Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-11-2005

La soberana es a los Pueblos lo que la libertad a las personas

Ortzi Idoate y Walter Wendelin
La Haine


Recientemente Askapena realiz su Asamblea nacional en la que se hizo un pequeo balance del trabajo realizado en los ltimos aos y las apuestas de futuro con un objetivo central: conseguir que la solidaridad internacionalista, la solidaridad entre los Pueblos consiga la centralidad poltica que corresponde en un Pueblo que lucha por su propia liberacin nacional y social.

En esta Asamblea nos reafirmamos en los principios bsicos que impulsan nuestra actividad.

La solidaridad internacionalista no puede ser entendida nicamente como un principio tico sustentado en el voluntarismo de las gentes. La solidaridad internacionalista en este contexto de agresin imperialista global es un instrumento de lucha imprescindible para la propia supervivencia de los Pueblos que reclaman el ejercicio de su soberana.

Precisamente para que esta solidaridad sea un instrumento til y efectivo debe de tener como sujetos a esos Pueblos. La solidaridad no es una cuestin de "expertos" que saben y hablan de todo, que copiando actitudes ingerencistas e intervencionistas del imperialismo se creen capacitados desde sus cmodas tribunas para decidir cuales deben ser los caminos a seguir por los propios Pueblos en lucha.

Que en ese sentido el respeto de la soberana y Autodeterminacin de los Pueblos son tambin principios a ser respetados por la solidaridad internacionalista en relacin a los Pueblos en lucha.

Reafirmamos nuestra postura de absoluto rechazo hacia quienes pretenden analizar y actuar ante los conflictos desde una equidistancia que equipara a agresores y agredidos, que desde inexistentes "teoras cientficas para la resolucin de conflictos buscan eludir el nico diagnstico posible para un internacionalista y que no es otro que el realizado desde las universales claves de democracia, justicia y libertad. Rechazamos posturas que desde esas bases y en nombre del pragmatismo confuden Paz con pacificacin, conmvirtiendose en aliadas del agresor ya que su nico objetivo es acabar con la resistencia del agredido.

Rechazamos igualmente las posturas que aprobechandose de la buena voluntad de las gentes pretenden confundir caridad con solidaridad. Encauzar la energa que est detrs de esa buena voluntad hacia posturas que lo nico que provocan es alimentar el crculo vicioso de la marginacin y la pobreza. No se trata de dar dinero para que vuelva de nuevo a los bolsillos de multinacionales, sino de ayudar a crear realidades de justicia que posibiliten a los Pueblos, empobrecidos por el imperialismo y el capitalismo, ser dueos de sus propios recursos.

Constatamos que la negacin de la soberana de los Pueblos es la causa de la pobreza y de la prctica totalidad de los conflictos que hoy existen en el mundo. Negacin de soberana que sufren tanto Pueblos que tienen su propio Estado como Pueblos que luchan por conseguirlo. Es indudable que tener un Estado ofrece de mecanismo de defensa frente al imperialismo, ah estn Cuba o Venezuela como claro ejemplo de ello, pero es imprescindible cambiar el modelo de relacin econmica, poltica, cultural o militar entre los Pueblos para que la soberana sea real y para que esta sirva para crear un nuevo mundo que frente al actual modelo de imposicin y agresin cree uno basado en la igualdad, el respeto y la solidaridad. Constatamos en definitiva que la lucha de liberacin nacional y social son las dos caras de una misma moneta y que esta es una realidad universal a trabajar por los Pueblos tengan o no un Estado propio.

Es precisamente en ese contexto donde se entiende que la mejor aportacin solidaria e internacionalista que un Pueblo en lucha puede hacer a otros Pueblos en lucha es es conseguir su propia liberacin. Es precisamente en ese contexto donde se entiende la lucha de liberacin nacional y el internacionalismo no slo no son contradictorios si no que se necesitan y fortalecen mutuamente pues la soberana es a los Pueblos lo que la libertad es a las personas.

Entedemos que en el contexto que globalizacin neoliberal es la forma que actualmente adopta el capitalismo, que esta es un instrumento para el avance del imperialismo y que en esa medida la llamada lucha antiglobalizacin es un elemento fundamental para la construccin de alternativas y que la frase que trata de centrar esa lucha -"otro mundo es posible"- debiera dar paso a esa otra que dice que "otro mundo es necesario e imprescindible". Es ah precisamente donde el Internacionalismo solidario y la lucha antiglobalizacin tienen su confluencia.

Solidaridad internacionalista en pueblos y barrios

Es desde esta posicin que una de las principales conclusiones de esta Asamblea fue la necesidad de fortalecer organizativamente Askapena. Conseguir que Askapena como instrumento para dinamizar este trabajo llegue a los pueblos y barrios de Euskal Herria porque en definitiva el internacionalismo no es mero discurso. El internacionalismo necesita brazos, voces, trabajo, ... porque como sealbamos al principio el componente de la solidaridad internacionalista debe de ser una de las lineas centrales en la lucha de un Pueblo que lucha por su propia liberacin nacional y social.

* Ortzi Idoate y Walter Wendelin, miembros de Askapena.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter