Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2017

Lo que un soldado israel no contar nunca a su madre

Gideon Levy
Haaretz

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


No hay prcticamente ningn servicio de combate en el ejrcito israel que no implique a soldados que llevan a cabo misiones despreciables como la que se describe a continuacin.

Las fuerzas de seguridad israeles tienen un nio en custodia durante una protesta en Kafr Qaddum, diciembre de 2016. Nedal Eshtayah / Agencia Anadolu

Se reunieron en la estrecha calle, en una noche fra y oscura. Estaban tensos. El aullido de un chacal distante rompi el silencio. Para algunos era su primera misin operativa.Siempre la haban soado y haban estado en el entrenamiento por un largo tiempo. La adrenalina estaba fluyendo, de manera que les gust. Esto es para lo que se alistaron.

Antes de partir enviaron un mensaje a sus padres para decirles que no se preocupasen. Cuando irrumpiera el amanecer y regresasen a salvo a su base les mandaran otro texto. Sus madres no les preguntarn lo que hicieron y ellos no lo van a contar. As es siempre. Sus padres estn orgullosos de ellos: son los soldados de combate.

A medida que se formaban antes de salir sus comandantes comprobaron sus equipos y municiones y les dieron sus rdenes finales. El oficial de inteligencia les dijo de los dos hombres buscados, que deban encontrar a cualquier precio. Entonces la fuerza sali a la noche. Treinta soldados. Se fueron a la colina a pie.

Llegaron a su destino en algn momento despus de la medianoche. El pueblo estaba sumido en el sueo, las luces de seguridad de color naranja del asentamiento guiaban en la distancia. Y se dio la orden: Ataque!

Saltaron a la puerta trasera de la casa y la sacudieron hasta que casi la arrancaron de sus goznes. Una tenue luz emanaba de la segunda planta y un hombre baj en pijama, an medio dormido, para abrir la puerta de metal. Ninguno de ellos se pregunt qu estaba haciendo all. Quizs pasar cuando crezcan un poco ms.

Los cuatro primeros entraron con sus ametralladoras en la mano, listas. Mscaras negras cubran los rostros. Slo sus ojos asomaban. Empujaron a los aterrorizados palestinos hacia atrs. l trat de explicarles que los nios estaban durmiendo y no quera que se despertasen con la visin de un soldado enmascarado encima de su cama.

Los soldados queran a Tariq. Y tambin a Maliq. Ordenaron a los palestinos conducirlos a ellos. Los dos hombres buscados dorman en una habitacin que estaba toda de azul, incluidas las sbanas. Los soldados les despertaron a gritos. Los hombres buscados despertaron en estado de pnico.

Los soldados les ordenaron que se levantaran. Entonces agarraron sus brazos, los empujaron hacia dos habitaciones separadas y los encerraron all. Otros soldados irrumpieron en la casa, cuyos habitantes haban despertado en el nterin. Mahmoud, de seis aos, comenz a llorar: "Pap, pap!"

Los soldados advirtieron a los dos hombres buscados de que no se atrevieran a participar en ninguna otra manifestacin. "La prxima vez te vamos a disparar o arrestarte", dijeron a Maliq. l permaneci encerrado durante unos 40 minutos, hasta que la fuerza se fue. En su camino hacia la salida los soldados lanzaron granadas de aturdimiento en los patios de las casas por las que pasaban, la guinda del pastel.

Todo esto ocurri hace unos 10 das en Kafr Qaddum. Todo ello sucede todas las noches en toda Cisjordania.

Los dos hombres buscados tenan entre 11 y 13 aos. La voz de Tariq an no ha cambiado y Maliq tiene una sonrisa tmida. Desde esa noche van a dormir solo en la cama de sus padres. Mahmoud ha empezado a mojar la cama. La pesada fuerza de soldados entr en la oscuridad de la noche slo para intimidarles y, tal vez, tambin para mantener su superioridad.

El portavoz de la unidad del ejrcito de Israel no se avergonzaba al decir: eso es lo que hacen soldados del ejrcito israel. "Los soldados hablaron con los jvenes que haban participado en las manifestaciones regulares en Qaddum". Mantienen conversaciones nocturnas intimidatorias con nios. Es para lo que se alistaron. Eso es de lo que estn orgullosos.

Kafr Qaddum, vale la pena sealarlo, es un lugar que merece respeto. Ha estado luchando durante unos cinco aos, con valor y determinacin, por la reapertura de su camino de acceso que fue bloqueada debido al asentamiento de Kedumim. El asentamiento haba crecido hasta el borde de la carretera, lo que llev a su cierre.

El viernes pasado Amos Harel inform a Haaretz de un fuerte descenso en el nmero de hombres jvenes de familias acomodadasdispuestos a prestar servicio en unidades de combate. La Polica de Frontera es ahora la unidad ms codiciada y sus puertas estn atestadas por los sectores ms dbiles de la sociedad, a los que Israel incita cnicamente contra los palestinos, por lo que todos ellos quieren ser sargentos como Elor Azaria.

Tal vez sea bueno que los ricos estn abandonando el servicio en los territorios. O tal vez es malo, porque estn dejando paso a los dems. Hoy en da prcticamente no hay servicio de combate en el ejrcito israel, que no implique la realizacin de misiones despreciables como la operacin en Kafr Qaddum.

Este viernes, o el siguiente, Tariq y Maliq reanudarn las manifestaciones en el camino y tal vez tambin van a lanzar piedras. No olvidarn los terrores de esa noche tan rpidamente; esos terrores darn forma a sus conciencias.

Y los soldados? Ellos siguen siendo hroes, a sus propios ojos y a los de su pueblo.

 

Fuente:http://www.haaretz.com/opinion/.premium-1.765005

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter