Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

Colombia es el pas de las dicotomas insalvables en las que nadie quiere hablar de lo evidente

Liria Manrique
Equipo Jurdico Pueblos


El proceso de negociacin entre las FARC y el gobierno nacional gener grandes expectativas en un sector del movimiento social, que desesperadamente ha vislumbrado una luz en un camino desesperanzador. Varios de los puntos del acuerdo suscrito estn siendo incumplidos, convirtindose en una alerta sobre la inminente posibilidad del fracaso de lo pactado. No en vano Naciones Unidas se ha visto en la, no del todo agradable tarea, de confrontar al gobierno nacional al solicitar la ampliacin del trmino de desarme de las FARC, ante la falta de compromiso frente a la adecuacin fsica de las zonas de concentracin. El incumplimiento de lo pactado, podra ser revisado con lupa y dejara la misma sensacin de incertidumbre y temor, que obliga a cuestionar cunto de lo que el gobierno suscribi qued en la instancia de la formalidad.

Una de las muchas apuestas de los acuerdos fue, intentar proteger la vida de quienes han optado por la defensa de los derechos humanos, una bandera de resistencia ante la violencia estatal, quedando consignado en el numeral 2.1.2.2 Garantas de seguridad para lderes y lideresas de organizaciones y movimientos sociales y defensores y defensoras de derechos humanos. El desafo no era insignificante, se trataba de resaltar la necesaria intervencin en materia de seguridad para frenar un fenmeno que pone a Colombia constantemente en la mira de los organismos internacionales, ante el creciente nmero asesinatos cada ao en el pas. Los acuerdos eran apenas un punto que reforzaba la ya olvidada labor del Estado de responder por la proteccin y la vida de los [email protected], a la vez que constituyeron un llamado a superar el ndice de impunidad en las investigaciones frente a estos crmenes.

El resultado es absolutamente desolador, segn el informe anual del Programa Somos Defensores, en 2016 se cometieron 128 ataques a la vida de los [email protected] de ddhh en Colombia, 49 atentados y 80 homicidios, una tasa superior en un 22% respecto al 2015 (cuando se registraron 63 muertes). Segn la Defensora del Pueblo, en los ltimos 14 meses fueron asesinados 120 lderes sociales, 33 sufrieron atentados La suma de las agresiones para el 2016 lleg a 481, entre atentados contra la vida e integridad, desapariciones forzadas, hurtos de informacin, amenazas, detenciones arbitrarias y uso arbitrario del sistema penal; lo que es igual a un defensor de derechos humanos agredido al da, cifra que contrasta fuertemente con un pas que asegura construir escenarios de paz, dando fuerza a la teora desde la cual el exterminio al movimiento social es la nica apuesta que sistemticamente se cumple en el territorio nacional.


Contine leyendo aqu: https://derechodelpueblo.blogspot.com.co/2017/03/en-memoria.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter