Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

La absolutamente impredecible eleccin presidencial en Francia

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Hace un ao, en Francia, las elecciones presidenciales para 2017 parecan aseguradas. Haba tres partidos que importaban: Los republicanos (LR), de centro derecha; los socialistas, de centro izquierda (PS), y la extrema derecha, el Frente Nacional (FN). Dado que en Francia hay normalmente dos rondas con slo dos candidatos permitidos en la segunda ronda, la cuestin clave es siempre cul de los tres ser eliminado en la primera ronda.

Pareca seguro en ese momento que el FN estara en la segunda ronda, encarnando un sentimiento anti-establishment. Pareca igualmente seguro que si el presidente Franois Hollande buscaba la eleccin, perdera de mala manera. Esto significaba que el candidato de LR estara en la segunda ronda. Esto sera cierto en especial si LR escoga a Alain Jupp y no al ex presidente Nicolas Sarkozy. La mayora de la gente pensaba que Jupp tena ms probabilidad de atraer a los votantes socialistas y de centro que Sarkozy, y como tal mayor probabilidad de ganar la presidencia.

Entonces, la visin general de hace un ao era que los partidos del establishment prevaleceran y que Jupp ganara. Qu incorrectas resultaron estas expectativas. Si la eleccin de Trump en Estados Unidos y la victoria del Brexit en el Reino Unido fueron inesperadas, palidecen ante la inesperada situacin en Francia. Hay seis plausibles candidatos para las elecciones presidenciales, y todos ellos (s, todos ellos) alegan ser anti-establishment. Es ms, quines sern los dos de los seis que estarn en la segunda ronda sigue siendo hasta ahora la adivinanza de todos. Entre ahora y el 23 de abril de 2017, la primera ronda de las elecciones presidenciales, el electorado parece extremadamente voltil.

He aqu por qu. El complicado sistema francs busca favorecer a los dos partidos principales del establishment. Y es comn que funcione. Asume, sin embargo, que todo mundo es llamado a votar dos veces. Esta vez han sido cuatro veces para votar primero que nada en las dos rondas de las primarias y luego dos veces en las elecciones presidenciales. Esto significa que un votante en la primera ronda de las primarias tendra que anticipar el resultado de la tercera eleccin (la primera ronda de las presidenciales) para decidir por quin votar en la primera ronda de las primarias. El resultado de esta tarea imposible es que los resultados de las primarias pueden ser muy sorprendentes, y de hecho as lo fueron.

Las primarias del LR fueron las primeras, y ocurrieron el 20 y el 27 de noviembre de 2016. En esta primaria de votantes de derecha y centro-derecha hubo tres candidatos principales. Los dos con mayor respaldo eran Sarkozy y Jupp. El tercero, muy atrs en las encuestas, era Franois Fillon. Fillon hizo una campaa algo anti-establishment enfatizando los males de las malversaciones financieras, de las cuales Sarkozy fue acusado y Jupp fue convicto en el pasado. Tambin fue ultra conservador en aspectos sociales, apelando al voto catlico.

Fillon sorprendi a todo mundo. En las encuestas iba en tercer lugar con slo 10% de los votantes. En la votacin brinc como 30 puntos y lleg en primer lugar. Su victoria fue tan decisiva que Sarkozy, quien lleg en tercero, lo respald (aunque slo fuera por daar a Jupp). Y Fillon prevaleci fcilmente sobre Jupp en la segunda ronda, dos a uno.

Luego vinieron las primarias de la izquierda. Anticipando una derrota humillante, Hollande se retir de la carrera desde antes de las primarias. Su primer ministro, Manuel Valls, de inmediato entr a la carrera y se esperaba que ganara, al menos en la primera ronda. Valls se plant como el candidato del establishment, respaldado por el ala derecha de la izquierda francesa y calladamente por Hollande.

Dos antiguos ministros de Hollande compitieron como candidatos de izquierda contra Valls. Arnaud Montebourg haba renunciado debido a las polticas de austeridad de Hollande. Benot Hamon fue despedido por Hollande porque se opona a estas polticas dentro del gabinete. Ambos sentan que Hollande y Valls haban traicionado a la izquierda. Se esperaba que Montebourg llegara en segundo tras Valls, y tal vez ganar en la segunda ronda.

Nada de esto ocurri. Valls lleg en segundo, no en primero, y Hamon, no Montebourg, fue quien gan en esas primarias. Hamon se haba rehusado a respaldar lo realizado por Hollande y Valls en su tiempo en el gobierno e insisti en discutir nuevas polticas futuras, ofreciendo una propuesta de importancia. De pronto, la izquierda dentro de la primaria de izquierda pareca fuerte. Hamon recogi el respaldo de muchas diferentes facciones de la izquierda y fue capaz de hacer tropezar a Valls en la segunda ronda con casi 58% de la votacin.

Hay otras dos personas en la carrera. Una es Emmanuel Macron, antiguo ministro de Hollande que pens que sus polticas eran insuficientemente pro-neoliberales, y que form su propio partido, En marche! Macron se neg a entrar en las primarias de la izquierda. Se plant en su programa muy neoliberal en materia econmica pero al mismo tiempo muy progresista en todas las cuestiones sociales.

La otra persona en la carrera es Jean-Luc Mlenchon, que por aos se ha propuesto a s mismo como la izquierda de la izquierda. l le llama a su partido La France insoumise (la Francia insumisa) implicando a aquellos en la izquierda que resisten y que no permitirn ser sometidos. Por esta razn ha rechazado, descalificando como no izquierdistas, a todos los que sirvieron en el gobierno de Hollande, aun si despus fueron despedidos o renunciaron.

Macron asume que su programa puede apelar a los votantes de clase media a lo ancho del espectro de la izquierda. Despus de la primaria de la izquierda, muchos votantes de Valls que se enojaron por la postura izquierdista de Hamon, inicialmente amenazaron con cambiarse con Macron. Por tanto, Macron pareca implicar una amenaza para Fillon en la primera ronda de las presidenciales. Mlenchon no se hizo ilusiones de ganar esta vez, pero se prepara para el futuro. Es muy poco probable que responda al llamado de Hamon a unirse tras l en la izquierda.

De repente ocurri un suceso importante. Fillon fue denunciado como alguien que fingi ser parangn de honestidad financiera. Haba puesto a su esposa y sus dos hijos en la nmina gubernamental de algo que se demostr era trabajo ficticio. Esto no es una prctica poco comn en Francia, pero los montos de dinero en este caso eran tan grandes y la accin tan contraria a los alegatos de Fillon como candidato, que LR comenz una gran discusin en torno a un llamado Plan B para reemplazar a Fillon por otra persona.

Pero result que reemplazar a Fillon sera todava peor para LR que dejarlo como candidato. Esto es as porque no hay un candidato individual que sea obvio. Y el esfuerzo para escoger a uno de ellos podra desgarrar a LR. Adems Fillon contraatac pidiendo perdn por sus malas acciones, y asegurando que todava poda ganar. El Plan B desapareci y Fillon se mantiene como candidato de LR. La cuestin es cuntos votantes perdi para la primera ronda de las elecciones presidenciales debido a sus transgresiones.

Entonces, como dije, todos afirman ser anti-establishment. En realidad Fillon y Macron estn cerca de jugar ese papel. Esto deja a Hamon como el que tiene mayor nmero de credenciales para representar un cambio real. Pero si quiere ganar la primera ronda de las presidenciales debe mantener en lnea al partido socialista (hasta ahora lo est haciendo), atraer a los votantes de Mlenchon, atraer a votantes ecologistas (tambin lo est haciendo) y atraer a los centristas. Esto es bastante difcil. Marine Le Pen, del FN, ha estado recibiendo 25% de las encuestas constantemente por ms de un ao. Parece estar en una meseta, pero es alta. Ahora est intentando atraer a simpatizantes de Fillon desilusionados. Macron est subiendo en las encuestas, y tambin Hamon. Mlenchon no est cediendo. Y como decan los cartonistas: el establishment son los otros.

Si Hamon prevalece, eso ser un evento mundial importante. Ser la primera carrera electoral importante en Europa (o en alguna otra parte para el caso) en que un candidato de izquierda, de izquierda abierta, haya ganado. Esto revertira la tendencia mundial de candidatos o partidos que se mueven hacia la derecha.

Conforme los trastornos econmicos continan expandindose, la idea de que uno pueda ganar como izquierdista puede de nuevo volverse legtimo. Es un tanto equivalente a lo que habra ocurrido si Bernie Sanders hubiera ganado la primaria demcrata en Estados Unidos. Pero recuerden, todo esto depende ahora de que los votantes adivinen quines sern los candidatos en la segunda ronda de las presidenciales. Asumiendo que Le Pen obtenga 25%, eso deja un 75% para dividirse entre los otros cinco candidatos.

La primera ronda de las presidenciales no ocurrir sino hasta el 23 de abril de 2017. Esto es un tiempo relativamente largo para que los votantes hagan una decisin difcil. Las encuestas muestran que la intensidad del apoyo es muy delgada, en especial para Macron. Es por eso que podemos esperar gran volatilidad en las encuestas. No hay manera de asegurar quin obtendr el probable 20% necesario para estar en la segunda ronda de las presidenciales el 7 de mayo de 2017.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/03/04/opinion/022a1mun

Traduccin: Ramn Vera Herrera



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter