Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2017

Construir una estrategia ganadora para las fuerzas progresistas

Abraham Grijalva C.
Rebelin


Los avances de una dcada y la patologa de una izquierda separada de la realidad

Negar los cambios importantes ocurridos en el Ecuador en la ltima dcada (desarrollo de infraestructuras viales y de servicios pblicos bsicos, especialmente salud y educacin, mejoramiento de los servicios pblicos, disminucin de la violencia social, mejor distribucin del ingreso y reduccin de la pobreza y pobreza extrema, cambio de la matriz energtica, posicionamiento internacional del pas y un largo etctera al que se suma un cambio ms relevante por su irreversibilidad: el cambio en la mentalidad de los ecuatorianos y en su autoestima, que permiten pensar en un pas totalmente diferente al de 2007), resulta no solamente contraproducente para las fuerzas de izquierda y progresistas, sino adems patolgico. Y es contraproducente porque sencillamente esa negacin de la realidad ha conducido entre otros efectos al aislamiento de esa izquierda, puesto que la gente comn no entiende cmo cambios tan relevantes que han permitido a millones de ecuatorianos mejorar sustancialmente sus condiciones de vida, pueden ser tachados de irrelevantes por aquellos que, por sus principios polticos, se supone abogan para que se produzcan este tipo de cambios en la sociedad.

En este sentido se percibe en la izquierda ecuatoriana una doble alienacin al encarar las elecciones de febrero abril de 2017: como, por una parte, un anclaje en el pasado, que relaciona de manera mecnica y sin beneficio de inventario, al candidato Lenin Moreno y al presidente Rafael correa y de otra parte, un anclaje en el futuro que hace que la utopa que se propone desde diferentes orillas (ambientalismo, feminismo, movimiento indgena), se anteponga al anlisis concreto de la realidad ecuatoriana a fin de establecer una estrategia de poder que favorezca a las fuerzas progresistas.

El primer error (el anclaje en el pasado), no permite a la izquierda hacer propuestas audaces orientadas a un acercamiento necesario con Lenin Moreno para acompaarlo en los cambios que propone para el pas. esta estrategia de acercamiento permitira a la izquierda incidir en el tablero poltico al interno de la agrupacin de gobierno y en el conjunto de la sociedad, generando un paulatino cambio en la correlacin de fuerzas favorable a la izquierda y a la recomposicin del espectro de fuerzas polticas y sociales que acompaaron en el inicio al proceso de Revolucin Ciudadana.

Lo que esta izquierda no entiende, es que una vez que Rafael Correa desaparezca del espectro poltico ecuatoriano, las cosas volvern de manera paulatina a su cauce normal y las fuerzas que siempre han tenido una posicin favorable a los cambios progresistas se realinearn en contra de las fuerzas del capital. Las diferencias que ahora separan a la izquierda tendern a desaparecer en la medida en que han sido provocadas en buena medida por la presencia del liderazgo fuerte y poco dispuesto al dilogo, rasgo caracterstico del estilo del Presidente Correa, el cual provoc no pocos alejamientos de fuerzas que en un inicio fueron aliados del gobierno. de Alianza Pas.

La pregunta de fondo es cunto tiempo puede tardarse la necesaria recomposicin de las fuerzas progresistas y las condiciones en que ese proceso se dar. Al respecto el anlisis de la realidad concreta permite prever dos escenarios bsicos:

1. En el contexto de un gobierno de derecha neoliberal, presidido por un banquero del Opus Dei, (Guillermo Lasso), curiosamente apoyado por unas fuerzas de izquierda extraviadas, que han perdido todo sentido de realidad y que, incapaces de imaginar los escenarios polticos del post-corresmo, se vern obligadas a abandonar a su aliado actual tan pronto este pise Carondelet y adopte las primeras medidas draconianas en contra de los sectores populares. En este momento se ver claro que este extravo de la izquierda tiene el carcter de traicin a sus principios, pues esta izquierda habr aupado al poder a un enemigo de los sectores populares. En este escenario, el primer reencuentro de las fuerzas progresistas ser sin duda en las calles, en la pelea por los derechos de los oprimidos, para luego como siempre re-conocernos y llegar a acuerdos de otro nivel Pero para este momento, habr desperdiciado la oportunidad histrica de profundizar los cambios que han tenido lugar en el pas en la ltima dcada y de mantener vivo el proceso de cambios en el Ecuador e impulsar los cambios progresistas en Amrica Latina. Ese es el tamao de la traicin a la que estn avocadas al momento algunas fuerzas de izquierda y la responsabilidad histrica que tenemos los ecuatorianos en la actual coyuntura electoral.

2. El otro escenario es un acercamiento lo ms acelerado posible en el tiempo que resta para el balotaje electoral del 2 de abril de 2017, generando acuerdos concretos entre la candidatura de Alianza Pas y las fuerzas de izquierda que apoyaron en primera vuelta al general Paco Moncayo. En este escenario, la izquierda habr actuado demostrando que tiene conciencia del momento histrico que atraviesa el pas y sobreponindose a las diferencias que surgieron en una coyuntura poltica especfica que est prcticamente superada. Esa conducta demostrara adems la madurez de una izquierda que est cercana a cumplir un siglo de lucha por los derechos de los trabajadores y de los oprimidos.

 

La Revolucin Ciudadana (RC) en juego: hacia una estrategia ganadora desde AP

Queda claro entonces, que lo que se juega en las elecciones del 2 de abril en el Ecuador, es la continuidad o no del denominado proceso de revolucin ciudadana, y con l, se juega a la vez en parte la continuidad y profundizacin del denominado ciclo progresista en Amrica Latina.

El camino para Alianza Pas y Lenin Moreno para ganar a Guillermo Lasso -representante de la banca, corresponsable del feriado bancario y partidario del neoliberalismo ms rapaz- se presenta complejo.

Como se manifest ms arriba, el desarrollo de una estrategia ganadora depende en buena medida de la visin poltica de los actores del proceso poltico y de su capacidad para desarrollar una estrategia ganadora. Pero, en qu consiste esa estrategia ganadora desde la candidatura de Lenin Moreno?

Con una votacin cercana al 40%, para llegar a Carondelet, la tarea consiste en asegurar que por lo menos un 11% adicional del electorado se sume a la votacin del candidato de AP. No obstante, la votacin por los dems candidatos (el 60% restante de votos vlidos de la primera vuelta), se puede leer sin mucho margen de error como un voto de protesta en contra del gobierno saliente. Esta realidad hace pensar que el electorado que no vot a favor de Alianza Pas en la primera vuelta, no lo hara en la segunda vuelta a menos que existan factores objetivos que permitan observar de manera clara un cambio de rumbo respecto de algunos aspectos de las polticas desarrolladas en los diez aos de RC.

La disyuntiva, entonces, es clara: si bien es patolgico, no reconocer los avances de 10 aos de RC, como qued sentado ms arriba, resultara un suicidio poltico, de su parte, el no ser capaces de reconocer los errores cometidos en esos aos y el no enviar a la sociedad un mensaje claro en el sentido de que se tiene la voluntad poltica de corregir esos errores. En este contexto surgen dos preguntas claves: en qu aspectos se deberan corregir las polticas desarrolladas por AP el nuevo gobierno? Y, qu parte del electorado es susceptible de recuperar a favor de AP?

Los cambios necesarios

Uno de los dficits ms importantes del denominado proceso de la revolucin ciudadana, ha sido la escasa participacin efectiva que se ha permitido a organizaciones sociales y partidos polticos inicialmente afines a los objetivos del gobierno, en la toma de decisiones y en la orientacin general de la poltica. Es este aspecto el presidente saliente aclar en repetidas oportunidades que para l la democracia nace y termina en los procesos electorales. Frases como: si quieren gobernar que ganen las elecciones, fueron un mensaje recurrente del primer mandatario respecto de aquellos que se atrevan a cuestionar tal o cual orientacin de la poltica pblica del rgimen.

Otra de las crticas recurrentes se relaciona con la judicializacin de la protesta social y la acusacin demasiado fcil y frecuente de terrorismo y sabotaje, con el que se acus a quienes se atrevieron en su momento a elevar su voz de protesta en contra de las polticas del rgimen. Como han sealado en repetidas ocasiones analistas polticos, la acusacin de terrorismo y sabotaje es desproporcionada en el contexto de un pas como el Ecuador, en el que no existen grupos alzados en armas que cuestionen el status quo. Cabe indicar que ms de un dirigente social o indgena ha sido condenado a dos aos de prisin o ms bajo estas acusaciones, segn las denuncias realizadas por los organismos defensores de derechos humanos. Esta conducta desde AP ha provocado (a mi juicio con razn), el alejamiento del gobierno de AP de las fuerzas progresistas y el candidato de Alianza pas debera anunciar que revisar los casos en que se han producido este tipo de procesos a fin de amnistiar a los luchadores sociales injustamente encarcelados.

A estos dos elementos, se suman cuestionamientos que podramos considerar como menores, relacionados, por ejemplo, con el trato que el Presidente saliente ha dado a quienes ha clasificado como enemigos de la RC: ponchos dorados (refirindose a los dirigentes indgenas), izquierda infantil (oposicin de izquierda), ecologistas infantiles (movimientos ambientalistas), intelectuales con la panza llena, pachamamistas, expresiones despectivas con la que se designaba a otros grupos opositores, entre un sinnmero de adjetivos utilizados para denigrar (en la concepcin del presidente), a los diferentes grupos de oposicin. Este gusto por la adjetivacin y etiquetamiento fciles de los opositores, se combin con una incapacidad institucional e institucionalizada para el dilogo con la oposicin, sea del signo que sea. El candidato Lenin Moreno podra dar seales en el sentido de que esa poltica ha llegado a su fin, con un llamado al dilogo a las fuerzas progresistas y de izquierda que apoyaron el proceso de la RC en sus inicios y que se han alejado de este proceso en los 10 aos transcurridos desde el inicio de este proceso.

El electorado que se puede recuperar para la RC.

El anlisis de los resultados electorales del 19 de febrero, evidencia que Pachakutic ha recuperado un importante caudal de votacin en las provincias de la Sierra Centro del pas, provincias en las que perdi en primera vuelta Lenin Moreno y que en su momento fueron bastiones de la RC. Los resultados alcanzados con nmero de votos por provincia se indican en el siguiente cuadro:

Cuadro 1: ECUADOR, RESULTADOS DE LAS ELECCIONES, 19 DE FEBRERO DE 2017

VOTACIN OBTENIDA POR PACHAKUTIC EN PRIMERA VUELTA

(ELECCIONES DE ASAMBLEISTAS NACIONALES O PROVINCIALES)

Provincia

Total

votos vlidos

Votos alcanzados

% de votacin

Provincial

Nacional

COTOPAXI

308.588

37.460

12.14%

0,36%

CHIMBORAZO*

330.629

84.211

25,47%

0,80%

BOLVAR

139.046

18.854

13,56%

0,18%

IMBABURA

302.922

23.749

7,84%

0,23%

LOJA

310.955

38.123

12,26

0,36%

PICHINCHA**

1.879.780

53.386

2.84%

0,51%

AZUAY**

492.387

10.192

2.07%

0,10%

CARCHI**

122.508

3.161

2.58%

0,03%

CAAR**

150.109

15.401

10.26%

0,15%

TUNGURAHUA**

375.800

17.625

4.69%

0,17%

Total provincias de la Sierra

4.412.724

302.162

6.85%

2,89%

*En Chimborazo Pachakutic particip en unidad con Alianza Pas.

**En estas provincias se toman los resultados para asamblestas nacionales (Pachakutic no present candidaturas a asamblestas provinciales en estas provincias).

Por consiguiente una alianza con este sector mejorara sustancialmente las posibilidades de eleccin del candidato oficial. Un acercamiento de esta naturaleza adems tendra un importante contenido simblico, al re-proyectar hacia la sociedad una imagen de continuidad del proyecto inicial de transformaciones sociales acompaadas por los movimientos sociales ms relevantes del pas, como sin duda lo sigue siendo el movimiento indgena.

A manera de conclusin

Es urgente que la izquierda en el Ecuador despierte a la realidad y complejidad del escenario poltico presente, lo analice con serenidad, identifique lo que est juego y formule una estrategia adecuada a esa realidad que garantice el xito y continuidad del proceso iniciado con la RC. Esa estrategia implica un proceso de acercamientos mutuos entre las fuerzas de izquierda y progresistas antes de las elecciones de abril, con la suscripcin de acuerdos pblicos que entreguen el mensaje a la sociedad en el sentido de que la RC an tiene aliento y vida para rato. Esos acuerdos implican la revisin de procesos en los que luchadores sociales fueron acusados de manera desproporcionada de terrorismo y sabotaje y enviados a prisin, as como acuerdos programticos que profundicen los cambios y sin duda el compromiso de las fuerzas de izquierda de corregir desafortunados pronunciamientos en favor del candidato banquero.

De darse estos acercamientos, lo ms probable es que queden temas pendientes en los que no se alcancen acuerdos, pero aquellos acuerdos que se alcancen tendrn una relevancia ms all de s mismos al viabilizar y refrendar lo mejor del proceso de cambios que ha vivido el pas en los ltimos 10 aos

Por la unidad de la izquierda y la continuidad de los cambios en favor de los sectores sociales oprimidos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter