Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-03-2017

Irlanda del Norte
Sinn Fin enfrenta una tarea desalentadora

Tommy McKearney
Socialist Voice

El problema fundamental a que se enfrentan todos los partidos polticos de Irlanda del Norte no es el restablecimiento de las instituciones sino qu hacer con una entidad poltica fallida, encerrada sin poder hacer nada en el Reino Unido.


La recin nombrada lder del Sinn Fin en Irlanda del Norte, Michelle ONeill, se enfrenta a una tarea desalentadora cuando comienza a guiar a su partido durante un perodo de incertidumbre en los seis condados.

A pesar de ser una mujer de considerable experiencia poltica y capacidad como ministra saliente de Salud en la Asamblea de Stormont, se enfrenta a varios retos difciles. No slo tiene un breve perodo preparatorio antes de conducir al partido a las elecciones del 2 de marzo, sino que se enfrentar inmediatamente despus con unas negociaciones, que deben ser fructferas, con el Partido Unionista Democrtico (DUP) sobre el establecimiento de un Ejecutivo, y esa puede ser la parte fcil.

El problema fundamental a que se enfrentan todos los partidos polticos de Irlanda del Norte no es el restablecimiento de las instituciones sino qu hacer con una entidad poltica fallida, encerrada sin poder hacer nada en el Reino Unido.

Aunque puede haber un pequeo grado de deslizamiento electoral para ambos partidos principales, el Sinn Fin y el DUP probablemente seguirn siendo los dos grupos ms grandes de la Asamblea. Gracias a la limitada capacidad de la oposicin de Stormont, sin mencionar la ausencia de una alternativa visible ms all de esa institucin, los anteriores socios de la coalicin surgirn como los nicos candidatos para la oficina ejecutiva.

Cualquiera que sea el resultado electoral, es indudable que hay una gran brecha a ser superada si se va a formar un Ejecutivo en las semanas posteriores a las elecciones de comienzos de marzo. Sinn Fin ha sido criticado por sus propios partidarios por su inepto y a menudo contradictorio manejo de los primeros das del escndalo de los Incentivos de Energa Renovable (RHI), tambin conocido como el escndalo de dinero por ceniza, que se centra en un fracasado plan de incentivos de energa renovable que le costar al erario pblico casi 500 millones de libras esterlinas (cerca de 1,8 billones de pesos colombianos). El partido se mostr reacio a derribar a la Asamblea y se sinti enojado cuando se vio obligado a hacerlo y as desencadenar una eleccin. Michelle ONeill se ver obligada, por lo tanto, a recoger algunas concesiones notorias del DUP antes de volver a entrar en la coalicin.

La lder del DUP, Arlene Foster, por el contrario, prcticamente ha apostado su reputacin en actuar duro con el Sinn Fin, al mismo tiempo que rechaza cualquier responsabilidad por el fiasco de RHI. Esto indica la probabilidad de un estancamiento, seguido por el gobierno directo de Londres, durante al menos unos meses.

Hubo un tiempo en un pasado no muy lejano, cuando Londres y Dubln habran reaccionado con cierta alarma ante la perspectiva de romper las relaciones entre los partidos polticos de Irlanda del Norte. Ya no. En pocas palabras, prcticamente no hay perspectivas de que esta ruptura en la Asamblea conduzca a una actividad armada generalizada y, en todo caso, los gobiernos irlands y britnico estn ahora luchando con lo que ambos consideran una cuestin mucho ms importante: Brexit.

Por lo tanto, los beligerantes polticos del Norte pasarn a un segundo plano hasta que Theresa May encuentre tiempo para enviar a alguien a forzar un acuerdo.

Sin duda, algn arreglo se alcanzar tarde o temprano. Ambas partes son muy conscientes de lo que puede suceder cuando las instituciones polticas locales se congelan. Sin las estructuras presentadas por la existencia de una administracin descentralizada y la plataforma pblica que esto ofrece, los partidos electorales tienden a estancarse y hasta marchitarse. Sinn Fin y el DUP son muy conscientes de lo que le sucedi al Partido Unionista del Ulster y al SDLP como resultado del prolongado perodo de gobierno directo durante los aos ochenta.

Sin embargo, ambas partes estn atrapadas. Stormont, tal como est ahora constituido, les permite ejercer cierta influencia pero no concede ningn poder real. La reciente sentencia de la Corte Suprema de Gran Bretaa en relacin con el artculo 50 del Tratado de la Unin Europea, es decir, Brexit, dej esto muy claro cuando declar por unanimidad que las administraciones descentralizadas no tienen que ser consultadas y no tienen derecho a vetar el Artculo 50.... Podra haber aadido que, privada como est de autoridad fiscal y poltica, esto se aplica a todos los dems asuntos de importancia que se presenten a la Asamblea.

Lo que empeora las cosas es el hecho de que quienes han administrado los seis condados en los ltimos diez aos no tienen un plan concreto para mejorar la situacin. Por el contrario, se han encontrado en la posicin poco envidiable de tener que gestionar sus responsabilidades dentro de los parmetros dictados por los gobiernos de Londres.

La pobreza de su respuesta a esto ha sido evidenciada por iniciativas dbiles tales como la propuesta de reducir el impuesto a las corporaciones y los llamados del primer y diputado primer ministro a las transnacionales extranjeras para venir y explotar la economa de bajos salarios del Norte.

Por otra parte, ahora parece que la ausencia de un control significativo sobre la economa puede haber jugado un papel significativo en el escndalo de RHI. Aproximadamente el 45 por ciento de esta subvencin se asign a la industria avcola. Un observador imparcial podra ser perdonado por pensar que se trataba, de hecho, de una subvencin encubierta para una industria de baja tecnologa que, sin apoyo, podra haber sido fcilmente socavada por la competencia desde el extranjero.

Curiosamente, la asignacin del esquema a los avicultores fue reportada por el boletn desde agosto de 2014, un hecho que puede requerir respuestas de la entonces ministra de Agricultura, Michelle ONeill.

Cualquiera que sea la conclusin que eventualmente se extraiga de las investigaciones sobre este asunto, expone debilidades inherentes en las estructuras polticas y econmicas de Stormont. La entidad poltica del Norte es una regin perifrica del Reino Unido, encerrada en la rbita poltica y econmica de Londres. Incapaz de trazar su propio rumbo, Irlanda del Norte se ve reducida a operar una poltica econmica oportunista, regulada y contaminada a travs de la prctica mezquina de la poltica sectaria.

Por lo tanto, mientras la Asamblea y el Ejecutivo puedan eventualmente ser restaurados, seguirn soplando y soplando y haciendo poco para mejorar la deprimente porcin de la clase obrera de la regin.

Al igual que con tantos otros estados fracasados ​​por su pasado colonial y el capitalismo contemporneo, el Norte necesita una estrategia transformadora. Esto requiere franqueza, honestidad y una voluntad de contemplar opciones que no complacern a todos. El estado norteo, tal como est ahora constituido, es un fracaso y tiene que ser reemplazado. Que tal cambio ocurrir ya no est en duda. La cada de Brexit, el desencanto escocs con Londres y los cambios demogrficos son algunos de los factores que lo garantizan.

Simplemente esperar que los eventos tomen su curso, sin embargo, no es una opcin en el voltil escenario poltico que es Irlanda del Norte. El nico enfoque responsable es asegurarse de que el cambio ocurra bajo las mejores condiciones posibles y con el mximo apoyo de la clase obrera. Para ello ser necesario introducir un programa que demuestre (incluso si no puede ser implementado de inmediato) un camino claro y razonable hacia una sociedad nueva y mejor. Hay que dar prioridad a las cuestiones centrales que afectan negativamente a las comunidades de la clase obrera y encontrar soluciones a corto, mediano y largo plazo.

No toma mucho tiempo enumerar las reas problemticas que formaran la base de un programa transformador. Al igual que en la Repblica, hay una crisis de alquiler de vivienda y destechados en el Norte que slo puede ser abordada por una estrategia integral de vivienda pblica. La privatizacin progresiva del Servicio Nacional de Salud tiene que ser detenida y revertida. Los derechos de los trabajadores deben definirse, afirmarse y defenderse. Debe darse prioridad al cuidado adecuado de los ancianos. Y la mayor mancha de todas, los bancos de alimentos ubicuos en la Irlanda del Norte del siglo XXI, debe ser abordada y que dejen de ser necesarios para siempre.

Para implementar tal estrategia ser necesario construir un movimiento alrededor de las fuerzas progresistas e identificar una metodologa para enfrentar la situacin. Seamos honestos: esto no ser fcil, pero la alternativa es no hacer nada y tolerar el fracaso existente, mientras esperamos que la situacin empeore inevitablemente.

Como socialistas, sin embargo, creemos que podemos tener xito en este esfuerzo, porque siempre ejercemos el "optimismo de la voluntad", incluso en el norte de Irlanda.


Fuente: Socialist Voice

Traduccin de David Moreno



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter