Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Arabia Saud
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2017

Arabia Saudita
El rojo petrleo wahabita

Guadi Calvo
Rebelin


Arabia Saudita, como principal potencia de las monarquas sunitas del golfo, ha arrastrado a sus vecinos Qatar, Emiratos rabes y Kuwait fundamentalmente, a acompaar y financiar el terrorismo wahabita encarnado en organizaciones como al-Qaeda, Daesh y el Talibn afgano y pakistan, aunque en otros tiempos a pedido del Pentgono no se ha privado de financiar grupos que nada tienen que ver con el integrismo musulmn como los Contras nicaragenses o la organizaciones neo fascista italiana Ordine Nuovo, responsable del atentado contra la Estacin de Bologna en 1985 que dej 85 muertos.

Desde la guerra contra los soviticos en Afganistn, la tirana de los Saud ha ido incrementando sus donaciones a cuanta organizacin terrorista que se denomine wahabita, desde Filipinas a Nigeria, pasando por el Cucaso, Siria, Irak, Afganistn, Somalia, Libia y Mali.

Riad, fundamentalmente, ha regado de mezquita y madrassas (escuelas cornicas) donde se captan y radicalizan a los jvenes asistentes a lo largo de toda Europa, frica, obviamente el mundo rabe y el sudeste asitico, donde se les inoculan las atrabiliarias lecturas del Corn, de Muhammad Ibn Abd al-Wahab (1703-1792), quien llamaba a la instauracin de un islam de los Salaf  (predecesores) de all el termino salafismo. Ms tarde sus teoras fueron actualizadas en 1928 por el fundador de los Hermanos Musulmanes, Hasan al-Banna, hombre del Foreign Office y le continu Sayyid Qutb, ahorcado en 1964 por el fallido atentando contra el lder egipcio Gamal Abdel Nasser.

La financiacin del terrorismo por parte de las monarquas del golfo son y fueron toleradas por Washington, para quienes estos grupos no dejan de operar como mano de obra, evitando as utilizar tropa norteamericana como ya ha sucedido en Libia y Siria y en los ltimos tiempos en Irak, tambin.

La alianza entre el Departamento de Estado y estas tiranas wahabitas han dado como principal resultado la subsistencia del Estado de Israel, alguien conoce alguna accin de al-Qaeda o el Daesh contra intereses judos en algn lugar del mundo?

La existencia de estas monarquas absolutistas, que someten a sus pueblos a sistemas medievales de vida, donde una polica religiosa o Comit para la Promocin de la Virtud y la Prevencin del Vicio, llamada mutawa, controla el orden moral en las calles, pudiendo detener y castigar a quien falte las estrictas normas impuestas, y donde todava siguen siendo pblicos los ahorcamientos y decapitaciones, no parece ofender los principios de las potencias occidentales como lo han hecho el presidente sirio Bashar al-Assad, el lder libio Muhammad Gadaffi, o el rgimen de los ayatols iranes que han llevado a sus pueblos a niveles de vida similares a pases europeos.

El libre trnsito de estas monarquas por el siglo XII, lo toleran Europa y Estados Unidos, por su petrleo barato y porque se han convertido en los mejores clientes globales de la produccin armamentstica.

Las monarquas del Golfo incrementaron en un 154% la compra de armamento en estos ltimos cinco aos, segn el Instituto de Investigacin para la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI). Arabia Saud, Qatar y Kuwait triplicaron sus compras de material militar, al tiempo que el pequeo Omn lo elev su gasto ocho veces.

Segn la misma fuente, el Consejo de Cooperacin del Golfo (CCG), Bahrin Kuwait Omn, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos rabes, realizan el 16,5% de las compras de armamento a nivel global, a pesar de que representan en total menos del 0,7% mundial.

El complejo militar industrial norteamericano se ha beneficiado con el 57% de esas compras.

El incremento de esas compras se produjo fundamentalmente tras las crecientes olas de protestas en 2011 conocidas como la Primavera rabe, que precipit las crisis en Libia, en Siria, profundiz la guerra civil en Irak, y la guerra en Yemen, donde los combatientes huthis (chies) y los grandes sectores de sunes pobres, han derrotado el gobierno ttere de Mansur Hadi.

Entre 2007 y 2011, Arabia Saudita ocupaba el undcimo lugar entre los importadores mundiales de armas para llegar en los ltimos cinco aos al segundo lugar con un incremento de 212%.

El Reino Saudita, carcomido por el temor a la Repblica Islmica de Irn, la contracara no solo religiosa, poltica y moral del islam, ha obligado a Riad a iniciar desde hace una dcada la renovacin de todo su equipamiento militar lo que ha disparado contratos millonarios con los grandes centros industriales, casualmente occidentales y casualmente miembros del ms exclusivo de los clubes del mundo, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, con asiento permanente y poder de veto: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China. Los tres primeros junto a Ucrania, Alemania, Espaa, India e Israel, son los grandes proveedores de armas no solo de Arabia Saudita, sino del resto de las monarquas wahabitas.

Emiratos rabes Unidos (EAU), que fue el tercer importador mundial, es un factor primordial a la hora de disciplinar a enemigos y amigos, colaborador fundamental de Riad en la guerra contra Yemen, ha realizado incursiones areas en Libia, en agosto de 2014, contra posiciones fundamentalistas, que se negaban a aceptar las imposiciones de Occidente. Por su parte Kuwait, increment la compra de armamento en un 175%.

Tanto la familia Saud, como el emir Jalifa bin Zayed Al Nahayan, cabeza de EAU, anunciaron su disposicin a continuar con el ritmo de sus importaciones de armamento.

El emirato de Qatar, dueo de la tercera reserva mundial de gas natural, quizs el pas del golfo ms involucrado financieramente en la guerra de Siria, sufri una crisis econmica, debido a sus aportes a los terroristas, que oblig a un enroque entre el emir Jalifa al-Thani, con su hijo el jeque Tamim, en julio de 2013.

El sultanato de Omn, segn el SIPRI, junto a Corea del Norte y Eritrea, son las naciones que no informa el porcentaje de su PIB, que invierte en defensa.

A excepcin de Bahrin, el pas ms pequeo de CCG, que por otra parte acoge la base de la V flota Norteamrica, el resto de sus socios se ubican entre los 30 pases compradores de armas desde 2011 a 2016.

Las compras de las monarquas wahabitas se focalizaron en aviones de combate, helicpteros, sistema de defensas y comunicaciones, adems de armamento para la seguridad interna.

En al-Udeid, al suroeste de Doha (Qatar), se ubica la central norteamericana de monitoreo para las operaciones contra el Daesh, en Irak y Siria, con una dotacin de cerca de 10 mil efectivos norteamericanos.

Guerra en el sur

Los ataques de Arabia Saudita, con aviones F 19 y los Commons Marcus Thunderbolt israeles, y segn algunas fuentes piloteados tambin por oficiales judos, contra Yemen, iniciadas en marzo de 2015 para reinstaurar al presidente yemen Mansur Hadi, han disparado una crisis humanitaria de consecuencias desconocidas.

Los ataques de Riad han producido ms de 12 mil bajas en la poblacin civil, casi 4 millones de refugiados, y habiendo destruido todo tipo de infraestructura deja como resultado que el 82% de los 26.5 millones de yemenes necesite ayuda humanitaria; 14.4 millones no alcanzan a cubrir sus necesidades alimenticias bsicas y cerca de 20 millones sin agua potable y 14.1 millones no disponen de asistencia sanitaria, cerca de 600 centros de salud han sido clausurados por los daos, adems de la falta de insumos mdicos y falta de personal.

A pesar de tanto esfuerzo, la embestida del Rey Salman ha podido detener apenas la resistencia huthi, pero si posibilit el avance de escuadrones de al-Qaeda y el Estado Islmico, en los sectores aparentemente liberados de la insurgencia chi.

La casa Saud, empantanada en Yemen, pretende escapar de la situacin antes que la guerra comience a incendiar sus propios territorios ya que la minora chi, cerca de 2 del total de 28 millones de habitantes del reino, se ubican en las regiones de sur, donde tambin se encuentran los grandes yacimientos petroleros, comienzan a movilizarse a favor de sus hermanos yemenes.

Sin duda el rojo petrleo de golfo, no solo puede ahogar a sus pueblos sino a las corruptas monarquas que los dominan.


Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en frica, Medio Oriente y Asia Central.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter