Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2017

Puede pasar aqu (de hecho, ha pasado!)
El verdadero rostro de Washington (y Estados Unidos)

Tom Engelhardt
TomDispatch

Traduccin del ingls para Rebelin de Carlos Riba Garca


Gracias, Donald Trump

Concete a ti mismo. Esta frase acudi a mi mente poco despus del triunfo de Donald Trump al observar la sorprendente reaccin ma ante el acontecimiento. Cuando la tan conocida frase apareci en mi cabeza, yo no tena idea de que fuera tan antigua, ni que proviniera de Grecia, ni que segn el escritor griego Pausanias (de quien nada saba hasta que le su nombre en Wikipedia) en realidad era una mxima dlfica labrada en la piedra del patio delantero del templo de Apolo. Esto podra ser visto como la triple hlice de mi ignorancia extendindose hacia el pasado hasta... bueno, mi nacimiento en un Estados Unidos muy diferente hace 72 aos.

De tos modos, la cuestin es que yo no saba de m ni la mitad de lo que imaginaba. Puedo agradecer a Donald Trump el que me recordara esa verdad fundamental. Por supuesto, es imposible que sepamos nunca qu est rondando dentro de la cabeza de las personas con que nos cruzamos en este nuestro curioso planeta, pero nosotros somos unos extraos? Supongo que si ahora mismo estuviera grabando algo en el patio delantero de mi propio templo dlfico, podra ser: Quin me conoce? (Yo no.)

Plantese esto el lector como una breve introduccin a un misterio con el que tropec en las primeras horas del da siguiente al de nuestras recientes elecciones. Sencillamente, no poda aceptar que Donald Trump hubiese ganado. No, precisamente l. No, en este pas. No; ni en un milln de aos.

Tenga en cuenta que durante la campaa yo haba escrito varias veces sobre Trump, dejando siempre abierta la posibilidad de que, en el trastornado (y trastornante) Estados Unidos de 2016, l pudiera ciertamente derrotar a Hillary Clinton. Era una conclusin que dej de lado cuando, en las ltimas semanas de la campaa, como tantos otros, me qued enganchado en las encuestas y los dichos de los expertos que las comentaban.

Sin embargo, en la estela de las elecciones, no fue el impacto producido por los errores de los encuestadores lo que me golpe. Fue algo ms, en lo que ca en la cuenta muy lentamente. En algn profundo sitio dentro de m, simplemente yo no crea que fuese Estados Unidos entre todos los pases de este planeta el que pudiese elegir a un eglatra, una celebridad multimillonaria, que adems era al estilo del italiano Silvio Berlusconi un populista de derechas e incipiente autcrata.

En esa conviccin acechaba demasiada irona que sobrevivira a las elecciones y por tanto a la realidad misma. En estos aos, he escrito crticamente del modo que todos los polticos estadounidenses excepto Donald Trump se han sentido obligados a insistir que la nuestra es una nacin excepcional o indispensable, el pas ms grandioso del planeta, por no hablar de la historia (remarquemos tambin la afirmacin de los ltimos presidentes y tantos otros que deca que Estados Unidos representa la mayor fuerza de combate de esa misma historia). El presidente Obama, Marco Rubio, Jeb Bush, John McCain... no importa. Cada uno de ellos ha sido un diligente o entusiasta excepcionalista estadounidense. En cuanto a la oponente de Donald Trump, Hillary Clinton, plante la trada perfecta ms uno en un discurso de campaa que pronunci en la convencin nacional de la Legin Americana. Dijo que Estados Unidos es el pas ms grande de la Tierra, una nacin excepcional y la nacin indispensable que, por supuesto, tena las ms grandes fuerzas armadas de todos los tiempos (Amigos mos, somos muy afortunados siendo estadounidenses. Esta es una bendicin extraordinaria.). Solo Trump, con su frase hagamos que Estados Unidos vuelva a ser grande pareca admitir que haba algo ms, algo as como la decadencia estadounidense.

Despus de las elecciones tuve un shock: result que yo tambin era un estadounidense excepcionalista. Estaba profundamente convencido de que nuestro pas era demasiado especial para Donald Trump; su triunfo hizo que yo retrocediera en el tiempo hasta llegar al mundo de mi niez y de mi juventud, que volviera a los aos cincuenta y primeros sesenta del pasado siglo cuando (a pesar de la Unin Sovitica), en varios sentidos, Estados Unidos qued solo en la Tierra. Por supuesto, en esos aos, nadie tena por qu decir esas cosas. Entonces, todos esos los ms grandes, excepcionales e indispensables eran prescindibles; la necesidad poltica de insistir pblicamente en ellos tan propia de los ltimos tiempos sin duda refleja una actitud defensiva que indica que hay algo que est decayendo.

Obviamente, en aquellos aos de podero, y solidez, y riqueza, e impulso, y dinamismo (y macartismo, y segregacin racial, y niebla txica, y...) de Estados Unidos, los mismos aos a los hoy Donald Trump anhela hacernos regresar, yo hice mo el sentimiento de la particularidad estadounidense en unas formas difcilmente captables. Que eran por qu, dcadas ms tarde, cuando menos lo esperaba, no pude quitarme de encima la sensacin de que aqu eso no poda pasar. En la actualidad, el acceso al poder de figuras trumpianas Rodrigo Duterte, en Filipinas; Viktor Orban, en Hungra; Recep Tayyip Erdogan, en Turqua; Vladimir Putin, en Rusia se ha convertido en algo normal por todas partes y parece ser una tendencia mundial. Es justamente eso: yo asociaba esos acontecimientos con pases de pacotilla o con muy mala suerte.

Por lo tanto, tuve que pasar algunas semanas bastantes duras para poder aceptar mi propio excepcionalismo y enfrentarme con el hecho de que algo como Donald Trump poda suceder aqu y ciertamente ha sucedido.

Puede pasar aqu

Entonces, cmo es que ha pasado en este pas?

Admitmoslo: Donald Trump no era un fenmeno de la naturaleza. l no hizo ms que presentarse en escena y hacerse con el Colegio Electoral (aunque no con el voto popular) porque nuestro mundo estadounidense estaba preparado de variadas formas para su surgimiento. Tal como yo lo veo ha habido por lo menos cinco grandes cambios en la vida y la poltica de Estados Unidos; estos cambios han preparado el terreno para el surgimiento del trumpismo.

1. La llegada de la economa y la poltica del 1 por ciento. Una cosa va con la otra. Una realidad propia de este siglo es la forma en que la desigualdad se ha incrustado en la vida de este pas y que tanto dinero haya estado fluyendo sin cesar hacia las arcas el 1 por ciento especulador. Mientras tanto, ha crecido una enorme grieta entre el salario bsico de los CEO y el de los trabajadores de a pie. En estos aos yo he sido casi el primero en sealarlo, el pas entr en una nueva poca dorada. En otras palabras, el momento Mar-a-Lago ya haba llegado antes de que Donald se lanzara a ese proyecto.

Sin la llegada de la economa de timba a una escala descomunal (en la que Donald Trump resulto ser un as), el trumpismo habra sido algo impensable. Y si en 2010 la Suprema Corte no hubiese fallado a favor de la ley Citizens United y no hubieran quedado tan abiertas las puertas para la llegada de esa pandilla del 1 por ciento, qu probabilidades habra tenido semejante celebridad multimillonaria presentase su candidatura a presidente o se convirtiera en un favorito de la clase trabajadora blanca?

Visto con cierta perspectiva, Donald Trump merece el crdito por hacer visible la verdadera cara de la plutocracia estadounidense en Washington al seleccionar sobre todo a billonarios y multimillonarios para que se pongan al frente de los distintos ministerios y agencias de su futuro gobierno. Despus de todo, no es razonable que una economa del 1 por ciento, una sociedad del 1 por ciento y una poltica del 1 por ciento acaben produciendo un gobierno del 1 por ciento? Pensemos en lo que tan a la vista ha hecho Trump como versin de la verdad en la publicidad de la democracia de Estados Unidos. Y, por supuesto, si los multimillonarios no se hubieran reproducido como conejos, dnde hubiese encontrado l la necesaria reserva de plutcratas elegibles?

Algo parecido podra decirse de su eleccin de tantos generales retirados y otras figuras con importantes antecedentes militares (desde graduados en West Point hasta un ex SEAL* de la Marina) para importantes cargos civiles del gobierno Trump. Pensemos en esto, tambin, como un momento la verdad en la publicidad que conduce directamente al segundo cambio en la sociedad de Estados Unidos.

2. La llegada de la guerra permanente y un Estado y una sociedad cada vez ms militarizados. Hay alguna posibilidad de que, en los ms de 15 aos despus del 11-S, lo que en un principio se llam la Guerra global contra el terror se haya convertido en una guerra permanente que abarca el Gran Oriente Medio y frica (con daos colaterales en un arco que va desde Europa a Filipinas)? En estos aos, se han volcado pasmosas sumas de dinero mucho ms de lo que otro pas o conjunto de pases podran imaginar gastanto en las fuerzas armadas de Estados Unidos, y la industria armamentstica que sostiene y monopoliza el comercio mundial de armas. Como consecuencia de esto, Washington se ha convertido en una capital de guerra y el presidente, como Michelle Obama seal recientemente mientras conversaba sobre Donald Trump con Oprah Winfrey, ha pasado a ser por encima de todo el comandante en jefe (Es importante para la salud de esta nacin, le dijo a Winfrey, que apoyemos al comandante en jefe). En tiempos de guerra, naturalmente, la funcin de presidente ha sido la de comandante en jefe, pero hoy en da ese es precisamente el cargo que muchos votamos (con el que estn de acuerdo incluso los peridicos); Dado que el estado de guerra se ha incrustado tan permanentemente en el modo de vida de este pas, Donald Trump tiene garantizado que ser comandante en jefe durante la totalidad de su mandato.

Esta funcin se ha ampliado sorprendentemente en los ltimos aos, en la medida que la Casa Blanca obtuvo el poder para hacer la guerra prcticamente en cualquier forma sin participacin significativa del Congreso. En estos momentos, el presidente tiene su propia fuerza area de drones asesinos a los que puede despachar a casi cualquier lugar del planeta para eliminar casi a cualquier persona. Al mismo tiempo, albergada dentro de las fuerzas armadas de Estados Unidos, otra fuerza armada de elite, secreta las fuerzas de Operaciones Especiales ha estado creciendo en personal, presupuesto e interminables operaciones; el ms secreto de sus componentes, el Comando Conjunto de Operaciones Especiales, podra muy bien ser considerado el ejrcito privado del presidente.

Mientras tanto, las armas y la tecnologa con las que este pas se ha estado batiendo en sus guerras de nunca acabar (y notablemente fracasados conflictos en el extranjero) desde los drones Predator hasta el sistema de espionaje Stingray, que simula ser una torre de telefona celular para conseguir que los telfonos mviles en la zona se conecten con ella empezaron a trasladarse al mbito nacional, al mismo tiempo que las fronteras y las policas de Estados Unidos eran militarizadas. La polica fue dotada de armamento y otros equipos llegados directamente de los campos de batalla de Irak y Afganistn; en tanto, los veteranos de esas guerras han ido integrndose al cada da ms grande conjunto de fuerzas equipos SWAT**, la versin de uso interno de los grupos de operaciones especiales; hoy, en Estados Unidos, ninguna polica local es capaz de renunciar a tener su propio SWAT.

No es una coincidencia que Trump y sus generales estn impacientes por recuperar unas fuerzas armadas estadounidenses supuestamente diezmadas; para ello, har falta todava ms dinero y el nombramiento de ms generales retirados en puestos civiles clave. En cuanto a sus milmillonarios, Trump est dibujando en Washington la verdadera cara del Estados Unidos del siglo XXI.

3. El crecimiento del Estado de Seguridad Nacional. En estos aos, el estado de la seguridad nacional ha experimentado algo similar. Se han volcado enormes sumas de dinero (adems de los fondos secretos) en los 17 organismos de seguridad del pas, en el departamento de Seguridad Interior*** y otros por el estilo (antes del 11-S, los estadounidenses podran haber asociado la palabra patria con la Alemania nazi o la Unin Sovitica, pero jams con nuestro pas). En los ltimos aos, se han creado nuevas agencias y construido cuarteles generales y otros complejos para albergar a una parte de ese Estado dentro del Estado, lo que ha costado miles de millones de dlares. Al mismo tiempo, ha habido una suerte de privatizacin: se han abierto las puertas a la contratacin de empleado y una panoplia de corporaciones cuyo especialidad es la guerra. Y, por supuesto, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en ingls) mont un aparato de vigilancia global; de este modo, todas las fantasas de los regmenes totalitarios del siglo XX quedaron reducidas a polvo.

De este modo, el estado de seguridad nacional creca en Washington bajo un manto de total secretismo (y la feroz caza o persecucin legal de cualquier denunciante) y de hecho se converta en el cuarto poder del Estado. En estas circunstancias, no sera casual que las elecciones de 2016 hubiesen sido arregladas con 11 das de anticipacin gracias a la intervencin de James Comey, director del FBI; histricamente, esta agencia ha sido la nmero 1 del estado de seguridad nacional. Ms all de lo que se pueda argumentar sobre hasta qu punto fue crucial la interferencia de Comey en la cantidad final de votos, es cierto que capt la atmsfera de la nueva era que haba visto la luz en Washington mucho antes del triunfo de Donal Trump. Tampoco debe verse como algo casual que el teniente general Michael Flynn, posiblemente la figura militar ms cercana al nuevo comandante en jefe, sea su asesor en cuestiones de seguridad nacional; Flynn presidi la agencia de inteligencia de defensa (DIA, por sus siglas en ingls) hasta que la administracin Obama le oblig a renunciar. No importan las discrepancias que Trump pueda tener con la CIA u otras agencias; ellas sern decisivas durante su gobierno (una vez que las personas que l nombre las hagan entrar en vereda).

Esos milmillonarios, generales y jefazos de la seguridad nacional ya han sido solidamente instalados en nuestro mundo estadounidense antes de que Trump empezara su carrera presidencial. Ahora, ellos formarn parte de su mundo por venir. Aunque no del todo institucionalizado todava, el cuarto cambio en el paisaje est en marcha; es el ms difcil de identificar.

4. La llegada del Estado monocolor. A partir de la evolucin poltica de los ltimos aos y con un hombre visiblemente inclinado hacia la autocracia a punto de entrar en el Despacho Oval, es posible empezar a imaginar una versin estadounidense de un Estado monocolor emergiendo desde el centro de nuestro antiguo sistema democrtico. Despus de todo, los republicanos ya controlan la Cmara de Representantes (manipulacin mediante, ms o menos a perpetuidad), el Senado, la Casa Blanca y, supuestamente en los aos prximos, la Corte Suprema. Tambin controlan el gobierno de 33 de la 50 estados de EEUU, han batido otro rcord al ganar en 68 de las 98 cmaras legislativas estatales, y otro rcord ms al obtener el control de 33 de de las 50 legislaturas completas. Adems, como mostr recientemente la legislatura de North Carolina, las ganas de los republicanos del estado de concederse nuevos y extrademocrticos y extralegales poderes (como tambin el viejo deseo republicano de limitar de cualquier manera la segunda vuelta electoral, reclamando por un fraude inexistente) deberan considerase seales inequvocas de una orientacin en la que podramos estar avanzando hacia un pas con un Trump imbatible en el futuro.

Adems, el Partido Demcrata ha estado viendo durante aos que unas cuantas de sus tradicionales bases de apoyo se debilitaban, se marchitaban o, en las ltimas elecciones, sencillamente optaban por que un candidato que ni siquiera era demcrata compitiera por la nominacin partidaria. Sin embargo, hasta la ltima derrota electoral, el Partido demcrata al menos era una enorme burocracia poltica que funcionaba. En este momento, nadie sabe muy bien qu es. No obstante, est claro que uno de los dos partidos polticos dominantes de este pas est en una etapa de confusin y notable debilidad. El otro, mientras tanto, el Partido Republicano, presumiblemente la base futura para el trumpiano Estado monocolor, est viviendo su propio desmelenamiento; un partido de aparatos e idelogos en Washington y fracciones en pugna en el interior del pas.

De modos diversos, el incipiente colapso del sistema bipartidista como consecuencia de la inundacin de dinero proveniente del prspero 1 por ciento allan el camino del triunfo de Trump. Sin embargo, a diferencia de los tres cambios anteriores en la vida de Estados Unidos, este ltimo todava no est consolidado. En cambio, la sensacin de caos partidario y debilidad tan decisiva para el surgimiento de Donald Trump an se mantiene; podra decirse que la misma sensacin de caos est presente en el quinto cambio que deseo comentar.

5, La llegada del nuevo momento meditico. Entre las cosas que prepararon el camino transitado por Trump, quin puede dejar de lado el hundimiento de los peridicos clsicos y el mundo de las noticias televisadas? En estos aos, este sector perdi buena parte de su base publicitaria tradicional, las redes sociales le pasaron por encima, y su parte televisiva se encontr a s misma en una interminable caza de la noticia bomba, normalmente en la modalidad acontecimientos 24 horas por da durante toda la semana, normalmente desproporcionados pero apropiados para ser cubiertos en forma ininterrumpida por sorprendentes equipos de eruditos. Como alternativa, est la bsqueda de cualquier cosa o cualquier persona (preferiblemente de la especie famoso) no puede dejar de mirar, entre ellos algn famoso-devenido-poltico-devenido-provocador con el sentido ms astuto del mundo de qu es lo que necesitan desesperadamente los medios: l mismo. Parecera que Trump inaugur nuestro nuevo momento meditico transformndose en el primer humorista del tweet electo y el primer dueo del grito de ese universo, pero en realidad l no ha hecho ms que entender la naturaleza de nuestro nuevo y catico momento meditico y aprovecharse de l.

Milmillonarios corrientes y generales prescindibles

Agreguemos un sexto punto a los otros cinco: Donald Trump heredar un pas que ha sido vaciado por la nueva coalicin que le hizo exitoso y le permiti alzarse con una victoria que, para muchos expertos pareca improbable. Heredar un pas que nunca ha tenido nada de especial, una nacin que como el mismo Trump lo seal tiene un sistema de transporte cada vez ms tercermundista (ni un solo kilmetro de ferrocarril de alta velocidad y un transporte areo que ha visto mejores das), una infraestructura que ha sido drsticamente degradada y una economa del da a da que ofrece menos puestos de trabajo a cada vez menos de sus ciudadanos. Ser un Estados Unidos en el que solo crece su capacidad de destruccin pero cuya habilidad para traducir eso en algo parecido a una victoria est cada da ms lejos.

Con sus ordinarios milmillonarios, sus prescindibles generales, sus irrisorios funcionarios de la seguridad nacional, sus deprimentes polticos y sus magnates de los medios al acecho de cualquier dlar que pase cerca, es probable que sea un pas a punto de incendiarse de un modo que parece cada vez ms conocido para muchos en otros sitios de este planeta y cada vez ms desconocido para el joven Ton Engelhardt que todava existe dentro de m.

Es este Estados Unidos el que caer en las discutiblemente pequeas pero de ninguna manera delicadas manos de Donald Trump el prximo 20 de enero.

* SEAL: la principal fuerza de operaciones especiales de la Marina de Estados Unidos. (N. del T.)

** SWAT, acrnimo de Special Weapons and Tactics; se refiere a las unidades policiales entrenadas en el uso de armas y tcticas de guerra. (N. del T.)

*** En ingls, Department of Homeland Security que, traducido literalmente, sera departamento de la seguridad de la patria. (N. del T.)

Tom Engelhardt es cofundador del American Empire Project, autor de The United States of Fear y de una historia de la Guerra Fra, The End of Victory Culture. Forma parte del cuerpo docente del Nation Institute y es administrador de TomDispatch.com. Su libro ms reciente es Shadow Government: Surveillance, Secret Wars, and a Global Security State in a Single-Superpower World

Fuente: http://www.tomdispatch.com/post/176226/tomgram%3A_engelhardt%2C_it_can_happen_here_%28in_fact%2C_it_did%21%29/#more

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter