Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2017

CCOO. y UGT en Navarra
Una poltica sindical garrapatera

Sabino Cuadra Lasarte
Rebelin


Hace ya nueve aos el sindicato LAB public en Navarra un cuaderno titulado El libro negro de la corrupcin blanca en la Administracin del Gobierno de Navarra. Se denominaba a esta corrupcin como blanca para distinguirla de aquella otra zafia, presta siempre a meter la mano en cualquier hucha, a la que nos acostumbr en aos anteriores el PSN y por la que fueron condenados por corruptos el presidente del Gobierno Foral, Gabriel Urralburu, su consejero Aragn, dos delegados del Gobierno en Navarra, Roldn y Garca Villoslada,...1

En el cuaderno se abordaban, entre otros, la poltica de privatizacin de servicios pblicos, la proliferacin escandalosa de empresas pblicas para vehiculizar lo anterior, la composicin de los Consejos de Administracin de stas, las prebendas repartidas (sueldos, dietas, cesantas), las puertas giratorias entre los espacios pblicos y privados... En fin, una corrupcin blanca, protegida y oculta tras una maraa de leyes, decretos y acuerdos, pero no por ello menos mafiosa, amoral y condenable.

Y all estaban los Consejeros del Gobierno de UPN ostentando 7, 8 y hasta 9 puestos en distintos Consejos de Administracin, cobrando substanciosas prebendas en pago a su multi-sacrificada entrega. Eso s, todo muy legal. Es decir, primero hacan las leyes a la medida de sus bolsillos y luego alardeaban de inmaculada honestidad.

La corrupcin blanca sindical. El garrapatismo de CCOO y UGT

Traigo lo anterior a colacin para comentar la abundante informacin aparecida estos das en la prensa navarra referida a lo que podra denominarse garrapatismo sindical de CCOO y UGT, sindicatos estos que, junto con UPN-PP y PSN, la patronal navarra2 CEN- y el Opus Dei, han conformado los pilares maestros del histrico cortijo foral navarro. Porque el esquema ha sido el mismo: privatizacin de importantes servicios pblicos para cederlos, no de empresas pblicas sino, en este caso, de CCOO, UGT y la CEN, quienes lograban as la gestin de los mismos y la obtencin de importantes privilegios y substanciosas parcelas de poder social.

El magro del contubernio empez en 1998 con la creacin de un rgano paritario formado exclusiva y excluyentemente por UGT, CC.OO, la CEN y el Gobierno que pasar a gestionar un presupuesto anual de 60 millones/euros. Pues bien, segn la Cmara de Comptos (rgano oficial fiscalizador de la gestin econmica de Navarra), entre 2008-2013, durante el perodo ms crudo de la crisis, UGT, CCOO y CEN recibieron de aquel va Formacin o Convenios bilaterales 20 millones anuales.

El contenido de los Convenios bilaterales firmados entre el Gobierno y cada agente una veintena- era de lo ms diverso: atencin a inmigrantes, igualdad en el marco laboral, fomento de la estabilidad en el empleo, orientacin laboral, programas especiales para personas de difcil insercin laboral..., en las que las actividades eran subvencionadas al cien por cien desde el Gobierno. En cualquier caso, el grueso de las ayudas correspondan al captulo de Formacin para ocupados, que se llevaba prcticamente la mitad del total de las subvenciones percibidas.

En definitiva, un autntico tocomocho en el que CCOO-UGT-CEN decidan al alimn el reparto de esos fondos pblicos, siendo a la vez los nicos receptores de ellos. Es decir, daban con una mano lo que cogan con la otra; o sea, la poltica de Juan Palomo: Yo me lo guiso, yo me lo como.

Negar la mayor: la gestin debe ser pblica y directa

La poltica de los Gobiernos de UPN, PP y PSOE est infectada cada vez ms del virus neoliberal-privatizador. En el terreno laboral esto supone hacer una dejacin flagrante de su responsabilidad en dos importantsimos espacios. El primero es el de la salud laboral, en beneficio de las Mutuas patronales, que cuentan as cada vez con ms competencias y fondos pblicos a gestionar en este apetitoso mbito que tanto interesa a las empresas. El segundo es el de la Formacin y Orientacin, que aqu, en Navarra, a pesar de vivirse la mayor crisis econmica y social de las ltimas dcadas, se ha dejado prcticamente en manos de CCOO-UGT y la patronal.

Estamos de acuerdo con que esta Formacin y Orientacin, cuyo coste ntegro se abona con dinero pblico, sea principalmente gestionada por patronal y sindicatos o, al contrario, debera ser la propia Administracin quien la atendiera de forma directa con sus propios criterios, objetivos y medios: centros educativos, red de FP, profesorado, tcnicos,..?

En mi opinin, es la Administracin quien, de forma esencial -cuantitativa y cualitativamente-, debera correr con la gestin directa de estas actividades. Ello no quita, por supuesto, para que los sindicatos participen en ese proceso, pero siempre que la Formacin y Orientacin sea gestionada directamente por la Administracin. Y tampoco quita para que los sindicatos, como cualquier otra organizacin social, pueda participar en pie de igualdad no de forma privilegiada- en las convocatorias de ayudas pblicas que puedan hacerse en el terreno de inmigracin, la igualdad de la mujer.., o para realizar charlas, cursillos, investigaciones, sensibilizacin,...

En ms de una ocasin, dirigentes de CC.OO. y UGT han afirmado que contar con esas parcelas de gestin supone lograr poder sindical. Dentro de eso han metido tambin su pretensin de lograr, per se, derecho a reservas de suelo en las promociones pblicas de viviendas sociales (recordemos, entre otros, all en los 90, el escndalo de la promocin, estafa y suspensin de pagos de PSVUGT, que afect a ms de de 20.000 viviendas), o crear sus propias agencias de viajes para entrar a gestionar el sabroso bocado de las vacaciones del Imserso? Poder sindical, le dicen!.

La gallina de los huevos de oro

Segn lo publicado en Diario de Noticias, los sindicatos podan destinar hasta el 15% del total gestionado en programas de empleo al mantenimiento de su estructura. Ello implicaba ms de 750.000 euros/ao en luz, telfono, fotocopiadoras, informtica, alquileres, mantenimiento,.. Con esto se consegua que el 40% (CCOO) y el 60% (UGT) de los gastos propios de los mismos por estos conceptos se cubriesen de esta manera.

Tan grave o ms era lo que suceda con los sueldos abonados por gestionar esos servicios, pues estos cubran no solo al personal tcnico y administrativo que trabajaba en ellos, sino tambin, total o parcialmente, a buena parte de los dirigentes y liberados sindicales de estos sindicatos. Este era el caso de cinco miembros de la direccin ejecutiva de Navarra de CCOO y cuatro de UGT, as como el de distintos responsables comarcales y de las diferentes reas de actuacin sindical. Sueldos que, en el caso de los dirigentes UGT, estaban fijados en 50.000 euros brutos anuales.

Todo lo anterior ha permitido a estos sindicatos levantar unos muy importantes aparatos burocrtico-sindicales que luego les ha servido para desarrollar una gran actividad clientelar financiada con dineros pblicos ya que, como es de suponer, estar afiliado o afiliarse a estos sindicatos favoreca luego el ser admitido en las actividades y cursos realizados.

Un par de ejemplos del buen hacer de CCOO y UGT

Los Convenios relativos al fomento de la Igualdad contenan como actividades a subvencionar la inclusin en los convenios colectivos de clusulas de no discriminacin por razn de gnero y contra el acoso (puros brindis al sol), visitas a empresas para el fomento de la igualdad y realizacin de trabajos de asesora en materia de igualdad y no discriminacin realizada en locales del sindicato. Ello supona percibir a CCOO, UGT y tambin la CEN ms de 600.000 euros.

Lo curioso es que, tal como la propia UGT public en 2016 basndose en datos oficiales del Instituto de Estadstica de Navarra, la brecha salarial entre hombres y mujeres en la Comunidad era la ms elevada del Estado y no haba dejado de crecer desde 2008, pasando del 27,87% al 30,46% en 2013. As que, mucha clusula de igualdad en los convenios, mucho paseito por las empresas, mucho asesoramiento..., pero a la hora de la verdad aquello no haba servido para nada. Pues bien, si lo firmado no ha funcionado, por qu no devuelve UGT el dinero percibido?

Otro tanto ha ocurrido con el Convenio de fomento de la Estabilidad en el Empleo, cuyo objeto ha sido el asesoramiento sindical, las visitas a las empresas, la elaboracin de guas informativas..., por el que CCOO cobr 350.000 euros, UGT, 250.000 euros y la patronal, sin rubor alguno, 64.000 euros. Por fomentar la estabilidad en el empleo, t!

Segn un Informe de CCOO, de 2015, sobre precariedad en Navarra, la contratacin temporal no ha hecho sino aumentar desde el inicio de la crisis en 2008. Entonces era un 88% del total de la contratacin, pero en 2015 alcanzaba el 96,5%. Esta situacin, adems, afectaba sobre todo a las mujeres, pues el 80% del empleo a tiempo parcial es femenino. Pues eso: por qu no devuelven lo percibido si los Convenios no han servido nada ms que para sacar fotos, mantener sedes y alimentar burcratas?

Las otras prebendas: contrataciones y medallas de oro

Claro est, con tanto Convenio, tanta reunin y tanto repartir ao tras ao ese inmenso pastel, el buen rollito entre patronal y CCOO-UGT ha crecido mucho. Tanto es as que en gran parte de las grandes empresas de Navarra, sobre todo en la industria, stas contratan a quienes presentan estas centrales. As, en Volkswagen, la mayor empresa de Navarra, la cosa va por tercios: uno para los familiares del personal directivo, otro para UGT y otro para CCOO. El clientelismo que de ah se deriva luego afiliaciones, negociacin colectiva,..- condiciona fuertemente la prctica sindical.

Lo mismo sucede a la hora de realizar elecciones sindicales, pues lo que son facilidades, informacin y acceso libre a los centros de trabajo para unos CCOO y UGT- se convierten en dificultades de todo tipo para los dems ELA, LAB, ESK, CGT-. O lo que es ms grave, en algunos casos (KOXKA...) las listas de despidos de EREs aceptadas por CCOO-UGT las rellen luego la empresa con afiliados de las centrales opuestas al mismo (ELA, LAB, ESK, Solidari), algo que despus los Tribunales declararon nulo.

En el terreno poltico tambin ha sucedido algo parecido. Cuando en 2007 el PSN lleg a un acuerdo con Nafarroa Bai e IU para propiciar un Gobierno de cambio (acuerdo ste que fue echado atrs luego por el PSOE de Ferraz), tanto la CEN como CCOO y UGT afirmaron al alimn desde un primer momento estar frontalmente en contra de ese posible Gobierno por cuanto el mismo atentaba contra la identidad de Navarra y su rgimen.

Nada extra as que, un ao despus, en 2008, el Gobierno de UPN otorgara al alimn la medalla de oro de Navarra al tro CEN-CCOO-UGT porque, tal como afirm su presidente M. Sanz, de UPN, en muchsimas ocasiones han actuado con generosidad, con el ms alto sentido de la responsabilidad poltica en favor de los intereses generales de Navarra .

La casta sindical

Ya no se habla tanto de la casta. De aquella fauna de polticos, banqueros, empresarios y constructores en la que uno nunca saba con/de quien estaba hablando, debido a la existencia de tanta puerta giratoria. De todos modos, al margen de esto, a m siempre me ha llamado la atencin el hecho de dejar fuera de aquella definicin de casta a importantes agentes polticos y sociales que tenan mucho que ver tambin con el mantenimiento de este rgimen corrupto, antisocial y represor.

Por ejemplo, que no se hablara de la casta militar-policial, cubierta en su actuar diario por siete velos, pero que cuando asoma muestra su ms siniestra cara (crmenes del GAL, Rodrguez Galindo y el cuartel de Intxaurrondo torturas, desapariciones, cocana,...-, accidente del Yakovlev 42,...), o del entramado mafioso que anida en el mundo universitario con sus seores feudales y rgimen de castas, en el que se educa toda esa profesionalidad e intelectualidad que maana, se dice, tomar las riendas del pas, y ha sido educada en un mundo de competitividad, codazos, envidias, masters coleccionables y veneracin de la emprendedosidad.

O de la casta sindical, en la que, al igual que en la poltica, hay tambin muchas puertas giratorias (Jos Mara Fidalgo CCOO-: Unespa y la patronal de Seguros; M.A. Anzizar -UGT-Navarra-: promocin inmobiliaria e inversiones,..) y muchos fraudes (Asturias: SOMA-UGT, Formacin,..; Andaluca, CCOO-UGT: EREs, Formacin..: Madrid, CCOO-UGT: tarjetas black de Caja Madrid...). Puertas y fraudes, que, en ltima instancia, nacen en torno a ese sindicalismo de concertacin y compadreo, que no de resistencia y confrontacin, que es el que habra que impulsar. Pues bien, qu tendr la gestin de la Formacin que es la que, con diferencia, ms y mas escandalosos casos de corrupcin ha dado en todo el Estado?.

El chollo se les est acabando

Al principio de este artculo seal que los pilares del cortijo foral navarro han sido UPN-PP, PSN, CCOO-UGT. la patronal CEN y el Opus Dei. Durante casi 40 aos de rancio contubernio y exclusin total de la disidencia, stos han acaparado prebendas, poder y beneficios sin lmite. Pero las cosas han comenzado a cambiar. Tras las pasadas elecciones Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra han logrado una nueva mayora parlamentaria y acordado un programa de progreso con el que se ha conformado un Gobierno para el Cambio presidido por Uxue Barkos.

En el terreno sindical las cosas tambin han cambiado. CCOO y UGT, que con el respaldo de los gobiernos de PSN y UPN contaban con un 55,94% de representatividad sindical en 2010, hoy han perdido ya la mayora y se sitan en 2016 en el 49,66%, perdiendo ms de 6 puntos. Por el contrario ELA y LAB han pasado del 33,65% al 37,92%, ganando as ms de 4 puntos. La diferencia se ha acortado en 10 puntos.Tiempo al tiempo!

Este ao 2017, el nuevo Gobierno ha cortado de raz los Convenios a dedo con CCOO-UGT, que ahora se adjudican mediante concursos anuales. Junto a ello ha crecido tambin el peso de la gestin pblica directa en materia de formacin y orientacin, pasando del 23% a un 27%. En otras reas, como Salud Laboral, tan solo un 22,72% de su partida de proyectos y formacin est gestionado directamente por el Servicio de Salud Laboral.

En resumen, si bien han terminado las adjudicaciones a dedo, que ahora sern concurridas, CCOO y UGT seguirn disfrutando de una parte muy importante de la tarta que antes monopolizaban (por cierto, LAB y ELA han renunciado consecuentemente a participar en este tipo proyectos financiados con fondos pblicos). El cambio en este mbito se est quedando as corto en Navarra. Hay que revertir de forma ms decidida la prestacin de estos servicios en favor de una gestin pblica realizada directamente por la Administracin y acabar con el garrapatismo sindical.

Notas:

1 Vase el libro El corralito Foral. Las tripas del navarrismo: un ecosistema al servicio del capital, de Ivn Jimnez (Ed. Pamiela)

2 Diario de Noticias de Navarra, edicin de los das 28, 29 y 30 de enero de 2017.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter