Portada :: Brasil :: Nuevo golpe contra la democracia: Impeachment contra Dilma
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2017

2016: el ao en que intentaron matar la esperanza del pueblo brasilero

Leonardo Boff
Koinoma


La situacin social, poltica y econmica de Brasil merecera una reflexin seria sobre el intento perverso de matar la esperanza del pueblo brasilero, promovido por una banda (ese es el nombre) de polticos, en su gran mayora corruptos o acusados de tal, que de forma desvergonzada se pusieron al servicio de los verdaderos forjadores del golpe perpetrado contra la Presidenta Dilma Rousseff: la vieja oligarqua del dinero y del privilegio que jams acept que alguien del piso de abajo llegase a ser Presidente de Brasil y que incluyese socialmente a millones de los hijos e hijas de la pobreza.

Obviamente hay polticos valerosos y ticos, as como empresarios de la nueva generacin, progresistas, que piensan en Brasil y en su pueblo. Pero estos todava no han conseguido acumular fuerza suficiente para dar otro rumbo a la poltica y un sentido social al Estado vigente, de cariz neoliberal y patrimonialista.

Al referirse a la corrupcin todos piensan en Lava Jato y en Petrobrs. Pero olvidan o les es negada intencionalmente por los medios de comunicacin conservadores y legitimadores del orden establecido, otra corrupcin mucho peor, revelada exactamente el da de Navidad en el que junto con el nacimiento de Cristo se narra la matanza de nios inocentes por el rey Herodes, actualizada hoy por los corruptos que dilapidan el pas.

Wagner Rosario, secretario del Ministerio de la Transparencia, nos revela que en los ltimos trece aos los esquemas de corrupcin, fraudes y desvos de recursos de la Unin, destinados a los Estados, municipios y ONGs y dirigidos a pequeos municipios con bajo ndice de Desarrollo Humano, pueden superar un milln de veces el robo en la Petrobrs descubierto en la operacin Lava Jato. Son 4 mil millones camuflados que pueden transformarse, en un estudio economtrico, en un billn de reales. Las reas ms afectadas son la salud (merienda) y la educacin (abandono de las escuelas).

Dice el Secretario: yo llamo a eso asesinato de la esperanza. Cuando se retira la merienda a un nio, se quita la posibilidad de crecimiento de aquel municipio a mediano y largo plazo. Se est matando a toda una generacin.

La nacin precisa saber de esta matanza y no dejarse engaar por los que ocultan, controlan y deforman las informaciones porque son anti-sistmicas.

Pero no se puede vivir solo de las desgracias que mancharon gran parte del ao 2016. Volvmonos hacia aquello que nos permite vivir y soar: la esperanza.

Para entender la esperanza tenemos que superar el modo comn de ver la realidad. Pensamos que la realidad es lo que est ah, dado y hecho. Olvidamos que lo dado es siempre hecho y no es todo lo real. Lo real es mayor. Pertenece tambin a lo real lo potencial, lo que an no es pero puede llegar a ser. Ese lado potencial se expresa mediante la utopa, los sueos, las proyecciones de un mundo mejor. Es el campo donde florece la esperanza. Tener esperanza es creer que ese potencial puede transformarse en real, no automticamente, sino por la prctica humana. Por lo tanto, la utopa que alimenta la esperanza no se antagoniza con la realidad. Ella revela su lado potencial, lo abscndito, que quiere salir afuera para hacer historia.

Hago mo el lema del gran cientfico y fsico cuntico Carl Friedrich von Weizscker, cuya sociedad fundada por l me honr a finales de noviembre en Berln con un premio por el intento de unir el grito de la Tierra con el grito del pobre: no anuncio optimismo, sino esperanza.

La esperanza es un bien escaso hoy en todo el mundo y especialmente en Brasil. Los que cambiaron ilegtimamente los rumbos del pas, imponiendo un ultraliberalismo, estn asesinando la esperanza del pueblo brasilero. Las medidas tomadas castigan principalmente a las grandes mayoras que ven las conquistas sociales histricas literalmente desmontadas.

Aqu nos socorre el filsofo alemn Ernst Bloch que introdujo el principio esperanza. Esta, la esperanza, es ms que una virtud entre otras. Es un motor que tenemos dentro de nosotros que alimenta todas las dems virtudes y nos lanza hacia delante, suscitando nuevos sueos de una sociedad mejor.

Esta esperanza va a proporcionar las energas para que la poblacin afectada pueda resistir, salir a las calles, protestar y exigir cambios que hagan bien al pas, comenzando por los que ms necesitan.

Como la mayora es cristiana son oportunas las palabras del sabio Riobaldo de Guimares Rosa: Con Dios existiendo, todo da esperanza, el mundo se soluciona Teniendo a Dios es menos grave descuidarse un poquito, pues al final todo sale bien. Pero si no se tiene a Dios, entonces no hay licencia para cosa alguna.

Tener fe es tener saudades de Dios. Tener esperanza es saber que l est a nuestro lado, aunque invisible, hacindonos esperar contra toda esperanza.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=810



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter