Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2017

La profesora y militante del movimiento feminista, Teresa Meana, denuncia los usos discriminatorios de la lengua
Sexismo en el lenguaje, filologa o ideologa?

Enric Llopis
Rebelin


El uso rutinario del lenguaje puede, muchas veces, nublar la visin de la realidad. Es posible ser padre sin tener hijos? He aqu el enigma, de sencilla resolucin en teora pero en la prctica un acertijo por los inadecuados hbitos lingsticos. La profesora de Lengua Castellana y militante del movimiento feminista, Teresa Meana, ofrece la respuesta al arcano: Muy fcil, teniendo hijas. Es autora del libro Porque las palabras no se las lleva el viento... Por un uso no sexista de la lengua (2002) y activista en la Casa de la Dona de Valencia. En las conferencias que imparte, suele advertir al auditorio: Todas las lenguas son igualmente sexistas, el patriarcado es universal. No hay ms que observar la lengua inglesa y el torrente de palabras que agregan -man (hombre) a la raz. Pero todo empieza en la escuela. As, cuando la maestra apela a los nios puede estar utilizando el genrico masculino (con lo que incluye a las alumnas) o refirindose slo a ellos. Y para hacer la distincin, ah es cuando interviene la famosa intuicin femenina, afirma la activista en las Jornadas Feministas organizadas por el sindicato Acontracorrrent. La psicloga Montserrat Moreno seal muchos de estos usos en Cmo se ensea a ser nia. El sexismo en la escuela (Icaria, 2000). Aunque la cuestin trasciende las aulas, porque en una reunin de crticos hay presencia de mujeres?

La conferencia de Teresa Meana pone en claro la utilizacin torcida del lenguaje. A mujeres como la cientfica polaca Maria Salomea Sklodowska-Curie (1867-1934) se las conoce por el apellido del padre o del cnyuge, sin embargo permanece ignoto el de la madre. Tambin pueden rastrearse las huellas de la discriminacin de gnero en los diccionarios, que no reflejan la lengua sino el poder de quien los hace. Meana recuerda que el diccionario de la Real Academia Espaola defini al hurfano-hurfana como la persona cuyo padre o madre (o ambos) han fallecido, aunque preferentemente el padre; adems, actualmente la RAE considera que un sombrero es, en la segunda acepcin, una prenda de adorno usada por las mujeres para cubrirse la cabeza (en la primera no se hacen distingos de gnero: prenda de copa y ala para cubrir la cabeza). Se trata de reflexiones que parten de dos premisas. La lengua y en el mundo se hablan cerca de 6.000- no es un hecho biolgico ya cerrado, sino un organismo vivo y en evolucin constante. Adems el ser humano habla y aprende desde la lengua materna- por imitacin. Ello significa que la lengua en tanto que producto cultural- es aprendida y por tanto modificable.

Hay veces que el hablante incurre en usos directamente racistas. Los incluye Eduardo Galeano en el poema dedicado a Los Nadie (1940): Que no son, aunque sean / Que no hablan idiomas, sino dialectos / Que no hacen arte, sino artesana / Que no practican cultura sino folklore / Que no son humanos, sino recursos humanos. Por esta razn una homila en el Vaticano se considera una ceremonia religiosa, mientras que un rito de los indios Aymara en el Lago Titicaca se tachara oficialmente de supersticin. La invisibilizacin que denuncian los versos de Galeano se extiende a las mujeres en el lenguaje del da a da. Ocurre con el ttulo de la exposicin Las edades del hombre, organizada por la fundacin religiosa del mismo nombre para la promocin del patrimonio de las once dicesis catlicas de Castilla y Len. O con usos tan habituales que pasan inadvertidos. Zorro equivale a astuto, mientras que en femenino es sinnimo de prostituta, palabra con una sinonimia vastsima. El gobernante es quien rige los destinos de un pas, pero la gobernanta es la responsable de planta en un hotel. Podra reservarse un captulo especfico para el refranero. Mujer que sabe Latn, ni tiene marido ni tiene buen fin, le enseaban a Teresa Meana en el colegio de monjas. Y otro apartado al deporte, con expresiones como haba numerosos aficionados, tambin mujeres.

En otras ocasiones el sexismo se plantea de manera subrepticia. Quiz se pueda afirmar que el hombre en genrico- invent la rueda, pero decir que fue el hombre quien invent la agricultura es una mentira enorme, apunta Teresa Meana. En los aos de combate lingstico se ha encontrado incluso con casas editoriales que, tras declararse contrarias a los usos sexistas, han elaborado diccionarios que definen al hombre como individuo de la especie humana y a la mujer como persona del sexo femenino; ms an, en la segunda acepcin caracterizaban a la mujer como aquella persona que dej de ser nia, mientras que para el hombre se reservaba el adjetivo adulto. O anuncios rocambolescos, por ejemplo uno de la marca de relojes IWC: Igual de complicado que una mujer, pero puntual. La profesora y militante feminista ha vivido la jerarquizacin poltica de las lenguas. Cuando yo estudiaba slo haba una lengua, el castellano, y el resto se consideraban dialectos; se inclua aqu a una lengua no indoeuropea como el Euskera, cuya presencia es muy anterior.

Durante aos de militancia ha entablado batalla dialctica con celebrados escritores, como Javier Maras. Una de ellas en 2006, en respuesta a un artculo publicado por el novelista en El Pas (Narices con poco olfato). Teresa Meana defenda el uso del femenino jueza, al igual que se admite el trmino andaluza; o cancillera, profesora, bedela y oficiala. Frente a argumentos como que las feministas odian el latn, ironizaba con una apelacin a lo que en esos casos hubiera hecho el pueblo romano: Invocar por separado a dioses y diosas (deus-dea). Porque teman que las deidades no escucharan sus ruegos si empleaban una sola forma; Ah!, y para las obsesiones, nada como visitar al psiquiatro, conclua la carta a Maras. Con Prez Reverte tambin tengo un problema. La profesora de Lengua seala el trasfondo de este tipo de polmicas: Los argumentos nunca se basan en cuestiones lingsticas, sino ideolgicas.

Hasta no hace mucho las mujeres tenan el acceso casi vetado a determinadas profesiones. Pero al igual que los libros de texto para escolares contienen el femenino mdica, el criterio puede ampliarse a fontanera, ingeniera o ministra. Teresa Meana insiste en que el masculino nunca puede considerarse genrico, sino estrictamente masculino; as pues, los vascos, los refugiados o los nios no incluyen a las mujeres. As expresadas, pueden parecer afirmaciones poco objetables, pero el uso no sexista del lenguaje se enfrenta a fuertes reticencias: que si las expresiones figuran o no en los diccionarios acadmicos, que si da lugar a expresiones largas y complicadas Tal vez fueran las mismas adversidades e incomprensiones contra las que batall Olimpia de Gouges, autora en 1791 de la Declaracin de Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, en cuyo prembulo que declaraba a madres, hijas y hermanas representantes de la Nacin- denunciaba la ignorancia, el olvido y el desprecio de los derechos de la mujer.

Autor del libro Es sexista la lengua espaola? (Paids, 1994), el fallecido ingeniero y profesor del CSIC lvaro Garca Meseguer profundiz en un asunto capital, el salto semntico. Consiste en empezar la oracin con un sujeto genrico, pero que a continuacin revela una referencia exclusiva a los varones. Teresa Meana ha recopilado ejemplos (hay miles de casos) de diferentes libros de texto. Todo el pueblo baj al ro a recibirles, quedando en la aldea las mujeres y los nios; Los romanos permitan a sus esposas tener esclavos propios. La Gran Enciclopedia Salvat de 2008 haca referencia a la gran impedimenta para los hunos de carros, mujeres y rebaos. En este tipo de expresiones incurre un Premio Nobel de Literatura como Camilo Jos Cela: El afn de aventuras suele acompaar al hombre y todos, de nios, soamos con cazar leones, asaltar bancos, perseguir criadas (). En enero de 2006 el escritor Javier Cercas publicaba un artculo en El Pas, Este oficio no es para cobardes, en el que desarrollaba su concepcin del poeta: No es una damisela asustadiza que se pasa la vida oliendo flores y soltando remilgos de monja o flatulencias sentimentales. Un poeta es un peligro pblico. Una pgina Web sobre el consumo de drogas corona la retahla. Qu hacer ante una intoxicacin aguda por ingesta de cannabis? En primer lugar, recabar toda la informacin posible de los amigos y la novia de la persona afectada.

Muchas de las pegas, impedimentos y prejuicios podran resolverse con un vistazo a los clsicos. En el Siglo XII el Cantar del Mo Cid incluye las variantes moros y moras; o mujeres y varones. En el siglo XIV El Libro del Buen Amor, del Arcipreste de Hita, tampoco consideraba farragoso incluir a los dos gneros. El Ordenamiento de Menestrales de las Cortes de Valladolid (1354) menciona, sin mutilaciones sexistas, a hombres y mujeres, aqullos y aqullas, los mozos y las mozas o los peones y las peonas. Los especialistas en Literatura tambin han estudiado la novela de adulterio, vertebrada por la siguiente trada: Ana Karenina (1877), de Tolstoi; La Regenta (1884-85), de Leopoldo Alas Clarin y Madame Bovary (1856), de Flaubert. Pero no se incluye Fortunata y Jacinta, que es de la misma poca y donde el personaje adltero es masculino, seala Teresa Meana. En La Regenta Clarn (y esto no quiere decir que fuera feminista) escribe sin reparos muchachos y muchachas o seoritos y seoritas. En Colombia se asume sin remordimientos el sustantivo lideresa y en Panam se cita a los miembros y las miembras del Parlamento. Se trata de una lucha sufrida, tortuosa y empedrada de dificultades. Hace apenas un siglo que se escolarizan las mujeres en Espaa. Meana subraya el ejemplo de la escritora Concepcin Arenal (1820-1893): Estudi en la universidad vestida de hombre, con capa y sombrero de copa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter