Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-03-2017

Algo nuevo en el mercado?

Javier Gmez Snchez
La pupila insomne


En algunos aeropuertos y terminales de crucero se aplican ciertas polticas de exclusividad. En sus reas comerciales ver usted varios puntos de venta pero notar que, a menos que haya una marca que los distinga, ninguno vende lo mismo.

La idea es ofrecer la mayor variedad posible, pero al tratarse de un espacio reducido de stands, con un acceso de pblico limitado en nmero y con pocas necesidades de consumo por su carcter turstico y trnsito rpido, no se debe destinar locales a una repeticin de productos.

A quien pretende rentar un local en una terminal de cruceros, y lo logra, antes de hablar de cifras los gerentes le advierten dos cosas: Este es un espacio controlado y no puede ofrecer lo mismo que ya ofrece otro. Si lo hace, no nos interesa

Es posible que sea donde la combinacin de condiciones obliga al capitalismo, representado en la gerencia, a organizar la oferta en funcin de la demanda y de paso evitar que el cliente se maree, se sature y pierda inters.

Algo muy similar puede observarse en la organizacin que han hecho el gobierno norteamericano, y sus aliados, de la neo contrarrevolucin cubana en Internet. Para llegar al pblico de manera influyente y efectiva, la oferta est cuidadosamente estructurada.

Al final, todo lugar en el que corre el dinero se trata de un mercado. Usted se vende y lo compran, pero debe saber cmo venderse y qu llevar debajo del brazo. Cada proyecto ofrece algo distinto a los dems y todos se complementan. No puede haber interferencia.

Los norteamericanos tienen mucho dinero, pero eso no significa que no analicen dnde ponerlo.

Si usted est pensando en dedicarse a la neocontrarrevolucin debe tener esto en cuenta y usarlo como gua para lograr colocar un producto con xito en un mercado que ya est completo, o casi.

Repasemos qu se vende actualmente en las vidrieras de la contrarrevolucin, recordando que estas vidrieras tienen que funcionar hacia dos lados: para el pblico cubano y para sus patrocinadores extranjeros, siempre articulados con la estrategia norteamericana contra Cuba.

Periodismo de Barrio: Ocupa el nicho periodstico. Reportajes, crnicas y entrevistas con un inters por lo comunitario y sectores sociales marginales, que ms que tener un valor en s mismos, buscan explotar en un sector del pblico su insatisfaccin con la prensa nacional. El producto que vende PB es el morbo que produce estar leyendo algo que real o supuestamente no se encuentra en la prensa oficial. Sin importar su valor ni objetividad. El morbo de ese consumidor periodstico puede llegar a tal punto, que con el tiempo le cause ms placer, inters y sensacin de estar informado, leer un trabajo de inferior calidad y crtica en PB que uno superior en Granma. En la clave del alternativismo, para ese entonces no importa lo que se lee, sino dnde se lee.

Cuba Posible: Ocupa el nicho acadmico . Dirigido a un pblico de lite cultural. Vende el debatismo, la sensacin que causa en ese pblico involucrarse en un debate supuestamente de alto nivel. Su objetivo es dar valor a ideas de tercera va, replanteamientos del socialismo, nuevas construcciones de relato histrico, reubicacin de paradigmas, de nuevos hroes a travs de la heroizacin o desvillanizacin de personajes de la historia nacional. Insertar esto en la mente de los lectores como la publicidad inserta en la mente de los consumidores la necesidad de un nuevo celular. Cuba Posible intenta convencerlo de que usted necesita y puede tener otra , una nueva historia, nuevos hroes, viendo valores en acontecimientos histricos que no los tienen y dejar de verlos en los que s los tienen. El placer psicolgico de la revelacin de una nueva verdad. Es la aplicacin poltica de la buena nueva religiosa.

Cartas desde Cuba: Ocupa el nicho noticioso. Actualizacin diaria de noticias sobre Cuba o relacionadas de alguna forma con esta. Se valora a travs de la utilidad que reporta, en la dispersin de Internet, la ubicacin en una sola web de un grupo de contenidos que a usted le interesaran. En un pas donde la conexin a Internet es lenta, escasa o cara. La produccin de contenidos propios es mnima, el grueso es generado por medios informativos de todo tipo. Por lo que su verdadero producto no son las noticias, sino la seleccin de estas. Mientras usted cree estar teniendo acceso a un amplio abanico de contenidos, en realidad lo que lee ah es lo que se quiere que lea, de la forma que se quiere, y con el mensaje que se quiere. No se escatiman maneras, como cambiar los ttulos de los contenidos. Su funcin no es informar al pblico, sino formar el pensamiento de este.

El Estornudo: El nicho literario. Sin entrar en interferencia con los dems, explota la veta artstica de la profesin periodstica con crnicas de aliento literario. Envuelve matrices de opinin en esta especie de papel de regalo. Su producto es el disfrute en los lectores ante una historia bien contada. Solo que a fuerza de ir tras una intencin, termina cayendo en un bache seudocreativo y por supuesto seudoliterario. Los contenidos de El Estornudo son como un traje de Armani con un costurn en la espalda.

El Lumpen/Siro4el: Nicho humorstico. Su funcin es satirizar el enfrentamiento. Una combinacin entre el choteo cubano y el humor poltico. Su producto consiste en ofrecer, a travs del acto de ridiculizar, una dilucin de todo lo que se oponga directamente a la contrarrevolucin. Con chistes mejores o peores, la contrarrevolucin ha aprendido a hacer rer o a intentarlo. Y la risa siempre vende.

On Cuba Magazine: Qu ofrece On Cuba en este panorama? Lo que hace dentro de l una revista con todas las condiciones y capacidades de existir ajenas al mundo poltico cubano, es una incgnita. Sus revistas competidoras no lo hacen y al igual que ellas factura una generosa cantidad de dinero de la publicidad estatal y privada. Pero llega al pblico cubano, tanto en Cuba como en Estados Unidos, y eso no es algo como para desaprovechar polticamente. Es un producto de calidad editorial y donde han participado y participan personas con vocacin revolucionaria y reconocimiento intelectual dentro de las instituciones cubanas, que legitiman la publicacin. Es un fetiche en la Cuba chic de las Reformas y las relaciones Cuba-USA. Es eso precisamente lo que ofrece On Cuba, la fascinacin que produce en el pblico vivir un cambio de poca.

La expansin de los negocios privados, el florecimiento de una clase mediaalta, de un nuevo consumismo, y por lo tanto de nuevos valores sociales y estatus personal. En una poblacin virgen de publicidad, la publicidad en s misma se convierte en un producto, ya que por curiosidad, gran parte de sus ciudadanos acceden e incluso buscan ser objeto de ella. On Cuba vende una sensacin de futuro. El deseo de pertenecer a esa nueva poca y apartarse de todo lo que se relacione con la vieja, incluyendo su orden social y poltico. No es ya la idea de que usted tambin puede tener un Buick , ella misma es el Buick. Hacerlo sentir feliz, aunque usted no pueda realmente tenerlo, de que otros s pueden.

El Toque: Su objetivo ha sido crear una imagen grupal que favorezca el discurso neo contrarrevolucionario. Eso no significa que todos en el coro concuerden con l. No es el criterio lo que vale, sino el valor que otorga la presencia y el carcter de quienes escriben. Por lo tanto, no importa cun a favor de la Revolucin Cubana y el Socialismo usted escriba, incluso bajo la ilusin de un debate de ideas. No hay tal cosa. Usted funciona como un atractivo en el men, pero el restaurante y sus dueos, son los que son. Los lectores atrados por su presencia en ese men, lo comern a usted de entrante, postre o plato fuerte, pero tambin terminarn probando los platos del enemigo. El inters de su presencia en la nmina de El Toque est determinada por su pertenencia, insercin y funcionalidad dentro de las estructuras acadmicas y de comunicacin del Estado cubano.

El producto ofrecido por El Toque es precisamente la pertenencia de estos periodistas, profesores, etc. Gente con nombres conocidos y sobretodo, reconocibles. Aprovecharlo en su efecto transitivo. El Toque est concebido como una cadena, en la que no importa que varios eslabones hablen bien del sistema social cubano, basta que otros s estn conectados a la dinmica neo contrarrevolucionaria, para que cumpla su funcin. Es un coro de voces y a la vez, una foto de grupo. Esa es la intencin tras el repetido cuento del amplio abanico de opiniones, criterios diversos o una panormica de puntos de vista. Sumar eslabones (personas) que con su presencia validen la existencia del proyecto, le otorguen recursos de defensa y camuflaje, despertando adems inters y simpata en el sector revolucionario. Esta misma estrategia ha sido intensamente utilizada por varios de los proyectos antes mencionados.

No quiere decir que todas las personas, en algunos tal vez ni la mayora, de las que participan en los espacios descritos, sean conscientes de los objetivos que cumplen. Por eso es importante informarse sobre estos a fondo.

Puede que hasta alguna de ellas acte creyendo ayudar al avance de la Revolucin, haciendo all el periodismo que los medios cubanos no hacen, a la vez que se ayuda a s misma a mejorando sus ingresos.

Para la CIA, en lo que fue el lado cultural de la Guerra Fra , la   forma de propaganda ms efectiva, fue aquella en la que el individuo actuaba en la direccin en que se esperaba, por razones que crea eran las suyas propias

Es muy posible que se repita lo ocurrido entonces (tal vez empujados por los Wikileaks del futuro). Como lo contaba un intelectual estadounidense que vivi aquella poca :

El financiamiento de frentes culturales de la CIA por la Fundacin Ford, era importante para reclutar a intelectuales no comunistas a los que alentaba a que atacaran a la izquierda marxista y comunista. Muchos de estos izquierdistas no-comunistas pretendieron ms adelante que fueron engaados, que si hubieran sabido que la FF era una fachada de la CIA, no le hubieran prestado su nombre y su prestigio. Sin embargo, esta desilusin de la izquierda anticomunista, no tuvo lugar hasta despus de que las revelaciones sobre la colaboracin entre la FF y la CIA fueron publicadas en la prensa. Eran de verdad tan ingenuos esos socialdemcratas anticomunistas como para creer que todos esos Congresos en mansiones de lujo y en hoteles de cinco estrellas en el lago Como, en Paris y en Roma, todas esas costosas exposiciones de arte y esas brillantes revistas eran simples actos voluntarios de filantropa?

El mercado de la poltica contrarrevolucionaria en Cuba tiene sus altas y sus bajas, algunos de sus participantes intentan mantener su lugar mientras van pasando de moda y son sustituidos por otros. Salvo excepciones, son perecederos.

La estructura de la neocontra est organizada con muchos recursos materiales y humanos. Tiene fortalezas, dinmicas fluidas y funcionamiento articulado. As como amplias conexiones diplomticas.

Nacida de la Era Obama (a quien aplaudi y elogi). Como suceda antes con la disidencia que ya no es invitada, sus integrantes se repiten y retratan entre los invitados de importantes visitantes a Cuba siempre provenientes de pases aliados a EEUU, o el mismo Washington.

Se diferencia de la contrarrevolucin o disidencia tradicional, porque segn la poltica obamista (La continuar Trump?), necesita que sus empleados interacten con la institucionalidad revolucionaria, sus medios de comunicacin y sistemas acadmicos. Para eso se declaran de izquierda y nacionalistas, pero siempre apartados y en contra del Estado Cubano, el Partido Comunista y su tradicin antiimperialista.

En clave no confrontacional, dicen que su Mart es el de con todos y para el bien de todos, lo que solo se puede pretender manipulando y sacando la frase de su contexto histrico. No hacen ms que poner al Apstol al servicio del imperialismo contra el que escribi sus ltimas palabras y su pensamiento legado: para impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza ms, sobre nuestras tierras de Amrica.

Fuente: http://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/02/28/algo-nuevo-en-el-mercado-por-javier-gomez-sanchez/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter