Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2017

En 2016 agentes especiales norteamericanos operaban en 138 naciones
La voz de esa mujer merece ser oda

Gilberto Lopes
Rebelin


No tena antecedentes sobre la escena. La historia puede leerse en el artculo publicado en el diario ingls The Guardian el pasado 9 de enero. All, Medea Benjamin relata un incidente del que fue protagonista.

Habra ocurrido en mayo del 2013, cuando el presidente Barack Obama hablaba sobre su poltica exterior en la National Defense University.

Benjamin, cofundadora del grupo pacifista Codepink y autora de diversos libros, entre ellos uno sobre la guerra de los drones, interrumpi el discurso de Obama. Le pidi que se disculpara por esas muertes. Y mientras la sacaban a rastras de la sala, oy al presidente decir: La voz de esa mujer merece ser oda.

El incidente resume bien la contradictoria evaluacin de la administracin Obama que se puede leer en los medios al concluir su segundo mandato.

En 2016, dice Benjamin, los agentes especiales norteamericanos operaban en 138 naciones, 70% de las naciones del mundo. El balance es revelador de la herencia de Obama y quizs explique otro aspecto, aun ms aterrador, del actual estado de cosas en el mundo.

Escenarios tensos

El presidente deja dos escenarios particularmente tensos. Son dos operativos en pleno desarrollo, aunque en etapas distintas.

El primero es la llegada a Polonia, la semana pasada, de una brigada estadounidense formada por 35 mil soldados, 87 tanques y 400 carros todoterreno. Se instalarn, en forma rotatoria, en la base de Zagan, a cien km de la frontera alemana y a 500 al oeste de Varsovia. En abril, nuevos contingentes se irn al llamado "agujero de Suwalki, a solo 60 kilmetros del territorio ruso de Kaliningrado y de la frontera de Bielorrusia, aliado de Mosc. Tambin se instalarn batallones multinacionales de la OTAN, con la participacin de alemanes, ingleses, daneses, franceses y canadienses, en Lituania, Letonia, Estonia, Hungra, Rumania y Bulgaria.

La otra herencia de Obama para su sucesor, Donald Trump, es el despliegue del sistema de defensa antimisiles en Corea del Sur , conocido por su sigla en ingls THAAD (Terminal High Altitude Area Defense System). Al contrario del anterior, sobre cuyo destino se especula ms, dado el anunciado inters de Trump de reducir las tensiones con Rusia, este sistema podra contar con el apoyo de su gobierno, pues el argumento esgrimido para el despliegue que ha sido recibido con entusiasmo tambin por Japn es contrarrestar cualquier amenaza de Corea de Norte.

Pero ni Rusia ni China se muestran conformes con esta explicacin. Por el contrario, estiman que se trata de una provocacin que va a promover una escalada de las tensiones en el rea y desatar una carrera armamentista.

Este sistema de radares puede detectar y lanzar misiles para interceptar cohetes enemigos. Su rango de operacin es de 620 millas, o unos mil km.

El despliegue de los THADD, previsto para este ao, arruinar el balance estratgico en la regin as como la seguridad estratgica de los pases de la regin, incluyendo China, dijo, la semana pasada, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang. China y Rusia han reiterado su opinin de que el objetivo de los THADD no son los posibles cohetes norcoreanos, sino los sistemas de esos pases y han asegurado que tomarn medidas para contrarrestar su efecto.

No falta quienes estiman, en todo caso, que los THADD podran ser una moneda de intercambio para obligar a China a asumir una mayor participacin en los esfuerzos por detener los programas militares de Corea del Norte, que ha anunciado para cualquier momento el lanzamiento de prueba de misiles de largo alcance. Algo que Trump dijo que no aceptara.

Entusiasmo demencial

Si las tensiones creadas en ambos escenarios representan el peligro de una confrontacin armada de dimensiones inimaginables, es sorprendente el clima de euforia creado en torno a ambos despliegues militares.

En una nota de la agencia de noticias alemana Deutsche Welle del viernes pasado se deca, con entusiasmo, que Durante 20 aos solo se debata sobre el tema, y ahora s que suceder: los soldados estadounidenses se estacionarn en Polonia permanentemente. Llegan para quedarse, asegura la DW.

Este fin de semana agrega la nota- se celebra un da de fiesta que no consta en el calendario polaco. En la Plaza Pilsudski en Varsovia, en la Plaza del Mercado de Cracovia y en otras ciudades polacas, se festejar por todo lo alto la llegada de las tropas estadounidenses. Es un da histrico: fue hace ms de 200 aos cuando la mayora de la poblacin polaca dio por ltima vez la bienvenida a tropas extranjeras, a los soldados de Napolen.

La britnica BBC public, por su parte: La presencia de los estadounidenses, dicen los polacos, enviar un mensaje a Mosc. Y, citando al general de brigada del ejrcito polaco, Jaroslaw Mika, agregaba: "(Esto) indica que estamos listos para cualquier cosa".

La nota de la BBC cita tambin a un coronel norteamericano, a cargo de las tropas en Polonia. Consultado sobre una eventual decisin del gobierno de Trump de no continuar con ese despliegue militar en Europa del este apuntando hacia Mosc, el coronel Christopher Norrie afirm: "No esperamos eso. Estamos enfocados en esta misin aqu y en este momento. "Los soldados estn muy orgullosos de estar aqu, la formacin es extraordinaria, muy fuerte. Est avanzando muy bien y vamos a seguir comprometidos con esto, porque es importante".

Recordando el clima de los aos 30, en vsperas de la II Guerra Mundial, cuando los gobiernos de Inglaterra y Francia negociaban con Hitler, el canciller polaco, Witold Waszczykowski, se permiti decir que si Trump decide llegar a algn acuerdo con Putin, esperaba que dicha reconciliacin no ocurriera a expensas de Polonia".

El entusiasmo por este frenes de despliegue militar podra ser mucho ms peligroso que el despliegue mismo y no deja de sorprender que militares y altos dirigentes polticos europeos y norteamericanos que saben muy bien cuales seran los efectos de un conflicto militar de esta envergadura estn preparando el escenario de una nueva confrontacin.

Es imposible mirarlo sin pensar si el resto del mundo, en particular Amrica Latina, debe ser solo espectador de este entusiasmo demencial que, si tiene xito, nos devolver a todos a la Edad de la Piedra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter