Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-03-2017

Un sistema cientfico precario que nos condena al xodo

Alberto Garzn Espinosa y Carmen Domnguez Godnez
Pblico.es


La pasada semana estallaba en los medios de comunicacin el escndalo por el cambio sin conocimiento ni consentimiento en el tipo de contrato de un nmero indeterminado de doctorandos/as con graves repercusiones y merma de sus derechos laborales. La Profesora de Investigacin del CSIC, Alicia Durn, respaldaba de forma cruda y rigurosa la denuncia de la comunidad investigadora a consecuencia de este hecho.

En el fondo de este despropsito existen, adems de vctimas concretas, tambin culpables, todava por concretar, pero sobre todo un profundo desprecio y cortoplacismo de determinadas polticas, como la cientfica, desde el inicio de la crisis. Y es que la precariedad y los recortes se sufren dentro, pero se construyen y reproducen fuera de los laboratorios.

Una ciencia que trabaje para tener una sociedad ms justa no puede estar soportada slo en lites pensantes, sino en equipos completos y complementarios, recursos suficientes y objetivos debatidos y consensuados. Y sin duda, el trabajo de la ciencia parte del esfuerzo y desempeo de sus trabajadores y trabajadoras (slo el 24,9% de las profesoras de investigacin del CSIC son mujeres), y sus condiciones de trabajo. Hay que sealar que el papel de los sindicatos y la negociacin colectiva en la articulacin de las relaciones laborales es el eje fundamental de la proteccin e impulso de tan necesarios equipos de trabajo.

La crisis que atraviesa nuestro pas desde 2007 ha jugado un papel devastador en el sistema cientfico espaol, con repercusiones en el empleo -desempleo, precariedad, inseguridad-, las relaciones laborales, los recursos y la ideologa. No en vano, conceptos como la excelencia y la competencia son protagonistas en algunos de los documentos normativos de las polticas cientficas y universitarias tales como el Espacio Madrileo de Educacin Superior o el propio informe Wert, que, a la vez, contemplaba esta suerte de mano de obra precaria que ha revivido en nuestra memoria de los ltimos das con el conflicto de los contratos predoctorales. Excelencia a costa de derechos y salarios.

No es la primera vez que desde Izquierda Unida defendemos la necesidad urgente de una poltica cientfica en la concrecin de un Pacto por la Ciencia que garantice marcos de apoyo y promocin de las polticas pblicas de investigacin, as como presupuestos plurianuales que garanticen los recursos necesarios.

Pero tambin debemos reclamar frmulas de contratacin que garanticen la ausencia de precariedad y la estabilidad en el empleo, una lucha histrica de los investigadores que vivi importantes avances y se encuentra en situacin de retroceso. Se requieren una Ley de Ciencia y un marco laboral que no deje los equipos a merced de las crisis, los gobiernos o los desacuerdos.

Los diferentes modelos de contratacin del Personal Docente Investigador Laboral (PDIL) en la universidad y sus avatares, han supuesto una pelea por la estabilidad en el empleo toda vez que las reformas educativas y laborales han ido empujando en la direccin contraria: encajes neoliberales facilitadores del despido y la inseguridad, que difcilmente permiten la consolidacin de equipos ni actitudes crticas tan necesarias en un docente/investigador/a sujeto a una contratacin que pende de un hilo.

Es necesario insistir en que el colectivo de investigadores/as afectados reciba nuestra preocupacin y respaldo, as como la completa disposicin de nuestra organizacin a estudiar todas las demandas en defensa de sus derechos, y a poner en marcha las iniciativas polticas que sean necesarias en todos los mbitos parlamentarios para buscar soluciones.

Con la vista puesta en el horizonte: sabemos que ser necesario retomar espacios de dilogo, participacin ciudadana y confluencia de los sectores afectados, la implicacin de sindicatos y partidos polticos que comprendan la ciencia como una oportunidad al servicio de la sociedad en su conjunto, una sociedad justa, democrtica y sostenible. En ese camino estamos.

Alberto Garzn es coordinador general de Izquierda Unida. Carmen Domnguez Godnez, responsable de Ciencia y Universidad de IU

Fuente: http://blogs.publico.es/economia-para-pobres/2017/02/28/un-sistema-cientifico-precario-que-nos-condena-al-exodo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter