Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-01-2017

Disculpe, pero para qu cambiamos de ao?

Aram Aharonian
Rebelin


Los anhelos del pueblo siguen sin ser escuchados por los liderazgos polticos, y si bien hay cierta despolitizacin que se ha traducido en la demanda de solucin concreta a los problemas, la continuidad del dilogo est en veremos -con oposicin y Psuv en crisis-, entrando de lleno a un 2017 electoral? Y entonces, para qu cambiamos de ao?

Ya lleg el 2017 lleno de signos de interrogacin, sobre todo en lo que se refiere al futuro del dilogo entre gobierno y oposicin y la estabilidad del pas. Pese a los esfuerzos dirigidos a la negociacin, conciliacin de intereses, paz poltica, econmica y socioemocional, al final de 2016 pareca haberse impuesto el antagonismo irreductible y la conviccin absoluta de eliminar al enemigo poltico.

La oposicin a Hugo Chvez, primero, y a su sucesor, Nicols Maduro, lleva 18 aos tratando de inventarse y reinventarse para encontrar el mejor camino para terminar con el chavismo. No lo ha logrado por los votos y tampoco por medio de la desestabilizacin y el sabotaje. Ha intentado con varios liderazgos que fueron luego esfumndose en el ter, pero nunca con un proyecto de cambio.

Pero el balance econmico es muy negativo, con una prdida del dinamismo de la actividad econmica, alta inflacin y desajustes en diversas reas, incluidas las redes de importacin y distribucin de insumos, alimentos y medicinas, y requiere de profundos esfuerzos de rectificacin y correccin de polticas, alejndose de las recomendaciones de supuestos "expertos" extranjeros.

Para algunos analistas, el gobierno dispone al entrar el 2017, de seis meses antes de las nuevas elecciones regionales para que la poltica econmica retome su cauce, y para que se produzca el necesario sacudn poltico a lo interno que le evite dolorosas derrotas, seala el exministro de Cultura, Reinaldo Iturriza.

El estallido social que auguraban algunos sectores de la oposicin no ocurri, quiz porque el sistema de misiones sociales logr contener los peores efectos de tal cuadro econmico, incluyendo adems un mejor desempeo y cobertura de la distribucin de alimentos y medicinas. Pero la gente ya no soporta peroratas, improvisaciones y zigzagueos, espera soluciones inmediatas, no discursos ni promesas.

El espacio de negociacin por la paz deviene en terreno confrontacional de posiciones radicales, acusaciones mutuas de incumplimiento y, para ciertos sectores de la oposicin, de cuestionamiento a la idoneidad de los mediadores (entre ellos Unasur y el Vaticano).

Para la sociloga Marycln Stelling, desde la solidez de los grupos polticos, el Gobierno sale fortalecido, mientras que la frgil unidad de la llamada Mesa de Unidad Democrtoca (MUD) se resiente y afloran las diferencias en torno al desempeo de sus representantes, los acuerdos y la estrategia para derrotar al adversario. Se asoma el arrepentimiento, se cuestiona la decisin de ir a dilogo, se aora la agenda de calle y el frente electoral, donde algunos perciben fuertes e imbatibles.

Jorge Rodrguez , alcalde del municipio caraqueo Libertador y jefe de la delegacin oficial en el "dilogo", dijo que el oficialismo se mantendr en 2017 en el proceso de dilogo poltico y que durante ese ao no permitir hechos de "violencia" a la oposicin. Aadi que un sector de la MUD "est comprometido" con la violencia y eso, a su juicio, ha dificultado las negociaciones, as como la "profunda divisin" interna en la alianza opositora y una supuesta promocin del odio que el chavismo endosa a sus adversarios.

La MUD envi el sbado 24 de diciembre una carta a monseor Celli donde reiter que no existen condiciones para retomar las conversaciones entre las partes el prximo 13 de enero como se anunci el pasado 6 de diciembre, cuando el dilogo entr en "revisin". La oposicin pidi al Vaticano idear mecanismos para "verificar sobre el terreno" quines han faltado a lo pactado.

El intelectual Luis Britto Garca se esmera en denunciar a las bandas paramilitares y la quinta columna, y lo cierto es que la vieja estrategia imperial de tratar de balcanizar a Venezuela, agudiza conflictos en las fronteras del pas: Con Colombia, en Zulia y la regin andina; y con Brasil y Guyana, por el estado Bolvar, donde estn -oh sorpresa!- las mayores riquezas del pas.

La poltica de balcanizacin continuar y las fronteras mencionadas son una clave, combinada con las colas y la caotizacin de las ciudades, mientras, la quinta columna maneja puntos estratgicos y Colombia ingresa a la Otan, seala el poltico y exdiplomtico Julio Escalona.

Los fracasos opositores

Los simpatizantes de la oposicin estn cansados de no ver encarnada en su dirigencia una alternativa de gobierno con vocacin, no solo de poder, sino de responsabilidad. Cansados de ser "oposicin a", quieren ser asertivos, encontrarle respuestas ciertas a sus debilidades y fracasos. Hoy, la base opositora es ms madura, ms crtica de sus dirigentes: ha crecido la conciencia ciudadana y no soportan ya el caciquismo de sus dirigentes.

Las ltimas derrotas de la estrategia de la oposicin ha provocado que la MUD se replantee no solo su papel institucional y poltico sino cul debe ser la tctica ms apropiada a seguir frente al "rgimen" chavista. La oposicin buscaba terminar con el gobierno constitucional de Nicols Maduro por la va electoral (convocando un referendo revocatorio antes del 10 de enero de 2017) o pactar una transicin con el gobierno mediante un adelanto de las elecciones presidenciales.

Ambas estrategias no solo han fracasado sino que han sacado a la luz las serias diferencias internas que existen al interior del antichavismo. Este 2017 ser, entonces, un ao de reconstruccin interna de la oposicin tras un 2016 que se inici de forma muy optimista (con mayora opositora en el poder legislativo) y que ha acabado con una MUD descontrolada y sin rumbo, que plantea su reorganizacin. Pero ni en eso se ponen de acuerdo.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jess Torrealba, sostiene que el bloque opositor debe pasar de ser una alianza electoral para transformarse en una alianza poltica, con unidad de propsito. Pese a que todo el ao la oposicin recit sobre la salida de Maduro, jams dijo cmo sera el posmadurismo, de qu se trataba el manoseado "gobierno de unidad nacional". Jams se supo de un plan, de un proyecto, de propuestas, ms all de salir de Maduro.

Adems de su estructura interna, la oposicin busca un cambio de estrategia frente al gobierno de Maduro que ha logrado aislar y neutralizar a la Asamblea Nacional, dominada por la oposicin, y que a travs del dilogo ha conseguido desactivar el revocatorio. "No existen condiciones", dice la MUD, como excusa para no asistir al dilogo. Lo que no existe son ideas ni proyectos.

Ms preocupado por su futuro, el dos veces candidato a presidente y actual gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, convoc a los miembros de la oposicin a iniciar un proceso de movilizacin para ejercer "presin social" para lograr las elecciones generales en el pas. Y agreg que hay que "plantearle al pas una ruta clara que permita alcanzar a los venezolanos el cambio que quieren a travs del camino que tambin quieren, que es el electoral".

Chavistas, maduristas, revolucionarios

El pueblo est interpelando a la clase poltica como un todo exigindole que cesen sus ambiciones e intereses creados y que se preocupen por las condiciones de vida del pueblo, que se ocupen de las prioridades del pas, que la poltica no se separe de la gestin de las necesidades sentidas de las mayoras y de diversos sectores del pas, seala el socilogo Javier Biardeau.

"Lo peor es que este anhelo no ha sido ni calibrado ni escuchado por los liderazgos polticos de un lado y del otro lado, que tenemos una economa encallada, un pas cado en una cuneta, y que requiere del esfuerzo de todos para retomar el sendero del desarrollo" consagrado en la Constitucin, que hoy parece una utopa.

PSUV y los aliados del Gran Polo Patritico, pese a discrepancias internas, lograron mantener grados de cohesin y unidad, que impidieron una divisin significativa del chavismo, una ruptura de la unidad de la direccin poltica, e incluso, el quiebre de la unidad cvico-militar.

El gobierno trata por todos los medios retomar la iniciativa poltica y estratgica y para ello no alcanza un modelo cooptado y tutelado desde la dirigencia del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del llamado "Congreso de la Patria".

Articular, amalgamar, convocar y sintetizar a la mayoritaria fuerza bolivariana desalentada, incluyendo a una masa opositora moderada, junto a independientes que han sido frustrados por la estrategia maximalista opositora, es uno de los retos fundamentales de la direccin poltica bolivariana, y eso impone nuevos instrumentos, nuevas herramientas, nuevos liderazgos y nuevos estilos de trabajo poltico y de direccin, seala Biardeau.

Desde el autodenominado chavismos crtico, un grupo de personalidades, intelectuales y luchadores polticos llam a la construccin de un nuevo referente poltico, y nueva alternativa tica frente a lo que consideran como "corruptas y cmplices cpulas polticas del PSUV-Gobierno y MUD". Integran el espacio ex ministros del presidente Hugo Chvez, profesores ecologistas y defensores de los pueblos indgenas, militares bolivarianos.

Lo paradjico es que algunos "revolucionarios chavistas" plantean las mismas consignas que la derecha: salir de Maduro ya. Y se fotografan juntos, tambin.

Como desde 1998, la figura y las ideas de Hugo Chvez siguen siendo el fiel de la balanza venezolana. Por un lado, los chavistas (que son muchos ms que los oficialistas) y por el otro, los antichavistas. Oficialmente, muri el 5 de marzo de 2013: pronto se cumplirn cuatro aos y, de un lado y del otro, todos lo extraan.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter