Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2017

La reubicacin de la embajada de Estados Unidos en Jerusaln es "un crimen de guerra"

Jonathan Cook
Jonathancook.net

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Los analistas temen que lasseales contradictorias de la Administracin Trump pueden ocultar un plan que permita al embajador de Estados Unidos trabajar fuera de Jerusaln

Desde las ventanas del edificio gris con forma de cubo que alberga la embajada de Estados Unidos en Tel Aviv, el personal disfruta de una vista sin perturbaciones a lo largo del Mediterrneo y una playa en el verano adornada con hamacas y sombrillas.

La mayora de los das la nica evidencia de la actividad est fuera, en el pavimento: una serpenteante cola de israeles en una puerta lateral, aferrando sus documentos y vigilados por soldados israeles mientras esperan con expectacin para un visado de viaje a los Estados Unidos.

El gris exterior no ofrece ninguna pista de la furiosa batalla incendiaria que se libra en las estancias sobre si los das de la embajada estn contados. Israel y sus aliados en la nueva Administracin de Donald Trump quieren trasladar la embajada a Jerusaln, a 70 kilmetros de distancia.

La distancia puede ser corta pero el movimiento corre el riesgo de un terremoto poltico y diplomtico, segn la mayora de los analistas.

Trasladar la embajada a Jerusaln es un '"crimen de guerra"

Si la Casa Blanca de Trump aprueba la reubicacin se anularn dcadas de consenso internacional sobre Jerusaln.

El mensaje a los palestinos y al mundo rabe sera claro y provocativo, dijo Nabil Shaath, un alto funcionario y excanciller palestino.

"El desplazamiento de la embajada es lo mismo que reconocer Jerusaln como capital unida de Israel. Es un crimen de guerra", dijo a Al Jazeera.

"No hay manera de que nosotros o el mundo rabe lo aceptemos. Esto significara el final de los EE.UU. como mediador en el proceso de paz. Queremos luchar y movilizar al resto del mundo contra el traslado".

El ejrcito israel tambin asesor al Gobierno de Benjamin Netanyahusobre las posibles consecuencias, segn un informe de la semana pasada en el diario israel Yedioth Ahronoth. Un cambio de direccin se vera como una luz verde de Estados Unidos a Israel para extender su soberana sobre la ciudad y sus lugares sagrados, entre ellos la mezquita de al-Aqsa, segn la inteligencia militar israel.

Las reacciones pueden incluir protestas masivas de los movimientos islmicos dentro de Israel,disturbios en los territorios palestinos ocupados y en los estados vecinos, como Jordania que es el tutor legal de al-Aqsa, y el colapso de la Autoridad Palestina de Mahmud Abbas.

El ejrcito israel cree que el traslado tambin corre el riesgo de inflamar el mundo musulmn en general y el aumento de la amenaza de ataques terroristas contra sitios israeles y judos de todo el mundo.

Zona protegida por las Naciones Unidas

Las tensiones sobre Jerusaln siempre han sido altas desde que las Naciones Unidas anunciaron un plan de particin a finales de 1947. Se trata a la ciudad como una zona protegida internacionalmente, separada de los estados rabes y judo que propuso para el resto de la Palestina histrica.

Pero meses despus, en una guerra que emprendi Israel contra el territorio palestino, Jerusaln fue dividida en dos reas independientes, una bajo control israel y la otra controlada por Jordania.

En ese perodo Israel trabaj enrgicamente para presionar a los pases para establecer embajadas en el Jerusaln Oeste, con la ms dura oposicin de los EE.UU., dijo Nimrod Goren, el autor de un libro en hebreo acerca de las batallas sobre la ubicacin de la embajada de Estados Unidos.

"Al principio Washington estaba tan estrictamente atrapadopor el consenso internacionalque sus diplomticos se negaron incluso a viajar a Jerusaln para reuniones polticas y ceremonias", conta Al Jazeera Goren, que dirige Mitvim, un grupo de reflexin sobre la poltica exterior israel.

Pero la determinacin de Estados Unidos debilita la causa de las principales instituciones de Israel, desde el Parlamento a la oficina del presidente, que se trasladaron a Jerusaln Oeste, en la dcada de 1950.

Anexin ilegal

Un punto de inflexin ms lleg a principios de 1960. "Estados Unidos comenz a cultivar lazos ms estrechos con Israel, especialmente en materia de defensa", continu Goren. Washington hizo la vista gorda cuando Israel ofreci ayuda a los estados pobres de reciente independencia en frica y a otros en Amrica Latina a cambio de establecer sus embajadas en Jerusaln.

En el momento en que Israel invadi y ocup Jerusaln este, en 1967, observ el mismo interlocutor, ms de un tercio de las 54 misiones diplomticas en Israel se encontraban en la ciudad.

Cuando Israel se anexion formalmente Jerusaln Este en 1980, en violacin del derecho internacional, declarando toda la ciudad como su "capital unida eterna", nuevamente los EE.UU. presionaron a los pases a salir de Jerusaln Oeste. Slo El Salvador y Costa Rica se mantuvieron hasta que tambin se retiraron en 2006.

Otro cambio significativo en la actitud de Washington sigui a la firma de los acuerdos de Oslo en 1994. El lobby de Israel trabaj duro para erosionar la importancia de los acuerdos.Se daba por sentado que conllevaran la creacin de un Estado palestino con capital en Jerusaln Este.

En 1995 el Congreso de Estados Unidos aprob la Ley de la Embajada de Jerusaln, que reconoce Jerusaln como la "capital" de Israel y requera el cambio en la ubicacin de la embajada antes de mayo de 1999.

Ramificaciones enormes

Al igual que Trump, Bill Clinton y George W. Bush prometieron durante sus campaas presidenciales aplicar la Ley de la Embajada de Jerusaln. Sin embargo, una vez en el cargo, se resistieron por las consecuencias de enormes proporciones.

El presidente de Estados Unidos, como principal mediador en el proceso de Oslo, no poda permitirse el lujo de aparecer prejuzgando el resultado de las negociaciones sobre Jerusaln, el ms polmico de los temas para llegar a su posicin final.

La sensibilidad continua fue evidente durante la presidencia de Barack Obama.

El expresidente apel a la Corte Suprema de Estados Unidos en 2015 para derribar otra medida del Congreso diseada para conferir el reconocimiento implcito de Estados Unidos de Jerusaln como capital de Israel. La legislacin dara derecho a los nios nacidos en Jerusaln de padres americanos aregistrar "Israel" como el lugar de nacimiento en sus pasaportes.

En octubre pasado la Casa Blanca tambin puso un punto para corregir pblicamente la fecha lmite en un comunicado de prensa en un elogio pronunciado por Obama en el funeral de Shimon Peres en Jerusaln. El comunicado de prensa fue reeditado con la palabra "Israel" tachada.

Seales confusas

Tomar Trump un rumbo diferente o tambin va a insistir en la demora de su promesa sobre la embajada ahora que est en la Casa Blanca?

En una entrevista, en la noche del jueves, Trump indic que no tena prisa para aprobar la medida. "No quiero hablar de ello todava. Es demasiado pronto ", dijo a Fox News.

Las seales confusas de sus funcionarios desde su ascensin hace ms de una semana han dado a entender un choque entre bastidores, dijo Nathan Thrall, un analista con sede en Jerusaln con el Grupo de Crisis Internacional, para la reflexin y resolucin de conflictos.

"La verdad es que nadie sabe realmente lo que Trump va a hacer, ni siquiera los diplomticos veteranos de Estados Unidos", dijo a Al Jazeera este analista.

Por un lado Trump y sus asesores ms cercanos en el Medio Oriente han saltado del camino para aumentar las expectativas. Trump ha invertido ms capital poltico en el traslado que sus predecesores.

La diferencia de enfoque fue subrayada por la eleccin de su embajador en Israel. David Friedman, un exabogado de la ley de quiebra, es ms partidario de una ideologa -aliado de los colonos- que diplomtico, seal Yossi Alpher, quien se desempe como asesor del ex primer ministro de Israel Ehud Barak.

Temor a la reaccin violenta

Sin embargo al mismo tiempo Trump est seguro de enfrentar una fuerte resistencia institucional del Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo Thrall. Sus responsables se han opuesto desde hace tiempo al traslado de la embajada por temor a las consecuencias para las relaciones de Estados Unidos con el mundo rabe.

El mes pasado, citando consideraciones de seguridad nacional, Obama firm una serie de renuncias presidenciales, incluida la Ley de la Embajada de Jerusaln aplazando su aplicacin por otros seis meses, como viene sucediendo consecuentemente desde hace 22 aos.

Trump podra utilizar la renuncia de Obama para salvar su cara al retrasar la decisin al menos hastajunio, observ Goren.

Tambin es posible que a pesar de las celebraciones israeles sobre la promesa de Trump en la embajada Netanyahu prefiera al fin dejar el asunto por un tiempo.

"Parece que hay una ambivalencia dentro del crculo de Netanyahu", dijo Thrall. "Por un lado, tiene una gran cantidad de problemas en su bandeja por el momento [con una serie de investigaciones de corrupcin] y no necesita la posibilidad de desencadenar una conflagracin en la regin. Y por el otro, no hay gran ganancia para l. Si EE.UU. traslada la embajada, los estados europeos no le van a seguir".

As es como parece que estn leyendo los funcionarios y diplomticos palestinos en Jerusaln los comentarios de la reciente administracin. Shaath dijo: "Tenemos indicios de que la administracin ha retrocedido un poco. Pero puede ser simplemente un retraso. No podemos estar seguros".

Bsqueda de solucin alternativa

Un diplomtico europeo con sede en Israel, en declaraciones a Al Jazeera en condicin de anonimato, dijo: "Parece que los ladridos de Trump fueron ms fuertes que su mordida. Pero todava hay un peligro de que [el embajador estadounidense] Friedman y Netanyahu encuentren una solucin temporal".

Morton Klein, el presidente de la Organizacin Sionista de Amrica, uno de los grupos claves de presin de Israel en Washington, dijo al diario Haaretz la semana pasada que Friedman le haba dicho que trabajara fuera de las oficinas de Estados Unidos en Jerusaln.

Alpher sugiri un posible escenario en el cual Friedman se haga cargo de una seccin del consulado estadounidense en Jerusaln, que sirva a los territorios ocupados. La embajada de Estados Unidos entonces podra funcionar por separado en Tel Aviv."Si los lderes judos estadounidenses insisten en el traslado de la embajada, puedo considerarla eleccin de la administracin [Trump] como un compromiso", dijo.

Shaath dijo que una maniobra de este tipo no debe engaar a nadie. "No vamos a aceptar ningn tipo del denominado compromiso en ese sentido. Si el embajador est trabajando desde Jerusaln, entonces la embajada se ha trasladadoy vamos a luchar contra ello".

Fuente: http://www.jonathan-cook.net/2017-01-31/us-embassy-relocation-jerusalem-war-crime/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter