Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

Repudio mundial a Trump

Ignacio Daz y Adrin Fernndez
Amrica XXI

Poblaciones y gobiernos se manifiestan contra la mxima autoridad de Washington. Aumenta la radicalizacin de las organizaciones de base.


Antes de tomar su primera decisin poltica desde la Casa Blanca, Donald Trump ya haba recibido el mayor rechazo internacional que se recuerde contra un presidente de Estados Unidos recin asumido. El da siguiente de su investidura, la Marcha de las Mujeres convocada en Washington lograba replicarse simultneamente en 70 pases. A las concentraciones en Londres, Pars, Madrid, Bruselas, Atenas, entre decenas de ciudades europeas, se sumaron manifestaciones en puntos tan dismiles como Mxico, Canad, India, Australia o Kenia.

Para entonces, el 45 presidente de Estados Unidos todava no haba lanzado el decreto para prohibir la inmigracin desde siete pases de mayora musulmana, ni confirmado que iba a completar la construccin del muro en la frontera con Mxico, ni ratificado que se lo hara pagar a ese pas. El movimiento de resistencia civil se masific tras las rdenes migratorias y promueve movilizaciones y protestas en los prximos meses con rplicas en varios pases.

Uno de los principales focos internacionales de protestas contra Trump es Londres. Justo cuando el eje Washington-Londres se vuelve fundamental por la salida de Gran Bretaa de la Unin Europea, decenas de miles de britnicos salieron a las calles para repudiar las expresiones discriminatorias de Trump, el decreto migratorio contra los musulmanes y la anunciada visita de Estado que har este ao el flamante presidente. En slo 24 horas se juntaron ms de un milln de firmas para exigir que la primera ministra Theresa May no reciba a Trump.

Mxico es el otro punto central de las manifestaciones contra el mandatario estadounidense. Slo en un da bajo la consigna Vibra Mxico se registraron marchas en 17 ciudades contra las polticas y declaraciones de Trump, cuyo eje fue el repudio a la construccin de la totalidad del muro fronterizo. Como en Gran Bretaa, las demandas tambin se trasladan al propio gobierno, que en el caso del presidente Enrique Pea Nieto agravan una situacin ya de por s extremadamente delicada por su desprestigio y la crisis econmica y social que vive el pas.

Los posicionamientos frente a Trump y sus medidas se han vuelto un tema de gran importancia para varios gobiernos y fuerzas polticas de distintos pases. La relacin con Rusia sigue navegando en aguas turbulentas luego del espionaje interno en el qued involucrado el asesor de seguridad nacional Michael Flynn, obligado a renunciar antes de cumplir un mes en el cargo. Buscaba mejorar las relaciones con Mosc y encontr la frrea resistencia del poder estadounidense.

Otro ejemplo de los reposicionamientos frente a Trump fue el ofrecimiento del presidente Mariano Rajoy para ser interlocutor de Washington para Amrica Latina, el Norte de frica y Medio Oriente, que despert un fuerte repudio dentro y fuera de Espaa. La alcaldesa de Barcelona conden la forma de actuar servil y sin la menor dignidad de su presidente. Que quede claro: nosotros y nosotras no nos ofrecemos a colaborar cordialmente con Trump, sino con las redes de alcaldes, ciudades, mujeres, jueces, asociaciones, movimientos, artistas y profesionales de todo el mundo que se estn organizando para resistirse a sus polticas, respondi Ana Colau. Partidos y dirigentes de otros pases tambin se ven presionados a tomar posicin de cara a sus poblaciones, o asumir el riesgo de mostrarse indiferentes.

El repudio generalizado a la figura de Trump tiene dos particularidades. Una es la hostilidad de la prensa liberal estadounidense, con el diario The New York Times y la seal televisiva CNN a la cabeza, que atacan al nuevo gobierno con una virulencia que no tiene antecedentes. Se apoyan en el rechazo mayoritario que manifiestan los propios estadounidenses: el 3 de febrero CNN dio a conocer una encuesta segn la cual tras dos semanas en la Casa Blanca Trump tena una desaprobacin del 53% de los ciudadanos. Adems, 60% se opone al muro y el 53% al veto migratorio.

El otro dato distintivo es el amplio arco ideolgico desde donde se ataca a Trump. Defensores del libre comercio, sectores progresistas socialdemcratas, diversidad de organizaciones sectoriales, lderes polticos pro-estadounidenses, dirigentes que apoyan las guerras de Washington y organizaciones revolucionarias se entremezclan en una condena que parece unnime contra el mandatario estadounidense.

Resistencia interna

 La orden migratoria de Trump, luego frenada tras sucesivas derrotas judiciales, permiti ratificar el clima social que se vive en el pas desde que el presidente asumi en el cargo. Pero la inmigracin no fue el nico ncleo convocante de las numerosas acciones ciudadanas que tuvieron lugar en las principales ciudades desde el 20 de enero.

Las marchas contra el Presidente en su primer mes de gobierno coincidieron con el fuerte debate poltico sobre los secretarios (ministros) que lo acompaarn en su administracin. Cientos de estudiantes universitarios y secundarios salieron a las calles para sumarse al rechazo de las polticas migratorias y, adems, contra las propuestas educativas de Trump. La secretaria de Educacin, Betsy DeVos, pas ajustadamente el filtro del Senado gracias al voto de desempate del Vicepresidente. Sin antecedentes en polticas educativas y cuestionada por su rechazo a la educacin pblica, fue rechazada por todos los senadores demcratas y dos senadoras republicanas. Tom Price, el nuevo secretario de Salud y encargado de desmantelar el sistema Obamacare, tambin pas ajustadamente el filtro del Senado con 52 votos a favor y 47 en contra. Ambos pasaron a integrar la lista de ministros nominados con menos apoyo en la historia estadounidense.

Cada vez que Trump decidi viajar a Palm Beach, su lugar elegido de descanso, fue recibido con manifestaciones de protesta. All se realiz una Marcha por la Humanidad, para rechazar su presencia en la gala anual de caridad que organiza la Cruz Roja y advertir a esta institucin que estaba compartiendo una cena con quien dispuso el cierre de fronteras a los refugiados y la destruccin del sistema de salud que, segn denunciaron, dejar a 30 millones de estadounidenses sin seguro mdico.

Por esos das se confirm que varios jugadores de ftbol americano del equipo de los New England Patriots, campeones del Super Bowl, se negaron a visitar al Presidente y rompieron con una tradicin segn la cual la Casa Blanca invita a los equipos que ganan cada una de las grandes ligas deportivas del pas. No fue un hecho menor: el ftbol americano es el deporte ms popular del pas y la final fue vista por ms de 110 millones de personas.

A este cuadro se agregan las contundentes expresiones de rechazo de la gran mayora de intelectuales y artistas estadounidenses, particularmente de actores y actrices de Hollywood conocidos en todo el mundo. Premiadas figuras como Robert de Niro, Meryl Streep, el director Michael Moore y muchos otros tomaron un papel activo y militante contra el nuevo mandatario al participar en actos pblicos y campaas audiovisuales.

Agenda cargada de manifestaciones

Se espera que una de las convocatorias ms importantes del primer semestre del ao sea la Marcha de los inmigrantes del 6 de mayo. Unas 120 mil personas han confirmado su asistencia a travs de las redes sociales bajo la etiqueta #WeAllBelong (Todos pertenecemos). Sus organizadores aseguran que los estadounidenses no sern intimidados por los ataques contra los inmigrantes y contra los que buscan oportunidades en el pas.

El 22 de abril, Da de la Tierra, se movilizar la comunidad cientfica para denunciar que Trump ignora la ciencia para perseguir agendas ideolgicas que ponen en peligro el mundo. La marcha incluir evidencias del cambio climtico que el Presidente considera falsas. La Asociacin Estadounidense para el Avance de la Ciencia (Aaas), que publica la revista Science, pidi a Trump que incluya en su Gobierno a cientficos crebles y no individuos que rechazan la evidencia cientfica en asuntos de crtica importancia pblica como las vacunas y el cambio climtico. Buena parte de la comunidad cientfica y activistas ecologistas se opusieron a la designacin de Scott Pruitt al frente de la Agencia de Proteccin Medioambiental (EPA) por sus lazos con la industria de los combustibles fsiles y su desconfianza sobre los efectos del cambio climtico, concepto definido por Trump como una estafa inventada por China.

Una semana antes, el 15 de abril, se esperan varios miles de personas frente a la Casa Blanca para exigirle a Trump que haga pblicas sus declaraciones de impuestos, como han hecho otros mandatarios tradicionalmente. Otros colectivos sociales se movilizan a diario para reclamar por sus derechos recortados tras la llegada de Trump.

El mandatario afirm que respeta el derecho de protesta, pero en su cuenta de Twitter calific a sus promotores como anarquistas profesionales, matones y manifestantes pagados. Insisti en que como Presidente, no tengo otro deber superior que proteger al pueblo estadounidense (porque) los terroristas radicales islmicos estn decididos a atacar.

Una de las organizaciones de veteranos de guerra ms grande del pas advirti sobre las consecuencias de las medidas contra los pases de mayora musulmana. Tenemos hermanos y hermanas iraques que pelearon a nuestro lado. Y ahora se les ha cerrado la puerta de Estados Unidos en las narices. Es inmoral y es malo para nuestras tropas (que ahora) recibirn menos ayuda de los habitantes locales, dijo Paul Rieckhoff, fundador de la organizacin Veteranos de Irak y Afganistn (Iava), que rene a 400 mil ex combatientes de las guerras posteriores a los atentados de 2001.

En la misma lnea se expresaron dos ex secretarios de Estado, John Kerry y Madeleine Albright, adems de varios ex altos funcionarios de seguridad nacional, entre ellos Len Panetta, ex jefe de la CIA y del Pentgono. El veto de Trump sostienen puede poner en peligro a las tropas de Estados Unidos.

Juegos de poder

Los gobiernos de varios estados tambin reaccionaron contra las primeras medidas de Trump. El fiscal general del estado de Washington, Bob Ferguson (demcrata), interpuso una demanda contra la orden ejecutiva sobre migracin y refugiados y fue el primer Estado en dar ese paso. Ferguson es uno de los 16 fiscales estatales que a fines de enero suscribieron una carta en la que califican la orden de Trump como inconstitucional, antiestadounidense e ilegal.

Lo mismo sucede con el estado de Minesota, tambin gobernado por demcratas, que alega que el veto de Trump supone un ataque a la Primera Enmienda de la Constitucin estadounidense, donde se protege la libertad religiosa. Idntico criterio utiliz para la demanda el Consejo de Relaciones Islmico-Estadounidenses.

La fiscala general del estado de Nueva York se uni a la iniciativa con el argumento de que la orden ejecutiva del presidente Trump no slo es inconstitucional y fundamentalmente antiamericana, sino que perjudica profundamente a nuestras familias, economa e instituciones educativas y de salud. El fiscal Eric Schneiderman dijo que es clara la intencin de Trump de discriminar a los musulmanes y recuerda que en el 22,5% de los habitantes del estado de Nueva York (equivalente a ms de 4,4 millones) son nacidos en el extranjero. De ellos, 15 mil personas provienen de alguno los siete pases afectados con la prohibicin: Libia, Sudn, Somalia, Siria, Irak, Irn y Yemen.

Otra demanda fue hecha por el fiscal general de San Francisco, Dennis Herrera, en nombre del alcalde de esta ciudad. Herrera denunci que Trump retir los fondos federales a las que llama ciudades santuarios, por tener normas ms tolerantes sobre la deportacin a los inmigrantes indocumentados. Es el caso de San Francisco, Los ngeles, Chicago y Nueva York, entre otras. Por la misma razn Trump acus al estado de California de estar fuera del control y amenaz con retirarle fondos federales en caso de que se declarase un estado santuario.

Los demcratas tambin hacen su juego poltico y se acomodan rpidamente en su rol de oposicin. Legisladores se movilizan con el argumento de recuperar la decencia del pas y motorizaron varios proyectos de ley para bloquear las rdenes ejecutivas de Trump y realizar presentaciones ante la Justicia. Ms de 100 diputados de la Cmara de Representantes advirtieron al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, que del veto depende la vida y el bienestar de muchos individuos y las alianzas con gobiernos extranjeros para combatir el terrorismo. Tambin la Asociacin de Abogados de Estados Unidos, que cuenta con ms de 400 mil asociados, pidi a Trump retirar la orden contra ciudadanos extranjeros.

Sin dudas una de las demandas contra el veto migratorio que ms sorprendi fue la de las principales compaas tecnolgicas de Estados Unidos, entre ellas Apple, Facebook, Google, Netflix y Microsoft, que advirtieron a la Justicia sobre las consecuencias que tendra en su produccin el decreto antinmigracin. La presentacin seala que la orden presidencial dificultar reclutar, contratar y retener a algunos de los mejores empleados del mundo.

Acatar o irse

 La disputa institucional alrededor de las decisiones del mandatario tuvo su primera vctima cuando Trump despidi a fines de enero a la fiscal general interina, Sally Yates, por afirmar que no estaba convencida de que la medida antinmigrantes sea legal. Tambin relev de su cargo al director en funciones del Servicio de Inmigracin y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en ingls) puesto en el cargo en 2012 por Barack Obama. Seis mil de los 20 mil empleados del ICE se dedican especficamente a deportaciones. Trump anunci que contratar 10 mil nuevos agentes.

El ltimo da de enero alrededor de mil diplomticos estadounidenses de todo el mundo firmaron un documento para protestar contra el veto porque amargar inmediatamente las relaciones en buena parte del mundo musulmn que considera que la prohibicin ha estado motivada por la religin. La respuesta del Gobierno frente a todos estos casos fue: acaten la orden del Presidente o renuncien a sus cargos.

Unos das ms tarde el Senado confirm al legislador republicano Jeff Sessions como fiscal general. El hombre es conocido por sus posiciones radicales contra las minoras y los inmigrantes. De su paso como fiscal para el distrito sur de Alabama (1981-1993) los demcratas le recordaron sus comentarios racistas y sus persecuciones judiciales contra los defensores de los derechos civiles de los afroamericanos. Desde el Senado fue representante de Alabama por 20 aos confront contra los proyectos legislativos que pretendan encauzar legalmente a 11 millones de indocumentados que viven en el pas. Se opone al aborto y al matrimonio entre personas del mismo sexo y est a favor de la mano dura contra las pandillas y el narcotrfico. Tambin se opuso al decreto de 2012 mediante el cual Barack Obama estableci el programa de Accin Diferida (Daca) que fren la deportacin de 750 mil jvenes que llegaron al pas siendo nios. Trump y Session prometieron eliminar este programa.

Otro aporte en el mismo sentido fue la eleccin del juez conservador Neil Gorsuchpara, vinculado a la derecha cristiana, antiabortista y defensor de la pena de muerte, para ocupar un cargo vitalicio en el Tribunal Supremo. Con l, el mximo rgano judicial volver a tener mayora conservadora.

En febrero el secretario de Seguridad Nacional se pase por la frontera con Mxico para estudiar el proyecto de construccin de los tramos faltantes del muro y felicit a los agentes de la Patrulla Fronteriza con esta frase: son quienes se ensucian todos los das haciendo el trabajo de la nacin. El Presidente vincula todos los problemas de los estadounidenses (economa, narcotrfico, trabajo, violencia, corrupcin) a los inmigrantes y azuza una mayor polarizacin social al interior del pas.

Primeros impactos geopolticos

Fuera de las fronteras, Trump genera el mismo repudio firme y diverso: trabajadores y sectores de las clases dominantes lo condenan desde distintas posiciones. Uno de los mayores peligros para Washington es que el rechazo al Presidente provoque una expansin del sentimiento antiestadounidense en poblaciones de distintas partes del mundo. En los pases musulmanes eso ser inevitable. Tras un breve perodo de distensin con Irn, el ayatol Al Jamenei respondi a Trump dando irnicamente las gracias por mostrar el verdadero rostro de Estados Unidos.

La relacin con Irn tambin se recalent el 15 de febrero cuando Trump anunci que abandonaba la poltica de las ltimas dcadas de abogar por una solucin de dos Estados entre Palestina e Israel. Ese da recibi en Washington al primer ministro israel Benjamin Netanyahu y dijo que aceptar una solucin de uno o dos Estados, postura que abre un nuevo captulo de confrontaciones internacionales.

Ms all de la situacin particular surgida en torno a Rusia (ver Cortocircuitos), para los gobiernos del mundo qued en evidencia que las relaciones bilaterales con las nuevas autoridades de la Casa Blanca sern tensas y estarn signadas por la desconfianza. Segn The Washington Post, en la primera conversacin telefnica con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, Trump lo reproch por haber firmado el peor acuerdo de la historia sobre refugiados con Barack Obama, que obligaba a Estados Unidos a recibir inmigrantes provenientes de ese pas; le dijo que era de lejos la peor conversacin que haba mantenido y colg el telfono a los 25 minutos de una reunin pautada para una hora. Australia es un aliado central para Estados Unidos.

Otro presidente cercano al pas, el mexicano Enrique Pea Nieto, fue directamente humillado por Donald Trump. Luego que se pautara su visita a la Casa Blanca, el presidente estadounidense firm la orden ejecutiva para la construccin del muro. Pea Nieto haba decidido no cancelar el viaje, pero luego Trump public: Si Mxico no quiere pagar el muro, mejor que cancele su visita y dej al presidente mexicano sin opcin.

Gobiernos de otros pases cercanos a Washington, como Canad y Japn, ya visitaron al multimillonario presidente. En la visita del japons Shinzo Abe no hubo inconvenientes, aunque durante la campaa Trump haba considerado que las relaciones comerciales eran desfavorables con ese pas y necesitaban modificaciones. S hubo tensiones previas al viaje del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, que haba condenando enrgicamente el decreto migratorio de Trump contra pases musulmanes y refugiados. Si bien en Estados Unidos el mandatario de Canad eligi resaltar las visiones coincidentes en materia de economa y seguridad, no dej pasar la oportunidad para destacar la bienvenida dada por su pas a 40 mil sirios, das despus de que su par estadounidenses frenara la recepcin de refugiados.

Uno de los mayores cambios de Trump se produjo respecto de China. En campaa, haba atacado reiteradamente la poltica econmica del pas asitico y tras ganar las elecciones se comunic con la presidente de Taiwn (cuya independencia no reconoce China). Adems, durante su presentacin en el Senado, el canciller Tillerson amenaz con prohibir el acceso de China a las islas artificiales construidas en el mar del Sur de China, accin equivalente a iniciar una guerra.

Sin embargo, en una conversacin telefnica mantenida con el presidente chino Xi Jinping en febrero, Trump se dio vuelta y se comprometi a respetar la poltica de una sola China (lo que implica negar la independencia de Taiwn). La reunin fue larga y extremadamente cordial, segn inform la propia Casa Blanca. Otra victoria de Pekn fue la salida de Estados Unidos del acuerdo comercial transpacfico (TPP), diseado para quitarle espacio y mercados a China. Los pases que iban a formar parte del acuerdo quedaron perplejos y Xi Jinping ya se prepara para ocupar parte del lugar abandonado por Washington.

Cambiante e imprevisible, Trump avanza con su hoja de ruta todo lo que puede. Las reacciones en su contra crecen dentro del pas y tienen dimensin internacional. Con su gobierno comenz tambin un perodo de mayor tensin, incertidumbre y desconfianza a nivel mundial.

Ms jvenes contra el sistema

Entre las mltiples consecuencias que provoc el triunfo de Donald Trump y su llegada a la Casa Blanca se destaca una mayor politizacin de millones de estadounidenses. Es sabido que organizaciones nacionalistas, ultraconservadoras y fascistas han crecido en los ltimos aos en los pases desarrollados y que el triunfo de Trump tiene un ncleo de apoyo militante en la llamada derecha alternativa, de posiciones xenfobas y racistas.

Menos conocido es el fenmeno que se ha desencadenado en las organizaciones polticas de izquierda, que experimentaron un rpido crecimiento ante el escenario planteado por el nuevo gobierno republicano. Con un activo papel en las protestas, distintas agrupaciones de Estados Unidos han recibido un creciente nmero de afiliados, particularmente de jvenes.

Ya el ao pasado, una encuesta de la universidad de Harvard difundida por los grandes medios haba revelado que la mayor parte de la juventud estadounidense (de 18 a 29 aos) rechaza el capitalismo (51%) frente a un 42% que lo apoya. Y un 33% asegur que apoya el socialismo. El grueso de esos jvenes apoy durante las primarias al candidato Bernard Sanders, que levant varias consignas de izquierda. Otro estudio de Harvard sobre el proceso electoral concluy que Sanders no est moviendo al Partido Demcrata a la izquierda, (sino que) hay una generacin movindose a la izquierda, aunque agreg que hay ms jvenes que ahora se consideran demcratas gracias a l, que logr 14 millones de votos.

Alrededor de Sanders se form un movimiento de lucha por un salario mnimo de 15 dlares la hora. Tambin ganaron adeptos los reclamos de gratuidad de la educacin en todos los niveles y por un seguro de salud pblica, entre otras consignas clsicas de la izquierda que generaron entusiasmo.

La llegada de Trump a la Casa Blanca despert en amplias franjas de la poblacin la voluntad de asumir un mayor compromiso poltico-social y los jvenes estn a la vanguardia. Ahora las organizaciones anticapitalistas compiten con la socialdemocracia para captar a los nuevos militantes. La principal fuerza de la Internacional Socialista en el pas, la DSA, pas de ocho mil a 14 mil afiliados desde mayo de 2016 hasta enero, y en las dos semanas posteriores a la asuncin de Trump sum dos mil nuevos miembros. Algunos jvenes que se integraron a la organizacin, citados por la prensa, declararon contra el capitalismo y reivindicaron el socialismo, pese a que la fuerza no combate el sistema. Agrupamientos revolucionarios como Alternativa Socialista, dijeron al medio Al Jazeera que desde la eleccin de Trump crecieron 30% sus afiliados. En el mismo sentido se expresaron desde el Partido Socialista de Estados Unidos y otras formaciones anticapitalistas, que vieron crecer la asistencia a sus actividades y captaron un renovado inters por la teora marxista.

Si bien se trata de organizaciones pequeas y sin peso nacional, la tendencia a organizarse en demanda de transformaciones sociales es evidente desde que estall la ltima crisis econmica y surgieron organizaciones como Occupy Wall Street y desde 2014 Black Lives Matter, que generaron muchas adhesiones entre los jvenes.

En 2015 una encuesta de Gallup revel que slo el 38% de la poblacin pensaba que los dos partidos del sistema hacan un trabajo adecuado y el 60% manifest que es necesario un tercer partido poltico. La tendencia parece haberse profundizado tras el ltimo proceso electoral.

Surgir un nuevo partido de los trabajadores estadounidenses? La posibilidad parece lejana, pero las nuevas generaciones ya giraron a la izquierda.

Fuente: http://americaxxi.com.ve/index.php/news-item/repudio-mundial-a-trump-nota-de-tapa-de-marzo/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter