Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-01-2017

Elor Azaria y la periferia del ejrcito

Edo Konrad
972mag

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Desde la perspectiva del ejrcito el veredicto de culpabilidad de Azaria responde ostensiblemente a la crtica de que es incapaz de hacer frente a la violencia de los soldados contra los palestinos, o no quiere. Pero hay una razn y solamente una para empezar por la cual este soldado comn fue acusado.

 

El soldado israel Elor Azaria en el tribunal acude a escuchar el veredicto en su juicio por homicidio por disparar en la cabeza a un atacante palestino desarmado, 4 de enero de 2017. (Miriam Alster / FLASH90)

Un tribunal militar israel dict el ltimo mircoles un veredicto de culpabilidad en el juicio por homicidio de Elor Azaria, un soldado israel que dispar y mat a un asaltante palestino incapacitado en marzo del ao pasado. El juicio de alto perfil polarizado en el pas, enfrent a la clase poltica de Israel en contra de los actuales y los retirados generales del ejrcito. Gran parte de escalafn superior del ejrcito censur a Azaria por disparar una bala en la cabeza de Abdel Fattah al-Sharif 15 minutos despus de que ste fuera herido de bala en un intento de apualar a los soldados en la ciudad ocupada de Hebrn.

Mucho se dir y escribir sobre las implicaciones del veredicto. Por ahora, he aqu algunas observaciones inciales y sugerencias:

1. Azaria fue detenido y llevado a juicio por una sola razn: el voluntario de B'Tselem, Emad Abu-Shamsiyah, capt el tiroteo con su cmara. El vdeo desat la polmica en Israel y en todo el mundo, que fij momentneamente la atencin del pblico sobre el costo de la ocupacin israel, sin duda para los palestinos, adems de tambin para la sociedad israel.

En una entrevista con Al-Monitor, Abu-Shamsiyah lament que Azaria se haya convertido en un hroe nacional para muchos sectores de la sociedad israel. "Yo s que sin el material de archivo", dijo, "nadie habra sido detenido y la vida habra continuado como de costumbre. Despus del tiroteo nadie de nuestro alrededor estaba molesto por lo que haban visto".

2. La condena de Azaria es una rara excepcin de la regla. En la gran mayora de los casos el ejrcito tiende a conceder impunidad a los soldados que matan o daan a los palestinos.

La organizacin de derechos humanos israel Yesh Din encontr que en el ao 2015 el ejrcito abri un total de 186 investigaciones criminales en presuntos delitos cometidos por lossoldados contra los palestinos. De estas investigaciones se cerraron 120 expedientes, siete condujeron a medidas disciplinarias y slo cuatro (3,1 por ciento de todos los archivos en los que se han concluido los procedimientos) condujeron a acusaciones. Veintisiete de esos archivos (15 por ciento) se abrieron despus de la muerte de palestinos a manos de soldados israeles.

Hay innumerables casos de impunidad. Recomiendo la lectura directa de John Brown y la excelente serie de Noam Rotem, licencia para matar, para obtener una imagen ms completa de cmo los militares permiten a los soldados israeles que han disparado y matado a palestinos desarmados evadir la justicia.

Vamos a ver qu sentencia se da a Azaria y si es o no es perdonado antes de la celebracin de un sistema de justicia militar que, repentinamente, hace justicia.

3. Ese mircoles ser recordado como gran da tanto para el organismo militar de Israel como para su sistema judicial. Desde la perspectiva del ejrcito el veredicto de culpabilidad de Azaria responde ostensiblemente a casi todas las crticas hechas por grupos de derechos humanos, a saber, que no es capaz de hacer frente a la violencia de los soldados contra los palestinos o que no quiere hacerlo. Tanto los ministros de Gobierno como los guerreros del campus de hasbar por igual se encontrarn agitados en torno a la condena de Azaria por los aos venideros.

4. La celebracin, sin embargo, puede ser de corta duracin. Tanto la clase poltica como el ejrcito estn experimentando cambios internos. La extrema derecha ha sido victoriosa en el afianzamiento de la ocupacin, mientras limita capacidad del sistema judicial - el mismo que dict el veredicto Azaria- que es visto por muchos como el que impide que los soldados acten de manera contundente en los momentos cruciales. Por ahora el veredicto puede disuadir a los soldados de tomarse la ley por sus propias manos (y eso es una buena cosa) - pero tambin significa que la derecha puede sentirse ms envalentonada que nunca para alterar el statu quo para peor.

La destitucin del ministro de Defensa Moshe "Bogie" Ya'alon, un miembro de kibutz que pertenece a la lite militar clsica de Israel, y su sustitucin por Avigdor Lieberman -un extrao con poca experiencia militar-, es un presagio de lo que vendr. Los das en que la elite israel, que una vez fue tan experta en convencer al mundo de que la ocupacin era una medida de seguridad temporal, y que Israel podra ser un estado democrtico al mismo tiempo que mantener una dictadura militar sobre millones, estn llegando a su fin. De aqu en adelante se cae la mscara.

5. Elor Azaria ha sabido hacer declaraciones racistas en su pgina de Facebook y es un abierto partidario del movimiento de extrema derecha kahanista. Sirvi en la Brigada Kfir, una de las unidades de infantera de ms notoria violencia en los territorios ocupados. Esos son los hechos secos. Pero tambin hemos de dar unos pasos atrs y examinar cmo y por qu Azaria lleg a servir en la Brigada Kfir en Hebrn en el primer lugar.

Azaria naci en una familia mizraj de bajos ingresos, en Ramle, una ciudad mixta de clase obrera en el corazn del pas. Se uni a una brigada compuesta sobre todo por personas que se vean y hablaban como l - las que, por el mero hecho de su origen tnico y el lugar donde crecieron - siempre perteneceran a lo que el socilogo israel Yagil Levy llama " las periferias del ejrcito". As como la composicin demogrfica de de los pases cambia, lo mismo ocurre con la composicin de la infantera del ejrcito que son los que tienen la tarea de llevar a cabo el mantenimiento del da a da de la dictadura militar de Israel. Este mantenimiento, que incluye puestos de control, llevar a cabo las redadas nocturnas, patrullas, el rompimiento de las protestas, etc. pone inevitablemente a los soldados en situaciones que fcilmente pueden convertirse en choques, llevndolos a cometer actos potencialmente inmorales e ilegales.

As, el "clsico" soldado israel - valiente, blanco, decente - ha sido reemplazado con lo que el reportero grfico Mati Milstein y el activista mizraj Tom Mehager llamaron "trabajo negro" - soldados que provienen en su mayora de los segmentos ms pobres de Israel. Son mizrajes, etopes, drusos, beduinos. Dicho sin rodeos: no son asquenazes.

Lo asombroso de Azaria, el apoyo casi total entre el pblico judo israel, es una seal de que este cambio demogrfico tiene amplias repercusiones sociales. Muchos vieron la indignacin por el mero hecho de que Azaria fue incluso llevado a juicio como una revuelta contra las viejas lites militares. El surgimiento de una nueva clase de polticos como Miri Regev, quien se ve a s misma como la portadora de la antorcha de la lucha mizraj (tras el veredicto, Regev pidi de inmediato al presidente Reuven Rivlin el perdn de Azaria, aunque Rivlin ms tarde aclar que ella no est legitimada para hacer eso), significa que la periferia del ejrcito slo crecer ms envalentonada. El distanciamiento entre las viejas lites militares y judiciales, por un lado, y una periferia histricamente despreciada por las elites liberales y ahora con el apoyo de la extrema derecha, se profundizar. Y a su vez, tambin lo har el control sobre millones de palestinos.

Fuente:https://972mag.com/elor-azaria-and-the-army-of-the-periphery/124155/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter