Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2017

Golpe y destruccin del Estado

Ricardo Gebrim
Brasil de Fato

Traduccin del portugus para Rebelin por Alfredo Iglesias Diguez


El golpe de 1964 destruy el proceso organizativo acumulado por la lucha popular, eliminando toda una generacin militante a travs de una dictadura militar que protagoniz la mayor represin de nuestra historia. Se someti a los intereses geopolticos de los Estados Unidos en la lgica de la "guerra fra", fortaleci el latifundio, acab con la estabilidad decenal prevista en la normativa laboral impulsada por Getlio Vargas (Consolidacin de las Leyes de Trabajo, CLT) mediante la creacin del Fondo de Garanta del Tiempo de Servicio (FGTS) y estableci una poltica de ajustes y recortes salariales mediante decretos. No obstante, mantuvo y ampli las bases del proyecto nacional desarrollista inaugurado en 1930, apostando por el fortalecimiento de la intervencin estatal.

Incluso en su momento ms sanguinario, la dictadura favoreci una poltica soberana de control de los recursos naturales, protegiendo recursos energticos y materias primas estratgicas para el desarrollo nacional. Asimismo, en el plano geopoltico surgieron contradiciones: recordemos que en el perodo Geisel surgieron tensiones que llevaron a la ruptura del tratado militar con los Estados Unidos, por no mencionar la incmoda situacin causada por el hecho de que los norteamericanos no reconociesen nuestra soberana sobre las 200 millas martimas.

Desmantelamiento actual

Nada comparable con el golpe en curso. En pocos meses, la lista de destrucin y amenazas a las bases del Estado brasileo son incomparables. De un modo extremadamente rpido, se ha conseguido desmantelar la capacidad de Petrobras como principal inductora del crecimiento econmico brasileo al haberle retirado la exclusividad en la exploracin del presal, abriendo las puertas a las empresas estranjeras, y al vender sus principales activos, destruyendo de este modo nuestra mayor empresa estratgica, indispanseble para cualquier futuro soberano de nuestro pas.

El gobierno golpista ya ha anunciado que pretende realizar nuevas subastas de petrleo, ahora sin Petrobras como operadora exclusiva. Las empresas estranjeras importarn sondas, plataformas, equipos submarinos y, consecuentemente, dificultarn la expansin de la industria nacional de equipos auxiliares para el sector petrolero. Cundo hablamos de un lote de petrleo subastado, estamos hablando de una cesin para su explotacin por 30 aos!

Asimismo, la devolucin de 100 mil millones de reales por parte del Banco Nacional de Desarrollo Econmico y Social (BNDES) al Tesoro Nacional, una de las primeras medidas del golpista Temer, inutiliza por un buen perodo de tiempo nuestro segundo mayor inductor econmico.

De hecho, dificultarn el proyecto nacional de construcin de nuestro submarino nuclear, arma esencial para la defensa de nuestra soberana sobre la zona econmica exclusiva de 200 millas martimas, donde la explotacin de los recursos naturales incluye los depsitos de presal. Adems, alardean con la posibilidad de un acuerdo con los Estados Unidos sobre la base de Alcntara, un hecho que compromete el proyecto de desarrollo de un Satlite Espacial Geoestacionario de Defensa y Comunicaciones Estratgicas (SGDC) y supone un grave riesgo de presencia militar estadounidense en nuestro territorio.

La enmienda constitucional que establece un techo para el gasto pblico en los prximos 20 aos es el blindaje ms limitante al desarrollo social y econmico. Ninguna de las rupturas golpistas de nuestra historia caus un desmantelamiento semejante de las bases del Estado nacional.

Con la reforma de las pensiones buscan acabar con la gran conquista de la Constitucin de 1988, la formacin de un sistema de seguridade con tres componentes: salud pblica (amparo universal a los enfermos), asistencia social (amparo a quienes tengan una minusvala y a las personas en situacin de riesgo social) y pensiones (amparo a quienes sobrepasaron los lmites del perodo laboral activo).

Un ataque sin precedentes a la Nacin y al pueblo brasileo. Es mayor retroceso social y civilizatorio que nos lleva a sa situacin de explosin social. Cada da crece la insatisfaccin popular e incluso sectores que en su momento apoyaron el golpe, empiezan a percibir el fraude del que todos somos vctimas. Nuestro pueblo no se va a dejar destruir.

Fuente: https://www.brasildefato.com.br/2017/02/08/golpe-e-destruicao-do-estado/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter