Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2017

Trump

Luis Britto Garca
Resumen Latinoamericano



El rebullicio meditico en torno a Donald Trump nos har olvidar que lo que dice el candidato no es lo que hace el Presidente?

Alborozo despiertan las declaraciones del mandatario electo contra los medios y su decisin de no admitir a CNN, New York Times y Politic, entre otros, a las ruedas de prensa oficiales. Pero se nos olvida el nefasto desempeo de dolos mediticos como Kennedy, Reagan y Obama, que vendieron como glamour el atropello contra pases y pueblos?

Recordemos la luna de miel comunicacional en torno a Barack Obama, la esperanza de renovacin puesta en el afrodescendiente que degener en genocida y no pudo instaurar ni siquiera un sistema pblico de salud decente para su pueblo. Recapacitemos que la acometida meditica contra Trump es dirigida por el experto en guerra sucia David Brock, pagado por la Hillary Clinton que chill de jbilo cuando supo del linchamiento de Kadafi.

Conmocin provocan los discursos y medidas de Trump contra los ambientalistas, pero tan rpido se nos fue de la memoria que bajo la administracin anterior se sacrific el medio ambiente de Estados Unidos al devastador fracking, que envenena parejamente atmsfera y subsuelo, y que bajo la presente siguen las polticas de sobreproduccin para mantener bajos los precios del petrleo y quebrar a los pases disidentes de la OPEP?

Desusada algaraba suscitaron las declaraciones proteccionistas de Donald Trump. Suficiente para que algunos olviden que Estados Unidos siempre ha sido proteccionista, que invariablemente promovi Tratados de Libre Comercio para conseguirle mercados sin trabas a sus productos, y que si ahora rechaza alguno como el Acuerdo Transpacfico, es porque sus mercancas han dejado de ser competitivas en el rea.

Revuelo inusitado causan las amenazas de Trump de construir un muro y hacrselo pagar a los mexicanos. Suficiente para que muchos pasen por alto que el Muro de la Vergenza ya existe, y que si a pesar de l se infiltran centenares de miles de mexicanos, es porque autoridades y empresarios saben que sin esta mano de obra barata desapareceran gran parte de la agricultura y de las manufacturas estadounidenses, y que sin el Muro que los ilegaliza, estos braceros exigiran derechos, y disminuiran las ganancias.

Asombro y estupor promueven las condenas de Trump contra las intiles guerras imperiales de Estados Unidos en continentes remotos, sus amenazas de salirse de la OTAN, que su pas instal como instrumento de ocupacin de Europa e intervencin en el resto del mundo. Se pasa por alto que el gasto armamentista estadounidense asciende a ms de la mitad del total planetario, que Trump propuso luego aumentar en 54.000 millones de dlares el presupuesto militar, que en su discurso de despedida el presidente Eisenhower denunci la existencia de un complejo militar industrial que iba a acabar con la democracia, y que ello no le impidi servirse de l en la desastrosa guerra de Corea. Por si quedaran dudas, Trump ha designado consejero en asuntos de seguridad nacional al general H.R. McMasters, furioso enemigo de Rusia y partidario de una poltica agresiva contra sta y sus aliados.

Las promesas de Trump a favor de los blancos pobres y desempleados despiertan esperanza o escndalo en quienes ignoran que ya ofreci reducciones de impuestos de 14% a favor del 0,1% ms rico de la poblacin, y ningn beneficio para los desposedos.

Las petulantes posturas de Trump intentan compensar prdidas de hegemona: la de Estados Unidos, que desde hace dos aos no es la primera potencia del mundo, y la de la supremaca blanca, pues en ese pas gran parte de los caucsicos cayeron en la miseria y en poco tiempo pasarn a ser minora.

Tengamos en cuenta que republicanos y demcratas son apenas mscaras de un nico partido poltico, el del dinero, que elige y desecha candidatos y que desde la administracin pasada lleva su descaro hasta legalizar y hacer pblicos los sobornos que reciben los polticos para financiar su carrera y comprar sus decisiones en el curso de ella. El gabinete de Trump incluye cinco ex gerentes mejor dicho, delincuentes bancarios- de Goldman Sachs, y otro de la EXXON: ni un solo representante de los blancos empobrecidos que llevaron al candidato al poder.

Trump no es miembro de una clase poltica que representa al dinero: es el dinero, que ya no necesita una clase poltica que lo represente.

Poderoso caballero es Don Dinero.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/03/04/opinion-trump-2/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter