Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2017

Doa Marisa respondi al odio donando sus rganos

Leonardo Boff
Koinoma


Doa Marisa Leticia, esposa del expresidente Lula, muri en un contexto poltico perturbado. En palabras del propio Lula, ella muri triste y tambin traumatizada.

Se dice que todas las instituciones funcionan, pero no se califica su funcionamiento. Funcionan mal. En otras palabras, no funcionan. Si tomamos como referencia la ms alta corte de la nacin, el Supremo Tribunal Federal (STF), ah queda claro que las instituciones estn corrompidas, incluyendo la Polica Federal (PF) y el Ministerio Pblico (MP). Especialmente el STF est atravesado por intereses polticos y uno de sus ministros, de forma descarada, rompe directamente la tica de todo magistrado, criticando al hablar, atacando fuera de los autos y tomando claramente posicin por un partido; nada sucede en nuestro vale todo jurdico, cuando debera sentir el rigor de la ley y sufrir la destitucin. Esta situacin es una seal inequvoca de que estamos en una decadencia poltica, tica e institucional. Brasil va de mal en peor pues todos los das los asuntos sociales y polticos se deterioran. Y eso que haba senadores y diputados de pocas luces que propalaban que con el derrumbe del PT Brasil entrara en una nueva primavera de progreso.

Lo ms grave a nuestro parecer es que se ha que instaurado un real estado de sitio judicial. La operacin Lava-Jato mostr jueces justicieros que usan el derecho como instrumento de persecucin, en el caso del PT y directamente del ex-presidente Lula. La Polica Federal, muy al estilo de la SS nazi, entr dentro de la casa de la familia Lula, revisaron cada rincn, voltearon el colchn, esculcaron el tocador de doa Marisa, revolvieron la nevera, cargaron lo que pudieron y llevaron coercitivamente, esta es la expresin correcta, al ex presidente Lula para interrogarle en una delegacin del aeropuerto.

Tal acto de violencia fsica y simblica traumatiz a la ex-primera dama. Mayor fue el trauma cuando fue imputada como criminal en la operacin Lava Jato junto con su marido. Eso la llen de miedo y alter su estado de salud.

Como si no bastase lo que escribi valerosamente la periodista Hildegard ngel en su blog de internet: los ocho aos de bombardeo intenso, tiroteo de burlas, ofensas de todo tipo, ridiculizaciones, referencias mordaces, crticas crueles, muchas calumnias. Y sin el consuelo de las contrapartidas. Hago mas estas palabras de Hildegard ngel, pues representan lo que puedo testimoniar en ms de 30 aos de amistad entraable con doa Marisa y Lula: Fue compaera, fue amiga y leal al marido todo el tiempo. Fue amable y cordial con todos los que se acercaron a ella. No hay un solo relato de episodio de arrogancia o desprecio hecho por ella a alguien como primera-dama del pas. El ama de casa que cuida el jardn, planta la huerta, se preocupa de la dieta del marido y protege a la familia, form con Lula un verdadero matrimonio.

La critican porque como primera dama no asumi funciones pblicas. Pero pocos saben que fue ella quien restituy la forma original del palacio de Planalto, rescatando los muebles y tapetes que haban sido donados a ministros y a otros departamentos. Tena un elevado sentido esttico. Fue fundamental en la reforma de la Catedral, que acompa paso a paso.

Finalmente, fue ella quien introdujo en la Residencia Oficial de la Granja del Torto las fiestas de la cultura popular, la celebracin de sus santos de devocin, que lo son de la mayora del pueblo brasilero, san Antonio y san Juan. All organiz el carnaval al estilo del pueblo, con las banderitas y la cucaa. Escndalo para la burguesa despegada de nuestras races y avergonzada de nuestras tradiciones.

Sufri un AVC que fue fatal. La visit en la UTI, le dije al odo (dicen que incluso en coma el odo todava funciona) palabras de confianza y de entrega a Dios Padre y Madre en quien ella crea con fe profunda. Dios la estaba esperando para entrar en su seno materno y paterno para ser eternamente feliz. Abrac al ex-presidente que no esconda las lgrimas. Cuando se constat la muerte cerebral, el corazn todava lata. l dijo unas palabras muy ciertas: Su corazn late porque nuestro amor es ms fuerte que la muerte.

Junto a tanto dolor, se vieron en internet palabras de odio y de maledicencia. Felices porque mora y mereca morir de aquella manera. Ah me di cuenta de que no solo tenemos pedfilos sino tambin necrfilos, aquellos que aman y celebran la muerte de los otros. Es pertinente la frase atribuida al Papa Francisco: Cuando celebras muerte de alguien, el primero que muri eres t mismo.

Ante la muerte, el momento ltimo para cada ser humano, pues va a encontrarse con la Suprema Realidad que es Dios, debemos callar reverentes. O decimos palabras de consuelo y solidaridad o mejor callamos respetuosamente. Cmo podemos ser crueles y sin piedad ante la muerte dolorosa de una persona conocida como extremamente bondadosa, arraigada en los ms pobres, luchadora por los derechos de los trabajadores y de las mujeres y con gran amor a Brasil? Al odio ella respondi generosamente donando sus rganos para que otros puedan vivir. Lamentablemente, el golpe perpetrado contra el pueblo impuso una agenda radical, que segn el periodista Elio Gaspari es una gran mscara, detrs de la cual se esconden los viejos y buenos oligarcas (O Globo 5/02/17 p.8). Esos odian a los pobres como odian al PT y a Lula y odiaron a doa Marisa Leticia.

Pero la verdad y la justicia poseen una fuerza intrnseca. Ellas arrancarn las mscaras de los prfidos. La luz brillar. Mientras tanto, contemplaremos una estrella en el cielo de la poltica brasilera: Doa Marisa Leticia Lula da Silva.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=816



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter