Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2017

Nissan y el chantaje de las multinacionales

Eddy Snchez
Pblico


Uno de los fenmenos ms importantes de la economa mundial lo encontramos en las estrategias de fragmentacin internacional de la produccin, proceso liderado por empresas transnacionales.

Estos procesos dirigidos por las grandes empresas transnacionales se sustentan en relaciones de poder o jerarqua, que repercute de manera directa en la organizacin global de la industria y en los espacios que se asignan a los pases o regiones que se insertan en dichas cadenas.

Las empresas transnacionales crean cadenas productivas cuyos eslabones unen a las diversas empresas subsidiarias o empresas filiales a una matriz, verdadera cabeza de la cadena, las cuales ubican y articulan su proceso productivo en diferentes regiones y pases. Esto hace que el peso que dicha regin o pas tenga en la economa mundial depender, en gran parte, de la posicin que ocupen en las cadenas productivas dirigidas por las empresas transnacionales.

De esta forma el destino de una regin o lugar concreto, queda ligado de facto, a las decisiones que se toman en las sedes de los grandes grupos transnacionales, los cuales deciden dnde localizarse, qu producir, a quin contratar, en qu condiciones y de qu forma se tiene que articular ese territorio, construyendo geografas productivas perfectamente integradas en la economa mundial, pero cada vez ms desarticuladas de la economa nacional en las que se ubican. Todo siempre en funcin de las estrategias marcadas por las empresas trasnacionales.

De esta forma las empresas transnacionales condicionan su permanencia en un territorio concreto a la degradacin de condiciones laborales, a la percepcin de dinero pblico, o a la capacidad que tenga un gobierno local o regional de pensar y planificar su territorio, no en funcin de las necesidades sociales, sino de los requerimientos de localizacin, transporte y almacenamiento que dicten las empresas transnacionales. De no cumplirse estos requisitos, la amenaza de cierre se activa; de cambiar la estrategia global de la empresa, la deslocalizacin se ejecuta.

El reiterado chantaje al que Nissan est sometiendo a este pas expresa esa lgica dependiente. La multinacional japonesa anuncia que paraliza la fabricacin del camin NT-500 que produca en vila, incumpliendo el Plan Industrial firmado por esa misma empresa y los sindicatos apenas un ao antes, y por el que recibi 40 millones de euros en ayudas pblicas, dinero de todos que no piensa devolver. Nissan incumple as los acuerdos y asesta un golpe mortal a la fbrica y al futuro de una ciudad, vila, que depende de la factora.

El chantaje a pases y regiones en crisis es algo habitual de las empresas transnacionales, algo que ha caracterizado la forma de actuar de Nissan durante estos aos de crisis. Primero en la Zona Franca en Barcelona, dnde vinculaba en 2008-2009 su permanencia a la bajada de salarios de los trabajadores, que desemboc en un duro conflicto sindical hasta llegar a un acuerdo en 2013, por el cual la empresa se comprometa a seguir en Barcelona a cambio de reducciones salariales del 20% de la plantilla, hasta que, el mercado se recuperase, cosa que la empresa no ha cumplido, reabriendo con ello el conflicto con la plantilla. Si en Barcelona el chantaje era o te bajas el salario o me voy, en vila el planteamiento de la transnacional nipona era si me das dinero a lo mejor me quedo, algo que parece no estar dispuesta a cumplir tras recibir, eso s, 40 millones de euros en subvenciones pblicas.

Al igual que hicieran en Barcelona, los trabajadores y trabajadoras de Nissan vila han anunciado fuertes movilizaciones para defender sus derechos y el futuro de su ciudad, movilizaciones con las que lograron ya en 2013 en la Zona Franca de Barcelona y en 2015 en la ciudad abulense, detener las intenciones de la multinacional.

Pero no cometamos el error de ver este conflicto como un mero conflicto laboral que afecta a vila. Lo que hay detrs es una planificada actitud de las multinacionales con las que se pretende condenar a nuestro pas a ser un mero enclave del ocio para el norte de Europa o dnde almacenar pieza y bienes que se fabrican fuera. Lo que hace e hizo Nissan es lo que continu Coca Cola en Fuenlabrada, Valeo en Barcelona, ONO, Vodafone y Orange en las TIC o Panrico y Lauki en el sector agroindustrial.

Muchos de esos conflictos se ganaron, y con ellos se salvaron miles de puestos de trabajo y oblig a otras transnacionales a reconsiderar su decisin. Del triunfo de los trabajadores de Nissan depende que tengamos un pas mejor y merecen todo nuestro apoyo.

Fuente: http://blogs.publico.es/la-soledad-del-corredor-de-fondo/2017/02/07/nissan-y-el-chantaje-de-las-multinacionales/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter