Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2017

Las pensiones, batalla decisiva para el gobierno en Brasil

Mario Osava
IPS


El proyecto de reforma del sistema de previsin social en Brasil, que supone alargar la edad de jubilacin e incrementar los aos cotizados por os trabajadores, ya desencaden protestas en diferentes ciudades, que se descuenta que se volvern ms candentes durante su discusin legislativa. Crdito: Agncia Brasil

RO DE JANEIRO, 3 ene 2017 (IPS) - Este ser un semestre decisivo para la suerte del gobierno de Michel Temer en Brasil. Por su propia voluntad, se votar en el legislativo Congreso Nacional una drstica reforma del sistema de previsin social.

La propuesta enviada al parlamento el 5 de diciembre fija en 65 aos la edad mnima para la jubilacin tanto de hombres como de mujeres. Actualmente los brasileos, especialmente las mujeres, pueden jubilarse incluso antes de cumplir 50 aos, si aceptan una remuneracin limitada o si trabajan en condiciones peligrosas o insalubres.

Las modificaciones exigen una enmienda en la Constitucin que rige e pas desde 1988. El gobierno las presenta como indispensables para evitar el colapso del sistema dentro de algunos aos, debido al agravamiento de su dficit ante el envejecimiento acelerado de la poblacin brasilea, de 205 millones de personas.

Pero las medidas anunciadas ya provocaron protestas en las calles de muchas ciudades, al igual que de la oposicin de las centrales sindicales e incluso de algunos legisladores de la amplia alianza progubernamental.

Es difcil lograr su aprobacin, las posibilidades son de menos de 50 por ciento, evalu Raul Velloso, consultor econmico especializado en cuentas pblicas, residenciado en Brasilia.

La reforma previsional es indispensable para el ajuste fiscal que el gobierno conservador que rige Brasil desde mayo pasado, pretende impulsar dentro del marco fijado por otra enmienda constitucional ya aprobada, que establece un lmite para el gasto pblico durante los prximos 20 aos.

Los gastos anuales no podrn superar los del ao anterior en trminos reales, es decir solo podrn ser incrementados en un tope equivalente a la tasa de inflacin del perodo anterior.

Ese techo de gastos se aprob con inusual celeridad, cumpliendo la exigencia de dos votaciones en la Cmara de Diputados y otras dos en el Senado, luego del proceso de inhabilitacin de la izquierdista expresidenta Dilma Rousseff, suspendida provisionalmente del poder el 12 de mayo y destituida el 31 de agosto.

La rapidez con que el Congreso ha respondido a las iniciativas del Poder Ejecutivo comprueba el fuerte apoyo parlamentario al presidente Temer, cuyo gobierno muchos ya definieron como semiparlamentarista o de parlamentarismo informal.

El poder del hasta mayo vicepresidente de Rousseff emana del parlamento, no de la poblacin que mayoritariamente rechaza su gobierno, segn recientes encuestas.

Eso le permiti adoptar rpidamente medidas econmicas como la repatriacin de cerca de 50.000 millones de dlares que brasileos mantenan ilegalmente en el exterior y la reduccin de los yacimientos petroleros controlados por la empresa estatal Petrobras, entre otras medidas.

Sin embargo, con la reforma previsional es distinto, porque afecta directamente a toda la poblacin, el tema moviliza a la gente, incluso el noticiero en los medios de comunicacin, observ Velloso a IPS.

Aceptar una reforma suave, con modificaciones sustanciales en el parlamento, sera echar el problema hacia adelante, para los prximos gobiernos. El ajuste fiscal necesario se hara imposible, sin una fuerte reforma previsional, sentenci el economista.