Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-01-2017

Guarimbas mexicanas

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


Vista objetivamente, la situacin econmica mexicana es muy mala. Desempleo enorme y creciente, inflacin desbordada, devaluacin monetaria cotidiana, criminalidad fuera de control y al alza, violencia inaudita, empobrecimiento imparable de vastos sectores sociales, corrupcin gubernamental a la vista de propios y extraos, evidente ineficiencia de los responsables de las instituciones pblicas y descontento social de proporciones maysculas componen hoy la realidad mexicana.

Todo esto, junto y acumulado, sera suficiente para explicar los recientes acontecimientos de protesta e inconformidad social atribuidos al desproporcionado aumento en el precio de la gasolina, el llamado gasolinazo. Sera suficiente y sera muy sencillo. Pero en poltica la mala fe es de oficio.

Y los saqueos de almacenes, los bloqueos carreteros, el vandalismo y la violencia callejera en casi todo el pas desatados en los ltimos das no son los rasgos tpicos de la protesta popular legtima. Se parecen ms bien a las tristemente clebres guarimbas venezolanas. Ese tipo de disturbios que, con alguna justificacin social, se han organizado en los ltimos aos para derrocar al gobierno bolivariano de Hugo Chvez y de Nicols Maduro.

Como bien se sabe, esas guarimbas slo son populares en apariencia. Y se sabe igualmente que son organizadas, financiadas y tripuladas por la derecha autctona y por las agencias de Estados Unidos dedicadas a la desestabilizacin y derrocamiento de gobiernos que no tienen o han perdido el apoyo y la confianza de Washington.

Esta carencia o prdida del apoyo y la confianza de Estados Unidos es evidente y est ampliamente documentada en el caso venezolano. Pero no parece que pudiera ser el caso mexicano. Mxico, al contrario de Venezuela, ha practicado en las ltimas dcadas una poltica de sumisin y obsecuencia con respecto a la Casa Blanca que haran ociosa esa clase de maniobras.

Descartada la participacin yanqui, al menos directamente, slo queda un autor posible de estas guarimbas mexicanas: la derecha, o algunos sectores de ella, que han considerado pertinente y oportuno, a nueve meses del destape del candidato presidencial, empezar a jalarle el tapete a Enrique Pea Nieto para impedirle u obstaculizarle la libre decisin de designar a su sucesor, ya Margarita Zavala, ya Luis Videgaray, ya Jos Antonio Meade, ya Miguel ngel Osorio Chong, ya cualquier otro tapado.

En esta hiptesis, desde luego, es necesario reintroducir en el anlisis la participacin de Washington, pues el imperio tambin tiene su corazoncito (y sus intereses materiales y geoestratgicos) en el asunto.

Guarimbas, por supuesto, no es lo mismo que primaveras rabes o revoluciones de colores tipo, digamos, Europa del Este. No parece, en consecuencia, que se busque derrocar al gobierno de Pea Nieto. Slo de acotarlo y disminuirlo para la hora de la gran decisin de nombrar despticamente, por s y ante s, a su sucesor o sucesora.

De cualquier modo, el asunto es delicado. A la inconformidad social, notoria pero soterrada, contra el gobierno, deben ahora sumarse las expresiones fsicas de violencia e incertidumbre social que Mxico est viviendo en las ltimas horas. Y ciertamente, los violentos disturbios pueden ser inducidos y organizados pero la incertidumbre e inquietud sociales nacen espontneamente al calor de los acontecimientos.

Frente a esta situacin son visibles dos posibilidades de accin del gobierno de Pea Nieto. Una, la ms sensata, sera cancelar el gasolinazo. Las ahora turbulentas aguas volveran a su nivel; y dos, empearse, en una situacin de evidente debilidad poltica, en seguir adelante y esperar que finalmente la cosa no pase a mayores, aunque el pas contine descomponindose ms cada da.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter