Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-11-2005

Para derribar la Valla de la Muerte
Ninguna Persona es Ilegal

Rebelin

Manifiesto de las concentraciones del 29 de octubre


El derecho a circular libremente de un pas a otro es tratado como delito por nuestro Gobierno y por algunos pases del Magreb. Las personas pobres que pacficamente desean entrar en estos pases estn sufriendo represin y maltrato ya que no se respetan ni se amparan sus derechos bsicos como es el agua y el alimento, y a aquellos civiles que intentan cruzar la frontera, se les dispara o mata con material antidisturbios utilizado a corta distancia o incluso con la fuerza bruta.

Europa quiere convertir a algunos pases del Magreb en el gran foso que la separe de los ciudadanos del Africa Subsahariana, siendo responsable de gran parte de sus problemas. Da tras da estamos recibiendo noticias y testimonios desde los lugares fronterizos a Ceuta y Melilla, desde Marruecos, Argelia, Libia, en los que se constata un terrible drama humano, con personas asesinadas, maltratadas o abandonadas a su suerte en el desierto. El nico delito de estas personas ha sido tratar de escapar de conflictos blicos interminables y hambrunas, en las que tienen gran parte de responsabilidad los pases de la rica Europa que antao los colonizaron y saquearon, y que ahora les cierran las puertas.

Ante esta situacin, el gobierno espaol, con el apoyo econmico de la Comisin Europea, no ha ideado ms que soluciones represivas en la frontera, con un envo injustificado del Ejrcito, adems de reactivar acuerdos con un pas como Marruecos que no respeta ni los derechos humanos de sus propios ciudadanos, ni de los sarahauis, ni mucho menos de quienes solicitan asilo en su territorio. Numerosos testimonios nos demuestran que las personas subsaharianas son devueltas o expulsadas en zonas en las cuales slo hay arena, no hay ni una ciudad, ni agua, ni comida. Esta realidad es una violacin directa de las normas internacionales de derechos humanos, como la Convencin de Naciones Unidas sobre la Tortura y la Convencin Europea de Derechos Humanos, tanto por parte de Marruecos y de los pases del Magreb y Libia, como por parte de Espaa.

Junto con este crimen de lesa humanidad, sigue sin haber noticias de las investigaciones que supuestamente se han llevado a cabo en Ceuta y Melilla para determinar si en los intentos de cruzar la valla fronteriza, en los que murieron varias personas, hubo algn tipo de responsabilidad de las fuerzas de seguridad espaolas. Un Estado de derecho no puede permitirse que estos hechos queden impunes, como tambin las devoluciones que se realizan sin trmite alguno, a pesar de lo que dispone nuestra legislacin y jurisprudencia.

Por todo ello, solicitamos, junto con la intervencin inmediata de las Instituciones internacionales de derechos humanos, lo siguiente:

Al Gobierno espaol, y por extensin a la Comisin Europea

El cese inmediato de las deportaciones y expulsiones de estas personas a Marruecos y terceros pases, en los cuales se pone en peligro sus vidas y no son respetados sus derechos humanos.
El respeto a la legalidad vigente, estatal e internacional, en el tratamiento de estas personas que tratan de cruzar la valla, considerndoles desplazados, acogindoles en las debidas condiciones y
respetndose su derecho a solicitar asilo.
Una investigacin transparente y rpida de los hechos ocurridos en la frontera, y, en su caso, la depuracin de las responsabilidades que procedan.
La retirada del Ejrcito de la frontera, por ser ilegal su utilizacin frente a poblacin civil.
La inclusin en los planes de Ayuda al Desarrollo, del apoyo a las organizaciones de Defensa de los Derechos Humanos.
El respeto a la dignidad de las personas que solicitan visados o refugio o que cruzan nuestras fronteras.
El establecimiento de criterios claros y operativos para facilitar visados en sus lugares de origen, de tal manera que no caigan por las negativas de las sedes espaolas y europeas, en mano de las mafias de traficantes de seres humanos.

Al Gobierno marroqu y los otros pases del Norte de frica

El cese inmediato de las violaciones de derechos humanos que est cometiendo contra estas personas inmigrantes y refugiados.
Respeto a la Convencin de Ginebra y al principio de no devolucin de las personas que demandan asilo en su territorio.

Al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, en Ginebra

Una intervencin inmediata para proteger a los solicitantes de asilo en Marruecos, y a quienes pretenden solicitarlo en territorio espaol.

A la sociedad en general

Una renovacin y cambio profundo en nuestro planteamiento sobre la dominacin y la propiedad de los bienes de la tierra, hacindonos conscientes que estamos produciendo pobreza en otros lugares por nuestro modo de vida.
Un apoyo incondicional a estas personas que por motivos de pobreza, conflictos blicos o persecucin, tienen que desplazarse por el mundo, denunciando aquellas polticas opuestas al derecho internacional.

En ltimo lugar, solicitamos al Gobierno Espaol que todas aquellas personas que han sufrido maltrato o han sido vulnerados en sus derechos ms bsicos, obtengan permisos de residencia en nuestro pas por circunstancias excepcionales.

Unidos conseguiremos JUSTICIA.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter