Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

A-Meri-India, una nota desde la tierra de los aspirantes frustrados

Aseem Shrivastava
Economic & Political Weekly


La economa y la sociedad india se enfrentan a un inicio tumultuoso del siglo XXI. Las estadsticas pueden mostrar tasas de crecimiento que rompen rcords desde 1991. Pero la verdad es que el empleo formal, especialmente en el sector empresarial, ha estado estancado, lo que ha llevado a demandas crecientes de reservas de empleo pblico basadas en la casta. India es hoy, de hecho, un puesto de avanzada de las finanzas globales. Hemos depredado nuestra propia cultura y ecologa, mientras la economa que hemos escogido importar oculta nuestro tejido social roto. Bajo el brillo que nuestros polticos desean anunciar se encuentra la triste verdad: la colonizacin cultural se encuentra en un pico histrico, mientras marchamos confiados hacia el ecocidio.

Ganar no lo es todo. Es lo nico.

Dicho estadounidense atribuido a Vince Lombardi, entrenador de rugby americano. Dure (2015)


Espero que los Estados Unidos en solitario o una combinacin de los Estados Unidos y la Commonwealth britnica restablezca y rejuvenezca el dominio extranjero sobre la India.

Chaudhuri (1997: 58)

 

En la carrera de la "Nueva India" todo el mundo puede llegar el primero a la vez. Cuntos Virat Kohlis puede tener el equipo indio de cricket como mximo a la vez? La respuesta correcta: tantos como jvenes y ambiciosos jugadores de cricket pueda haber en India. Este es el mensaje elemental para nuestra juventud en los programas de televisin de mxima audiencia. No dejemos que un nmero tan trivial como 11 nos impida alcanzar los cielos. Veamos una escena todava muy familiar en una de nuestras carreteras rurales de la India. Va a pasar un tren por un paso a nivel. Ambos lados del cruce estn a tope de vehculos. Los espacios en los lados de la calzada parecen ejrcitos rivales en formacin de batalla. Tan pronto como el tren est a la vista, casi al unsono (como respondiendo a una llamada a la batalla), los motores se aceleran. En cuanto pasa el tren las barreras se levantan y el camino se vuelve a abrir. Esto inicia una guerra por la carretera, el caos esperado en el que los conductores de los dos lados del camino intentan adelantarse unos a otros para pasar primero.

Algo parecido al caos de este paso a nivel es lo que parece estar sucediendo con la economa y la sociedad india en este tumultuoso inicio del siglo XXI. Posiblemente algo ms de unos cuantos centenares de millones de trabajadores, la mayor parte jvenes e inquietos, compiten por empleos que ni siquiera parecen llegar a las decenas de millones. Sin embargo, la fiebre desesperada de la "India con aspiraciones" es tal, que a cada uno de los candidatos se le ha llevado a creer que est entre los "escogidos" que "algn da" pasarn el corte. Una frustracin masiva de nuestra juventud est profundamente marcada en el guin de la economa de la era de la reforma india, con implicaciones tectnicas para la poltica y la sociedad. Si se llega a discutir alguna vez en los medios, se usan eufemismos.

"Amerindia", o A-Meri-India" es el nombre que he dado al pas en el que vivimos, dado que nuestros hijos y nietos estn ms sometidos al dominio americano (mediante mercados globales controlados por corporaciones y la invasin cultural) que lo que nunca lo estuvieron nuestros antecesores durante el dominio britnico. Irnicamente, durante las dcadas pasadas desde la independencia, la colonizacin psicolgica no ha hecho con el tiempo ms que intensificarse (especialmente entre 1985-91) en lugar de atenuarse.

Algunos datos de la Encuesta Econmica del gobierno indio ilustra este punto de las aspiraciones frustradas con absoluta claridad. El sector formal que paga impuestos (organizado), aquel en el que se encuentran los puestos de trabajo ms deseados en la economa, est muy por debajo del 7% del total de empleos: un hecho de tozudez persistente notable en s mismo. Ms del 93% de los empleos se encuentran en ocupaciones "informales" como la construccin, el trabajo domstico, la venta callejera y la agricultura. A pesar de tasas de crecimiento rcord desde 1991, especialmente desde 2003, el empleo formal en el sector organizado de la India ha permanecido tenazmente estancado, subiendo imperceptiblemente de 26,7 millones en 1991 a justo por debajo de los 30 millones tras casi un cuarto de siglo de crecimiento.

Si tenemos en cuenta que los empleos en el gobierno y en el sector pblico han disminuido (debido a la mecanizacin y la desinversin) desde 19 millones a justo por debajo de los 18 millones, resulta que el sector empresarial privado ha generado un incremento neto de empleo formal de unos 4 millones de trabajadores. Esto se ha producido en un periodo durante el que la fuerza total de trabajo ha aumentado en ms de 200 millones! Aunque supongamos caritativamente que los efectos multiplicadores en cadena generados por el crecimiento en el sector organizado tengan implicaciones para el empleo en el sector informal, y supongamos con liberalidad que 10 empleos en la economa informal son el resultado de cada empleo generado en la economa organizada corriente, la suma total de la contribucin hecha por el sector empresarial privado a la generacin de empleo en todo el pas durante un periodo de 25 aos es de 44 millones: bien por debajo de la tasa demandada (Ministerio de Finanzas 2016).1

Vale la pena ser "atrasado"

Muy pocos han llegado ni siquiera a discutir en profundidad la diferencia fundamental entre empleos y medios de vida. Ni se intenta tampoco relacionar el fracaso del sector privado en la generacin de empleo con la creciente demanda de reservas en empleos del sector pblico y el gobierno por todo el pas. La mayor parte de los anlisis han evitado sealar la imposibilidad de las aspiraciones (una palabra que ha entrado en el discurso pblico del "desarrollo" solo en el siglo XXI, gracias a las divisiones de marketing de las megacorporaciones) y de ver la importancia crtica del fenmeno de que el poder de casta basado en la tierra en la India rural haya sido sobrepasado por castas ms bajas sin tierras que ganan movilidad social gracias a oportunidades de mercado o, ms frecuentemente, gracias a empleos pblicos reservados para ellos.

Con todo el bombo y platillo dado al imperativo del crecimiento econmico para generar empleo, los datos revelan que la mayor parte del crecimiento ha estado destruyendo empleo (se han despedido millones a lo largo de los aos desde 1991), lo mismo que ha sucedido en China y en buena parte del resto del mundo. Dada la rpida automatizacin de la tecnologa las perspectivas para el futuro, tanto a corto como a largo plazo, son igualmente sombras (ILO 2016).

La sequa de empleos en la economa dominante empresarial significa que hay de repente mucha ms demanda de puestos de trabajo pblicos y de reservas basadas en la casta para esos empleos. Cuando me reun con el Ministro Principal de Bihar, Nitish Kumar, en vsperas de las elecciones a la asamblea en noviembre de 2015 me dijo que, como media, unas 200-300 mil personas se presentan para 2000 puestos de trabajo en el gobierno de Bihar. (Le produca una cierta satisfaccin el hecho de que en Gujarat la media de candidatos era dos o tres veces mayor!)

En Utar Pradesh, se han registrado historias de la lucha por empleos pblicos como barrenderos, en las que se sabe que se presentaron muchos graduados universitarios. De nuevo la media de candidatos para el nmero de empleos se encontraba en el rango de 100:1. Los dalits locales estaban tan desconcertados por ello que pidieron reservas de empleos como barrenderos para ellos.

Hay un incentivo para que todas las castas, no importa lo alto que estuviesen en la jerarqua tradicional, sean clasificadas como "atrasadas" para asegurar la preferencia en las reservas. La agitacin Jat en Haryana ya ha costado muchas vidas. Es igualmente cierto para el andolan [movimiento] patidar en Gujarat. Los kapus en Andhra Pradesh, los marathas en Maharashtra, los gujjars en Rajastn y los ahoms en Assam tambin piden lo mismo: cuotas para su comunidad.

Estas OBCs propietarias de tierras (aquellos que pertenecen a las Otras Clases Atrasadas [OBC = Other Backward Classes en ingls; por la Constitucin india estas OBCs y Tribus Registradas, Scheduled Tribes, tienen reservados puestos de trabajo y estudio, nota del tr.]) han sido tradicionalmente poderosas en la India rural. Han conseguido beneficios del hecho de que el gobierno aboliese los impuestos agrcolas y sobre la tierra tras la independencia. Tambin han sacado ventaja de una electricidad, fertilizantes y canales de irrigacin, gratuitos o muy subvencionados.

Sin embargo, el crecimiento econmico en la era de las reformas ha generado una nueva clase media que ha reducido el dominio de las castas propietarias de tierras tradicionales. Muchos patidars, kapus y otros han aprovechado las oportunidades de la nueva economa y se han beneficiado de ella. Pero muchos ms se han quedado atrs, sobrepasados por una clase aspirante que a menudo incluye a castas ms bajas que han tomado ventaja de las reservas en educacin y empleo. Los barrenderos empleados por el gobierno puede que sean de castas bajas, pero ganan ms que muchos de las castas propietarias de tierras por encima de ellos en la jerarqua tradicional.

Los lderes y gestores polticos han defendido durante aos que los campesinos deberan abandonar la agricultura puesto que con ella no se puede ganar dinero, y dedicarse a ocupaciones ms "productivas". (El dinero reaparece mgicamente en la agricultura, por supuesto, cuando las corporaciones globales de agribusiness entran en ella). Bajo la tutela de las instituciones financieras internacionales, la economa de la agricultura se ha dejado en la adversidad durante mucho tiempo para inducir a los campesinos a abandonar la agricultura. Esto ha abierto el camino para las multinacionales de la alimentacin y ha facilitado la adquisicin de tierras para la construccin, las infraestructuras, la minera y la industria. Puede sorprendernos que en las ltimas dos dcadas el pas haya sido testigo de que 350 mil personas que haban escogido permanecer en la agricultura se hayan suicidado?2

La promesa que se hace a millones, especialmente a los jvenes que abandonan los hogares campesinos, es la de empleos en la industria o los servicios en las ciudades, la de un lugar en la economa metropolitana del pas y de estilos de vida globalizados. Esta promesa est lejos de cumplirse. No obstante, existe como una fantasa real en las mentes de millones de jvenes indios.

Fue una joven y desesperada India la que vot por un hombre desesperado por convertirse en Primer Ministro del pas hace dos aos. La marea de apoyo por parte de la juventud urbana y en proceso de urbanizacin, que fue crucial para llevar a Narendra Modi y al Bharatiya Janata Party (BJP) al poder, es ms que probable que se vuelva contra l en 2019, a no ser que consiga lo imposible y proporcione realmente los trabajos prometidos. Los datos no estn de su lado.

India 2041

Hagamos un experimento mental y examinemos qu tendra que pasar para que el sueo de todos los ministros de finanzas indios (y es fundamentalmente el mismo sueo de desarrollo para todos ellos: una edicin india del sueo americano) se cumpliese en el prximo cuarto de siglo, tantos aos hacia el futuro como le ha costado a India llegar hasta aqu desde las reformas de 1991. El sueo es que India se convierta en un pas moderno y poderoso "desarrollado".

Para precisarlo ms, no solo la pobreza se habra convertido en una cosa del pasado lejano en 2041 y la prosperidad y el bienestar seran la norma general, sino que aproximadamente el 75%-80% de una poblacin de la India de 1,6 mil millones, que es como decir unos 1,2-1,28 mil millones de personas (la poblacin total de la India en este momento) vivira en ciudades. Los ministros de finanzas tanto de los gobiernos de la Alianza Progresista Unida dirigida por el Partido del Congreso como de la Alianza Nacional Democrtica dirigida por el BJP han compartido esta esperanza.3

Qu significara esto en concreto? En la India urbana y metropolitana significara que se crearan unos milagrosos 200 millones de puestos de trabajo adicionales en el prximo cuarto de siglo, a un ritmo de 25 millones de nuevos empleos cada ao. Como hemos sealado anteriormente, ya estamos un orden de magnitud por debajo de la demanda de creacin de puestos de trabajo para la rpidamente creciente fuerza de trabajo desde 1991. Tambin significara que nuestras ciudades seran capaces repentinamente de proporcionar la enorme infraestructura -de aire y agua limpios, de alcantarillado y electricidad, de carreteras y comunicaciones, viviendas y seguridad- para unos 800 millones de personas ms! Alguien ha dicho ciudades inteligentes?

En el campo, esta visin supone igualmente logros heroicos. Si ms de tres cuartas partes de la India deben ser urbanas en 2041, y hay que disuadir a los aldeanos de vivir de la agricultura, esto sera un profunda ruptura epistmica con el pasado, de un tipo que no ha sucedido nunca en la historia de la India: toda una generacin de jvenes indios habran sido criados sin ningn conocimiento de agricultura manual. Esto tiene las implicaciones ms amplias imaginables. Consideremos solo unas cuantas:

(I) Significara que la agricultura estara virtualmente totalmente mecanizada, como en el mundo "desarrollado". Para hacer funcionar las trilladoras, cosechadoras y otra maquinaria agrcola habra una demanda gigantesca de recursos energticos. Aunque solo la mitad procediese de combustibles fsiles (en s misma una peticin heroica), supondra una intensa demanda de las reservas que quedan de petrleo y carbn, en una era dominada por el pico del petrleo y el cercano "pico del carbn". De dnde vendran estos combustibles fsiles? Una buena parte tendran que ser importados con las cada vez ms escasas reservas de divisas, suponiendo que haya pases que todava quieran vender estos combustibles.

(II) Se podra argumentar que India, ahora un pas rico, importar los alimentos. De nuevo, la escasez de divisas podra ser el lmite operativo. Vale la pena tener en cuenta que las exportaciones de India han estado disminuyendo con fuerza durante un ao y medio en el momento que escribimos esto, y solo hemos tenido dos aos de excedente en la balanza comercial durante las ltimas cuatro dcadas! Hay que contar tambin con la perspectiva de malvender los cimientos de nuestra seguridad alimentaria a pases que presumiblemente nos vendern los alimentos o los combustibles para hacerlos crecer.

Incluso si India encuentra las divisas en 2041, quedarn pases en la Tierra que quieran y puedan proporcionar alimentos para, posiblemente, ms de quinientos millones de personas? Hay en el planeta un sustituto agroecolgico para las llanuras indogangticas?

(III) Finalmente, habra que considerar el hecho de que este nivel de agricultura dirigida por los combustibles fsiles supondra una demanda extraordinaria al espacio climtico precisamente en una era en la que este ltimo estar reducindose prcticamente exponencialmente. Comparada con los primeros pases desarrollados, la industrializacin de India est teniendo lugar en condiciones enormemente alteradas que inhiben la modernizacin. La escasez de recursos (tanto inputs como contaminacin y espacio climtico, la saturacin de los mercados mundiales (desde el punto de vista de la demanda efectiva), la automatizacin/robotizacin industrial, los requerimientos limitados pero precisos de destrezas en los servicios y la industria del siglo XXI (lo que hace que muchos en la clase aspirante de hecho no sean empleables, como reza el dicho de tantas grandes corporaciones), y la limitacin poltica de una democracia son solo la punta del iceberg.

Hasta donde hemos sido capaces de determinar, la India es el nico caso en toda la historia de un pas de un tamao importante que intenta industrializarse, modernizarse y urbanizarse bajo condiciones de sufragio universal adulto, lo que hace que los desplazamientos forzados de grandes poblaciones humanas sean muy difciles. Basta decir que el nico adjetivo que merece una visin "desarrollista" as es "absurda". Sern el capitalismo y el desarrollo las prximas vctimas del interrogatorio que plantea la democracia india?4

Los que tienen, los que no y los que tienen muchsimo

Sera un disparate suponer que un Rockefeller indio sera mejor que un Rockefeller americano. La India empobrecida puede llegar a ser libre, pero sera difcil para cualquier India que se hubiese hecho rica mediante la inmoralidad el volver a ganar su libertad... el dinero hace que un hombre est indefenso.

Gandhi (2010:89)

Una razn por la que India se encuentra en tan lamentable desastre ecolgico, cultural, econmico y poltico es nuestro total fracaso intelectual a la hora de captar el cuadro general de las cosas tal como se han ido desarrollando durante una generacin. Hoy, conducir desde el aeropuerto de cualquier gran ciudad india al centro de la ciudad es probable que revele el secreto a voces de la visin "desarrollista" india a un observador atento. Es lo que uno podra justamente llamar "el punto de vista del promotor" del desarrollo. Aunque es poco probable encontrar alguna vez esta visin en las pginas de un manual sobre desarrollo, todo en esta visin consiste en vivir el lujo en cualquier dimensin concebible. Las vallas publicitarias anuncian viviendas en complejos de apartamentos con eslganes libres de irona, como "la personificacin de la belleza, la serenidad y el encanto colonial", "Venecia en Greater Noida", "Golf y vida en el paraso" y dems.

De ninguna manera se trata de frvolas fantasas. Como prueba tridimensional uno solo necesita estar familiarizado con algunas de las bastante a menudo lujosas viviendas en Palm Meadows en Bengaluru o Cleo County en Noida.

Detrs de estos "desarrollos" se encuentran algunas de las personas ms poderosas y polticamente influyentes del pas: agentes inmobiliarios, especuladores de tierra, agentes de bienes races, constructores, promotores; los hombres cuyos Audis, BMWs y Jaguars corren por las calles de nuestras ciudades. A menudo esta gente dobla tambin como polticos, representando a su circunscripcin en las asambleas estatales y el Parlamento. India es el paraso del emprendimiento poltico en el siglo XXI.

Es este modelo de "desarrollo" -que excluye estructuralmente a la inmensa mayora de indios y que refuerza completamente y se basa en premisas coloniales- el que ser progresivamente cuestionado por los aspirantes frustrados a la "Nueva India". Los que tienen (ms an que los que no tienen, que han sido aplastados contra el suelo) estn buscando su parte del pastel que, hasta ahora, ha estado limitado preponderantemente a los que tienen muchsimo.5

En marcha hacia el ecocidio?

Si la plataforma de polticas reinante dura otra generacin, el desmembramiento ecolgico del subcontinente es una conclusin inevitable. Las inundaciones, incendios y sequas de los ltimos veranos son avisos tempranos de los tiempos que estn por venir. Es necesario declarar que la base agroecolgica de esta civilizacin se encuentra hoy en un peligro mortal. En un folleto poco conocido en la Universidad Visva-Bharati, escrito hace casi un siglo, Rabindranath Tagore (2004: 75-76) escribi:

antes de que Asia est en posicin de cooperar con la cultura de Europa, debe basar su propia estructura en una sntesis de todas las diferentes culturas que posee. Cuando, habindose asentado sobre esta cultura, se vuelva hacia Occidente, tendr, con un sentimiento confiado de libertad mental, su propia visin de la verdad, desde su propio punto de observacin aventajado y abrir un nuevo punto de vista de pensamiento al mundo. Si no es as, permitir que su herencia inestimable se desmorone en el polvo e, intentando reemplazarla torpemente con dbiles imitaciones de Occidente, se convertir en algo superfluo, ordinario y ridculo. Si pierde as su individualidad y su poder especfico, ayudar esto en lo ms mnimo al resto del mundo? No implicar su terrible bancarrota a la mente occidental? Si todo el mundo crece finalmente hasta ser un Occidente exagerado, esta parodia ilimitada de la era moderna morir, aplastada por su propia absurdidad" [se han aadido las cursivas].

Creo que es extremadamente importante invocar a escritores de integridad irreprochable como Nirad Chandra Chaudhuri, Mahatma Gandhi y Rabindranath Tagore, quienes nos mantendrn unidos a valores vitales en la recesin de hoy. Cabe mencionar brevemente que la oportuna advertencia que plantearon fue, y lo sigue siendo, notablemente ignorada por sus compatriotas, especialmente las llamadas lites educadas. Hoy hemos creado un pas que tiene ms "americanos" viviendo en l que los que se pueden encontrar en la tierra que les sirve de inspiracin.

Al intentar cumplir la imposible promesa de permitir a un milln de personas entrar cada mes, mentalmente, en la economa metropolitana globalizada desde las filas de la India con aspiraciones -vendindoles el cielo para seguir adelante con una actitud jactanciosamente triunfante de business-as-usual-, nuestros lderes no solo muestran una deprimente falta de imaginacin (especialmente imaginacin autctona), de hecho estn transformando radicalmente la sociedad y la cultura indias a peor. Al imitar los patrones de la "madre patria", tenemos ahora una economa en la que "el que gana se lo lleva todo", dirigida por roles modelo jvenes y viriles como Virat Kohli y Kangana Ranaut, insinuaciones erticas que no son nunca coincidencia en un mundo dominado cognitivamente por los mensajes del agresivo marketing 24/7/365. La sociedad y la cultura no son sino formas de dao colateral de esta economa invasiva.

Mucha violencia tiene que llegar debido a este proceso histrico culturalmente corrosivo que se desarrolla ante nosotros, amenazando el sistema de gobierno constitucional del pas como nunca antes. India no ha estado nunca tan colonizada psicolgicamente como hoy. Mientras se exhibe una variedad totalmente engaosa y jactanciosa de "nacionalismo" corporativo, las credenciales patriticas de la gente estn bajo un escrutinio sin precedentes por parte de aquellos que siguen traicionando la herencia de la tierra mediante el mantenimiento sistemtico y el refuerzo de las polticas de sus predecesores, reclamando el monopolio del legado de las culturas de la India.6

El pas nunca ha estado ms gobernado por indios no residentes (NRI, Non Resident Indians, figura administrativa para aquellos indios que viven en el extranjero, n. del tr.) y residentes no indios (RNI, resident non-indians, residentes extranjeros en India) que hoy. Porque, no nos equivoquemos, la India en rpida digitalizacin no es sino una versin actualizada del sueo de uno de sus predecesores. Una comparacin que, dada su retrica poltica, seguramente les avergonzara. Recordemos que vivimos ahora en la utopa de Rajiv Gandhi. No fue l el que despleg el eslogan de que "llevara a India al siglo XXI" en las alas de la tecnologa de la informacin? Seguramente estara encantado al ver hoy que la tecnologa de la informacin gobierna una imaginacin india llena de fantasas, como pocas otras culturas o polticas hacen.

Esta es una era de eras anidadas. Largos periodos de la historia que empezaron hace dcadas, a veces siglos, estn convergiendo en un clmax en estas turbulentas dcadas del siglo XXI. En esta perspectiva de "longue dure", las siguientes fechas son crticas: 1492 (viaje de Coln a las "Indias"), 1600 (fundacin de la Compaa de las Indias Orientales), 1757 (la decisiva Batalla de Plassey y el inicio del gobierno de la Compaa en Bengala), 1857 (la inauguracin del gobierno de la Corona britnica en India), 1947 (independencia formal india), 1985-91 (el nacimiento de A-Meri-India/Amerindia, siguiendo el impulso tech de Rajiv Gandhi y las reformas dirigidas por el Fondo Monetario Internacional que empezaron en junio de 1991).

India es hoy un orgulloso puesto de avanzada de las finanzas globales, depredando cada da con ms rapidez sus propias cultura y ecologa, aunque la economa importada (haciendo cierta la negacin de la antigua Primera Ministra britnica Margaret Thatcher de la idea misma de sociedad) no ha sino eclipsado la sociedad humana, aparte de fracasar en la creacin de los empleos prometidos.

Uno solo puede tener la esperanza de que la seguridad en s misma cultural de nuestra civilizacin revivir, como esperaba Tagore, lo suficientemente pronto como para no solo proteger India de los peores daos socioecolgicos de la vertiginosa globalizacin, sino tambin para interpretar el papel de pionera ecolgica del mundo, en lugar del de "superpoder" que de alguna manera ha llegado a creer que es a lo que est destinada a convertirse un da (tragndose quiz un embuste iniciado por Wall Street). India se ha convertido hoy en un caso vergonzoso de colonialismo voluntario. Le corresponde a India poner punto final a esto y recuperar las corrientes autnticas de su antigua civilizacin.7

Notas

1 Para un anlisis detallado de los datos sobre despidos y recortes, vase Aseem Shrivastava y Ashish Kothari (2014), captulos 2 y 3.

2 Para un anlisis detallado, vase Aseem Shrivastava y Ashish Kothari (2014), captulos 6 y 7.

3 Vase, por ejemplo, el punto de vista expresado en una entrevista por el ministro de finanzas del Partido del Congreso P. Chidambaram (Ray and Chaudhury 2008). No hace falta aadir que el ministro de finanzas de la Alianza Nacional Democrtica, Arun Jaitley, no tiene una visin diferente del futuro de India.

4 Una democracia populista, modernizadora, "desarrolladora" es incapaz de articular en el dominio pblico que el proyecto desarrollista, ciertamente tal como est concebido actualmente, es de hecho una imposibilidad. Un profesor retirado de la Universidad de Delhi, un inconformista brillante, se dice que opinaba que si alguien tena una buena teora, deberan traerla a India y nosotros la probaramos por ellos. Hicimos un trabajo bastante completo con el socialismo. Estos das estamos ocupados sometiendo a un igualmente impresionante interrogante a la democracia. Queda el desarrollo (lase capitalismo) por pasar por lo que se podra llamar -con orgullo legtimo- "El test indio". No hace falta aadir que las apuestas van contra la teora, por todas las razones discutidas ms arriba.

5 Vanse los captulos 6 y 7 de Shrivastava y Kothari (2014) para un anlisis del colonialismo interno de India.

6 Para una elaboracin del concepto nacionalismo corporativo, una contradiccin en los trminos, vase Shrivastava y Kothari (2014), captulo 11.

7 Para una visin alternativa de la economa/ecologa de la India los lectores interesados pueden ver Shrivastava y Kothari (2014), Parte II, y tambin esperar la publicacin de mi ensayo con Elango Rangasamy Localization and Regionalization of Economies: A Preliminary Sketch for an Ecological Imperative en una prxima publicacin titulada Alternatives, editada por Ashish Kothari y K J Joy.

Referencias

Chaudhuri, Nirad C (1997): Three Horsemen of theNew Apocalypse, New Delhi: Oxford UniversityPress.

Dure, Beau (2015): Winning Isnt Everything; Itsthe Only Thing. Right?, Guardian, 24 September, viewed on 7 July 2016, https://www.theguardian.com/ sport/2015/sep/24/ winningeverything-sports.

Gandhi, M K (2010): Hind Swaraj: A Critical Edition, Suresh Sharma and Tridip Suhrud (eds), New Delhi: Orient Black Swan.

ILO (2016): World Employment Social Outlook: Trends 2016, Geneva: International Labour Organization.

Ministry of Finance (2016): Economic Survey 201516, Statistical Appendix, Government of India,New Delhi, viewed on 7 July 2016, http://indiabudget.

nic.in/survey.asp.

Shrivastava, Aseem and Ashish Kothari (2014): Churning the Earth: The Making of Global India, New Delhi: Penguin Viking.

Ray, Shantanu Guha and Shoma Chaudhury (2008): My Vision Is To Get 85% of India Into Cities interview with P Chidambaram, Tehelka, 31 May,

viewed on 7 July 2016, http://archive.tehelka.com/ story_main39.asp?fi lename=Ne310508cover_story. asp.

Tagore, Rabindranath (2004): An Eastern University, Rabindranath Tagore Selected Essays, Delhi: Rupa & Co, pp 7294.

Fuente: http://www.epw.in/journal/2016/29/meri-india.html-0

Traduccin de Carlos Valmaseda

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter