Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2017

Grecia se pierde en el laberinto de los rescates

Helena Vzquez
Pblico

Syriza no abandona el crculo vicioso de la austeridad a pesar del descontento con las secuelas de los tres paquetes de ayudas de la UE y el FMI


Un agricultor, con la bandera nacional griega, en la ateniense Plaza de Syntagma, donde est el Parlamento, tras una manifestacin reclamando la bajada de impuestos.. REUTERS/Alkis Konstantinidis

No podemos vivir con 400 euros. Este es el lema ms coreado en una protesta multitudinaria que termina, como de costumbre, en la plaza Syntagma. Las pancartas y las consignas en contra del gobierno, Syriza y la Unin Europea coinciden con el anuncio de la vuelta de la Troika en Atenas.

El sindicalista Nikos Papageoraio, mientras se quita el pinganillo con el que ha coordinado uno de los bloques de la marcha, explica cmo Syriza decidi andar por la misma senda donde se estrellaron los gobiernos predecesores. Seala las dos calles paralelas que pasan por Syntagma. Pudes coger la calle Stadiou o la calle Panepisimiou, parecen diferentes pero ambas desembocan en la plaza Omonia.

Tras siete aos de austeridad y tres rescates a las espaldas, el dilema ms comn en Grecia sigue siendo el mismo: existir un paradero sin austeridad si andamos por senderos desconocidos?

Mientras camina hacia el Parlamento, junto a los otros manifestantes, un joven que se hace llamar Giorgos para mantener la privacidad afirma que el descontento es muy difcil de vencer a pesar de que la gente entiende que las medidas que va a tomar el gobierno favorecen a los empresarios.

La misma marcha organizada por el PAME, el sindicato del Partido Comunista (KKE), transmite este desencanto. Las consignas de los miles de personas que participan en ella se oyen, pero no retumban en las calles colindantes, los brazos de los manifestantes no se entrelazan con fuerza, ni sus pies pisan el arcn con dureza a medida que avanzan.

Mira todos estos jvenes que ves a tu alrededor, qu tendrn el da de maana? Nada, denuncia Giorgos. Un 72% de los hogares de Grecia han sufrido recientemente recortes en salarios y pensiones, despidos, retrasos en el pago de salarios o viven con trabajos a tiempo parcial, segn un estudio del 2016 del Banco Europeo para la Reconstruccin y el Desarrollo (BERD) y el Banco Mundial.

Hablar de poltica es casi inevitable en Grecia. El brutal ahogo econmico de los griegos ocupa muchas conversaciones en los bares y en los espacios pblicos. Las discusiones sobre el futuro de Grecia no se han esfumado a pesar de que el pesimismo haya vaciado las calles.

 

Miembros del sindicato comunista griego PAME marchan en una protesta contra el mantenimiento de las medidas de austeridad frente al Parlamento en la Plaza Syntagma de Atenas. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Por lo general, ya no se celebran aquellas multitudinarias protestas con las que media Europa conoci la plaza Syntagma pero las marches, ahora ms pequeas, persisten. Pero slo falta una chispa para que todo se encienda comenta el representante sindical Nikos Papageoraio.

Optimismo de Syriza ante unas negociaciones delicadas

Los acreedores no se lo ponen fcil al gobierno. Los griegos deben apretarse an ms el cinturn si quieren cerrar la segunda revisin del rescate mediante la cual Grecia recibir un nuevo desembolso del crdito que necesita para evitar el impago que se avecina en julio.

Desde Bruselas, hace tiempo que se exigen medidas muy concretas para terminar este examen: una rebaja del umbral a partir de la cual las familias no pagan a Hacienda, ms recortes en pensiones y una reforma laboral.

Syriza, que haba prometido no cruzar sus lneas rojas sobre todo en materia laboral, di un paso atrs el pasado lunes para salir de la reunin con un primer acuerdo en la mano. Tras meses de bloqueo, ambas partas cedieron y lo que antiguamente se conoca como Troika volver a Atenas para disear un paquete adicional de reformas que se aplicarn a partir de 2019.