Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2017

El final de la ideologa en Cuba?

Arnold August
Prensa Latina


En 1960, el socilogo y acadmico norteamericano Daniel Bell (1919-2011) public El final de la ideologa, obra que lleg a ser un clsico en las ciencias polticas oficiales. La publicacin fue catalogada por el Times Literary Supplement como uno de los 100 libros ms influyentes de la segunda mitad del siglo XX.

A pesar de que en los aos 1950 e inicios de los 60 haba otros partidarios del Final de la ideologa, Bell es considerado como el ms influyente. Aun cuando tuvieron lugar algunas variaciones, esta escuela de pensamiento tiene un comn denominador. Tratando de no simplificar excesivamente esa importante tendencia, para el propsito de este artculo, es posible afirmar que surgi debido al fracaso percibido, tanto del socialismo en la antigua URSS como del capitalismo en Occidente. Es decir, naci en oposicin al extremismo.

En noviembre de 1968, junto con otros estudiantes de ciencias polticas de la Universidad de McGill, en Montreal, fundamos la Asociacin de Estudiantes de esa disciplina. Organizamos una huelga y presentamos dos reivindicaciones principales: la primera, exigir la participacin estudiantil en los comits de contratacin de la Facultad; la segunda -asociada a este potencial empoderamiento estudiantil- reclamar un profesorado y un currculo ms incluyente.

Este ltimo podra incluir publicaciones no slo de Daniel Bell -por supuesto considerado obligatorio y una indiscutible referencia en ciencias polticas-, sino tambin de cientficos sociales progresistas, as como los trabajos de Marx y Lenin. En aquella poca eso ltimo estaba excluido. Tras diez das de ocupacin y huelga, la solicitud de los estudiantes fue aceptada por la universidad.

Bell no vio llegar la inevitable insurreccin que se estaba fraguando en Estados Unidos entre los ciudadanos afrodescendientes, poco despus de que su best-seller saliese de prensa. Esas luchas progresistas, as como la de los pueblos indgenas, tienen su origen al inicio de las Trece Colonias. En los aos 1960, los estudiantes estadounidenses fueron atrados por ideologas y polticas alternativas. De hecho, el movimiento de los jvenes era omnipresente en toda Norteamrica y en gran parte de Europa.

Mientras en los aos 60 esta tendencia se caracterizaba por diferentes aspectos de la izquierda poltica e ideolgica y experimentaba sus propios altibajos, pareca la despedida de la tesis del final de la ideologa. Sin embargo, el legado de Bell nos sigue acechando.

En el ltimo ao aproximadamente, en Cuba ha tenido lugar un aumento continuo de artculos en un lenguaje indirecto acerca de la idea del final de la ideologa, escritos por algunos blogueros e intelectuales cubanos marginales. Al inicio eran tmidos, pero luego cada vez ms audaces.

Hablaban de la estril dicotoma entre socialismo y capitalismo, aconsejando a los revolucionarios cubanos ser equilibrados y profundos en sus criterios cuando se trata de criticar el imperialismo estadounidense, o de evitar el extremo de ser fidelista o anticastrista, etiquetando de extremistas o fanticos a los marxistas-leninistas o a los fidelistas, escribiendo sobre dos grandes falacias acerca de lo revolucionario en Cuba, la derecha y la izquierda como un dogma excluyente y, por ltimo, postulando que la vida es ms compleja incluso que las ideologas.

Leyendo estos artculos regresaban continuamente a mi mente aquellos das universitarios de 1968. Cmo pudo ser posible que nos opusiramos al final de la ideologa en el corazn del capitalismo, y que ahora ello vuelva a surgir -entre todos los lugares imaginables-, justamente en Cuba? Podra argumentarse que la oposicin en Cuba est viniendo de la izquierda, es decir de quienes pretenden apoyar a la revolucin. Pues bien, de dnde ms podra surgir sino de esa llamada izquierda?

No olvidemos que Bell se consideraba a s mismo de izquierda y que su oposicin a la ideologa fue ostensiblemente desde una perspectiva de izquierda y no de derecha. Es as como logr construir su credibilidad. Bell se haba desilusionado del socialismo y no vea otra alternativa, por lo que libr una batalla tanto contra el capitalismo como contra el socialismo. Su trabajo refleja su propio dilema personal y poltico. Sin embargo, objetivamente hablando, esta llamada neutralidad respecto a los extremos consisti en lanzar un salvavidas al capitalismo. No es un accidente que Bell sea tan apreciado por las lites gobernantes de Occidente.

Siempre he aseverado que la ms peligrosa oposicin a la Revolucin cubana proviene de la llamada izquierda, y no de la derecha abiertamente plattista. Es un cncer en la sociedad cubana que, si se deja crecer sin una fuerte resistencia ideolgica, podra influir en algunos ingenuos, especialmente entre los jvenes, los intelectuales y los artistas.

Al mismo tiempo, cuando Bell escriba sus ensayos a finales de los aos 1950, compilados en su volumen de 1960, Cuba constitua el escenario de la ms evidente refutacin de su teora: el ataque a Moncada de 1953, su programa resultante y el triunfo de la revolucin el 1 de enero de 1959. Fidel Castro y el Movimiento 26 de julio constituyeron el camino embrionario hacia a una nueva ideologa revolucionaria marxista-leninista en Cuba.

Lejos de ser un perodo caracterizado por el final de la ideologa, Cuba dio al mundo el resurgimiento y la confianza en la necesidad de la ideologa. Cuba represent el fin del final de la ideologa. La revolucin cubana surgi durante el auge de la Guerra fra, pero se erigi resueltamente en contra de cualquier intimidacin por parte de la llamada izquierda o del imperialismo. Para la izquierda de aquella poca, y ms an para la derecha, esta posicin no se corresponda con lo polticamente correcto. De esta manera, Fidel tuvo la perspicacia de no revelar el escenario completo en el periodo inicial. Sin embargo, la ideologa se encontraba en el centro del pensamiento y la accin.

Desde 1953 Cuba siempre ha sido -y lo sigue siendo- la quintaesencia del desarrollo de los principios ideolgicos. Cada palabra escrita y pronunciada por Fidel est impregnada de ideologa. Cuba no est anquilosada, por el contrario sigue evolucionando segn la situacin. De otra manera, no hubiese podido sobrevivir a sus enemigos durante todo este tiempo.

Estoy convencido de que uno de los principales objetivos implcitos de la campaa meditica corporativa internacional contra Fidel, justo despus de su fallecimiento, consisti en una revancha del imperialismo contra l por negarse a capitular en el tema de la ideologa.

Pero, por qu -podrn preguntarse los medios interminablemente- la revolucin cubana nunca suscribi el final de la ideologa, como deba hacerse, segn las ciencias polticas oficiales? En todos estos aos, desde el 26 julio de 1953 hasta el 25 noviembre de 2016, Fidel vivi y muri tal como lo exigi a los dems: como un humilde revolucionario.

En el actual contexto histrico, tratar de impregnar a la cultura poltica cubana de neutralidad respecto a la ideologa: oposicin a los extremos, equidistancia entre socialismo y capitalismo, etc., no constituye un desafo al dogmatismo de la izquierda tal como tratan de presentarlo.

El verdadero desafo es contra el socialismo y la ideologa marxista-leninista. En los aos 1960, la teora del Bell complaca a los crculos de gobernantes que deseaban preservar el statu quo. Las lites estaban en el poder y no teman ser desalojadas por su propio capitalismo! El Final de la ideologa y su crtica al capitalismo fue tan slo un pretexto para criticar al socialismo. En 1968, en la Universidad McGill, esto constituy el principal argumento de los profesores y administradores conservadores.

Aparentemente ellos no estaban ni a favor ni en contra de ninguna ideologa. Todas las opciones polticas son bienvenidas, aseguraban. Sin embargo, Bell fue an ms aceptado. l se opona, decan ellos, tanto al capitalismo como al socialismo. Sin embargo, quienes favorecan el statu quo del capitalismo se apoyaron en el final de la ideologa.

Quienes se oponen a la ideologa extrema de la izquierda fueron totalmente integrados a la ideologa capitalista y ayudaron a elaborarla y a difundirla. El propsito del Final de la ideologa, en los aos 1960, y ahora respecto a Cuba, es poner fin a las ideologas marxista-leninista y socialista.

Arnold August. Periodista y conferencista canadiense.

Fuente: http://firmas.prensa-latina.cu/index.php?opcion=ver-article&cat=A&authorID=282&articleID=2225&SEO=august-arnold-el-final-de-la-ideologia-en-cuba

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter