Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-01-2017

Echarle la culpa a Rusia
Los demcratas estn jugando con fuego

Norman Solomon
The Hill

Traduccin de Silvia Arana


A dos meses de la derrota electoral de Hillary Clinton, el mensaje ms representativo de los congresistas demcratas es "echarle la culpa a Rusia". Los lderes del partido han redoblado la apuesta por una estrategia que no les di buenos resultados durante la campaa presidencial: tratar de atar el Kremlin al cuello de Donald Trump.

Con ms inters en las tribunas de los medios de prensa que en dialogar directamente con los votantes afectados por la crisis econmica del Rust Belt* y de otras regiones que le dieron la presidencia a Trump, los jerarcas demcratas prefieren usar a Vladimir Putin como chivo expiatorio que analizar por qu perdieron contacto con la clase trabajadora. Mientras tanto, la creciente retrica incendiaria contra Rusia es extremadamente peligrosa. Podra conducir a una confrontacin militar entre dos pases que poseen miles de armas nucleares.

El jueves pasado en la audiencia del Comit del Senado sobre Servicios Armados, Jack Reed, congresista demcrata por el estado de Rhode Island, denunci el rechazo de Rusia al orden internacional post-Guerra Fra y las acciones agresivas contra sus vecinos, y conden a un rgimen cuyos valores e intereses son incompatibles con los nuestros. Este tipo de oratoria enorgullecera a gente como John Foster Dulles o Barry Goldwater**.

Como muchos otros senadores del comit, Reed parece muy entusiasmado con otra Guerra Fra mientras dispara acusaciones de agresiones cibernticas. Adems de robar informacin del Comit Nacional Demcrata (DNC, segn sus siglas en ingls) y de la campaa de Clinton, y seleccionando qu parte sera filtrada a los medios, el gobierno ruso tambin ha creado y difundido noticias falsas y conspiraciones a travs del vasto mundo de los medios sociales, dijo Reed.

El gobierno ruso podra haber hackeado el DNC y los correos del equipo de campaa de Clinton, y podra haberle dado esos correos a WikiLeaks. Pero esas son solo suposiciones.

Durante el fin de semana, Robert Parry, ex reportero de Associated Press y Newsweek, hizo un anlisis coherente del tan publicitado informe de la oficina de James Clapper, Director Nacional de Inteligencia. Parry resumi los ejes centrales del informe de 25 pginas sealando que este no presenta ninguna prueba de que Rusia haya entregado correos hackeados del Comit Nacional Demcrata ni de John Podesta, jefe de campaa de Hillary Clinton.

Parry agreg: El informe del Director Nacional de Inteligencia consiste en un compendio de razones para sospechar de que Rusia haya sido la fuente de informacin -elaborado en torno al argumento de que Rusia tena un motivo para hacerlo por desdn contra la candidata demcrata Clinton y por la posibilidad de entablar una relacin ms amistosa con el candidato republicano Donald Trump. Pero el caso, tal cual como fue presentado, es parcial y carece de toda prueba real.

A pesar de que la repeticin textual de las acusaciones oficiales del informe del 6 de enero ha sido la caracterstica dominante de los artculos periodsticos, las debilidades principales del informe ya han empezado a salir a la luz en los medios hegemnicos. Por ejemplo, en un artculo publicado el sbado en The New York Times, Scott Shane afirm en el noveno prrafo: Lo que falta en el informe es justamente lo que muchos estadounidenses esperaban con ansiedad: evidencia contundente que respalde las acusaciones de las agencias de que el gobierno de Rusia orquest un ataque contra las elecciones.

Pero los legisladores demcratas no tienen ningn inters en dudas ni salvedades; ellos piensan que la cuestin del hackeo ruso es un arma poltica victoriosa. No les preocupa si es o no la verdad. Ciertamente que es una manera conveniente de evadir el ejemplo aleccionador que podran haber extrado de las ltimas elecciones sobre la falta de credibilidad del Partido Demcrata y de su supuesto papel como defensor de los intereses de los trabajadores.

Al mismo tiempo, el entusiasmo por batir los tambores de guerra contra Putin se est convirtiendo rpidamente en una parte esencial de la identidad pblica del Partido Demcrata en este nuevo ao. Y -de manera insidiosa- el partido apostara en el largo trmino a una mayor demonizacin del gobierno ruso.

La realidad es lgubre y potencialmente catastrfica, ms all de lo que podamos imaginar. Al promover una mayor polarizacin con el Kremlin, los legisladores demcratas estn intensificando la posibilidad de una confrontacin militar con Rusia. Al aliarse con senadores republicanos como John McCain y Lindsey Graham para ejercer presin bipartidaria a favor del militarismo, los demcratas podran desencadenar una estampida del gobierno de Trump con resultados imprevisibles.

Esta estrategia de los demcratas ya fue puesta en marcha. Calificarla de irresponsable es poco. Se trata de una locura que podra desencadenar un holocausto nuclear.

Norman Solomon es co-fundador del grupo de activismo online RootsAction.org que cuenta con 750.000 miembros. Es director ejecutivo del Institute for Public Accuracy.

Notas de la traductora:

* Rust Belt (Cinturn Oxidado) es un rea del Noreste y Medioeste de Estados Unidos que sufre un proceso de desindustializacin desde los ochenta. El desempleo, el empobrecimiento y la decadencia econmica se fueron intensificando hasta la actualidad. El trmino Rust Belt evoca las fbricas abandonadas, y surge en contraposicin al apodo original de Steel Belt, o Cinturn de Acero, en referencia a la otrora pujante actividad industrial que haba en dicha rea.

* John Foster Dulles es una figura representativa de la Guerra Fra y el anticomunismo. Fue Secretario de Estado de Eisenhower de 1953 a 1959. Barry Goldwater fue un senador republicano que promovi polticas anticomunistas y antisindicalistas.

Fuente: http://thehill.com/blogs/pundits-blog/foreign-policy/313295-democrats-are-playing-with-fire-on-russia

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter