Portada :: Feminismos :: Violencias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2017

LGTB & Violencias Machistas
Presa por mujer, morocha, pobre y lesbiana

Horacio Cecchi
www.pagina12.com.ar

Higui Dejess est presa hace cuatro meses. Mat a un hombre que la persegua con unos amigos e intent violarla. No buscaron pruebas del ataque. Ahora la asesora una abogada de gnero y la acompaan militantes feministas.


Para la mirada sesgada de la Justicia, Anala Eva Higui Dejess est presa en una comisara de Villa Maip desde el 16 de octubre pasado por herir de un puntazo a un hombre que luego muri. Pero Higui carga con todos los estigmas que es capaz de crear la mirada judicial: es mujer, morocha, pobre y lesbiana. Por lo tanto, su testimonio de haber sufrido un intento de violacin y empalamiento no es tomado en cuenta; de hecho, las ropas que le desgarraron nunca fueron peritadas en busca de manchas de semen, pelos y otros rastros; las marcas en su cuerpo de los golpes que le aplic la patota Higui dijo que la persegua desde haca aos por ser lesbiana no fueron registradas; el detalle de que llevaba un cuchillo porque esa patota le haba prometido te vamos a violar as te corregimos, no est considerado como un argumento para la legtima defensa; que cumpla con todos los estigmas sociales para ser perseguida, tampoco es considerado porque esos mismos estigmas pesan sobre la justicia para no creerle.

Esta semana, agrupaciones feministas y una red de abogadas y especialistas de gnero visibiliz su caso y van por ms ante la justicia de Malvinas Argentinas: que le crean, que tomen pruebas y citen nuevamente a los testigos. Los manuales de Derecho Penal no tienen gnero: para la justicia son todos iguales. Higui, su apodo, apareci el martes pasado en pancartas que reclamaban su libertad y justicia, en medio del Tetazo en el Obelisco. La Defensora de Gnero haba recibido informacin sobre su caso y haba comenzado a mover el avispero brujeril.

Eva Higui, presa por defenderse de 10 lesbofbicos (brutal golpiza e intento de empalamiento). Pero te horrorizan un par de tetas, deca uno de los carteles alrededor de las militantes de la Defensora. Tambin estaban las de Juntas y a la Izquierda, Pan y Rosas, Malajunta, reclamando por Higui. Unas horas antes, un centenar de militantes feministas se haba concentrado frente a la Fiscala de Malvinas Argentinas para reclamar su liberacin. Como en otros casos semejantes, el caso no recay en una fiscala de gnero porque, en principio, la justicia parte de la idea de que si mat no es vctima. La atiende como tal si es la protagonista del femicidio.

El 16 de octubre pasado, Anala Eva Higui Dejess sali de visitar a una amiga en Bella Vista, en el barrio Maril, a unas cuadras de su casa. En la calle estaba Cristian Rubn Espsito, del barrio, que desde haca aos la persegua con sus amigos por ser lesbiana. Segn relat su actual abogada Raquel Hermida a este diario, en su declaracin Higui record que llevaba una cuchilla porque en ese barrio la haban perseguido y herido con cuchillos y cuando se fue atender al hospital le quemaron la casa, lo que motiv que se mudara. Dejess relat que Espsito le dijo te voy a hacer sentir mujer, lesbiana, y la tir al suelo a golpes, dijo que cay de boca al piso. Supo que eran muchos porque sinti muchos golpes y patadas mientras Espsito se le suba encima.

Le desgarraron y quitaron la ropa e intentaban violarla. Higui llevaba el cuchillo en la panza, logr tomarlo en el forcejeo, se dio vuelta y le dio un puntazo a Espsito. No se enter que haba muerto. Ella crea que lo haba herido cuando quiso escaparse, dijo la abogada. Higui logr zafar y se ocult a unos metros, en un rincn, donde la encontr la polica luego de la denuncia de los amigos de Espsito. Estaba desvanecida cuando la encontraron y la detuvieron. A partir de all, la causa apenas reuni 190 fojas. Algunas declaraciones de testigos, en general amigos de la vctima, es decir, quienes la perseguan, ocupan unas pocas fojas.

El resto, burocracia. No hay peritajes ordenados. La defensora tampoco apel la preventiva. La detuvieron el domingo da de la Madre. El lunes y martes no pudimos verla porque cuando fuimos la haban llevado a la fiscala relat Azucena, hermana de Higui. Recin estuvimos con ella el mircoles y nos cont lo que pas. Estaba toda golpeada. Ningn mdico la vio ni la asisti, nadie la contuvo; es ms, cuando ella dijo que la haban querido violar los policas se le rean.

La defensora oficial Mara Luba Lazarczuk no se detuvo en el caso. A los testimonios asisti el auxiliar letrado, Carlos Jotayan. La defensora no apel la detencin apresurada pedida por el fiscal Germn Muoz, de la UFI 25 de Malvinas. Higui cay en una celda del Destacamento Femenino de Villa Maip, San Martn. Desde el 16 de octubre hasta el martes pasado, el caso de Higui deambul en los diez metros cuadrados de la celda. Ese da, una Mesa de Trabajo convocada por la Defensora de Gnero y que vena trabajando desde fines de ao, reuni a organizaciones feministas como Pan y Rosas, Folk, ATTTA, Tortas de barrio, la Falgbt, Las fulanas, La Cmpora, el MST y otras, y organiz un reclamo con radio abierta frente a la fiscala de Malvinas. Integrantes de la Mesa convoc a la abogada Raquel Hermida, quien dirige la Red de Contencin para casos de gnero.

Ese da, Hermida se present como abogada de Higui. Las primeras medidas a tomar, segn revel la abogada, sern el pedido de morigeracin (detencin domiciliaria), que en el caso de un comerciante que dispara a un asaltante tiene la lectura inmediata de la legtima defensa. Tambin solicitar un peritaje psiquitrico para determinar si el estado de estrs en que encontr a Higui fue producto del trauma sufrido por el intento de violacin o por el sufrimiento de estar encerrada.

Adems, intentar reunir pruebas que no fueron solicitadas. La defensora oficial nos dijo que aportemos testigos y busquemos pruebas porque ella no tiene medios para buscarlos, aseguraron los familiares de Higui. Adems, pedir realizar nuevamente los testimonios. En uno de los testimonios, una mujer dice que Higui tena problemas con Espsito, pero no dice qu tipo de problemas sostuvo Hermida. Ni el fiscal, ni la defensora pblica preguntaron.

El problema es nada menos que la perseguan por lesbiana. Ese es el problema que qued silenciado y no se pregunt.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/19282-presa-por-mujer-morocha-pobre-y-lesbiana

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter