Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-02-2017

Trump e Israel
La cuestin clave de Jerusaln acapara la reunin en la Casa Blanca

Jonathan Cook
Middle East Eye

Traduccin del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Las sensibilidades respecto a la ciudad y sus santos lugares se exacerban con motivo del encuentro entre el presidente de EEUU y Netanyahu

Puesta de sol sobre la Ciudad Vieja de Jerusaln, en el centro, la mezquita musulmana de la Cpula de la Roca (23 de enero de 2017)

Descrita a menudo como el foco de mxima tensin en el conflicto israelo-palestino, se espera que Jerusaln se alce con el mayor protagonismo en la reunin que se celebrar el mircoles en Washington entre Donald Trump y el primer ministro de Israel Benjamin Netanhayu.

Es la primera vez que la pareja se rene frente a frente desde que Trump inaugur su presidencia el pasado mes.

Los dos tienen cuestiones importantes que tratar, incluida la expansin de los asentamientos israeles y el acuerdo nuclear con Irn. Pero es probable que incluso estos temas se vean ensombrecidos por el debate sobre el Estatuto de Jerusaln.

Las tensiones sobre el futuro de la ciudad son graves, teniendo en cuenta que Trump ha prometido trasladar la embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusaln, una medida que reconocera implcitamente a la ciudad como capital de Israel.

Se ha informado que el elegido de Trump para embajador de EEUU en Israel, David Friedman, un firme defensor de los colonos, tiene la intencin de trabajar desde Jerusaln en lugar de en Tel Aviv.

Mientras tanto, el gobierno de Netanyahu ha anunciado el levantamiento de las restricciones a la expansin de asentamientos, confiando al parecer en que no va a tener que enfrentarse a represalia alguna por parte de Washington. El mes pasado, poco despus de la toma de posesin de Trump, las autoridades israeles revelaron sus planes de construir ms de 566 nuevas casas en la ocupada Jerusaln Oriental.

Adems, los ministros de extrema derecha del gobierno israel estn presionando con toda firmeza para que se proceda a la rpida anexin de Maale Adumim, un enorme asentamiento cercano a Jerusaln que aislara an ms la ciudad del interior de Cisjordania. Bajo presiones de Netanyahu, se ha aplazado la votacin en el gabinete hasta despus de su reunin con Trump.

Un paso peligroso

Estos diversos movimientos tienen potencial suficiente como para desencadenar una explosin de ira, tanto entre los palestinos como, a nivel ms general, en gran parte de la regin.

La sensibilidad que siempre ha rodeado la cuestin de Jerusaln se deriva de su enorme significado poltico, religioso y simblico, manifest Zakaria Odeh, director de la Coalicin Cvica, un grupo que cobija a mltiples organizaciones de la sociedad civil palestina en Jerusaln.

Los palestinos exigen que Jerusaln Oriental sea la capital de su futuro Estado, dijo a Middle East Eye. Si se les niega, supone el fin de la solucin de los dos Estados, de las esperanzas de una autodeterminacin palestina y de cualquier proceso de paz. Sera realmente un paso muy peligroso.

Vinculado ntimamente a las cuestiones de la soberana sobre Jerusaln Oriental est el control palestino de los lugares santos de la ciudad, incluido el sitio que puede ser el ms incendiario de todos: la mezquita de al-Aqsa en la Ciudad Vieja. Para los musulmanes, es el lugar al que lleg el Profeta Mohammad tras un milagroso viaje nocturno desde La Meca, para despus subir al cielo.

Por ese motivo, cientos de millones de musulmanes de todo el mundo tienen un profundo inters en el destino de Jerusaln.

El control sobre al-Aqsa

El fracaso de las conversaciones de paz a lo largo del ltimo cuarto de siglo se debe en gran medida a la negativa de Israel a conceder Jerusaln Este a los palestinos como capital poltica, o a darles un control significativo sobre al-Aqsa, dijo Odeh.

Desde que Israel ocup Jerusaln Oriental en 1967, ha trasladado a ms 200.000 colonos judos a la zona palestina de la ciudad, tratando de aislar a la poblacin palestina de Cisjordania mediante la construccin de un muro de separacin.

En una exhibicin clara de sus ambiciones territoriales, y en violacin del derecho internacional, Israel se anexion formalmente Jerusaln Oriental en 1980, declarando que la ciudad es su capital nica y eterna.

El gobierno israel ha restringido sobremanera el acceso de los palestinos a al-Aqsa, al tiempo que proclama sus propias reivindicaciones de soberana sobre el recinto de la misma, que los judos denominan Monte del Templo, postulando que la mezquita est construida sobre dos templos judos destruidos hace mucho tiempo.

La polica israel supervisa el acceso a al-Aqsa, permitiendo adems que all pueda entrar un nmero record de judos ultranacionalistas. Destacados polticos israeles han exigido que se permita que los judos recen all, e incluso algunos han exigido la destruccin de la mezquita.

Israel lleva colonizando Jerusaln desde hace dcadas de forma mucho ms agresiva que cualquier otro lugar de los territorios ocupados, dijo Odeh.

Los esfuerzos israeles para unificar Jerusaln han hecho tambin que la ciudad sea especialmente vulnerable a la violencia, segn Aviv Tartasky, investigador de Ir Amim, un grupo israel que defiende un trato justo para los palestinos en Jerusaln.

Jerusaln es una ciudad nica, dijo a MEE. Es el nico lugar donde tienes a cientos de miles de israeles y palestinos viviendo en estrecha proximidad y en constante enfrentamiento. Por ese motivo, la ciudad ha sido en gran medida y con mucha frecuencia el foco de la resistencia palestina ante la ocupacin.


Manifestantes palestinos quemando un cartel en Rafah que representa a Donald Trump en una manifestacin en contra de su promesa de trasladar la embajada de su pas a Jerusaln (24 enero 2017 AFP-)

Traslado de la embajada

Se ha asumido a amplios niveles que Trump, al haber apostado su credibilidad durante la campaa presidencial a la reubicacin de la embajada de EEUU en Jerusaln, se mostrar reacio a volverse atrs de su promesa.

Pero en una entrevista publicada el pasado viernes cuando Trump se preparaba para su reunin con Netanyahu, pareci que poda estar pensndoselo mejor.

Estoy pensando en ello. Estoy informndome sobre la cuestin y ya veremos lo que sucede, dijo al peridico Israel Hayom. No es una decisin fcil. Se est discutiendo sobre ello desde hace muchos aos. Nadie quiere asumir esta decisin y tengo que pensar en ello muy seriamente.

Tambin calific como desfavorable la expansin de los asentamientos.

Es probable que el aparente nerviosismo de Trump sea reflejo de los consejos que est recibiendo de funcionarios del Departamentos de Estado y de jefes de Estado rabes.

Bob Corker, presidente del Comit de Relaciones Exteriores del Senado, revel el lunes que Trump tena originalmente la intencin de hacer del traslado de la embajada su primer anuncio como presidente. Tengo la sensacin de que es probable que an est intentando llevarlo a cabo, dijo Corker, aadiendo que la administracin estaba esperando a ver qu objeciones presentaban los dirigentes rabes.

Segn informaciones de los medios israeles, la inteligencia militar de Israel ha advertido tambin de la probabilidad de que estalle una violencia generalizada si la embajada se reubica en Jerusaln. Creen que las protestas y enfrentamientos se extenderan velozmente desde Jerusaln Oriental a los palestinos que viven en Israel y Cisjordania y Gaza, as como a espacios rabes y musulmanes ms amplios. Los lugares judos e israeles de todo el mundo podran llegar a estar tambin bajo amenaza de represalias.

Papel fundamental en los levantamientos

Esos temores no son especulativos. Jerusaln ha demostrado ser un detonante una y otra vez. Especialmente, dijo Odeh, la ciudad ha jugado un papel fundamental en los dos mayores levantamientos palestinos, conocidos como la primera y segunda intifada.

An ms recientemente, ha sido el centro de una serie de ataques con cuchillos y embestidas con coche denominados en ocasiones la intifada del lobo solitario- que se inici a finales de 2015. El recrudecimiento de la violencia, que ahora ha disminuido pero que no ha terminado, estuvo motivado en gran medida por los renovados temores palestinos a que Israel se apoderara de al-Aqsa.

La mayora de los analistas creen que los palestinos de Jerusaln Oriental se hallan en estos momentos demasiado aislados y son demasiado dbiles como para poder mantener el tipo de levantamiento sostenido y organizado que en otras pocas llevaron a cabo contra la ocupacin.

El controvertido muro de separacin israel separando Jerusaln Oriental del pueblo de Anata en Cisjordania (6 de febrero de 2017 AFP-)

Durante la primera intifada, que empez en 1987 mientras el liderazgo palestino se encontraba an en el exilio, Jerusaln Oriental cont con fuertes personalidades locales, dijo Odeh. Junto a Faisal Huseini, jefe de una de las familias ms notables de la ciudad, los jvenes lderes organizaron una desobediencia civil masiva a travs de sus extensas familias en cada barrio de la ciudad.

Hubo huelgas prolongadas que fueron ampliamente seguidas, negativas a pagar impuestos, boicot a los productos israeles y grandes marchas de protestas que a menudo terminaba en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Aquellas acciones hicieron que a Israel le resultara muy difcil gobernar Jerusaln Oriental, dijo Odeh. Fue esta inestabilidad la que contribuy a la decisin de Israel de permitir que regresara el liderazgo palestino bajo Yaser Arafat y estableciera la Autoridad Palestina.

Ciudad hurfana

En 2000, el entonces lder de la oposicin israel, Ariel Sharon, entr con una multitud de fuerzas de la polica armada en el recinto de al-Aqsa para imponer el control israel en el recinto, lo que desencaden la segunda intifada.

Israel reaccion aislando Jerusaln, observ Odeh. La Autoridad Palestina y sus instituciones fueron excluidas de la ciudad, as como los servicios de seguridad de la misma.

El muro se construy para dejar fuera de la ciudad a unos 100.000 residentes palestinos, aislndolos de los servicios locales y separando Jerusaln Oriental del resto de Cisjordania.

Como consecuencia, los lderes locales han definido a Jerusaln como ciudad hurfana. Los residentes palestinos obtienen una fraccin del presupuesto municipal, lo que ha dejado al 82% de ellos bajo el umbral de la pobreza . Las demoliciones de viviendas alcanzar niveles de record . Y el maltrato de la polica hacia los palestinos es un hecho habitual y constante.

En estos momentos, los comits populares de las barriadas de Jerusaln Oriental son una plida sombra de los que se pusieron al frente de la primera intifada, sealaba un informe de 2012 sobre Jerusaln Oriental del International Crisis Group, un think-tank sobre resolucin de conflictos que tiene su sede en Washington y en Bruselas.

En ese informe se explicaba que los comits actuaban en gran medida a la defensiva para tratar de impedir que los colonos se apoderaran de sus barrios, as como para evitar las crecientes incursiones de delincuentes en ausencia de servicios de seguridad palestinos.

La pobreza y la escasez de oportunidades han llevado a los jvenes a las drogas y al delito, y eso ha debilitado gravemente a la sociedad palestina en Jerusaln Oriental, dijo Odeh. Ahora se est sufriendo de falta de liderazgo y de incapacidad para organizarse.

El taln de Aquiles

Sin embargo, Jerusaln y sus santos lugares son an un smbolo poderoso del nacionalismo palestino y un potencial taln de Aquiles para Israel, a causa de la inusual proximidad en la que viven colonos israeles y palestinos.

Casi el 40% de los asesinatos de judos israeles en la segunda intifada, muchos de ellos en ataques suicidas, se produjeron en Jerusaln, seal Hillel Cohen, un experto israel en Jerusaln Oriental.

De forma parecida, la violencia de los ltimos 18 meses se ha concentrado en Jerusaln. El mes pasado, un palestino lanz su camin sobre un grupo de soldados israeles en la ciudad, matando a cuatro e hiriendo a 17.

La exposicin de los israeles a los ataques slo se increment cuando las autoridades de la ciudad intensificaron la expansin de asentamientos en Jerusaln Oriental, tratando de integrarlos con Jerusaln Occidental. Un sistema de iluminacin que conecta los dos lados de la ciudad se ha convertido en objeto de ataques regulares.

Las contradicciones en la poltica israel quedan cada vez ms patentes a medida que esa integracin aumenta, dijo Tartasky. Cuanto ms oprime Israel a los palestinos en Jerusaln Oriental, ms se siente la reaccin en Jerusaln Occidental.

Papel como guardianes

Los palestinos de Jerusaln Oriental pueden estar aislados y asediados, pero estn muy decididos a seguir tomando muy en serio su papel de guardianes de la ciudad y de sus santos lugares.

Despus de que Israel bloqueara a los palestinos de Gaza y Cisjordania para que no puedan llegar a Jerusaln, los ciudadanos palestinos de Israel que conforman la quinta parte de la poblacin israel- asumieron, hasta hace poco tiempo, un papel cada vez ms activo a travs del Movimiento Islmico del Norte.

Israel prohibi el grupo hace poco ms de un ao, en gran parte para impedir su activismo en al-Aqsa, observ Cohen. Pero muchos ciudadanos palestinos siguen profundamente comprometidos con los palestinos de Jerusaln Oriental en la lucha para proteger al-Aqsa de las violaciones israeles.

Cohen dijo a MEE: Puede que Israel haya conseguido debilitar la lucha palestina en Jerusaln, pero no ha debilitado las emociones palestinas respecto a al-Aqsa.

Adems, el simbolismo de Jerusaln y al-Aqsa tiene un impacto ms fuerte que nunca en el mundo rabe y en el musulmn. Por esa razn, puede que Trump y Netanyahu se encuentren con menor margen de maniobra del que les gustara respecto a Jerusaln.


Jonathan Cook gan el Premio Especial Martha Gellhorn de Periodismo. Sus ltimos libros son Israel and the Clash of Civilisations: Iraq, Iran and the Plan to Remake the Middle East (Pluto Press) y Disappearing Palestine: Israels Experiments in Human Despair (Zed Books). Su pgina web es www.jkcook.net

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/trump-and-netanyahu-powder-key-jerusalem-hangs-over-meeting-240831438

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter