Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-03-2017

Ana Beln Montes, quince aos presa en EE.UU.

Pascual Serrano
Le Monde Diplomatique

Por qu no indultar a una mujer que ayud con sus informes a evitar una indeseable confrontacin blica donde hubieran cado muchsimos cubanos y tambin habran muerto muchos jvenes estadounidenses?, dijo Douglas Calvo, profesor del Seminario Evanglico de Teologa de Matanzas


Durante su gira por Espaa el pasado mes de abril, el cantautor cubano Silvio Rodrguez sorprenda a su auditorio dedicndole una cancin y pidiendo la libertad para una mujer llamada Ana Beln Montes. Quin est detrs de ese nombre que por primera vez oan los espectadores?

El caso de Ana Beln Montes resultar desconocido para la mayora de personas, sean espaolas, estadounidenses o cubanas. Se trata de la prisionera 25037-016 de la crcel texana del Federal Medical Center, en Fort Worth. Lleva entre rejas desde 2001 y no se prev que salga hasta julio de 2026, su sentencia es de 25 aos de prisin sin posibilidad de reduccin. Montes no ha matado a nadie, ni tampoco ha herido, ni ha robado nada de valor econmico para enriquecerse. Beln Montes pensaba -y sigue pensando- que la poltica del gobierno de Estados Unidos hacia Cuba es cruel e injusta, profundamente inamistosa, me consider moralmente obligada de ayudar a la isla a defenderse de nuestros esfuerzos de imponer en ella nuestros valores y nuestro sistema poltico. Por ello, segn sus propias palabras, me involucr en la actividad que me ha trado ante usted [el juez ]. As lo declar en su alegato en el juicio contra ella el el 16 de octubre de 2002.

Beln era una condecorada analista de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA) del gobierno de Estados Unidos que, tras ser arrestada, reconoci que espiaba para el gobierno cubano desde 1984, hacia 17 aos. Un ao despus de empezar a colaborar con Cuba logr incorporarse a trabajar en el principal organismo estadounidense de espas. Primero fue la la analista principal de la DIA sobre El Salvador y Nicaragua, y ms tarde fue designada analista poltica y militar jefe para Cuba. Beln Montes recibi 10 reconocimientos especiales a su labor, incluido un certificado especial entregado por el director de la CIA en 1997. Pero no solo los ojos de Ana Beln estaban en Cuba, como quera el gobierno de Estados Unidos, tambin estaba su corazn, y por ello consider que deba defender esa revolucin de los hostigamientos y agresiones del pas ms poderoso del mundo. Beln Montes memorizaba gran parte de la informacin que manejaba para enviarla de forma cifrada por un aparato de onda corta a los servicios de inteligencia cubanos. Aprendi a fingir ante el detector de mentiras, e incluso logr disimular en un entorno familiar nada fcil: su hermano era agente especial del FBI, su novio era agente de los servicios de inteligencia del Pentgono especializado en Cuba y y su hermana era analista de lengua espaola del FBI en Miami y, curiosamente, condecorada por su aportacin al descubrimiento de espas cubanos.

Las autoridades acusaron a Beln de comunicar, entregar y trasmitir al gobierno de Cuba y sus representantes, funcionarios y agentes, informacin relacionada con la defensa nacional de Estados Unidos, con la intencin y creencia de que sera usada para perjudicar a Estados Unidos en beneficio de Cuba. La investigacin judicial determin que pas una considerable cantidad de informacin clasificada al gobierno de Cuba, incluyendo las identidades reales de cuatro espas encubiertos e infiltrados en la isla y la ubicacin de campos secretos de las fuerzas especiales del ejrcito de Estados Unidos en su guerra sucia en Centroamrica. Beln Montes no recibi ningn dinero de Cuba por su trabajo. Obedec mi conciencia ms que obedecer la ley, afirm en el juicio. Es curioso, Ana Beln fue detenida pocos das despus del 11S. La inteligencia estadounidense se estaba dedicando ms a la bsqueda de espas cubanos que a terroristas de Al Qaeda.

En una entrevista en agosto de 2015, Ana Beln afirmaba: Les digo a los cubanos algo que siempre he pensado y dicho a aquellos con los que compart mi solidaridad con Cuba. A m lo que me importa es que la Revolucin Cubana exista. Las cuestiones internas de los cubanos es asunto de los cubanos. Incluso no me importa quien est en el futuro; no es cuestin de nombres. Lo necesario es que haya Revolucin Cubana siempre, a partir de la capacidad que se tenga para resolver los problemas. Tienen que cuidar la Revolucin. Yo trat de hacerlo.1

Durante dcadas, unas veces directamente desde el gobierno estadounidense y otras con su beneplcito, Cuba ha sufrido todo tipo de agresiones, sabotajes, guerras bacteriolgicas, intentos de magnicidio y atentados terroristas con el objetivo de derrocar a un gobierno que no se alineaba con la poltica del pas ms poderoso del mundo. Personas de todo el mundo han considerado que Cuba tena derecho a defenderse, siempre de forma pacfica, y para ello la informacin era fundamental. Ana Beln fue una de ellas. Ahora se encuentra aislada de toda poblacin penal y civil, en la prisin de la Base Naval de Fort Worth donde estn encarceladas ms de un millar de mujeres con desequilibrios mentales o de extrema peligrosidad. No puede tener ningn tipo de comunicacin con el exterior, ni recibir ninguna correspondencia, llamada telefnica, ni literatura. nicamente la puede visitar su padre y un responsable de la prisin una hora al mes. A pesar de ello, sigue mostrando su entereza: estoy totalmente aislada. Vivo en condiciones de extrema presin psicolgica. No tengo el ms mnimo contacto con el mundo, salvo el que idealmente me imagino. Resistir hasta el final aunque sea difcil2.

Ana Beln Montes naci en una base del ejrcito de Estados Unidos en Alemania occidental, en 1957. Es la hija mayor de los puertorriqueos Alberto, mdico militar y Emilia. La familia volvi a Estados Unidos y se estableci en Towson, a las afueras de Baltimore. Curiosamente su sensibilidad poltica contra las atrocidades de su gobierno en diferentes pases comenz en Espaa, durante un programa de intercambio. Eran los aos de la efervescencia poltica de la transicin y conoci a un estudiante argentino que le explic muchas cosas de las que sucedan en el mundo y que eran ignoradas por la juventud estadounidense.

Al acabar la universidad, Ana Beln se mud durante un breve periodo a Puerto Rico, poco despus volvi a Estados Unidos, donde encontr un puesto de mecangrafa en el Departamento de Justicia, en Washington. Mientras se preparaba un mster en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, fue conociendo las polticas del gobierno Reagan en Amrica Latina y tomando una clara posicin en defensa de la revolucin cubana y en contra de la poltica intervencionista de su gobierno en el continente.

Su origen puertorriqueo y la humillacin de la Administracin estadounidense de sentirse burlada por una mujer que logr alcanzar la mayor confianza de la inteligencia del gobierno ha hecho que sea utilizada como una advertencia a cualquier estadounidense que se site en contra de su gobierno, por muy honorables y ticas que pueda considerar sus razones.

El caso ha sido ignorado pblicamente por todos los actores mientras pasaba sus aos en prisin. Ni el gobierno cubano -centrado en los cinco agentes de la operacin Avispa ahora ya liberados- ni mucho menos el estadounidense o los medios de comunicacin han prestado atencin a la espa Ana Beln Montes. Sin embargo un movimiento de solidaridad ha comenzado a gestarse desde diferentes puntos. Comenz con la creacin del Comit por un Trato ms Humanos para Ana Beln Montes primero y posteriormente el Comit pro liberacin de Ana Beln Montes dirigido por el acadmico y exdiplomtico Nstor Garca Iturbe, un especialista que ha impartido clases en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Ral Roa Garca, en La Habana.

Tambin en este movimiento de solidaridad se encuentra el profesor del Seminario Evanglico de Matanzas, Douglas Calvo.34 Si est llegando el tiempo de pasar pgina entre Cuba y Estados Unidos, hay que pasarla del todo, y eso incluye a Ana Beln Montes, dijo Douglas Calvo, profesor del Seminario Evanglico de Teologa de Matanzas. Los activistas han enviado varias cartas al presidente Obama pidiendo su indulto o mejoras de las condiciones carcelarias. Por qu no indultar a una mujer que luch, bsicamente, ayudando con sus informes a evitar una indeseable confrontacin blica donde hubieran cado muchsimos cubanos y tambin habran muerto muchos jvenes estadounidenses?, opina Calvo. En una entrevista para el diario Pblico, Douglas Calvo denunciaba que en la prisin donde se encuentra Beln Montes incluso supuestamente se han suicidado enfermos que estaban en estado de coma. Las condiciones de reclusin son tan duras que Lucy, su hermana, miembro del FBI, asegur que Ana Beln vive en un infierno. Calvo asegura que el Papa Francisco podra intervenir ante el presidente Obama. Ahora que ya se demostr que sus informes para la DIA eran ciertos, que no estbamos fabricando armas de destruccin masiva en biotecnologa, ya no hay razn para que Ana Beln Montes siga en prisin. Mantenerla as es perpetuar la guerra fra en un individuo, es pura venganza, aade5.

Adems se han constituido otros comits en Mxico, Estados Unidos, Canad y Francia, a los que se suman muchos de los que participaron en la campaa que culmin con la liberacin de los cinco agentes cubanos. En uno de los diferentes manifiestos y escritos dirigidos al gobierno de Estados Unidos y a su presidente, el abogado Jos Pertierra afirma: Es muy triste que siga presa Lo ideal sera que la liberaran y la enven a Cuba, porque lo que hizo no fue por dinero, sino porque ella consideraba como injusto el bloqueo por parte del pas ms poderoso del planeta. Creo que EEUU debe perdonar y soltarla.

El cantautor Silvio Rodrguez ya puso en su blog Segunda Cita en 2011 la declaracin de Ana Beln Montes en la corte Federal de Estados Unidos6. Ahora le ha dedicado una cancin en sus conciertos por Espaa y escribi en su blog: Se llama Ana Beln Montes y fue alto oficial de los servicios secretos estadounidenses. Cuando saba que le iban a hacer algo malo a Cuba nos pasaba la informacin. Por eso est cumpliendo una condena de dcadas y hace unos aos puse aqu como entrada su alegato de autodefensa. Ana Beln Montes. Mucho mal no nos pas por su culpa. Libertad para ella. 7

Aunque algunos sealan que el gobierno cubano est detrs de este movimiento de solidaridad, pero la verdad es que ningn medio estatal cubano ha informado del asunto ni el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba ni ningn alto cargo de la Administracin se han pronunciado.

Tras quince aos entre rejas, Ana Beln sigue firme en los motivos que le llevaron a su comportamiento: No me gusta nada estar en prisin, pero hay ciertas cosas en la vida por las que merece la pena ir a la crcel, escribe Montes en una carta de 14 pginas a un familiar. El pasado ao volvi a insistir en sus principios: Si me arrepiento me niego a m misma y me sentira insatisfecha. No est en el marco de mi lgica. Siempre supe las consecuencias posibles de lo que haca. Era un riesgo que tena que correr. El estar recluida en prisin es algo que he ido aprendiendo gradualmente a soportar, pero en mi fuero interno estoy tranquila. Hice lo que tena que hacer. Arrepentimiento? En estos aos nunca me he arrepentido.() No tengo hijos ni esposo. Creo que ese fue el precio que a partir de un momento me di cuenta que tena que asumir. Me interes tener un compaero y formar una familia; pero no fue posible porque en la marcha todo se torn complejo. Mi refugio personal es saber que hice algo til y que no solo defend a Cuba; tambin defenda al pueblo norteamericano. Hoy me concentro en resistir ante los intentos de quebrar mi voluntad8.

Entre todos los que luchan por la libertad de Ana Beln Montes aparece el lgico razonamiento del sinsentido de una condena de 25 aos en un momento histrico en que ambos pases parecen ir superando por fin la guerra fra y el enfrentamiento que ha caracterizado el ltimo medio siglo.


Notas:

1 "El caso de la alemana-norteamericana Ana Beln Montes. Resumen latinoamericano. 30-8-2015.

http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/31/el-caso-de-la-alemana-norteamericana-ana-belen-montes/

2 El caso de la alemana-norteamericana Ana Beln Montes. Resumen latinoamericano. 30-8-2015. http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/31/el-caso-de-la-alemana-norteamericana-ana-belen-montes/

3 Comit cubano pide a Obama que indulte a la espa Ana Beln Montes. El Nuevo Herald. 18-10-2015 http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article39667665.html

4 Calvo Gainza, Douglas. Los campaistas por Ana Beln Montes en Miami y sus mentiras sobre la Iglesia Evanglica Cubana. Rebelin, 26-4-2016 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=211626

5
Ravsberg, Fernando. Negociaciones para liberar a la agente que espi para Cuba en el Pentgono. Pblico, 26-10-2015 http://www.publico.es/internacional/negociaciones-liberacion-agente-cuba-espia.html

6
Declaracin de Ana Beln Montes en la Corte Federal. Segunda Cita, 5-10-2011

http://segundacita.blogspot.com.es/2011/10/declaracion-de-ana-belen-montes-en-la.html

7
Ver comentario de Silvio Rodrguez. Segunda Cita, 9-4-2016 http://segundacita.blogspot.com.es/2016/04/una-escuela-en-coruna.html?showComment=1460212015574#c6004914911008953182

8
El caso de la alemana-norteamericana Ana Beln Montes. Resumen latinoamericano. 30-8-2015. http://www.resumenlatinoamericano.org/2015/08/31/el-caso-de-la-alemana-norteamericana-ana-belen-montes/

Artculo publicado originalmente en la edicin espaola de Le Monde Diplomatique de junio de 2016.

Nota de Rebelin: Para informacin por la Campaa por la liberacin de Ana Beln Montes visitar la pgina de Facebook Libertad para Ana Beln Montes (http://www.facebook.com/ABMontesCuba/?ref=page_internal&hc_ref=PAGES_TIMELINE&fref=nf) o escribir a [email protected].


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter