Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2017

El incumplimiento del Estado pone en riesgo la paz en Colombia

Oto Higuita
Rebelin


Uno de los temas que mayor debate y dudas genera hoy en el pas, es el estado de los acuerdos que comnmente llamamos la implementacin de los 6 puntos pactados tras 5 aos de dilogos en La Habana. Tras haber sufrido diferentes momentos, dificultades, avances y retrocesos durante estos aos, los dilogos de La Habana produjeron el Acuerdo general para la terminacin del conflicto y la construccin de una paz estable y duradera, que gana importancia a partir de la instalacin de la mesa de dilogos con el ELN. En aras a tener claro el estado de lo avanzado, es importante recordar cules son los puntos que contempla el Acuerdo.

Ellos son Hacia un nuevo campo colombiano (Reforma Rural Integral); Participacin Poltica (apertura democrtica); Fin del Conflicto; Solucin al problema de las drogas ilcitas; Acuerdo sobre las vctimas del conflicto; e Implementacin, verificacin y refrendacin.

Hay un acuerdo firmado y reconocido por la sociedad colombiana y la comunidad internacional como garante y testigo. Se alcanz para ponerle fin al ms largo conflicto armado del hemisferio occidental y que Colombia avance en la senda de la reconciliacin y la paz entendida como mayor igualdad social y justicia para el pueblo.

Ahora bien, lo que sigue es un camino largo y escabroso. Sigue la implementacin, en otras palabras, estamos en la etapa donde hay que cumplir lo acordado, y esta tambin, como la etapa de los dilogos, tiene sus amigos y defensores, as como sus enemigos y opositores.

La aprobacin del fast track como un mecanismo de implementacin y reglamentacin gil y expedito va el Congreso y la Cmara de Representantes, le dio un mayor impulso a lo acordado, a pesar del frenazo que signific el plebiscito que los rechaz, plebiscito que sirvi adems para mostrar el grado de polarizacin y divisin poltica, casi milimtrica, al interior de la sociedad.

El primer round sobre la implementacin lo viene perdiendo el gobierno y ganando las FARC, no hay cmo negarlo ni esconderlo. El punto seis que se refiere precisamente a la Implementacin, verificacin y refrendacin, arroja un balance desalentador, porque es el primer paso hacia la consolidacin del proceso, las garantas polticas, de seguridad, sociales y econmicas para la guerrilla tras la dejacin de las armas, que tiene un calendario definido ya.

La prueba de lo que se afirma aqu, es el incumplimiento del gobierno en cuanto a la construccin y adecuacin de las Zonas Veredales Transitorias de Normalizacin (ZVTN), en total 26 en toda la geografa nacional. Dicho incumplimiento se evidenci tras la histrica y ltima marcha guerrillera de los frentes y unidades guerrilleras hacia los putos de concentracin con el firme propsito de concentrarse y cumplir con el calendario y condiciones para la dejacin de las armas ante los delegados de las Naciones Unidas. Donde el pas vio a travs del amplio registro de la movilizacin hacia las Zonas, que el Estado no haba cumplido con la construccin y adecuacin ni siquiera en el 20% en la mayora, y solo en un 80% en una sola ZVTN.

Las implicaciones de este primer incumplimiento afortunadamente no han sido respondidas de manera contestataria por las FARC, que les asiste la razn cuando argumentan que en esos mal llamados campamentos transitorios, sin acceso al agua potable, vivienda, puestos de salud, escuelas, reas para la educacin y el esparcimiento, no hay condiciones dignas para permanecer y vivir, en la perspectiva de ir haciendo el trnsito de ejrcito guerrillero a fuerza poltica legal.

La mxima tensin que esta difcil situacin ha significado para el cumplimiento de los acuerdos y la implementacin de los mismos, es la propuesta que ha hecho el Jefe de la Misin de las Naciones Unidas en Colombia, Jean Arnault, en la que plantea las dificultades que afronta el cumplimiento de los acuerdos y el calendario de dejacin de armar por parte de las FARC-EP. Quien hizo una serie de observaciones y preguntas que muestran el difcil y complejo momento que atraviesa el proceso tras la finalizacin del desplazamiento de las unidades de las FARC a las ZVTN.

En la situacin actual, la mayora de los campamentos de las FARC-EP ni estn listos, de acuerdo a los criterios acordados con el Gobierno [], ni han sido delimitados con precisin. Esto resulta en una zona gris que se puede prestar a interpretaciones diferentes, las cuales, a su vez, pueden llevar a incidentes.

Sobre el proceso de la dejacin de armas afirma que: De acuerdo a nuestra informacin, el proceso de construccin de los campamentos, incluyendo los sitios monitoreados por la Misin donde estar gradualmente almacenado el armamento, no estara concluido antes de fines de marzo, aunque varios campamentos y sitios pueden estar listos antes. Estaran de acuerdo las partes con recalendarizar el inicio de la recepcin escalonada por la Misin del armamento hasta esa fecha? O estaran dispuestas a considerar otras opciones de entrega gradual?.

La respuesta que dieron las FARC a la propuesta del Jefe de la ONU en Colombia fue que antes de fijar fechas lmites para la dejacin de las armas, se deba fijar los plazos para la materializacin de los acuerdos que ya debieran estar cumplidos. Como la Ley de amnista aprobada el Congreso de la Repblica para que el proceso se llene de confianza. La excarcelacin de los guerrilleros y de todos prisioneros polticos, especialmente, de todos los detenidos como consecuencia de la protesta social. Propusieron, igualmente, al gobierno y a la ONU, el comienzo de la segunda misin de Naciones Unidas, as como la activacin del componente internacional de la implementacin, con la participacin de todas las instancias internacionales garantes de los acuerdos. Finalmente acogieron la propuesta de recalendarizar el proceso de dejacin de las armas.

Sin duda el estado de los acuerdos y lo alcanzado, deja muchas dudas sobre la forma en que se vienen implementando los puntos pactados, por un lado porque el incumplimiento del gobierno en un tema como la construccin adecuada y acordada de las ZVTN, es un hecho que genera desconfianza en las bases guerrilleras, constantemente sometidas a la presin, la incertidumbre y hasta la tentacin de las zonas de preagrupamiento. As mismo es un mensaje negativo para ellos como para los amplios sectores de la sociedad que aspira a un final pacfico, de reconciliacin y de respeto de la vida de los que se han comprometido con hechos fehacientes de que estn dispuestos a abandonar las armas, si hay un compromiso serio y real de parte del gobierno y el Estado colombiano, adems de la psima seal para la mesa de dilogos con el ELN.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter