Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2017

Habr una paz rusa para Siria?

Flix Flores
La Vanguardia


El jueves comenz en Ginebra la cuarta ronda de conversaciones de paz (llammosla as) en Siria y lo primero que ha hecho Mosc ha sido pedir al rgimen de Damasco que no bombardee las zonas declaradas bajo alto el fuego segn lo acordado en las ltimas semanas en las negociaciones de Astan (Kazajistn), gestadas por Rusia, Turqua e Irn. Rusia, cuyo apoyo militar a Bashar el Asad ha sido decisivo, se ha convertido ahora en la gran potencia interesada en una solucin pactada para acabar con seis aos de guerra. Pero, cabe esperar algo de Ginebra IV?

Habr finalmente una pax rusa en Siria?

Para evaluar todo esto, primero hay que fijarse en quin est y quin no est en Ginebra.

Estados Unidos ha salido del cuadro sirio. Toda su implicacin en el pas rabe parece ser la lucha contra el Estado Islmico. Que se sepa, al margen del siempre activo senador John McCain, que ha hecho una visita secreta y relmpago al norte de Siria despus de pasar por Iraq, los republicanos que ahora ocupan la disfuncional Administracin Trump no muestran mayor inters. De hecho, el nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson, ha permanecido casi invisible hasta su viaje a Mxico, y ni siquiera tiene portavoz conocido. El enviado especial para Siria, Michael Ratney, que ocupa este cargo desde el 2015, ha acudido de todos modos a Ginebra.

Tampoco estn presentes (una vez ms) en Ginebra los kurdos sirios que ocupan una extensa franja del norte del pas y a cuya participacin se niega Turqua, adems de ser vistos por la oposicin siria como agentes de Damasco.

Desde luego estn asimismo ausentes y no se les echa de menos- los yihadistas que antes se hacan llamar Frente Al Nusra y el Estado Islmico.

Entre los que acuden, lo ms interesante es la presencia en la delegacin oficial de la oposicin poltica, el Alto Comit Negociador, del jefe del Ejrcito del Islam, Mohamed Alloush. El Ejrcito del Islam es una de las principales facciones armadas, no la mayor pero s lo bastante representativa. Otra milicia islamista importante, Ahrar al Sham, sumida en problemas internos y divisiones, no acude.

El bloque opositor se completa con dos grupos polticos, la llamada Plataforma de Mosc y la de El Cairo. Sus nombres ya dan a entender de qu pie cojean, y si sirven para algo ser para dar color a Ginebra y para airear ideas de pacto que puedan interesarle a Rusia.

De entrada, nadie espera mucho de esta nueva ronda auspiciada por Naciones Unidas, que alberga en su sede suiza el encuentro del equipo negociador de Damasco y las delegaciones de la oposicin. La novedad, y no es poca, es que el grupo principal, el Alto Comit Negociador (ACN), ha dicho que esta vez quiere hablar directamente con los representantes del Gobierno sirio (encabezados por el incombustible embajador Bashar al Yafari) en vez de usar el formato habitual hasta ahora, con cada parte sentada en una habitacin y el mediador de la ONU, Staffan de Mistura, y su gente yendo de una a la otra.

Como gesto por parte del ACN no est mal, sobre todo teniendo en cuenta que las expectativas son bajas. El propio De Mistura dijo el mircoles que tan solo espera que esto sea el inicio de nuevas conversaciones. El mediador de la ONU, segn observa un destacado experto en el conflicto sirio, Aron Lund, estara buscando la forma de irse desprendiendo del contenido de la Resolucin 2254, que data del 2015 y es heredera de los posicionamientos del 2012; es decir, una transicin poltica que dejara fuera a Bashar el Asad.

El ACN, respaldado por Turqua y Arabia Saud, mantiene la misma posicin de siempre. Sin embargo, la realidad es muy terca y las cosas han cambiado mucho, sobre todo desde que las fuerzas de El Asad reconquistaran Alepo. Las fuerzas de El Asad? Quizs no exactamente. El Hizbulah libans y las milicias chies enviadas por Irn junto a comandantes de la Guardia Revolucionaria iran han sido los artfices del xito militar de Damasco en tierra, mientras que Rusia pona los aviones (entre otras cosas). Hay rumores de que Irn est cambiando la demografa de Alepo y su entorno asentando poblacin chi procedente de Irak y otras partes.

Ahora Turqua se ve obligada a aceptar la permanencia del presidente sirio y se ha alineado con Rusia en el esfuerzo negociador, como se ha plasmado en los encuentros de Astan. Ni a Turqua ni a Rusia les interesa que Irn se afiance en Siria. Tampoco que Bashar el Asad salga triunfador de esta guerra. Y de ah el inters de Mosc en que las negociaciones de paz, tarden lo que tarden, tengan xito.


Fuente original: http://www.lavanguardia.com/internacional/20170223/42244550149/siria-ginebra-paz-rusa-rusia.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter