Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2017

Trump, brexit y Brasil: En busca de la clase obrera perdida?

Mario Osava
IPS


Vehculos brasileos son embarcados para su exportacin. La prdida de valor y de empleos en la otrora poderoso industria metalrgica y mecnica ha sido una de las causas de la desafeccin de importantes sectores de trabajadores por la poltica y, en particular, por la izquierda. Crdito: APPA

RO DE JANEIRO, 9 feb 2017 (IPS) - Qu ocurrira ahora si el rea de Libre Comercio de las Amricas (ALCA) se hubiera implantado como intent Estados Unidos en las malogradas negociaciones que se prolongaron de 1994 a 2005?

El campen de los acuerdos para eliminar las fronteras comerciales adopta ahora, con el republicano Donald Trump en la presidencia desde el 20 de enero, posiciones proteccionistas que Washington condenaba en los pases latinoamericanos que resistan abrir sus mercados, tildndolas de trabas al progreso.

Con el ALCA, por lo menos Mxico no se encontrara ahora en la soledad con que tiene que enfrentar las amenazas inmediatas del llamado populismo de derecha que, instalado en el centro del poder mundial, agrava de forma apocalptica las incertidumbres de la humanidad.

Volvimos a los aos 30, compara Fernando Cardim de Carvalho, economista brasileo que actualmente es investigador del estadounidense Instituto de Economa del Bard College, en el estado de Nueva York.

Recuperar empleos perdidos fue una bandera eficaz en la campaa electoral de Trump. Lo ayud a triunfar en estados como Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin, anteriormente de mayora demcrata por componer el llamado cinturn industrial, con su masa obrera en el noreste y medio-oeste estadounidense.

Voltearlos fue decisivo y posible para el magnate Trump porque la desindustrializacin en las ltimas cuatro dcadas convirti la regin en el cinturn de la herrumbre, con desempleo, violencia y fuga de la poblacin, en una decadencia que cobr ahora su precio poltico al Partido Demcrata.

Detroit, capital de la industria automovilstica, tena 1,85 millones de habitantes en 1950. En 2010 el censo los redujo a 714.000. Sus ruinas urbanas molestan.

El proceso viene de lejos, desde la primera crisis del petrleo y la recesin econmica en los aos 70, acompaadas de la expansin automotriz y electrnica japonesa. Las empresas migraron en busca de menos costos dentro de Estados Unidos y los avances tecnolgicos redujeron la mano de obra industrial.

Ese proceso rest mucho ms empleos que los tratados de libre comercio, aseguran investigadores. Trump atribuy a los acuerdos comerciales el xodo de empresas nacionales, justificando el proteccionismo y los ataques a Mxico y China.

Brasil dud sobre el ALCA hasta volverse ms nacionalista a partir de 2003, bajo el gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que puso en marcha varias iniciativas para proteger sus industrias y estimular la creacin de otras nuevas. Se parece a lo que anuncia Trump.

Pero es distinto. Brasil representa menos de uno por ciento del comercio mundial, acta en nichos y puede apoyar sus industrias con estmulos y cambio ms competitivo, sin impactos relevantes en el exterior. Estados Unidos no, es el centro del mundo, no puede cerrar su economa sin generar confusin, conflictos, evalu Cardim.

Mxico concentra 80 por ciento de sus exportaciones en el mercado estadounidense, ejemplific el profesor emrito de la Universidad Federal de Ro de Janeiro.

Son imaginables los daos de medidas unilaterales del socio de proporciones aplastadoras, cuyo nuevo gobierno amenaza no aceptar las reglas del juego, advirti Cardim.