Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2017

El mundo en la era de Trump: qu podemos esperar?

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Hacer predicciones en el corto plazo es la ms traicionera de las actividades. Normalmente trato de no hacerlas. En cambio, trato de analizar lo que est ocurriendo en trminos de la larga duracin de su historia y las probables consecuencias en el mediano plazo. No obstante, esta vez he decidido hacer predicciones de corto plazo por una simple razn. Me parece que todo mundo, en todas partes, est enfocado al momento en lo que ocurrir en este corto plazo. No parece haber otro objeto de inters. La ansiedad est al mximo y necesitamos lidiar con ella. Djenme comenzar diciendo que pienso que 95 por ciento de polticas que emprender Donald Trump en su primer ao en el cargo sern absolutamente terribles, peor de lo que anticipamos. Esto puede constatarse en las designaciones de cargos importantes que ya anunci. Al mismo tiempo, es muy probable que se meta en problemas importantes.

Este resultado contradictorio es consecuencia de su estilo poltico. Si revisamos cmo fue que gan la presidencia de Estados Unidos, lo hizo contra todas las probabilidades con cierta tcnica retrica deliberada. Por una parte, ha sido constante hacer declaraciones que responden a temores importantes por parte de los ciudadanos estadunidenses utilizando lenguaje en cdigo, que quienes lo escuchan lo reciben interpretndolo como un respaldo a polticas que piensan podrn aliviar sus mltiples penurias. Fue muy frecuente que hiciera esto con breves tuits o en mtines pblicos estrictamente controlados.

Al mismo tiempo, fue siempre vago acerca de las precisas polticas que emprendera. Sus declaraciones fueron casi siempre seguidas de interpretaciones por parte de seguidores importantes, y con bastante frecuencia stas diferan o eran interpretaciones opuestas. En efecto, se adjudic el crdito por las declaraciones fuertes y dej que otros asumieran el descrdito por las polticas precisas. Esto fue una tcnica magnficamente efectiva. Lo llev a donde est y parece claro que pretende continuar con esa tcnica una vez en el cargo.

Hay un segundo elemento de su estilo poltico. Toler la interpretacin de todos siempre y cuando constituyeran un respaldo a su liderazgo. Si perciba alguna duda en torno a que lo respaldaran personalmente, fue veloz en ejercer la venganza atacando pblicamente a quien lo hubiera ofendido. Exigi fidelidad absoluta e insisti en que sta se desplegara. Acept el remordimiento penitente, pero no la ambigedad acerca de su persona.

Parece creer que la misma tcnica le servir bien en el resto del mundo: fuerte retrica, interpretaciones ambiguas a cargo de su variada panoplia de seguidores principales, y, al final, ms bien polticas impredecibles en los hechos.

Parece pensar que slo hay dos pases adems de Estados Unidos que importan hoy en el mundo Rusia y China. Como apuntaron tanto Robert Gates como Henry Kissinger, est utilizando la tcnica Nixon al revs. Nixon hizo un trato con China, con el fin de debilitar a Rusia. Trump est haciendo un trato con Rusia para debilitar a China. Esta poltica pareci resultarle a Nixon. Le funcionar a Trump? No creo, porque el mundo de 2017 es bastante diferente del mundo de 1973.

As que miremos cules son las dificultades que le esperan a Trump. En casa, su mayor dificultad, sin duda, es con los republicanos en el Congreso, en particular aquellos que estn en la Cmara de Representantes. Su agenda no es la de Donald Trump. Por ejemplo, ellos quieren destruir el Medicare. De hecho, desean repeler toda la legislacin social del ltimo siglo. Trump sabe que esto acarreara una revuelta de su base electoral real, que quiere bienestar social al mismo tiempo que un gobierno profundamente proteccionista y una retrica xenofbica.

Trump cuenta con intimidar al Congreso y que se alinee con l. Tal vez lo consiga. Pero despus sern evidentes las contradicciones entre su agenda en favor de los acaudalados y su parcial mantenimiento del estado de bienestar. O el Congreso prevalecer sobre Trump. Y esto le resultar intolerable. Y lo que har al respecto es una adivinanza para cualquiera. l no se conoce a s mismo, dado que no encara esta clase de dificultad mientras no tiene que hacerlo.

Lo mismo es cierto de la geopoltica en el sistema-mundo. Ni Rusia ni China estn preparadas para retractarse en lo ms mnimo de sus polticas actuales. Por qu deberan hacerlo? Estas polticas les han estado funcionando. Rusia es de nuevo una potencia importante en Medio Oriente y en todo el mundo ex-sovitico. China, lenta pero seguramente, se afirma en una posicin dominante en el nordeste y el sureste de Asia, e incrementa su papel en el resto del mundo.

No hay duda de que Rusia y China se meten en dificultades de tiempo en tiempo y ambas estn listas para hacer concepciones puntuales a otros, pero no ms que esto. As que Trump va a descubrir que no es, internacionalmente, el perro alfa a quien todo mundo le debe rendir reverencia. Y luego, qu?

Lo que podra hacer una vez que sus amenazas sean ignoradas es de nuevo la adivinanza de cualquiera. Lo que todo mundo teme es que actuar precipitadamente con los instrumentos militares a su disposicin. Lo har? O ser constreido por su grupo interno ms prximo? Nadie puede estar seguro. Todos podemos solamente confiar en que as sea.

As que as est. Desde mi punto de vista, no es un panorama bonito pero no es desesperanzado. Si de algn modo llegamos el ao entrante a un trnsito de estabilidad dentro de Estados Unidos y dentro del sistema-mundo como un todo, entonces cobra peso el mediano plazo a nivel analtico. Y ah la historia, aunque sea an sombra, tiene al menos mejores perspectivas para aquellos de nosotros que queremos un mundo mejor del que actualmente tenemos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/01/08/opinion/022a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter