Portada :: Opinin :: Memoria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2017

La resistencia partisana, historia para no olvidar

Jaime Quintana Guerrero
Rebelin


Para que las nuevas generaciones de italianos reflexionen la historia de los guerrilleros que lucharon contra los fascistas en Italia durante y despus de la Segunda Guerra Mundial, un grupo de sobrevivientes y jvenes busca, graba y difunde retazos de la memoria de los partisanos.

La Asociacin Nacional de Partisanos de Italia (ANPI) es una organizacin que nace el 6 de junio de 1944 con ciudadanos italianos que resistieron a la guerracampesinos y obreros, hombres y mujeres-, relata la antroploga y miembro de la asociacin Chiara Calzolaio en entrevista. Los integrantes, explica, son sobrevivientes que cuentan su historia, que combatieron a la ocupacin nazi de los alemanes y fascista de los italianos durante la Segunda Guerra Mundial.

Escuchar, grabar video y audio para que se registren en la memoria las acciones de una generacin de luchadores que murieron por la liberacin de su pas es la principal tarea de la asociacin.

Los trabajos de la asociacin no tienen que ver solamente con el pasado. En la actualidad, crecen grupos de nazis en las calles de Italia. Vivimos un momento de crisis nunca antes visto, en el que se incuban estas tendencias fascistas y racistas. Una sociedad ignorante por el recorte a la educacin y dominada por la televisin genera una pista de aterrizaje para estas ideologas, expone Chiara.

Benito Mussolini, jefe de los fascistas, se desplaz al centro-norte de Italia por la presin de los pases Aliados y construy un rgimen autoritario, la Repblica Social Italiana (tambin conocida como Repblica de Sal o Repblica Social Fascista de Sal). Calzolaio relata que ciudadanos italianos, entre ellos militares, organizaron la resistencia durante los dos aos en los que estuvieron los alemanes en esa zona. Eran una especie de guerrilla que se organizaba en las montaas y de manera clandestina, con el objetivo de liberar los lugares de la presencia de los grupos fascistas.

La poblacin y la orografa del centro y norte de Italia, llena de montaas, fue el refugio de los guerrilleros, quienes tuvieron distintos orgenes. Algunos eran antifascistas durante la dictadura, la guerra y la ocupacin; otros eran exiliados y otros ms, vinculados a la iglesia, seala la antroploga. Tambin se integraron partidos polticos y grupos republicanos que combatieron anteriormente a la monarqua.

Los partisanos, ampla Calzolaio, combinaron la lucha armada frontal y la colocacin de bombas para detener el avance de los nazis con la concientizacin en los pueblos.

La Asociacin Nacional de Partisanos de Italia (ANPI) se constituy con sobrevivientes antifascistas que buscan recuperar la memoria de las acciones que realizaron en nombre de la libertad. Cada ciudad, recuera la integrante de la asociacin, tiene un da en el que festeja su liberacin. En mi ciudad, que es Macerata, se celebra el 30 de junio; el 25 de abril, da de la liberacin nacional, las asociaciones de partisanos exponen su memoria, relata.

Durante los ltimos aos, la asociacin intenta juntar historias vivas, buscar contactos de abuelos e ir a las escuelas para compartir quines son, qu hicieron y por qu, seala. Todo mundo tiene algo que contar, y ms en las montaas. La idea es no olvidarse de la guerra, del fascismo, de la resistencia, apunta Calzolaio.

Con los jvenes actuales se trabaja el tema de la violencia. Se les dice claramente que los partisanos se tuvieron que defender, que se us la violencia y las armas, que la resistencia tuvo que hacer esto contra unos actores mucho ms violentos que nos estaban matando, describe la antroploga. No es una actitud dogmtica contra la violencia, pues tuvimos que vivir eso para no regresar a regmenes autoritarios, seala la entrevistada.

Antes de 2006, la inscripcin a la asociacin era exclusiva para los partisanos, pero posteriormente se abri la organizacin a ms ciudadanos para conservar la memoria y hacer difusin.

La asociacin imparte charlas en las escuelas pero no solamente para recordar cmo fue la resistencia, sino para que los ms pequeos entiendan de dnde vienen los derechos que ahora gozan, producto de la lucha. En la constitucin hay un artculo que reniega la guerra, y es un aspecto que hay que difundir. El gobierno italiano ha participado en la guerra contra la ex Yugoslavia y contra Irak con el pretexto de acciones por la democracia, afirma la antroploga.

La asociacin descubri que tres jvenes de origen africano lucharon con uno de los grupos que actu en el centro del pas. Llegaron a Italia para ser exhibidos como razas inferiores y diferentes. Escaparon cuando lleg la resistencia y se integraron a las clulas partisanas. Han recopilado otros testimonios por ejemplo, de yugoslavos- que demuestran el claro antirracismo dentro de la guerrilla. La idea de la Asociacin es estar en las plazas y contar la historia de los pueblos para que las cosas no se repitan, concluye Chiara Calzolaio.

Relato de un Partisano

Primo Boarelli fue partisano. Escribi el siguiente testimonio un par de meses antes de su muerte, ocurrida el 21 de junio de 2012.

A lo largo de los 20 aos que dur el fascismo, no tuve forma de conocer su origen ni sobre las destrucciones de las sedes de los partidos antifascistas, de las organizaciones sindicales, la persecucin a los antifascistas o las responsabilidades de la monarqua. No tuve la oportunidad de conocer a personas que se opusieron al fascismo de forma clandestina.

Nac el primero de julio de 1923 en Braccano, un pueblo en el municipio de Matelica. Los habitantes eran propietarios de pequeas parcelas de tierra, otros ms se dedicaban a actividades como leadores, mineros y obreros. Sus condiciones de vida eran miserables. Viv en este ambiente hasta los 26 aos, elaborando artesanas. Las palabras que estaban talladas en las paredes de las casas me dejaron un tanto perplejo en aquel entonces: Mussolini siempre tiene la razn. No poda entender cmo una persona siempre tiene la razn. Creer, obedecer, combatir. Creer y obedecer a quin y luchar contra quin? Pero me preocup profundamente cuando me vi obligado a salir de la escuela despus del cuarto grado. Me encantaba estudiar, tena un gran deseo de aprender, pero me vi obligado a abandonar la escuela para ayudar a mantener a mi familia. En ese momento haba muchas familias obligadas a privar a sus hijos de la oportunidad de continuar sus estudios. No haba leyes para el derecho a la educacin. El derecho a la educacin se hizo realidad despus gracias a la lucha y a los parlamentarios provenientes de la lucha antifascista.

La resistencia fue precedida por la lucha clandestina contra el fascismo, en la que unos miles de italianos trataron de oponerse a la dictadura. Esto se demuestra por los numerosos aos de prisin o la sentencia de muerte en las condenas de los jueces fascistas contra los opositores del rgimen. Estos fueron los precursores de la resistencia antifascista y los puntos de referencia para muchos jvenes que despus del 8 de septiembre de 1943, decidieron unirse a la resistencia.

El fascismo fue una dura realidad inspirada en dos principios bsicos: El primero es el Estado totalitario y la dictadura; el otro, el nacionalismo extremo, el racismo y la guerra como un valor. Sobre esta base, el fascismo estableci una fuerte alianza con la Alemania nazi y fue uno de los orgenes de la Segunda Guerra Mundial, que cost tanto dolor a la humanidad.

En nuestra provincia, la resistencia se inici inmediatamente despus del 8 de septiembre de 1943. Ese da se anunci al pas la firma del armisticio, y no existi un plan preparado para hacer frente a la retirada de los nazis. La mayora de los comandantes militares escucharon el anuncio en la radio. De hecho, los departamentos militares en Italia, e incluso ms en el extranjero, fueron abandonados a su suerte. En nuestra provincia estaba el cuartel del 50 Regimiento de Infantera, ubicado en Macerata, San Severino Marche y Matelica. Los soldados huyeron y contaron con la solidaridad de las personas que les dieron ropas de civil y les ayudaron a escapar. Muchos regresaron a sus lugares de origen y otros se unieron a los grupos partisanos que se formaron. Ese da yo estaba en el ejrcito en Roma. Despus de la desbandada obtuve ropa de una familia y, una parte a pie y otra por medio de la suerte, volv a casa.

Don Enrico Pocognoni, pastor de Braccano, apenas se enter de mi regreso se me acerc y me inform de la necesidad de organizarse para luchar contra los invasores alemanes. Tareas inmediatas: en primer lugar, liberar eslavos, ingleses y somals, internados en campos de concentracin; y la segunda, adquirir armas, municiones, alimentos y alojamiento.

Don Enrico pona particular atencin a las relaciones con los habitantes. Necesitaba crear buenas relaciones con la gente, ya que sin la solidaridad y la cooperacin de la poblacin la lucha era ms difcil, si no imposible. Me di la tarea de hacer contacto con los jvenes del pas para convencerlos de a unirse a la lucha partisana y forjar relaciones con todas las familias de la zona. Desde ese da comenc mi experiencia partisana que dur hasta el 1 de julio de 1944, da de la liberacin de Matelica.

Las primeras armas fueron tomadas de los cuarteles del 50 Regimiento de Infantera, del campo de concentracin de Sforzacosta, o de los cuarteles de la polica. Para abastecer los suministros abrimos muchas tiendas donde se almacenaban granos obligatoriamente trados por los agricultores. En estos almacenes se guardaban cientos de fanegas de trigo; una parte se puso a disposicin de los diferentes grupos partisanos, el resto fue distribuido de forma gratuita a la poblacin del lugar y a personas desplazadas procedentes de Roma y de otras localidades. Esta iniciativa suscit una gran simpata por parte de la poblacin hacia los partisanos. En ese momento, el pan y otros artculos de primera necesidad eran racionados y muchos murieron de hambre. Ese trigo, de acuerdo con los planes alemanes, estaba destinado para las tropas germanas estacionadas en nuestro pas y para llevarse a Alemania.

Todas estas operaciones slo fueron posibles con la cooperacin de los distintos grupos de partisanos que operaron en todo el territorio de la provincia. Nuestro grupo de Braccano, poco despus de su creacin, se uni al grupo que operaba en Roti, que se haba unido al Primer Batalln de Mario, activo en la ciudad vecina de San Severino Marche. El comandante del batalln era Mario Depangher, con una larga historia a sus espaldas de lucha, de prisiones fascistas y de confinamiento. Era un hombre con una larga experiencia que transmita entusiasmo y atencin a sus hombres, demostrando estar a la mano con nosotros. Junto a Mario, un ejemplo para todos era su esposa Lina, que sigui a su marido en su destino como perseguido poltico y adems era cocinera, enfermera y madre amorosa. Despus, el Primer Batalln de Mario se enmarc en la quinta Brigada Garibaldi, con sede en Ancona y comandada por el Ingeniero Gino Tommasi.

Algunos de los muchos enfrentamientos entre alemanes y fascistas, que merecen una mencin especial, son: la masacre de Montalto, perpetrada por los fascistas de Sal el 22 de marzo de 1944, donde muchos jvenes fueron asesinados y arrojados a un precipicio.

En la noche del 23 de marzo, los nazis se dividieron en cuatro batallones mixtos germano-italianos, ms de 2 mil unidades armadas con morteros, ametralladoras, armas individuales, y equipados con radios porttiles. Comenzaron en el rea triangular de Matelica, Apiro y San Severino las fases de acercamiento antes del ataque. Desde Matelica un batalln se dirigi a Acquosi y Gagliole; un segundo batalln lleg a Braccano y Vinano. Desde Apiro, otro batalln se movi hacia delante. Por ltimo, desde San Severino, el cuarto batalln, compuesto casi exclusivamente por elementos fascistas, alcanzaron y ocuparon SantElena, base de apoyo de las operaciones generales. El objetivo de los fascistas era cercar a la mayora de las fuerzas partisanas estacionadas en la zona de Valdiola, que eran aproximadamente 300.

La mayora de los partisanos estaban en varios pueblos de la montaa. A pesar de la inferioridad de las fuerzas disponibles, lucharon heroicamente contra un enemigo capaz de descender al valle y ocupar las cuatro casas de Valdiola, tres de las cuales fueron incendiadas.

Los alemanes y los fascistas que ocuparon Valdiola pensaron que haban derrotado definitivamente a los partisanos, que mientras tanto se reorganizaron en grupos pequeos. La batalla continu durante toda esa tarde y cuando corra la decimonovena hora de batalla, el enemigo abandon la accin y comenz la retirada para no sufrir un posible desastre. Los fascistas sufrieron grandes prdidas, 32 personas murieron y ms de 100 resultaron heridos. Cinco partisanos cayeron en combate, entre ellos un francs y un eslavo. Otras cinco personas fueron brutalmente asesinadas en el puente de Chigiano.

En la maana del 24 de marzo en Braccano, el prroco Enrico Pocognoni fue insultado, golpeado y luego le dispararon en la espalda junto a cinco partisanos, entre ellos dos somales. Esa maana, yo y otros compaeros, organizados en dos grupos yo comandaba a uno-, estbamos lejos de los lugares de combate porque desde el da anterior tomamos el camino para recuperar las armas que lanzadas por las fuerzas aliadas en Porcarella, en Fabriano. Ah llegamos en la noche del 23 y fuimos recibidos por el grupo que operaba en esa zona. En la maana del 24, nos repartimos para seguir el camino hacan Frontale y nos encontramos con el mariscal Douglas, comandante del grupo de Chigiano que subi con un camin a Frontale para recoger la harina para el apoyo de los partisanos de la zona. Nos fuimos con el camin y en el puente de Chigiano nos dimos cuenta de que nos rodearon los fascistas. Dejamos la camioneta con la harina y nos fuimos por las montaas. Parte de esa harina, un poco ms tarde, fue utiliza para humillar a algunos de nuestros compaeros a quienes se le hizo tragar mucha para sofocarlos, antes de ser torturados y arrojados vivos desde el puente.

Una vez en Canfaito, un pastor nos inform que en Braccano haba sido asesinado junto con otros partisanos. Le entregu el fusil y la lista de participantes a otro comandante de la expedicin y me fui a Braccano, a una distancia de 50 metros de la casa donde yo viva con mis padres. Vi en el suelo el cuerpo de Don Enrico y otros tres compaeros. Los dos somales fueron asesinados en una colina, no muy lejos. La poblacin estaba aterrorizada. Me qued con mis padres la noche y al da siguiente retom la montaa para llegar con mis compaeros de equipo.

Despus de estos terribles acontecimientos, los grupos nos reconstituimos a pesar del miedo y las dificultades.

El pasaje del frente dej ms vctimas, sobre todo en Camerino: el 22 y 24 de junio vinieron brutales matanzas que se realizaron a corta distancia de nuestro territorio, es decir, en el Morro. El 22 de junio murieron 13 personas y luego el 24, en Pozzuolo, se contaron otras 13 vctimas. En Capolapiaggia, adems, 40 personas perdieron la vida: la mayora eran pacficos agricultores de la zona, estudiantes y jvenes, incluyendo 14 nios, uno de 15 y dos de 17 aos de edad. Es una masacre que clama venganza por la crueldad y la inhumanidad que le caracteriz.

La liberacin se produjo el 1 de julio de 1944, y lo celebramos con mi vigsimo primer cumpleaos.

Como muestra de agradecimiento por la contribucin de los partisanos a la liberacin de nuestro pas, el general Alexander, comandante en jefe de las fuerzas armadas de Italia, envi a los miles de seguidores la siguiente declaracin: En el nombre del gobierno y de los pueblos de las Naciones Unidas, gracias por haber combatido al enemigo en el campo de batalla, militando en las filas de los patriotas, entre los hombres que dieron armas para el triunfo de la libertad desarrollando operaciones ofensivas, mediante la realizacin de actos de sabotaje y suministrando informacin militar. Con su valenta y su dedicacin, los patriotas italianos aportaron una valiosa contribucin a la liberacin de Italia. En la Italia que renace, los titulares de este certificado sern aclamado como patriotas que lucharon por el honor y la libertad.

Muchos de nuestros partisanos, despus de la guerra y gracias a la experiencia vivida en contacto con los antifascistas, optaron por participar en las instituciones democrticas que nacieron con la liberacin. Militaron en los partidos y en las organizaciones sindicales, participaron activamente en las elecciones y muchos de ellos fueron electos. Yo fui elegido concejal en Matelica y consejero provincial de las primeras elecciones libres celebradas en nuestro pas. Sobre los valores y las personas de la resistencia antifascista fue fundada la Repblica. Del antifascismo y la resistencia naci nuestra Constitucin.

La libertad, la paz, los derechos civiles y polticos, el empleo, la salud, la educacin, son los valores que nuestra Constitucin garantiza, encomendndose a una perspectiva poltica general de progreso social y econmico, de emancipacin y la igualdad entre todos los ciudadanos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter