Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

Un truculento por otro

Eric Nepomuceno
Pgina 12


Hace una semana, afirm, en este mismo espacio, lo siguiente: De una cosa, nadie podr acusar, con justicia, al gobierno de Temer: de ser imprevisible. Nada ms fcil que prever que, entre las peores alternativas, elegir siempre la ms mala.

Ayer, y una vez ms, Michel Temer lo confirm: entre dos o tres opciones para el puesto que hasta el mircoles de la semana pasada fue (psimamente) ocupado por Jos Serra, el de ministro de Relaciones Exteriores, eligi Aloisio Nunes Ferreira, tambin senador y tambin del PSDB, partido que fue el pilar del golpe institucional que destituy a la presidenta Dilma Rousseff.

Son muchos los puntos en comn entre el Serra que sale y el Nunes Ferreira que llega. Ambos tienen un pasado de firme militancia en la izquierda. Serra, como dirigente estudiantil. Nunes Ferreira, directamente en la lucha armada. Fue chofer y escolta del mtico guerrillero Carlos Marighella, de la Alianza Libertadora Nacional. Actualmente ambos sienten verdadera ojeriza a cualquier cosa que huela a izquierda, empezando por el PT.

Tanto Serra como Nunes Ferreira son conocidos por su agresividad y truculencia, por reacciones de extrema grosera y por la inexistencia de lmites a la hora de atacar adversarios. Algo, a propsito, poco propicio a las prcticas diplomticas, pero qu esperar de quien ignora prcticas democrticas para instalarse en el poder?

En este punto de convergencia, hay una pequea divergencia: Jos Serra traiciona con la misma facilidad con que respira. Nunes Ferreira es ms discreto cuando se trata de conspirar contra los suyos. Contra adversarios, los dos se asemejan en el repertorio de golpes bajos.

Pero tambin existen, entre ambos personajes, diferencias. Jos Serra ignora olmpicamente lo que sean las reglas bsicas de la poltica externa y de la geopoltica. Esgrimiendo un supuesto pragmatismo, se dedic, en sus nueve meses como canciller, a destrozar todo lo construido a lo largo de los aos de Lula da Silva, y que propici a Brasil un protagonismo rarsimas veces alcanzado antes.

Aloisio Nunes Ferreira, a su vez, tiene ms experiencia en el campo. Se estren como negociador internacional en 1968, cuando se exili en Francia como embajador de la Alianza Nacional Libertadora junto a movimientos de izquierda, armados o no, en todo el mundo.

Como senador, presidi la Comisin de Relaciones Exteriores del Senado, y siempre que tuvo ocasin trat de sabotear con ferocidad desbordada la poltica regional llevada a cabo por Lula da Silva y mantenida, aunque tmidamente, por Dilma Rousseff. Cuando no tuvo ocasin, supo crearla.

Serra le deja como legado al sucesor haber peleado con los vecinos (excepciones: la Argentina de Mauricio Macri y el Paraguay de Horacio Cartes). Ambos, en otra coincidencia, padecen ataques de urticaria cuando se les menciona palabras como Unasur, Mercosur, relaciones Sur-Sur o BRICS (al menos en este ltimo caso, Nunes Ferreira sabe identificar los pases que corresponden a cada letra de la sigla Brasil, Rusia, India, China y Surfrica, cosa que Serra no saba al asumir como canciller).

Frente a un escenario global turbulento al extremo, y con Brasil perdiendo protagonismo a velocidades siderales, tener a otro perro rabioso como canciller es un absurdo tpico de Temer. Hay ministro, pero no existe siquiera vestigio de poltica externa.

Ah, s, casi olvido otra coincidencia: al igual que Serra, Nunes Ferreira tambin fue denunciado por recibir dinero de coimas y corrupcin. En este punto especfico, supera al antecesor: ya est bajo investigacin del Supremo Tribunal Federal.

Y es en esa doble condicin, de canciller e investigado, que presidir, en pocas semanas, la reunin del G-20, grupo de las veinte mayores economas del mundo, que tratar precisamente de corrupcin.

Una vez ms, el planeta se curvar frente a Brasil: al fin y al cabo, cul de los otros cancilleres que debatirn formas de dar combate a la corrupcin responde, en la corte suprema de su pas, a una investigacin por corrupto?

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/23496-un-truculento-por-otro



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter