Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2017

Temer quiere a uno de sus hombres en el mximo tribunal de Brasil
Una jugada suprema de riesgo calculado

Eric Nepomuceno
Pgina 12

Con cuestionado saber jurdico, Alexandre de Moraes defendi la virulencia de la Polica Militar cuando fue secretario de Seguridad Pblica. Es el favorito de Temer para el Supremo: un puesto clave para asegurar proteccin a polticos investigados.


En los ltimos das el todava ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, viene recorriendo los despachos de senadores aliados al gobierno nacido del golpe institucional que depuso a la presidenta Dilma Rousseff.

A cada uno, el mismo pedido: apoyo para que su nombre sea aprobado para ocupar un silln en el Supremo Tribunal Federal, instancia mxima de la justicia en Brasil. Moraes ha sido nombrado por Michel Temer para la plaza que qued vacante con la muerte del juez Teori Zavascki.

Es el mismo ritual seguido por casi todos los postulantes a la Corte Suprema brasilea, con la diferencia de que en visitas semejantes, hubo un cuidado para no hacerlas tan ostensivas. Alexandre de Moraes acta como candidato ambulante, alardeando sus encuentros.

Cuando Michel Temer anunci su nombre, hubo aplausos generosos entre diputados, senadores y ministros del gobierno. Dos o tres integrantes del Supremo Tribunal Federal tambin demostraron apoyo al futuro colega.

La indicacin, en todo caso, tambin despert polmica y crticas contundentes, principalmente entre juristas y en los medios acadmicos. El PSOL (Partido del Socialismo en Libertad) recurri a la Fiscala General de la Unin, denunciando a Temer y pidiendo que la nominacin de Alexandre de Moraes sea anulada.

A sus 48 aos, el favorito de Temer para integrar la Corte Suprema es autor de un libro sobre derecho constitucional que vendi alrededor de 700 mil ejemplares. Ser fenmeno de ventas lo hizo popular entre estudiantes, pero no logr asegurarle el respeto de sus pares: los comentarios sealan que se trata de una especie de autoayuda jurdica, un texto raso y elemental, y que en sus mejores momentos logra ser mediocre. Otra obra de Moraes, sobre derechos humanos, mereci crticas an ms duras: el autor fue acusado de haber plagiado largos prrafos del jurista espaol Francisco Rubio Llorente.

La carrera acadmica de Moraes, por s misma, no ostenta brillo alguno.

Como secretario de Seguridad Pblica de la provincia de San Pablo, Alexandre de Moraes se hizo conocido por defender la truculencia de la Polica Militar, especialmente a la hora de agredir con violencia desmesurada a estudiantes de secundaria -teniendo como blanco preferencial las muchachas- en manifestaciones callejeras. Las imgenes de nias arrastradas por las calles o siendo alcanzadas por trompadas en el rostro no han sido suficientes para que el entonces responsable del orden pblico ordenase moderacin a las tropas. Al contrario: merecieron elogios.

Como ministro de Justicia de Temer no dud un solo instante: con un machete en la mano, se hizo fotografiar destruyendo una planta de marihuana y enseguida anunci, con pompa y circunstancia, que su prioridad sera eliminar todas las plantaciones existentes en Paraguay, Bolivia y Colombia. Y cuando explotaron rebeliones en crceles brasileas, con un saldo de ms de 130 muertes, anunci la construccin de ms presidios. No hizo referencia alguna a la situacin interna de esas verdaderas casas de la muerte, totalmente controladas por facciones rivales del narcotrfico.

Nada de eso, sin embargo, ser obstculo para que su nombre sea aprobado en el Senado. Al indicarlo, Temer se lanz a una jugada de riesgo calculado: el saber jurdico inexistente y el escaso respeto de sus pares importan mucho menos que la misin que Moraes cumplir en la Corte Suprema, que es asegurar proteccin a los integrantes del gobierno y de los partidos aliados denunciados por corrupcin. Empezando, claro, por el mismo Michel Temer.

A propsito, nada podra ser ms aclarador que un dato: su nombre ser examinado por la recin formada Comisin de Constitucin y Justicia del Senado, la ms importante de la cmara alta. De sus trece integrantes, diez responden a investigaciones en el Supremo Tribunal Federal. El presidente de la comisin, Edison Lobo, responde a dos denuncias.

Una vez que llegue al Supremo Tribunal Federal, le tocar a Moraes ser el relator de esas investigaciones, y de todas las dems que constan en la Operacin Lavado Rpido.

Tambin surgieron crticas porque Moraes pertenece a un partido poltico, el PSDB. Para defenderlo, aliados de Temer mencionaron que hay antecedentes: el ex presidente Fernando Henrique Cardoso nombr a Nelson Jobim, del PMDB, para la misma corte suprema.

Se olvidan, los defensores, de dos detalles cruciales. Uno: Cardoso era un presidente electo, cuya legitimidad en ningn momento fue puesta en duda. Otro: Cardoso no estaba en ninguna lista de denuncias de corrupcin.

Michel Temer lleg a la presidencia sin haber obtenido un msero voto popular: lleg en la estela de un golpe institucional cuyo objetivo central era destituir a la mandataria electa, arrasar con su partido, el PT, y con el ms popular lder poltico brasileo de las ltimas muchas dcadas, Lula da Silva. Otro objetivo del golpe era liquidar con la Operacin Lavado Rpido (Lava Jato).

Por si todo eso fuese poco, hay que recordar que en solamente una de las denuncias, el nombre Michel Temer aparece nada menos que 43 veces.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/19255-una-jugada-suprema-de-riesgo-calculado



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter