Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-01-2017

Vistalegre

Iosu Perales
Rebelin


Los misiles dialcticos que se cruzan Pablo Iglesias e Iigo Errejn, no son un debate. Son un exceso de verbalismo pensado en clave interna para cerrar filas cada uno con los suyos. Francamente es una lstima que se recurra a un recurso que recuerda vivamente a la vieja poltica. Da lugar a bandos colectivos simplificados, auto satisfechos, y acaban cansando a quienes esperan o esperaban que Podemos fuera una verdadera alternativa. Este intercambio poco edificante podra derivar en una batalla en Vista Alegre que aunque se vista de transparente y democrtica puede sonar a disputa de caudillos. Para empezar hacen mal sectores de Podemos en autodenominarse pablistas y errejonistas. Es incluso triste porque reduce el debate de las ideas a lealtades personales. Si a eso se le aade la exageracin verbal el resultado son nudos difciles de desatar.

Lo cierto es que el viaje de Podemos ya no es fcil de interpretar. Muchos comprendimos como un acierto su desapego fundacional de la izquierda tradicional para crear algo nuevo, no contaminado por un exceso de consignas, ritos, y una mala traduccin de la ideologa en poltica, y ahora nos encontramos con un probable regreso a las trincheras donde la izquierda cav su permanente marginalidad.

Para debatir sobre la razn de ser de Podemos es necesario dejar a un lado falsos dilemas que confunden. No creo que nadie, est en la corriente que est, tenga una preferencia unilateral por la lucha poltica en las instituciones o la luchas sociales en las calles. Este dilema no es tal, en mi opinin, pues creo que unos y otros son conscientes de la complementariedad de las dos vas. Es verdad que la unilateralidad puede desnaturalizar a Podemos, pero yo no veo esa amenaza. En todo caso estamos asistiendo a una gran dificultad para movilizar en las calles.

En cambio pienso que el dilema entre radicalidad o moderacin est mal enfocado, puede que de un modo interesado. Los cierto es que lo uno y lo otro no son per se una virtud. Tampoco ambos conceptos representan al eje izquierda-derecha. As por ejemplo la radicalidad ideolgica puede neutralizar la eficacia poltica y los exabruptos ser una fbrica de hacer enemigos. Pero la radicalidad como modo de ir a la raz de los problemas es siempre un acierto. Por su parte, la moderacin puede ser un deslizamiento hacia lo conservador o puede ser una buena manera de ampliar la base electoral para hacer viable un cambio de la realidad social y poltica en profundidad. Creo que en esto ltimo si hay tema de debate.

Efectivamente, Podemos necesita tener claro si se conforma con ser una fuerza de resistencia o sigue ambicionando el objetivo de ganar el gobierno en solitario o en compaa. Si se trata de resistir puede servir el regreso a las trincheras clsicas de la izquierda, pero si se trata de ganar esa es una va agotada, muerta. La posibilidad de ganar radica en la capacidad de persuadir a una amplia mayora social, incluyendo en ella a electores que no habiendo votado a la izquierda sufren las consecuencias de los recortes y pueden ser sensibles a la confrontacin de los de abajo contra los de arriba. Este dilema remite a Podemos a elegir entre construir y hacer una poltica transversal o quedarse en un discurso de izquierda para la izquierda, autocomplaciente. Si es lo ltimo las habas estn contadas. Si se decide por la transversalidad el camino hacia el gobierno sigue abierto.

Pero, este asunto, est directamente vinculado a lo siguiente: Podr Podemos alcanzar por s mismo el gobierno? La respuesta es no. Son ya cuarenta aos de ver los comportamientos electorales en el estado espaol y sus tendencias conservadoras, adems, el factor sorpresa de Podemos, su frescura, ya no es tal. Es ms, las encuestas indican que Podemos es el partido que ms rechazo provoca en el conjunto del estado espaol. No hay otra opcin que buscar un espacio de alianzas con el PSOE y con fuerzas nacionalistas vascas y catalanas. Lo digo sin saber muy bien cmo puede concretarse. Pero lo afirmo desde la conviccin que la otra alternativa, la de la soledad, no har posible recorrer un camino de victoria.

Ocurre, sin embargo, que hacer este debate sobre transversalidad, exige poder hacerlo en condiciones de igualdad, sin que se contamine por las preferencias de los asistentes a Vista Alegre de una u otra cara o liderazgo. Quien propone que se vote en un paquete proyecto poltico y liderazgo trata de aprovechar su tirn personal para hacer ms fcil el triunfo de sus tesis. Su argumento es que debe haber correspondencia entre proyecto y liderazgo, lo que tambin puede servir para defender que el secretario general nombre a la ejecutiva y, dando un paso ms, para afirmar que lo ptimo es concentrar todo el poder en una persona. Realmente es como para ser pesimista sobre el futuro de Podemos a la vista de este tipo de artimaas que desvelan tcticas viejunas.

No es momento de palabreras. Es el momento de conectar con la mayora de la sociedad ms que nunca para que Vista Alegre sea una verdadera caja de resonancia de las necesidades e intereses populares y convertirla en un proyecto transformador. Una baza destacada es la cantidad de gente joven que piensa que Podemos le puede representar. Para ello no slo bastan los votos sino que es necesario la conexin cotidiana con las realidades sociales y sus luchas. Las posibilidades de avance de Podemos van a depender de la imagen que proyecte y, sobre todo, de su capacidad para ser consecuente y no modificar desde la cpula comportamientos y posiciones polticas que unas veces defienden una cosa y ms adelante lo contrario. S de gente que ha perdido su ilusin a la vista de un recorrido que algunos dirigentes de Podemos vienen haciendo, descapitalizando su credibilidad. Recuperar esa ilusin mucho depende de una democratizacin interna y de una claridad en el proyecto poltico que recoja lo esencial del 15-M.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter