Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2017

Las europeas frente a la austeridad y a la deuda pblica

Christine Vanden Daelen
CADTM

Traducido del francs para Rebelin por Caty R.


La deuda, caballo de Troya de una guerra social sin precedentes contra los pueblos europeos, no es neutra en absoluto desde el punto de vista del gnero. Las medidas impuestas en nombre de la austeridad tienen gnero, tanto en sus caractersticas como en sus cifras.

Para la Unin Europea, el FMI y sus gobiernos cmplices, el nico medio de resolver la crisis es aplicar rgidas medidas de austeridad.

Segn el dogma neoliberal dichas medidas permitiran a los estados endeudados reembolsar sus deudas y recuperar el sacrosanto equilibrio presupuestario. En realidad ese todo-austeridad solo engendra un saqueo social sin precedentes en los pases donde se aplica. El desastre humanitario que asola Grecia desde 2010 es la espantosa materializacin de la aplicacin de los Memoranda of Understanding (MoU) (1), que acompaados de reformas estructurales socialmente retrgradas destruyen el pas a golpe de privatizaciones, aumento de impuestos injustos como el IVA, recortes de salarios, pensiones, sanidad, educacin, cultura, etc. Adems de la contradiccin entre desarrollo social y austeridad cualquier anlisis mnimamente profundo de la crisis de la deuda demuestra sin ambigedad que tiene gnero, tanto en sus caractersticas como en sus efectos. Lejos de atacar a los responsables de esta crisis, los ricos y los grandes patrimonios, la austeridad afecta a las poblaciones ms frgiles, las ms precarias y por desgracia mayoritariamente a las mujeres, especialmente a las ms vulnerables (madres solteras, jvenes, ancianas, inmigrantes, mujeres procedentes de minoras tnicas, del medio rural).

As como los planes de ajuste estructural empobrecieron a las mujeres del Sur, los planes de austeridad estn desangrando a las europeas. Privatizaciones, liberalizaciones y restricciones presupuestarias rebanan los derechos sociales de las mujeres, acentan su pobreza, endurecen y agravan las desigualdades entre los sexos y socavan las conquistas feministas.

Vamos a analizar a lo largo de este artculo cmo las polticas de la deuda hacen retroceder los derechos sociales y econmicos de las mujeres y castigan su emancipacin en toda Europa.

Las mujeres en el centro de la destruccin de la proteccin social 

Para llevar a cabo las economas dirigidas a gestionar la crisis de la deuda, los presupuestos de proteccin social sufren en Europa restricciones draconianas. Por todas partes asistimos a rebajas de las prestaciones por desempleo, sociales, ayudas a las familias, prestaciones por maternidad, por dependencia, etc.

Estos recortes afectan particularmente a las mujeres en tanto que todava asumen el papel de responsables principales de las familias y sufren una mayor precariedad econmica. Las mujeres dependen ms de las prestaciones sociales que los hombres. Dado que las prestaciones y ayudas sociales constituyen una parte sustancial de sus ingresos en comparacin con los hombres (2), son ellas quienes sienten ms dolorosamente los efectos de los recortes en la vida diaria. Los grupos ms vulnerables son las madres solteras, las ancianas y las inmigrantes.

Esta constatacin resulta particularmente clamorosa en dos mbitos:

La decisin de la Comisin Europea de julio de 2015 de retirar la propuesta de ley para la ampliacin del permiso por maternidad de 14 a 18 semanas es un ejemplo del fracaso de la UE, de sus Estados miembros, de invertir en una proteccin digna y humana de las mujeres europeas (3).

En el Reino Unido todas las subvenciones por embarazo, las prestaciones familiares y las rebajas de impuestos vinculadas al nacimiento de los hijos se han restringido o congelado. Otros recortes de prestaciones sociales, como las ayudas a la vivienda, afectan a las mujeres de forma desproporcionada. De hecho ms mujeres que hombres dependen de esas ayudas. Un estudio del sindicato britnico TUC revela que despus de todas esas medidas las madres solteras han perdido al menos el 18 % de sus ingresos netos (4).

Mientras que a menudo las mujeres estn desfavorecidas en trminos de acceso y de nivel de las prestaciones por desempleo [en Alemania en 2010, del 47 % de mujeres desempleadas solo el 28 % acceda a las prestaciones por desempleo (5)] (6), las polticas de austeridad pretenden recortar ms. En Blgica, tras la reforma Di Rupo que prevea una rebaja mayor de las prestaciones por desempleo, la eliminacin de la pensin vitalicia y el endurecimiento de la poltica de apoyo a los parados, el nuevo Gobierno MR-NVA ha puesto en marcha una autntica caza al parado. Esas medidas restrictivas afectan especialmente a las mujeres, que son el 61 % de las personas excluidas del desempleo en 2016 (7).

Mientras que las medidas de promocin de la igualdad de gneros no debe ser un lujo reservado nicamente a los perodos de crecimiento econmico, se constata muy claramente que la crisis de la deuda conlleva una disminucin tanto de las polticas de atencin como de financiacin de los mecanismos de igualdad de los gneros, as como de la puesta en prctica de las leyes en la materia. En Espaa se suprimi el ministerio de Igualdad y lo absorbi el ministerio de Sanidad en 2010 mientras en Italia el presupuesto de las polticas familiares pas de 185,3 a 19,8 millones de euros entre 2011 y 2013 (una rebaja del 89%) (8), a pesar de que la importancia de esas polticas es particularmente clamorosa en perodos de recesin.

Las asociaciones de promocin de las mujeres tambin estn en el ojo del huracn de las restricciones presupuestarias impuestas en nombre de la deuda. Por todas partes de Europa la planificacin familiar, los centros de mujeres, casas de acogida para mujeres violadas y maltratadas, lneas de escucha y ayuda telefnica para mujeres en situacin de crisis, refugios para mujeres y nios se enfrentan a una disminucin de subvenciones tanto pblicas como privadas. Claramente la crisis es sinnimo de una feminizacin de la pobreza y de una acentuacin de su precariedad, tanto econmica como psicolgica y fsica (las cifras demuestran que las violencias domsticas aumentan con las crisis), las asociaciones de mujeres que podran ofrecer apoyo y perspectivas- cada vez son menos accesibles y deben reducir la cantidad y la calidad de los servicios que pueden proporcionar a las mujeres.

Del Estado social a la Madre social 

La austeridad constituye un ataque en regla a los servicios pblicos: servicios sociales, sanidad, educacin energa, transportes, infraestructuras A todos! Todos se reducen, se suprimen, se privatizan y/o sus precios aumentan considerablemente. Este saqueo del Estado social afecta en primer lugar y triplemente a las mujeres, por qu?

La disminucin de la financiacin pblica en el sector de la sanidad, debido a las polticas de austeridad, tiene repercusiones directas sobre la salud sexual y reproductiva de las mujeres, as como sobre sus condiciones de trabajo (son trabajadoras mayoritarias en el sector de la sanidad).

Por todas partes en Europa cada vez se destinan menos ayudas pblicas a la prevencin del VIH, al aborto, a la planificacin familiar, a los servicios sanitarios pre y posparto y a los cuidados sanitarios preventivos de las mujeres. Las maternidades y centros ginecolgicos son generalmente los primeros servicios hospitalarios suprimidos en nombre de las economas a realizar para reembolsar la deuda. As, durante el ltimo decenio, al menos el 20 % de las maternidades francesas se han cerrado (10).

En Grecia, antes de la llegada de Syriza al poder, la troika oblig a las mujeres a pagar 1.000 euros por traer al mundo a sus hijos (11).

Adems hay que sealar que en los pases donde, despus de duras batallas, las mujeres conquistaron la autodeterminacin reproductiva esta se ataca sin cesar. Lejos de hallarse generalizado en Europa, el derecho al aborto siempre es frgil. En 2014 en Espaa casi desaparece. Sin las manifestaciones masivas en la calle y la solidaridad internacional las espaolas no podran practicar la interrupcin voluntaria del embarazo. Y aunque generalmente el derecho al aborto es el resultado de intensas movilizaciones su aplicacin real est lejos de estar garantizada. Paralelamente a las presiones de los lobbies polticos-religiosos, las coacciones puramente pragmticas, como las dificultades de acceso a los servicios y centros de interrupcin voluntaria del embarazo, los plazos de espera ms largos, una falta de mdicos especialistas y un fallo manifiesto de informacin, impiden a numerosas mujeres recurrir en la prctica al aborto. Al obstaculizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, la deuda no solo aniquila la libertad de las mujeres de escoger qu tipo de vida quieren tener y en qu momento, sino que adems refuerza simultneamente las corrientes de pensamiento reaccionarias por las cuales las mujeres son en primer lugar madres y preferentemente madres en el hogar.

Cuando se toma en consideracin el conjunto de los perjuicios causados por el sistema deuda sobre la salud pblica y por extensin sobre la de las mujeres, se impone una conclusin: con la aplicacin de la austeridad, la salud ya no se considera un derecho humano fundamental, sino una mercanca que hay que comprar en el mercado. Cualquier nocin de asistencia y de servicio pblico accesible a todas las personas independientemente de sus rentas y/o su posicin social se elimina. Solo domina la lgica del beneficio privado.

Movilizaciones feministas frente a la crisis 

Como hemos visto a lo largo de este artculo, la deuda y sus polticas son contrarias a cualquier intencin liberadora de las mujeres: no solo socavan su autonoma econmica, as como cualquier posibilidad de acceder a los medios para conciliar sus diferentes etapas de vida (12) por la va, entre otras, del acceso a los servicios pblicos- sino que adems pretenden que las mujeres soporten mayoritariamente el peso de la crisis. A causa de su posicin ms frgil en el mercado laboral, y por lo tanto de un poder de negociacin disminuido, las mujeres aceptan ms fcilmente que los hombres las condiciones precarias, con un salario menor y sin seguridad social. Ellas estn en primera lnea de los recortes en los sectores de la sanidad, la educacin, del sector servicios en el que son al mismo tiempo usuarias y empleadas mayoritarias. Por todas partes la austeridad impulsa una feminizacin de la pobreza, una precarizacin del empleo femenino, un aumento considerable de su carga de trabajo gratuito para amortiguar los efectos devastadores de la crisis que adems destruye las conquistas feministas y por lo tanto las mujeres, dado que soportan las peores consecuencias de la crisis, no tienen por qu pagar ninguna deuda de ningn tipo. Son ellas las autnticas acreedoras a nivel nacional e internacional. Son titulares de una enorme deuda social. Sin su trabajo gratuito de produccin, de reproduccin y de cuidados a las personas nuestras sociedades simplemente se desmoronaran.

Por todas partes en Europa los movimientos feministas trabajan para reforzar la resistencia de las mujeres frente a la destruccin de sus derechos. A principios de 2011 se cre en Grecia la iniciativa Mujeres en movimiento contra la deuda y las medidas de austeridad. El objetivo de este movimiento independiente, pionero en Europa en la lucha contra la deuda y las medidas de austeridad, es establecer un frente coordinado de las feministas europeas contra el sistema deuda.

Esas mujeres exigen auditoras de las cuentas pblicas nacionales y locales y tambin auditoras de hospitales, centros sociales, escuelas Iniciaron y participaron en los movimientos nosotros no pagamos, que rechazan pagar los transportes pblicos cuyo precio se triplic para reembolsar la deuda en Grecia, los nuevos peajes de carreteras y los nuevos impuestos injustos aplicados a los pobres y a la clase media. A finales de 2014 contribuyeron a la creacin de una casa de solidaridad de las mujeres, espacio abierto y autogestionado que tiene el objetivo de ayudar a todas aquellas que sufren a causa de la austeridad, a las mujeres que viven en la pobreza absoluta y estn angustiadas.

En los ltimos aos se est desarrollando una gran solidaridad europea desde muchos pases de Europa hacia Grecia en colaboracin con la iniciativa Mujeres en movimiento contra la deuda y las medidas de austeridad: caravanas ciudadanas desde Italia, Francia, Blgica, etc., continan organizndose para aportar medicamentos, bienes de primera necesidad y para sensibilizar a los dems pueblos europeos sobre la crisis humanitaria que ese pas atraviesa.

La Marcha Mundial de las Mujeres organiz en 2015 una caravana feminista para aportar el apoyo de esta organizacin a todas las mujeres de Europa en lucha contra las polticas de austeridad, el patriarcado y la represin gubernamental (13).

El 6 de marzo de 2015 los colectivos Elles senmlent, Vie Fminine Bruxelles, el CADTM, Monde selon les Femmes, la Marcha Mundial de las Mujeres y la CSC (Confederacin de Sindicatos Cristianos) lanzaron pblicamente el Comit de Accin Vl la facture! (Aqu est la factura!). Su objetivo consiste en poner de relieve los impactos especficos sobre las mujeres de las medidas de austeridad decididas por el Gobierno belga: prdida de plazas para nios y personas mayores, fin de la prestacin de insercin vitalicia (14), etc. Las militantes del Comit Vl la facture! rechazan la socializacin de las deudas de los bancos y las medidas de austeridad que recortan los gastos pblicos. Para ellas el Estado no tiene una deuda con los bancos, sino con las mujeres que trabajan gratuitamente a falta de servicios pblicos suficientes y de calidad. De ah la idea de enviar una factura al Estado: se enviar la factura al Estado para que reembolse todas las horas de trabajo gratuito que nosotras hacemos para compensar, entre otras, la falta de guarderas y de asistencia a las personas mayores. Queremos que el Estado invierta esas sumas en la refinanciacin de los servicios pblicos y la proteccin social.

La plataforma exige:

As, a travs de diversos y mltiples modos de accin, las mujeres estn claramente en marcha contra la deuda ilegtima. Sus iniciativas, determinacin y solidaridad refuerzan los movimientos sociales que denuncian la austeridad total en provecho exclusivamente del mundo de las finanzas y contra los pueblos. Apropindose y encarnando las luchas y reivindicaciones de las feministas, esos movimientos sern ms representativos y aadirn las fuerzas de las poblaciones ms afectadas por esa austeridad absurda, recesiva y totalmente injusta que destruye cualquier forma de Estado social susceptible de contribuir a la autntica liberacin de todas y todos.

Notas:

(1) Planes de rescate econmico impuestos a Grecia por la troika.

(2) En el Reino Unido, en promedio, una quinta parte de la renta de las mujeres est compuesta de prestaciones, ayudas sociales y exenciones fiscales en comparacin con una dcima parte, en promedio, para los hombres.

(3) http://europa.eu/rapid/press-releas... ,  http://www.womenlobby.org/Withdrawa...

(4) Confederacin Europea de Sindicatos, CES, encuesta del 8 de marzo de 2011, p. 19. https://www.etuc.org/IMG/pdf/8_Marc...

(5) M. Jaspeen, European Trade Union Institute (ETUI), Aspects contemporains de la crise au fminin, intervencin en el Seminario Le nerf de la guerre des sexes. Rapports sociaux et argent, organizado por la Universidad de las Mujeres, Bruselas, 16 de diciembre de 2010.

(6) Los sistemas de proteccin social continan basndose en el concepto de una carrera ininterrumpida durante una vida profesional de 40 a 50 aos, lo que raramente corresponde al ciclo de la vida profesional de las mujeres.

(7) http://www.lesoir.be/1126644/articl...

(8) Malfer L. & autres, Family audit: la certificazione familiare aziendale, Franco Angeli, 2014.

(9) En Europa las mujeres representan el 70 % de la fuerza laboral de los servicios sociales y de sanidad y el 60 % de las enseanzas primaria y secundaria. Ver Oxfam International/European Womens Lobby, Op. Cit., p 24-25.

(10) Ces maternits qui doivents amliorer ou fermer, Guillaume Guichard, 22/01/2015, Le Figaro, http://www.lefigaro.fr/conjoncture/...

(11) http://www.gaucherepublicaine.org/i...

(12) Equilibrio entre tiempo de vida profesional, familiar y personal de las mujeres.

(13) https://marchemondialedesfemmes2015...

(14) La prestacin de insercin es una prestacin para demandantes de empleo accesible despus de los estudios. Desde el 1 de enero los jvenes sin empleo que tienen ms de 25 aos podrn beneficiarse de una prestacin de insercin.

Fuente: http://www.cadtm.org/Les-femmes-d-Europe-face-a-l

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter