Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2017

Balseros de la historia

Juan Antonio Garca Borrero
Cuba Posible


En la televisin nacional, la locutora anunci con impecable diccin el fin de la llamada poltica de Pies secos/ Pies mojados. Otro paso importante, dijo con gran nfasis, para lograr la normalizacin de las relaciones migratorias entre Cuba y Estados Unidos. Y en los das siguientes, como era de sospechar, un sinnmero de analistas se encargaron de tejer argumentos de todo tipo. Brillantes algunos, lo mismo a favor que en contra.

Mientras los escuchaba, intent imaginarme, a lo Husserl, el mundo de la vida que permaneca sumergido detrs de toda la retrica a la que nos obligaba la alta poltica. En ese mundo de la vida, record, an permanecan varados en varios lugares un montn de cubanos, sorprendidos por la Historia (con maysculas), que de pronto los dejaba sin el asidero de la esperanza y el sueo perseguido. Ellos, los verdaderos protagonistas del drama, desaparecan, una vez ms, en medio de una monstruosa abstraccin. Mi mente se conect con algo que le hace tiempo en una vieja revista Bohemia. Aquel texto tambin habl de compatriotas que decidan abandonar Cuba con el fin de mejorar sus vidas. El tono del articulista sonaba entre apocalptico y obscenamente melodramtico al anotar: A prima maana se comienza la fatigosa espera. Todo un centenar de cubanos desesperados por su miseria optan por la solucin heroica de la emigracin. Cuba, impotente para asimilar los aumentos de su poblacin, presencia el espectculo triste de ver a sus hijos marcharse, quizs para no volver jams. Lo de los cubanos afectados por la derogacin de los pies secos/ pies mojados acaba de ocurrir en enero del 2017. Lo que describe la Bohemia a la que aludo, en enero de 1956, mucho antes de que Fidel Castro encabezara la Revolucin socialista que an se mantiene vigente. Cuba, pas de emigrantes, an se lee en el borde inferior de una de las muchas fotos que mostraba a la gente de entonces esperando ansiosos (como ahora) la visa para viajar a Estados Unidos.

Entre aquellas imgenes impresas en el papel con tonalidad sepia de la aeja Bohemia, y las coloridas que actualmente pueden encontrarse en Facebook u otras redes sociales, hay un mundo de diferencias en lo tcnico. Pero como denominador comn estn los sueos de esa gente annima, cuyas historias puntuales se ignorarn en los noticieros, en las intervenciones televisadas de los gobernantes y especialistas.

Entonces vino a mi mente Claudio Magris, advirtindonos que no es en el mbito de las noticias, o en los relatos que acoger la historiografa oficial, donde podremos saber de la suerte de esta inmensa masa de hombres y mujeres que se mueven en lo cotidiano. Es la literatura, anota el italiano, quien puede salvar estas pequeas historias, iluminar la relacin entre la verdad y la vida, entre el misterio y la cotidianeidad, entre el simple individuo y la Babel de su poca.

Y el cine, aadira yo, que tambin nos ha contado historias en las que aprendemos a mirarnos como parte de algo ms complejo que el guin que se prepara para el noticiero. Y que nos recuerda que como cubanos no somos el ombligo del mundo, sino apenas un segmento de esa gran comunidad de humanos (sean mexicanos, colombianos, chilenos, o haitianos) que aspiran a mejorar sus vidas.

Esto del cine desde muy temprano lo vena diciendo. Existe una pelcula producida por United Artists titulada Popi (1969), que dirigi Arthur Hiller, e interpretaron Alan Arkin y Rita Moreno, y que es la reaccin flmica a la Ley de Ajuste firmada por Lyndon Johnson en 1966. All se cuenta la historia de un viudo puertorriqueo que elabora un plan para garantizarles una mejor vida a sus pequeos hijos, y decide situarlos en un bote en las afueras de la costa de Miami.

La idea es que los nios se hagan pasar por cubanos, y sean acogidos como hroes, como refugiados, lo que les garantizara una proteccin estatal que el padre, aun cuando es ciudadano norteamericano, no le puede posibilitar. Ser ese el mismo puertorriqueo que en El super, filme de Len Ichaso y Orlando Jimnez Leal, basada en la emblemtica obra de Ivn Acosta, le comenta al protagonista que no hay nada que explique la excepcionalidad cubana, cuando se compara a esa comunidad con el resto de los emigrados que a diario luchan en esa misma Nueva York?

Recuerdo ahora un corto titulado precisamente Pies secos/ Pies mojados (Wet Foot/ Dry Foot/ 2006), dirigido en Estados Unidos por Carlos Gutirrez, e interpretado por Francisco Gattorno y Jorge Luis lvarez (s, los mismos de Una novia para David). Recuerdo la profunda impresin que me caus esa historia, pese a que el drama de los balseros, desde el punto de vista meditico, hace mucho que ha dejado de ser una novedad.

Pero cuando un escritor, un cineasta, un artista, se ocupa de rescatar esas historias mnimas donde la gente todos los das va dejando su piel y su vida, ms all de la Poltica (con mayscula), entonces el dolor que como humanos en trnsito hacia una misma meta (ser felices) llevamos dentro, se nos convierte en algo insoportable.

Fuente: http://cubaposible.com/balseros-de-la-historia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter