Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-03-2017

A cuatro aos de la muerte de Chvez, un minuto de reflexin

Aram Aharonian
Rebelin


A cuatro aos de la muerte de Hugo Chvez, y al observar lo que est sucediendo en nuestra regin y en el mundo, nos asalta una profunda inquietud por el futuro inmediato, ante una serie de fenmenos que estn desestabilizando a pases y continentes enteros.

Las viejas formas democrticas y republicanas no son asediadas por revoluciones marxistas sino por populismos derechistas de corte ultranacionalista, que pone en riesgo todo el proyecto globalizador y las formas democrticas occidentales que parecan consolidar una nueva lgica del capital en este siglo.

Lleg el momento para una profunda y dura reflexin, partiendo de que no se puede construir una democracia slida en Nuestra Amrica sin la alfabetizacin poltica de la poblacin ni la organizacin de las bases populares; sin reformas estructurales, constitucionales, que cambien la estructura electoral, que terminen con una justicia corrupta y al servicio de los poderes fcticos, y sin la democratizacin de la comunicacin para que se acabe el monopolio de los medios de comunicacin, un factor decisivo en la disputa poltico-ideolgica.

Y tampoco se puede construir democracia, sin prestar la debida atencin a un mundo que ha cambiado radicalmente, con una democracia formal en crisis, que parece dirigirse hacia plutocracias (refutacin prctica del credo liberal), y donde la hegemona del capital financiero quita los recursos que podran dirigirse hacia la generacin de bienes y de empleo, y hacia actividades productivas, para orientarlos, desviarlos hacia actividades especulativas.

Qu falta hace hoy el pensamiento, la accin, la creatividad de Chvez! Qu vaco nos ha dejado!

Dos dcadas atrs la izquierda latinoamericana tena ideas pero no tena votos; ahora tiene votos y pareciera que le faltan ideas. Hoy est a la defensiva: defiende la obra y no habla de cambio ni de futuro, de lo que viene y cmo abordarlo. Sin bien el discurso no pude ir dirigido a todos los pblicos, la izquierda desdea a las clases medias e ignora que cuando los pobres dejan de ser pobres actan como clase media. Sin duda, ser gobierno desgasta.

Hoy se hace necesario recrear una izquierda que no se base en la melancola o la nostalgia. Por qu la izquierda no llega a la juventud y no la seduce? Porque le habla slo del desarrollo y no de la felicidad humana; le habla de las conquistas sociales pero no le da esperanza, sin darse cuenta incluso, que gracias a sus polticas inclusivas ha surgido un nuevo proletariado, de base universitaria. No se puede repetir el mismo libreto de hace 40 aos, porque as es imposible llegar a los jvenes. No basta con justicia social, y el futuro?

La derecha casi siempre aparece unida con la ventaja que los programas estn hechos por el poder fctico. La izquierda sigue desunida, perdi la comunicacin y entonces no hay una lucha comn contra el enemigo comn. Con la locomotora de Hugo Chvez haba una coordinacin informal-formal al menos de los gobernantes: ahora cada cual est por la suya... y en desbandada.

Hace cuatro aos naca el mito

Dolor. Inmenso dolor de todo un pueblo desolado en las calles. Quin, chavista o esculido (antichavista) poda imaginarse hace cuatro aos a Venezuela sin Chvez, a Latinoamrica sin l? Pero, como deca Al Primera, el cantautor revolucionario venezolano, a los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos.

Hugo Chvez, la locomotora que impuls la construccin diaria de la Patria Grande, la de los pueblos, deja una nacin hurfana. Perdn, deja una patria hurfana. La era est pariendo un corazn, no puede ms, se muere de dolor, dira Silvio Rodrguez.

Catorce aos que transformaron Venezuela pero tambin Nuestramrica, Lapobre. Primero, considerando que nuestras grandes mayoras, los invisibilizados por las elites y los medios hegemnicos, no solo eran objeto sino que se transformaron en sujetos de poltica. La vida digna para todos

Atrevindose a hacer lo que muchos consideraban (o creamos) imposibles, como enfrentarse al imperialismo, o romper con las buenas costumbres de la democracia formal y liberal, institucional y declamativa, entendiendo que haba que empoderar a los pobres, dndoles acceso a la educacin, vivienda, salud, para todos.

Comprendiendo que haba que pasar de la etapa de ms de 500 aos de resistencia a una etapa de construccin de naciones soberanas, de una verdadera democracia participativa, de construccin de poder popular, mediante una revolucin por medios pacficos, avanzando hacia integracin y unidad de nuestros pueblos y no de nuestro comercio-, mediante la complementacin, la cooperacin y la solidaridad, lejos de los dictados del Consenso de Washington.

Hugo Chvez simboliz la emergencia del pensamiento regional emancipatorio del cambio de poca, con crticas anticapitalistas de cuo marxista, con una concepcin humanista. Y rescat la sepultada idea de socialismo como horizonte utpico

Del ALCa-rajo marplatense junto a sus socios Nstor Kirchner y Lula da Silva- que enterr la pretensin libre comercial estadounidense, al pensamiento boliviariano que da sustento a lo que denomin Socialismo del Siglo XXI. Entendi bien lo que deca Simn Rodrguez, el maestro de Bolvar: Es necesario crearse un smbolo ideolgico propio. Y Chvez lo pens basado en un Estado eficaz, que regule, impulse, promueva, el proceso econmico; la necesidad de un mercado, pero que sea sano y no monopolizado ni oligopolizado y, el hombre, el ser humano.

En su propuesta de ruptura con el capitalismo hegemnico, aparece un modelo humanista con bases marxistas y esto responde a la pretensin y necesidad de construccin de un modelo ideolgico propio, de verse con ojos venezolanos y latinoamericanos.

La democracia (formal) es como un mango, si estuviese verde hubiese madurado. Pero est podrida y lo que hay que hacer es tomarlo como semilla, que tiene el germen de la vida, sembrarla y entonces abonarla para que crezca una nueva planta y una nueva situacin, en una Venezuela distinta, sola decir.

Y puso en marcha su revolucin pacfica hacia el socialismo, camino que traz desde Porto Alegre, en uno de los Foros Sociales en los que particip, junto a los movimientos sociales.

Hace cuatro aos muri Hugo Chvez, el hombre que cambi el rumbo de Venezuela y Amrica latina, a quien le bast con pronunciar dos palabras en 1992 para entrar la historia de Venezuela y convertirse en un nuevo referente poltico. Las imgenes televisivas, de apenas un. minuto y 15 segundos, transmitidas a las 10:30 del 4 de febrero de 1992 dejaron a la posteridad su reconocimiento del fracaso de la intentona revolucionaria: por ahora

Sobrevivi a la intentona y, una dcada despus -siendo Presidente- sera objeto de un golpe de Estado el 11 de abril de 2002 que culmin con su restitucin con el pueblo en la calle exigiendo el retorno de su presidente constitucional- dos das despus. Sobrevivi al sabotaje petrolero y paro patronal de 62 das. El cncer propio, inducido- termin con su vida cuando iba a comenzar un nuevo mandato, y dio inicio al mito.

El soador, a veces ingenuo, perdonavidas, el guerrero, el que siempre quiso ser beisbolista, que sufri tambin la soledad del poder, supo combinar el pensamiento poltico e ideolgico con lo pragmtico.

A cuatro aos de su muerte y el comienzo del mito, la imagen de sus ojos no deja de esparcirse por Venezuela. El cono chavista ha sido borrado del edificio de la Asamblea Nacional por la dirigencia opositora, pero ste sigue apareciendo en cada barrio de todo el pas, recojocen los medios hegemnicos internacionales. En los barrios, en las ciudades, en el campo, en las camisetas de los jvenes y los viejos, acompaando sus anhelos, sus esperanzas, su fe.

Naci el mito, y llegaron los libros, tesis, pelculas sobre su persona y sus ideas. Y no cej la campaa por.daar su imagen, cosificarlo, reducirlo a consignas. Hace 18 aos que la derecha quiere destruir su imagen. Uno de los ghuinoistas de la oposicipon, Luis Vicente Lon, director de la consultora Datanlisis os decir que "Chvez es una especie de James Dean o Marilyn Monroe, se mantiene una foto joven, bonita, espectacular y exitosa. Ni l lo puede creer, pero le sirve a sus patrocinantes del exterior.

Hoy, en Nuestra Amrica Lapobre soportamos en mar de politiqueros pusilnimes, ms interesados en la promocipn de su imagen y en los micrfonos y cmaras de televisin que en sus pueblos, lejos, muy lejos de aquel Araero de Sabaneta que subi al estrado de Naciones Unidas a denunciar al mundo que Bush ola a azufre

Lejos de aquel Tribiln que soaba con jugar en las Grandes Ligas de besbol, y le fastidiaban los coros de burcratas, arribistas, vendedores europeos de espejitos, alcahuetes (de uniforme o guayabera), vido por leer todo lo que pudiera, dispuesto a todo debate de altura, con cadetes, jvenes o acadmicos.

Comunicador nato hizo todos los intentos posibles para democratizar la comunicacin Y fue quien nos dio la posibilidad de poner en marcha el hito revolucionario en la comunicacin latinoamericana: el surgimiento de Telesur, para que Latinoamrica y el Caribe tuvieran su propia voz y su propia imagen. Chvez sola recordar aquella frase del Ch Guevara: Ningn intelectual debe ser asalariado del pensamiento oficial

Hace cuatro aos se nos fue de repente. Me pidieron que escribiera ancdotas sobre su forma de ser, de gobernar, de convencer. Quiz, algn da: no todava, su recuerdo est demasiado vivo y hoy Nustra Amrica comenz a sangrar nuevamente.

Su pueblo an hoy lo dice en las calles: Todos somos Chvez. Dej su Plan de Gobierno 2013-2019, una senda trazada, y lo difcil ha sido recorrerla. Hay golpes en la vida, tan fuertes Yo no s!, dira Csar Vallejo.

Hace cuatro aos, cuando su muerte, deca que siempre me llamaron la atencin sus ojos vivaces, juguetones, su cara de pcaro, de chiquiln sin maestra. Hoy no me pidan anlisis. El lagrimn se me pianta sin autorizacin: no solo yo lo voy a extraar.

Hoy, no basta con recordar a Hugo Chvez. Debemos retomar el camino de la lucha, de la esperanza, de darle poder a los pobres, de la integracin, de la unidad... de la esperanza y del futuro comn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter