015.

Al margen de este partido, los atentados perjudican al proceso de paz en su conjunto, ahora en el punto de mira de la prensa progubernamental. Lo primero que hay que hacer es acabar con esos traidores colaboracionistas que dicen podis salvaros de los males del terrorismo si hacis esto o lo otro , escribe el editorialista Ersoy Dede, en el diario Star, mientras que el diario islamista Yeni Akit seala los objetivos: sindicatos de izquierdas, organizaciones profesionales, asociaciones.

Entre las bombas que legitiman un rgimen autoritario y la represin que alienta que se recurra a la violencia, los pacifistas que ya sufran presiones: sirvan como ejemplo la novelista Asli Erdogan, entre rejas por haber dirigido, simblicamente por un da, el diario prokurdo zgr Gndem, o los firmantes de una peticin de paz, que fueron despedidos de sus puestos se desesperan. El peso de nuestras almas partidas nos encierra cada da un poco ms en la prisin de la impotencia. Los partidarios de la paz en Turqua nunca se han encontrado tan impotentes , dice apesadumbrado el experto en el Kurdistn Irfan Aktan en el diario Gazette Duvar.

La sed de venganza consecuencia de estos atentados puede contribuir a aislar a Turqua en el panorama internacional. Cuando uno de los principales asesores del presidente Erdogan, Ilnur Cevik, recomienda en el diario Yeni Birlik que se ponga en el punto de mira a Afrin, Koban y todas las bases del PKK en el norte de Siria , o lo que es lo mismo, a los diferentes cantones de la zona autnoma kurda de Siria, lo que est haciendo es apuntar a uno de los principales actores que lucha contra el Estado Islmico y que cuenta con el apoyo de Estados Unidos y Europa. Cuando otro asesor del presidente, Yigit Bulut, acusa en el diario Star a las potencias mundiales y a sus colaboracionistas locales , hacindoles responsables del terrorismo y desendoles ahogarse en su propia sangre , a quien denuncia de forma velada es a los aliados de Turqua en la OTAN. Una forma clara de complicar las relaciones diplomticas de Ankara con las capitales occidentales.

Fuente original: https://www.mediapart.fr/es/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter