Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2017

Felipe VI, un rey comprometido con el terror saud

Luis Gonzalo Segura
Rebelin


En esta ocasin, la ignominiosa visita de nuestros vendedores de muerte, encabezada por Felipe VI, es mucho ms grave que la realizada en 2012 por Juan Carlos I cuando intent por todos los medios vender 275 carros de combate Leopard a los sauditas. Y lo es por varios motivos.

Hace unos das, Felipe VI manifestaba su compromiso contra el terror y lo haca junto a Mara Dolores de Cospedal en lo que, evidentemente, se trataba de un respaldo a su poltica de aumento presupuestario. Aumento, dicho por otra parte, que no repercutir en la mejora de las condiciones de vida de los militares ni evitar la muerte o el abandono de estos, sino que ser dedicado a comprar y comprar y volver a comprar. Siempre, claro est, que no se dedique a costear veraneos o campos de golf para oficiales, que tambin puede ser.

Desgraciadamente, si Felipe VI se presenta como el adalid contra el terror y la forma de defendernos de este es adquiriendo ms submarinos que no flotan, me temo que vamos apaados. Y vamos apaados porque aunque flotaran, ni todos los submarinos del mundo, aadidos a todos los carros de combate y aviones existentes nos defenderan del terror. Mucho menos haran este pas ms seguro para las familias, tal y como afirma Cospedal. El terrorismo no se combate con armamento ni se combate fomentando y reforzando el miedo. Se combate con educacin, sanidad y progreso, se combate no invadiendo pases por intereses econmicos o geopolticos y se combate con la integracin de los inmigrantes. Pero eso no da dinero ni comisiones como la venta de armas (que le pregunten a Corinna). As que, Felipe VI, vestido de militar, nos anunciaba su inquebrantable compromiso contra el terror y lo haca sin saber o sin querer saber que acababa de comprometerse a luchar contra s mismo.

Siendo sinceros, aunque la mayora de los medios de comunicacin hayan guardado silencio con respecto al discurso y hayan amparado el viaje al pas de las decapitaciones bajo el inters nacional (El Mundo esgrima que se trata de un viaje de vital importancia para los intereses de Espaa), el discurso fue poco menos que nauseabundo y la vista a los saudes ser poco menos que un sangriento negocio.

Si analizamos el reinado de Felipe VI podremos comprobar que este demostr sentirse muy cmodo con los sauditas y su brutal campaa de decapitaciones, por motivos tan terrorficos como el adulterio o la homosexualidad, la cual suma ya 350 decapitados en 3 aos. Ello lo pone de manifiesto que Felipe VI visite por segunda vez a semejantes salvajes y lo haga con la connivencia generalizada de la sociedad. Sin embargo, y por desgracia, hay algo mucho peor en esta ocasin que el terror saud contra sus propios ciudadanos: Yemen. Es innegable que los Borbones siempre fueron de mercadear entre cadveres, de hacerse hueco entre cabezas cercenadas para hacer negocios o de apoyarse en cunetas para recuperar coronas, solo hay que revisar la historia, pero la complicidad con la matanza de Yemen es absolutamente intolerable.

Arabia Saud y varios pases ms llevan aos de cruel enfrentamiento con Yemen y los clculos no pueden ser ms siniestros: ms de 10.000 fallecidos (en las cifras oficiales ms optimistas). Es cierto que queda mucho para ser tan terrorficos como la OTAN, la cual cuenta los muertos por millones (ms de 4 millones de muertos solo en Afganistn, Irak y Pakistn y solo desde 1991), pero ms de 10.000 fallecidos no son una tontera. As pues, viajar a Arabia Saud para intentar vender cinco fragatas por valor de 2.000 millones de euros es una enorme perversidad, por muchos precedentes que existan (Arabia Saud es nuestro principal cliente), y mxime cuando ya sabemos que han aparecido armas espaolas en Yemen. Es ms, creo, como muchas organizaciones, que estas ventas constituyen un delito de complicidad con crmenes de guerra.

As pues, Felipe VI tiene un compromiso firme con el terror y los terroristas (difcil catalogar a los sauditas de otra manera), con los crmenes de guerra y con los negocios ensangrentados.

Y yo no puedo ms que avergonzarme, como ciudadano, de un viaje tan sanguinario y emtico como el que pretende realizar (aunque se haya suspendido en dos ocasiones durante 2016), al igual que me avergenzo de mi pas mientras siga participando de regmenes que practican el terror y los crmenes de guerra como Arabia Saud. Por lo visto soy de los pocos, pues el personal parece ms que acostumbrado a la carnicera, lo que supongo que se debe a que las cunetas espaolas siguen repletas de cadveres y nuestros monarcas son herederos de un sanguinario terrorista como Franco.

En cualquier caso, rogara que en el prximo discurso nuestro monarca fuese as de sincero: Yo, Felipe VI, estoy comprometido con el terror saudita, intentar venderles armas para que sigan asesinando a miles de yemenes y, con suerte, parte del armamento vendido terminar en manos del Estado Islmico para que sirva a los intereses occidentales contra Siria o termine siendo utilizadas en atentados contra nosotros. De esta manera, podremos seguir justificando la venta de armas hasta el infinito y ms all. Aadir, por ltimo, que disfrutar de un viaje de lujo sabiendo que los sauditas han decapitado a ms de 350 adlteros, homosexuales y otros peligrosos terroristas en los ltimos aos Dicho o escuchado as, por lo menos nos ahorran el cinismo.

Aunque pueda parecer increble, hay una parte de la diatriba real de la Pascua Militar con la que estoy plenamente de acuerdo con Felipe VI: Ciertamente, Majestad, usted pone en peligro nuestra sociedad, desprecia nuestros valores democrticos, es un enemigo de la humanidad que ataca sin escrpulo alguno en cualquier lugar y son muchas las naciones cuyas sociedades sufren con frecuencia su vileza y ensaamiento.

Si Felipe VI piensa que no merece estas palabras, sus palabras por otra parte, solo tiene que pasarse por Yemen y preguntar, presiento que para ellos el terrorista es l.

Luis Gonzalo Segura, es exteniente del Ejrcito de Tierra, mimbro del colectivo Anemoi

En la actualidad sobrevive gracias a las ventas de Cdigo rojo, CONSGUELA AQU FIRMADA Y DEDICADA!. Cdigo rojo no deja ttere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en da como la libertad de expresin (A golpe de letra por Sergio Sancor).

El lunes 16 de enero estar firmando ejemplares de Cdigo rojo en La Casa del Libro de Zaragoza a las 20:00 horas y el viernes 20 de enero presento en Coslada (Madrid) a las 19:30 horas. Puedes obtener ms informacin y seguirle en Facebook mvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter