Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2017

No proliferacin es variante del monopolio

Manuel E. Yepe
Rebelin


El director del Departamento de No Proliferacin y Control de Armas de la Cancillera rusa, Mijal Ulianov, manifest preocupacin por que Irn pueda abandonar el acuerdo nuclear y advirti que ello constituira lo que calific como un gran fracaso para la comunidad internacional y opin que las sanciones de Estados Unidos contra Irn no favorecan la aplicacin del acuerdo nuclear sino que lo ponan en serio peligro.

"Vemos una retrica sumamente dura de la administracin estadounidense y otra no menos dura en la respuesta por parte de Tehern. Se han impuesto las sanciones a Irn y naturalmente esto crea un ambiente desfavorable para la puesta en marcha del acuerdo nuclear", afirm Ulianov a la agencia rusa RIA Novosti.

El histrico acuerdo de 2015 entre Irn y seis pases, impuso lmites al programa nuclear de Tehern, tiene como supuesto fin prevenir el desarrollo de las armas atmicas por Irn. Los pases acordaron un plan de accin, cuyo cumplimiento levantara las sanciones econmicas y financieras impuestos previamente por el Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU y la Unin Europea.

El nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, ha criticado en numerosas ocasiones este acuerdo, al expresar que su predecesor, Barack Obama, hizo demasiadas concesiones a los iranes. Trump calific este acuerdo como "uno de los peores".

El pasado 29 de enero Irn efectu el lanzamiento de un misil balstico de alcance medio a unos 225 kilmetros de Tehern. "La prueba misilstica estaba en lnea con nuestros programas, y no permitiremos que otros pases interfieran en nuestros asuntos de defensa", indic el ministro iran de Defensa, Hossein Dehkan.

El 3 de febrero, Washington aprob sanciones contra Irn por su programa de misiles balsticos y, obedientemente, la Unin Europea exhort a Tehern a no realizar tales ensayos "para no profundizar la desconfianza en la comunidad internacional" y apunt que solo el Consejo de Seguridad de la ONU puede decidir si Irn ha violado o no el Tratado de No Proliferacin Nuclear.

A nadie en el mundo escapa que es Estados Unidos quien representa a Occidente en todas las negociaciones que han tenido lugar en torno a este asunto. As se hizo evidente cuando durante muchos aos la humanidad estuvo sufriendo la angustiosa paralizacin de las discusiones sobre temas nucleares con Irn hasta que las autoridades norteamericanas aceparon pagar secretamente a Irn 1.700 millones de dlares por una antigua disputa entre ambos pases. El desembolso se realiz como consecuencia de un viejo desacuerdo comercial entre ambos pases, que databa de los aos 70 y 80 del siglo pasado.

Segn The Wall Street Journal, un primer avin con 400 millones de dlares lleg a Irn el 17 de enero, coincidiendo con la liberacin de cuatro ciudadanos estadounidenses all encarcelados.

Posteriormente, el 22 de enero y el 5 febrero, dos aviones ms volaron con destino a Irn portando euros, francos suizos y otras divisas por un valor de 1.300 millones de dlares. Un portavoz del Departamento del Tesoro de Washington confirm la operacin y aclar que se acord esa forma de pago ―en efectivo pero no en dlares estadounidenses― a fin de burlar la eficacia de las sanciones a que aislaron a Tehern del sistema financiero internacional.

El pago derivaba de un negocio no concretado que se remontaba a 1979, cuando el entonces sha Mohammad Reza Pahlav compr equipos militares estadounidenses que nunca pudo recibir a causa del derrocamiento de su gobierno por la Revolucin Islmica.

Segn el New York Times, los oficiales de la administracin de Obama calculaban que Estados Unidos poda perder el juicio en el Tribunal de La Haya (Holanda) en cuyo caso acabaran pagando 10.000 millones de dlares por intereses. En tales circunstancias, Washington decidi en 2015 pagar la vieja deuda.

La humanidad deba seguir muy de cerca, y en detalle, toda negociacin sobre no proliferacin nuclear porque, en ltima instancia, resultan ser variantes de la proyeccin monopolista y chantajista con que Estados Unidos ha impuesto su hegemona global, aunque excepcionalmente -y por caminos y motivos muy diferentes-, hayan logrado insertarse en el reducido club monopolista naciones pequeas como Israel y la Repblica Democrtica Popular de Corea.

Las polticas de no proliferacin, son apenas variantes de la poltica de monopolio atmico, atenuantes de sus efectos. Para los pueblos, obviamente, no acaban los peligros con la limitacin o la reduccin del nmero de pases con capacidad nuclear militar.

La amenaza de guerra atmica slo desaparece con el desarme general y completo, comenzando por el desarme nuclear universal!

Blog del autor: http://manuelyepe.wordpress.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter