Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-02-2017

Los compinches de Trump

Naomi Klein
La Jornada


Foto
El presidente de Per, Pedro Pablo Kuczynski, sostuvo ayer un encuentro con su homlogo de Estados Unidos, Donald Trump, en la Casa Blanca. Es el primer mandatario latinoamericano que se rene con el magnate Foto Afp.

Alejmonos para  tener una visin ms amplia de lo que ahorita ocurre en Washington. Las personas que ya poseen una porcin absolutamente obscena de la riqueza del planeta, cuya parte crece ao tras ao segn el ltimo conteo, ocho hombres son dueos de la mitad del mundo, estn empeados en obtener ms. Las figuras centrales en el gabinete de Donald Trump no slo son ultrarricos, tambin obtuvieron su dinero causando dao a los ms vulnerables del planeta y al planeta mismo, a sabiendas de que lo hacan. Parece que ese es un requisito para trabajar ah.

Est el banquero-chatarra Steve Mnuchin, el elegido de Trump para ser secretario del Tesoro, cuya mquina de ejecuciones hipotecarias sin ley ech de sus hogares a decenas de miles de personas.

Y pasando de hipotecas chatarra a alimentos chatarra llegamos a quien Trump eligi para ser secretario del Trabajo, Andrew Puzder. Como ejecutivo en jefe de su imperio de comida chatarra, no le era suficiente pagar a los trabajadores un salario abusivo, con el cual no podan vivir. Varias demandas tambin acusan a su compaa de robarles salarios a sus trabajadores, al dejar de pagarles por su trabajo y horas extra.

(N de la T: Despus de la publicacin original de este artculo, Puzder se retir porque no reuna los votos suficientes en el Senado para ser ratificado como secretario del Trabajo.)

Y pasando de la comida chatarra a la ciencia chatarra, ah est la eleccin de Trump para secretario de Estado, Rex Tillerson. Como ejecutivo en jefe de Exxon, su compaa financi y expandi la ciencia chatarra y cabilde ferozmente, tras bambalinas, contra acciones internacionales para combatir el cambio climtico. En parte debido a estos esfuerzos el mundo perdi dcadas, durante las cuales deberamos de haber estado dejando nuestro hbito de consumo de combustibles fsiles; en vez, aceleramos enormemente la crisis climtica. Debido a estas decisiones, innumerables personas en este planeta ya estn perdiendo sus hogares, por las tormentas y los crecientes niveles del mar; ya hay quienes mueren a causa de las olas de calor y las sequas, y millones vern desaparecer sus tierras debajo de las olas. Como siempre, los ms pobres, mayoritariamente negros y morenos, son los primeros y ms afectados.

Hogares robados. Sueldos robados. Culturas y pases robados. Todo inmoral. Todo con altas ganancias.

Pero la reaccin popular era cada vez mayor. Y por eso esta pandilla de ejecutivos en jefe y los sectores de los cuales provienen estaban justificadamente preocupados de que la fiesta llegaba a su fin. Estaban asustados. Banqueros como Mnuchin recuerdan el colapso financiero de 2008 y las discusiones acerca de la nacionalizacin de la banca. Presenciaron el levantamiento del movimiento Ocupa y luego la resonancia del mensaje antibanquero de Bernie Sanders durante su campaa.

Jefes del sector servicios, como Andrew Puzder, estn espantados con el creciente poder de la Lucha por 15 dlares (N de la T: movimiento por el pago de 15 dlares la hora), la cual ha ido obteniendo victorias en ciudades y estados en todo el pas. Y si Bernie hubiera ganado en la sorprendentemente cerrada primaria, la campaa podra haber tenido un defensor en la Casa Blanca. Imagine qu tan aterrador es eso para un sector que depende de la explotacin laboral para mantener los precios bajos y las ganancias altas.

Y nadie tiene ms motivos para temer el ascenso de los movimientos sociales que Tillerson. Debido al creciente poder del movimiento global contra el cambio climtico, Exxon est bajo fuego en todos los frentes. Los oleoductos que transportan su petrleo son bloqueados no slo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Las campaas de desinversin se esparcen como fuego, provocando incertidumbre en los mercados. Y en este ltimo ao la Comisin de Bolsa y Valores y varios fiscales generales estatales investigaron engaos cometidos por Exxon. Que no quede duda: las acciones contra el cambio climtico representan una amenaza existencial para Exxon. Las metas de temperatura en el acuerdo climtico de Pars son incompatibles con quemar el carbono que compaas como Exxon tienen en sus reservas, y que es fuente de su valor en el mercado. Por eso los accionistas de Exxon plantean preguntas cada vez ms duras acerca de si estn a punto de quedarse con un montn de acciones intiles.

Este es el teln de fondo del ascenso de Trump al poder: nuestros movimientos comenzaban a ganar. No estoy diciendo que eran suficientemente fuertes. No lo eran. No estoy diciendo que estaban suficientemente unidos. No lo estaban. Pero definitivamente algo estaba cambiando. Y en vez de arriesgarse a la posibilidad de un mayor progreso, esta pandilla de portavoces de los combustibles fsiles, comerciantes de comida chatarra y prestamistas depredadores se unieron para asumir el control del gobierno y proteger su mal habida riqueza.

Seamos claros: esta no es una transicin pacfica del poder. Es una toma empresarial del poder. Los intereses que desde hace mucho le han pagado a ambos partidos para que acaten sus rdenes, se cansaron de jugar el juego. Al parecer, todas esas cenas con polticos, todo ese adular y esos chantajes legales insultaban su sensacin de ser poseedores de un derecho divino.

As que ahora quitaron al intermediario e hicieron lo que todo mandams hace cuando quiere que algo se realice bien: lo lleva a cabo l mismo. Exxon para la Secretara de Estado. Hardees para la Secretara del Trabajo. General Dynamics para la Secretara de la Defensa. Y los tipos de Goldman bsicamente para el resto. Tras dcadas de privatizar a cachos el Estado decidieron ir por el gobierno. La ltima frontera final del neoliberalismo. Por eso Trump y sus nominados se ren de las dbiles objeciones a los conflictos de inters: todo es un conflicto de inters, ese es el punto.

Qu hacemos al respecto? Primero, siempre recordemos sus debilidades, hasta cuando ponen en prctica su crudo poder. La razn por la cual cay su mscara, y ahora presenciamos un mandato empresarial sin disfraces, no es porque las empresas se sintieron todopoderosas; es porque les entr pnico.

Es ms, la mayora de los estadunidenses no vot por Trump. Cuarenta por ciento se qued en sus hogares, y entre quienes votaron una clara mayora lo hizo por Hillary Clinton. l gan dentro de un sistema muy amaado. An dentro de este sistema, l no gan. Clinton y el establishment del Partido Demcrata perdieron. Trump no gan con abrumador entusiasmo y grandes cifras. Gan porque Hillary tena nmeros reducidos y falta de entusiasmo. El establishment del Partido Demcrata no crey que fuera importante hacer campaa ofreciendo mejoras tangibles para las vidas de las personas. Prcticamente no tenan nada que ofrecer a la gente cuya vida ha sido diezmada por los ataques neoliberales. Pensaron que podan hacer campaa slo con el miedo a Trump, y no funcion.

Estas son las buenas noticias: Todo esto hace que Trump sea increblemente vulnerable. Este es el tipo que lleg al poder diciendo la ms atrevida y descarada mentira, vendindose como defensor del hombre trabajador, que finalmente iba a enfrentarse al poder e influencia empresariales en Washington. Una parte de su base ya tiene el remordimiento del comprador, y cada vez van a ser ms.

Algo ms a nuestro favor? Esta administracin va contra todos a la vez. Hay reportes de un presupuesto de choque y temor: ser recortado en 10 billones de dlares a lo largo de 10 aos, reducirn todo, desde programas contra la violencia de gnero, para las artes, apoyos a la energa renovable, a la colaboracin comunitaria en la seguridad. Queda claro que esta estrategia de guerra relmpago nos abrumar. Pero podran terminar sorprendidos: podra unirnos bajo una causa comn. Y si la escala de las marchas de las mujeres es un indicador, fue un buen comienzo.

Construir coaliciones robustas en tiempos de una poltica aislada es un trabajo duro. Hay dolorosas historias que deben ser enfrentadas antes de poder progresar. Adems, buscar fondos y el activismo de celebridades suelen confrontar a la gente y los movimientos en vez de promover la colaboracin. Sin embargo, las dificultades no pueden ceder el paso a la desesperanza. Cito un dicho popular de la izquierda francesa: Los tiempos exigen optimismo; guardemos el pesimismo para mejores tiempos. (Lheure est loptimisme, laissons le pessimisme pour des temps meilleurs.)

Personalmente, no puedo armarme de optimismo. Pero en este momento, cuando todo est en riesgo, podemos y debemos localizar nuestra ms firme determinacin.

Naomi Klein es la autora de Esto lo cambia todo. @NaomiaKlein

Este artculo se public en The Nation.

Traduccin: Tania Molina Ramrez

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/02/25/mundo/022a1mun#texto



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter