Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2017

Elogio de "Rogue One", lo mejor de "Star Wars"

Ramn I. Centeno
Rebelin


Desde una mirada poltica, esta es la mejor superproduccin reciente de Hollywood. Al menos eso pienso y aqu explicar por qu. Pero antes, una aclaracin: quien escribe estas lneas nada sabe de crtica cinematogrfica. Estas lneas son, simplemente, la articulacin por escrito de la que fue mi (emocionada) reaccin instantnea al salir de la sala de cine donde vi Rogue 1.

A diferencia de las otras pelculas de la Guerra de las Galaxias, los protagonistas de Rogue 1 no tienen ttulos nobiliarios como el conde Dooku o las princesas Leia o Amidala ni ningn acceso privilegiado a la fuerza o sea, los Jedi y, entre ellos, por supuesto, la dinasta Skywalker. Por si fuera poco, la principal figura de Rogue 1, Cassian Andor (Diego Luna) es tan slo un capitn grado que en cualquier jerarqua militar est ms cerca de un soldado raso que de un general. El capitn Andor, adems, es a todas luces un inmigrante, tal vez proveniente de una galaxia (famosa por sus tacos, burritos y su mano de obra barata) cuyos habitantes han sido estigmatizados como violadores en la principal de las galaxias libres del universo.

Los hroes de Rogue 1 son, antes que nada, personas comunes armadas de slidas convicciones y un profundo sentido de la justicia. Sin la ventaja de pertenecer a la aristocracia o de poseer sper poderes, deciden lanzarse en una misin contra el Imperio donde saben que su destino ms probable es la muerte. Lenin no podra estar ms de acuerdo con la explicacin que Diego Luna da a sus compaeros: iremos de oportunidad en oportunidad hasta que se nos agoten las oportunidades. En ningn lugar est escrito su fracaso, de modo que la victoria es posible siempre y cuando vayamos a buscarla.

Ante esta grandeza pica, los superhroes de la familia Skywalker quedan como unos cobardes y unos imbciles. A pesar de contar con los sper poderes que, por nacimiento, les dio La Fuerza, cada Skywalker atraviesa primero una dura batalla interna antes de unirse a la lucha. Peor an, una vez que deciden unirse a la rebelin, cada Skywalker segua sin superar sus dudas y, en ms de una ocasin, sucumban al lado oscuro. En contraste, los mrtires de Rogue 1 carecen del margen de un Jedi o un aristcrata galctico para decidir cmo vivir pero deciden cmo morir. Expuestos de modo brutal a la fragilidad de sus vidas y sin contar con el privilegio de ahogarse en dudas, deciden que si la muerte es el precio que deben pagar por su libertad, no se irn a la noche eterna sin causarle el mayor dao posible al Imperio.

Es pertinente el paralelismo con la batalla que el pueblo sovitico libr en Stalingrado contra los nazis. La victoria de Hitler pareca inminente. Pero no contaban con que esa ciudad estuviera dispuesta a derramar todos los litros de sangre disponibles si con ello se asomaba, aunque fuera frgil, la posibilidad de la victoria. Si la barbarie nazi no sobrevivi a 1945, fue gracias a estos hroes, hroes como los de Rogue 1. Stalingrado fue un punto de quiebre que desemboc en la eventual toma de Berln por parte del Ejrcito Rojo.

As como la victoria sovitica fue a pesar de Stalin y no gracias a l, la pelcula Rogue 1 permite ver quines son los verdaderos hroes de la rebelin contra el Imperio. (Qu tal si la nobleza ilustrada y los superhroes tambin son mitos de la propaganda intergalctica como lo fue Stalin?)

En comparacin con otras sper producciones de Hollywood, Rogue 1 tambin las supera. Las nociones de emancipacin filtradas por la cultura popular han recorrido un largo camino desde Matrix. Producida en plena atmsfera marcada por el supuesto fin de las ideologas, Matrix relata la revuelta de los humanos esclavizados por las mquinas en un futuro apocalptico. Neo, el protagonista, un superhroe parecido a Luke Skywalker, es el elegido, la esperanza de la emancipacin humana. El Elegido, sin embargo, termina abandonando la batalla contra las mquinas para buscar un pacto con ellas. La guerra queda en pausa, la esclavitud no desaparece.

La siguiente pelcula notable fue Avatar. En ella, los indgenas de un lejano planeta estn en resistencia contra el capitalismo extractivista de Estados Unidos. Los indgenas logran una victoria aplastante, pero con una leccin terrible: la victoria indgena slo es posible hasta que un Hombre Blanco se une a los oprimidos y los gua por el camino de la victoria. Los indgenas, por lo tanto, sin incapaces de emanciparse por sus propios medios.

Ms recientemente tenemos Los Juegos del Hambre. Los hijos de un distrito proletario se rebelan contra la capital, y con ello terminan unindose y fortaleciendo a un movimiento clandestino que gracias a ellos pronto se convierte en una amplia insurreccin. La revolucin triunfa, sufre el peligro de una degeneracin estalinista, pero por fortuna esta es corregida pronto, con lo cual se asegura un futuro democrtico. La herona, Katniss Everdeen, demuestra una profunda humildad poltica, pues su ego no la obliga a encabezar tambin la reconstruccin posterior a la revolucin. Si se lo hubieran pedido, seguro Katniss habra sido jefa del nuevo estado, pero ella no obstaculiza a la otra lideresa que ha sido electa para gobernar.

Los Juegos del Hambre, sin embargo, suponen que la poltica es una teatralizacin frente a las cmaras de televisin los que han visto esta pelcula, entendern a qu me refiero. Por su parte, los tripulantes de la nave Rogue 1 no son ingenuos, pero sobre todo, no tienen tiempo ni espacio para las redes sociales. Requieren de la mxima discrecin y disciplina para su (improbable) triunfo, saben que en el mejor de los casos sern hroes annimos. De hecho, a ms de cuatro dcadas de que sabemos de la Guerra de las Galaxias, es hasta ahora que supimos de la misin de la nave Rogue 1.

Por otro lado, mientras los Juegos del Hambre estn protagonizados por la vanguardia de la revolucin, la misin del Rogue 1 es una iniciativa de la base. La poltica y el cine se han enfocado tanto en los lderes que se pierde de vista quines los producen en primer lugar. Qu tipo de personas normales deben existir para que las revueltas se produzcan y persistan? En este punto, me resuenan las palabras de Len Trotsky ante la tumba de un bolchevique olvidado que bien podra haber tripulado la Rogue 1:

Se necesitaron circunstancias verdaderamente extraordinarias, como el zarismo, la clandestinidad, la crcel y la deportacin, muchos aos de lucha contra los mencheviques y, sobre todo, la experiencia de tres revoluciones para forjar combatientes de la talla de Kote Tsintsadze Kote no era un terico. Pero su pensamiento claro, su pasin revolucionaria y su colosal experiencia poltica la experiencia viva de tres revoluciones fueron un arma mucho ms poderosa, seria y resistente que la doctrina asimilada formalmente por aquellos que carecen de su fortaleza y perseverancia.

Los lderes de la rebelin en Star Wars tienen mucha suerte de contar con combatientes como los de Rogue 1, al estilo de Kote Tsintsadze. Ese tipo de combatientes son los que hoy hacen falta, aunque la crisis del capitalismo global podra estar abriendo el espacio para la resurreccin del homo revolutionarius. La historia de la nave Rogue 1 podra mirarse como una invitacin a ser parte de esa resurreccin.


* Columna publicada el 9/ene/2017 en 30-30 y El Barrio.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter