Portada :: Feminismos
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2017

La mujer en la esfera pblica, cuestin de justicia y calidad de vida

FUHEM Ecosocial
boletin ECOS

Boletn ECOS, con el ttulo Polticas de gnero y calidad de vida en la ciudad que aborda las polticas de gnero en el mbito urbano y su incidencia en la calidad de vida, con referencia a cuestiones como la movilidad y los cuidados, entre otros.


Las polticas institucionales con perspectiva de gnero han estado alejadas de los Ayuntamientos durante largo tiempo. Los conocidos como nuevos municipalismos intentan revertir esta tendencia con polticas transversales manteniendo una perspectiva de gnero en la toma de decisiones. En la entrevista que abre el Boletn ECOS, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, denuncia que a partir del desigual tiempo dedicado al cuidado, se multiplican las desigualdades en cada uno de los mbitos de incidencia poltica.

Una de estas polticas municipales que tratan de mitigar la desigualdad tiene que ver con la contratacin pblica, priorizando unas empresas sobre otras, aquellas empresas que quieran trabajar con el Ayuntamiento debern tener planes de igualdad, tener protocolos de acoso, tener medidas de conciliacin y corregir la brecha salarial, explica Ada Colau, a lo largo de la entrevista.

Por su parte, desde el mundo acadmico, Mara Eugenia Rodriguez Palop, jurista y profesora titular de Filosofa del Derecho de la Universidad Carlos III de Madrid apunta a que cuando la visin feminista y de gnero penetra en los planes municipales cambia sustancialmente la orientacin de los derechos, los servicios o la planificacin econmica.

La representacin poltica es otro de los muros que tienen que derribar las mujeres para alcanzar espacios histricamente dominados por hombres. Frente a los 6.570 alcaldes, hay 1.550 mujeres. Descendiendo en la jerarqua de poder, el nmero de mujeres concejalas aumenta hasta situarse en el 35,6%: con 23.994 concejalas frente a 43.466 concejales. En el artculo titulado Feminizacin de la poltica local? Nuevo municipalismo e igualdad , Gemma Ubasart, profesora de Ciencia Poltica de la Universidad de Girona seala que la actividad poltica est asociada a toda una serie de componentes que tradicionalmente han sido asignados a los hombres: la competencia, la jerarqua, la disputa pblica, la presencia, la imposicin, etc.. Aunque ya son muchas las voces que aseguran que la entrada de mujeres en poltica puede aportar otra forma de hacer, que priorice, entre otros, los cuidados, el trabajo en red, la valoracin de la cotidianidad, la negociacin y el pacto, etc.. Adems, afirma que las mujeres que han abierto camino, que han accedido a instituciones muy masculinizadas lo han tenido que hacer adoptando roles que tradicionalmente se ha asignado a hombres, ya que de lo contrario no hubieran podido sobrevivir en el medio, seala Ubasart.

 

Qu es ser mujer en la ciudad?

En un mundo en el que se estima que, en unas dcadas, el 80% de la poblacin mundial vivir en las ciudades, la necesidad de incluir una perspectiva de gnero surge para dar respuesta al modelo de ciudad actual etnocntrico, eurocntrico, androcntrico, antropocntrico y mesocntrico (es decir, relativo a las clases medias). As lo manifiesta Marta Domnguez Prez, profesora de Sociologa Urbana de la Universidad Complutense de Madrid, en su artculo Repensar la ciudad desde la vulnerabilidad y la perspectiva de gnero en el que seala que ser mujer en la ciudad es una condicin de vida diferenciada, es vivir de otro modo y percibir la ciudad desde otro prisma.

En el rea de la movilidad, por ejemplo, las mujeres hacen desplazamientos en la ciudad ms cortos, ms numerosos, ms variados, en muchos casos ligados al acompaamiento y cuidado de otros ciudadanos. En el rea de vivienda y urbanismo, una idea sera considerar como pblicos las nuevas formas de familia que, en ocasiones, tienen a mujeres como cabeza de las mismas (familias monomarentales), y que no se corresponden con el modelo tradicional. En cuanto a la poltica de espacio pblico, como ejemplo, se podra visibilizar tareas del mbito de lo privado, como el amamantamiento de los hijos que se oculta, se dificulta o no se considera; preservar y anteponer la acera versus la calzada (las mujeres realizan ms trayectos a pie que los hombres); el mbito de la educacin; y aunque no es el nico agente transformador, s es muy importante: favorecer la mezcla de colectivos y no en funcin de la clase, la ideologa, el sexo o la nacionalidad. Por ltimo, en el mbito de la comunicacin y la identidad urbana habra que visibilizar las prcticas femeninas diferenciales y su visin particular de la ciudad.

Si han avanzado las polticas de igualdad ha sido gracias a la toma de conciencia cada vez ms profunda de las mujeres como sujetos de pleno derecho, las exigencias acerca de la igualdad real que diversas organizaciones feministas han articulado y la interlocucin de estas con las administraciones pblicas. Es necesario un cambio de paradigma econmico que ponga en el centro el cuidado de la vida y desplace a la acumulacin capitalista, seala Alicia Rius, Doctora en Polticas y Sociologa y miembro del Instituto Mujeres y Cooperacin en su artculo Dilogos entre el movimiento feminista y las polticas municipales de Madrid en tres actos, tres frentes y un final abierto. Frente a esta desigualdad, la economa feminista propugna una redistribucin de recursos (no slo econmicos), que involucre tanto a ciudadana, empresas y estado, apunta la doctora en su artculo.

 

Cuidados y ciudad

El envejecimiento de la poblacin, la emancipacin de las mujeres y los nuevos modelos de familias, conllevan un aumento de las necesidades de cuidado y la consiguiente crisis de cuidados. Las polticas de austeridad han agravado la crisis al producirse la refamiliarizacin de una serie de cuidados que son asumidos de forma gratuita en los hogares. Como el trabajo asalariado es el eje central que organiza la vida, de modo que el cuidado se desarrolla en los mrgenes, en el tiempo restante, un tiempo invisible y sin valor, ya que no es tiempo transformable en dinero, seala Christel Keller Gargant, ctedra UNESCO Mujeres, Desarrollo y Culturas de la Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya, en su artculo, Hacia una agenda feminista de los cuidados . Keller defiende una apuesta poltica que procure que la familia cargue menos peso, el sector pblico se responsabilice ms y que el mercado no vaya en detrimento de la calidad del cuidado ni de los derechos de las personas cuidadoras, a la vez que apuesta por dar un mayor protagonismo a la comunidad en la organizacin social del cuidado, ya que tiene una gran capacidad performativa.

Los anlisis y entrevistas relacionados con el tema central del Boletn ECOS se complementan con una seleccin de libros y recursos en red para ampliar la informacin y el conocimiento sobre gnero y calidad de vida que puedes consultar en el propioBoletn ECOS , la revista electrnica trimestralque publica FUHEM Ecosocial.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter