Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2017

lex Crivill, listos, burros y mulas

Ricardo Rodrguez
Rebelin


Y as que el clebre motorista lex Crivill dijo que los deportistas de lite que pagan todos sus impuestos en Espaa son unos burros. Ojo, no dijo que todos los espaoles que paguen la totalidad de sus impuestos en Espaa son unos burros (porque de suyo va que los pobres s que deben pagar aqu todos sus impuestos), sino que sus iguales, los deportistas millonarios, son bobos si as lo hacen.

Imagino que si un deportista de lite hubiese hecho tales declaraciones en Suecia o Noruega a la gente se les saldran los ojos de las cuencas. Me lo figuro pero tampoco lo s con seguridad, y no soy de los que siempre piensa que en otro pas las cosas hubiesen sido mejores. Dados los antecedentes de los ltimos meses, no est el panorama como para envidiar a nuestros vecinos.

S me resulta ms fcil prever lo que pasar aqu. Habr mucha gente que se indigne por su comentario, pero los habr tambin, y no pocos, que lo justifiquen. Pronto podremos leer a esos columnistas que se tienen a s mismos por polticamente incorrectos (que es un cajn de sastre en el que ltimamente caben todas las animaladas imaginables) llamndonos hipcritas y demagogos y, cmo no, populistas, a los que seguimos pensando que la justicia es una aspiracin legtima y adems realista. Y volvern a ser moneda corriente los mitos habituales acerca de los impuestos.

Repasmoslos con brevedad una vez ms, dado que el seor Crivill vuelve a sacarlos a paseo.

Ya he explicado en muchas ocasiones que nadie paga en nuestro pas la mitad de lo que gana por IRPF. Que el tipo ms alto, para rentas anuales superiores a 60.000 euros, sea el 45% (o poco ms o menos dependiendo de la comunidad autnoma en que se resida) no significa que se ingrese el 45% de todas las rentas que se perciben, sino sobre la parte de renta que excede de 60.000 euros. Se trata de tipos marginales. Si la base liquidable es de 65.000 euros, el 45% se aplicar solamente sobre los 5.000 euros que exceden de 60.000; sobre el resto de renta se aplicarn los tipos ms bajos correspondientes, y el tipo medio, que es lo que de verdad se paga, ser el resultado de sumar las cuotas de cada tramo, dividirlo por el total de base y multiplicarlo por 100.

No slo eso. Los tipos de renta se aplican sobre la llamada base liquidable, que es el resultado de una depuracin de rentas exentas, deducciones y reducciones, cuya cuanta siempre ser sensiblemente inferior a lo que ganamos. Al resultado de aplicar los tipos marginales a la base liquidable se le restan el mnimo personal y familiar y an una serie de deducciones en cuota. Todava ms: el 45% es el tipo mximo a aplicar a la renta general; a las llamadas rentas del ahorro, que son bsicamente rentas financieras (intereses, dividendos, etc.) y que sern una parte muy grande en las ganancias de millonarios como lex Crivill, se le puede aplicar como mucho el 23%.

En Espaa no tenemos una gran presin fiscal. En realidad se encuentra por debajo de la media de la Unin Europea, y desde 2010 se ha reducido comparativamente ms. A pesar de ello, la sensacin de trabajadores por cuenta ajena, pensionistas y pequeos autnomos de asfixia es muy real, y lo es porque el sistema tributario es profundamente injusto. Lo cual matemticamente significa que los millonarios como lex Crivill pagan en Espaa bastante menos que en los pases que nos rodean. Y significa, en la medida en que la sensacin de pagar mucho o poco se relaciona necesariamente con lo que se recibe a cambio, que disponemos de una lamentable y deficiente red de servicios pblicos, que son los que listos como lex Crivill no quieren sufragar con sus muchos millones.

Aadamos que es una mentira pura y simple la afirmacin de que las grandes fortunas no pueden hacer uso de sociedades para reducir su factura fiscal. Por desgracia, la ley de Impuesto sobre Sociedades de 2014 consagra las sociedades patrimoniales como refugio para carteras como la de lex Crivill. Si la ventaja econmica de recurrir a esas sociedades hoy en da no es tan grande como antes no es porque hoy se pague ms, sino precisamente porque llevamos lustros de reduccin de tipos en los dos principales impuestos directos, Impuesto sobre Sociedades e IRPF. Pero las sociedades patrimoniales, un instrumento financiero que carecer de utilidad para un mortal comn como cualquiera de nosotros, a lex Crivill y a otros como l les permite, legalmente, diferir su pago de impuestos el tiempo que quiera por la va de regular cundo y cmo distribuye dividendos, y le permitir tambin distribuir sus capitales dentro y fuera de Espaa cmoda y muy rentablemente. Seguro que sus asesores fiscales, que no sern precisamente unos burros, lo saben muy bien.

Ya expliqu en otro artculo (Ftbol e impuestos, Rebelin, 12/12/2016) que los deportistas de lite pueden igualmente hacer uso de un rgimen especial y privilegiado de derechos de imagen que les posibilita en la prctica hurtar del control de Hacienda hasta un 15% de los ingresos por tal concepto, lo que entre los nombres ms afamados de nuestro deporte es mucho dinero.

Todo ello sin contar con la posibilidad de acomodar su dinero y ponerlo a dar beneficios en entidades como las Sociedades de Inversin de Capital Variable (las clebres SICAV), las Sociedades Annimas Cotizadas de Inversin en el Mercado Inmobiliario, las Entidades de Tenencia de Valores en el Extranjero, las Sociedades y Fondos de Capital Riesgo y similares, instituciones de inversin todas ellas que posibilitan una tributacin del 1 o del 0%.

Acaba uno hasta la mismsima coronilla de or un da tras otro el llanto nauseabundo de personajes como lex Crivill, porque uno sabe de sobra que fortunas como la suya, no es que no paguen el 50% a Hacienda, sino que dudo que lleguen a pagar ni el 10% de sus ingresos. Y ello usando exclusivamente procedimientos legales de elusin del fisco. Porque lex Crivill dice ms, dice que esos recursos legales no le resultan suficientes, que no le basta con ganar muchos millones y pagar a Hacienda menos que un albail, un fontanero o una limpiadora de hospital, sino que se considera con derecho moral a utilizar entramados societarios opacos e ilegales para pagar todava menos, porque de lo contrario se enfadar y se llevar sus millones fuera. Y nos exige, con la chulera propia de un macarra, que le bajemos ms, an ms, sus impuestos. Claro. Y por qu bamos a creer que se iba a contener de defraudar a Hacienda con nuevas rebajas fiscales cuando las acumuladas estos ltimos aos han estimulado a las grandes fortunas precisamente a incrementar su volumen de fraude?

Y aqu viene la segunda parte, el chantaje a toda la sociedad que hacen los millonarios con nuestra anuencia o con nuestra cmplice pasividad cuando no activa comprensin. Y siempre con el mismo, manido, falso y estpido argumento, el de esos realistas que aseguran que si se grava demasiado a los grandes capitales se fugarn y nos dejarn sin inversiones y sin puestos de trabajo.

Ah, s? Tomemos por ejemplo sociedades patrimoniales que encabezan grupos societarios, sociedades que disponen de filiales en pases extranjeros. En nuestro Impuesto sobre Sociedades, estas entidades dominantes gozan de exencin completa sobre los dividendos que obtienen de sus filiales situadas fuera de Espaa, se dice que para evitar doble imposicin internacional (que la filial pague por beneficios en el extranjero y la matriz vuelva a pagar por los dividendos en Espaa). Pero tambin son deducibles los gastos financieros (por ejemplo, el inters que se paga por los prstamos, lneas de crdito o emprstitos solicitados para sufragar inversiones). Hagamos las cuentas: una sociedad matriz radicada en Espaa invierte en una filial suya de Polonia 1000 euros que financia con un crdito al 5%. Al cabo de un tiempo, obtiene 100 euros de dividendos como resultado de esa inversin. Por esos 100 euros no pagar nada a Hacienda, pero es que adems, los 50 (el 5% de 1000) de gasto financiero se los podr deducir del Impuesto sobre Sociedades. La multiplicacin de los panes y los peces, verdad? Gano 100 por los que no pago ni un duro a Hacienda y Hacienda me regala 50 ms.

Qu se estimula con estas deducciones? Naturalmente, que en Espaa se instalen sociedades patrimoniales o de mera tenencia de valores, que no llevan a cabo ninguna actividad productiva, para deducirse los gastos financieros (acumulando por cierto deuda privada que tarde o temprano ser absorbida por el sector pblico, como bien sabemos), y que se lleven las inversiones que generan empleo fuera de Espaa.

No nos engaemos ms, no se est recurriendo al mal menor para evitar que se fuguen capitales, se est poniendo de rodillas a la democracia ante los grandes capitales, ni ms ni menos. Y a estas alturas de la pelcula me importa una mierda que suene ms o menos demaggico. Ya he pasado la edad de las diplomacias.

No es una cosa que no se sepa; la asociacin profesional de inspectores de Hacienda y el sindicato de tcnicos llevan aos denuncindolo. El agujero era tan escandaloso que hasta un gobierno tan poco proclive a gravar a las empresas como el PP le puso un lmite. Pero, por supuesto, el lmite se ha quedado en una tirita para tapar un brocal gigantesco, en impedir que la deduccin de gastos financieros supere cada ao el 30% del beneficio operativo de la empresa. Sin embargo, se permite que lo no deducido un ao se acumule en aos siguientes, sin lmite temporal. Digamos que se notaba demasiado y han hecho que el saqueo se haga de poquito a poco. Este tipo de beneficios fiscales hicieron que Brasil declarase a Espaa paraso fiscal hace aos; hay muy poca gente que sepa esto.

Nuestro pas tuvo que pasar la humillacin de que la OCDE, tampoco sospechosa de aspiraciones bolcheviques, le dijera en el ao 2000 que deba establecer una disposicin expresa en la ley que prohibiera la deduccin de gastos por sobornos, porque la estructura fiscal del Impuesto sobre Sociedades, que parte del resultado contable e impide exclusivamente las deducciones marcadas por la ley (antes de 1995 era al revs, slo los gastos que marcaba la ley eran deducibles) haca sospechar lo peor.

Y an tenemos cosas ms grotescas, como la opcin de deducirse atenciones a clientes por una cuanta de hasta el 1% del importe neto de la cifra de negocio anual de la empresa, lo que en las empresas del IBEX no son pocas atenciones. Ah es donde pueden muy bien caber las cenas y comidas a concejales, alcaldes, consejeros o ministros a cambio de ser comprensivos en las mesas de contratacin. O sea que no se trata solamente de que paguemos esas comilonas cuando se sacan del presupuesto del Ayuntamiento correspondiente. Las pagamos tambin cuando la cuenta corre a cargo de la empresa concesionaria.

Y bien es por aqu por donde rondan los millones de los amigos de lex Crivill, aquellos que, segn l, no son unos burros. Slo espero que si alguna vez lo pillan con el carrito de los helados no vaya su abogado al juez con el cuento de que es que el pobrecito es tonto.

Claro que es evitable. La existencia de parasos fiscales es una opcin poltica de los Estados; es falso que sea el resultado natural de la evolucin econmica. Ni siquiera sera necesario alcanzar la utopa de su supresin completa. Bastara con que un bloque econmico como la Unin Europea tomara un puado de decisiones razonables para que ni lex Crivill ni ninguno de sus ms listos camaradas tuviesen dnde esconder su fortuna. Pero es bastante difcil que las autoridades tomen tales decisiones cuando Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisin Europea, bloque siendo ministro de finanzas en Luxemburgo cualquier accin que impidiera la planificacin fiscal agresiva.

No obstante, el cambio de actitud nuestro ya sera algo, y no de importancia menor.

La prxima vez que en una reunin familiar o de amigos se empee uno de esos enterados habituales en justificar chuleras como la de lex Crivill, digmosle abiertamente que es mentira, y que si se puede seguir saqueando la riqueza comn de este pas es en gran medida gracias a que no hay una reaccin ciudadana tan airada, indignada y ruidosa que obligue al seor Crivill a esconderse avergonzado debajo de las piedras los prximos quince o veinte aos.

PD.- S de sobra que lex Crivill se ha disculpado por sus palabras. Tras leer su disculpa, mantengo hasta la ltima coma de lo dicho arriba. Las rectificaciones por razones de relaciones pblicas no cambian el fondo de lo que se habla.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter